Diosas de la Península Ibérica.

El politeísmo era la característica principal de las religiones prerromanas en Hispania. 

En la Península Ibérica durante el primer milenio antes de Cristo, en la Edad de Bronce, se produjo la primera ola de migraciones de pueblos de origen indoeuropeo. De ellos surgieron las culturas urbanas desarrolladas en el sur de Iberia, como los Tartessos y los Turdetanos, influenciados por la colonización fenicia de la costa mediterránea, con una fuerte competencia por parte de la colonización griega. Más tarde entre los siglos VII y V antes de Cristo, llegaron otros pueblos que se pueden identificar como celtas. Ibéros y celtas tenían sus propias representaciones de la Gran Diosa Ana.

LA GRAN DIOSA ANA.

La gran diosa Ana, en la Mitología Ibérica, es la divinidad del agua, de la lluvia y, por tanto de la fertilidad, la curación y la sabiduría. Adorada en Tartessos y en el área ibérica mediterránea. Con raíces en el neolítico, figuraba entre las divinidades principales, gran diosa de la vida y de la muerte y de la fecundidad, señora de los animales y las plantas, polifacética y omnipresente. Asociada al planeta Venus, es la guardiana de los ríos, cuyo nombre llevaba en principio el río Ana / Guadi-Ana / Guadiana,, que los romanos llamaban Río Annas, al que los Árabes añadieron Guadi (guadi = río y Diosa Ana, Wuad i Ana )

La gran diosa Ana se sincretiza con  Tanit y Ateciana, todas diosas de la Luna, del Agua, de la Resurrección, de la Fertilidad. 

LA DIOSA ATAECINA.

Ataecina o Ataegina (en portugués, Atégina) es una diosa ctónica adorada por los antiguos íberos, lusitanos, carpetanos y celtíberos en la península ibérica, una de las deidades ibéricas más importantes. Es la diosa del renacer (la primavera), la fertilidad, la naturaleza, la luna y la curación (en muchas inscripciones se le adjunta el sobrenombre servatrix, conservadora de la salud).

La conexión de la luna con el ámbito funerario se hace patente en las representaciones de ciertas estelas procedentes, sobre todo, de la mitad norte peninsular. Una de las divinidades que ha aparecido asociada a la luna ha sido Ataecina, por lo que hay quien sostiene la teoría de que ésta tenía un aspecto salvaje identificado con Diana. Además, en representaciones de la luna en varias estelas, ésta aparece relacionada con el mundo funerario, que es precisamente el ámbito de Ataecina. Se la identificó con Proserpina (Perséfone) y su culto se extendió por toda la Península.

La Diosa Cántabra relacionada con la Luna y cuyo nombre era tabú según Estrabón (¿es la misma Diosa Innominada adorada en galicia Celenos?). Estrabón afirma que los celtíberos y los otros pueblos que lindan con ellos por el norte, todos los cuales tienen cierta divinidad innominada a la que, en las noches de luna llena, las familias rinden culto danzando, hasta el amanecer, ante las puertas de sus casas. Tanto Avieno como Estrabón mencionan un santuario próximo a Sanlúcar de Barrameda, consagrado a “lux divina” donde se ha querido ver un culto lunar.

La Diosa del Mar y la luna que adoraron los Tartésicos y los gallegos, a la que le atribuían un valor Fecundante y curativo ya que con sus Aguas medicinales otorgaba la bendición del embarazo a las mujeres estériles: recurrían a un baño de mar en la playa de La Alanzada, Pontevedra de «nove ondas» (embarazo) cuando deseaban tener descendencia este baño ritual aún esta vigente cada  24 de junio, día de san Juan .

LA DIOSA NOCTILUCA.

La Diosa Noctiluca (da nombre a la noche). En la Ora maritima , Avieno hace referencia en unos versos a una isla mediterránea, cercana a Málaga, dedicada por los tartesios a la diosa Noctiluca (la luz nocturna). Se cree que los celtíberos le rendían culto en las noches de luna llena. Cuando la Astarté fenicia llega a la península ibérica, sin embargo, se la asociará esta otra divinidad indígena más antigua: Noctiluca.

La Luna, conocida como “Noctiluca, la Luz de la Noche” en el área de Málaga y como “Lux Divina” en Andalucía occidental y Extremadura. Frente a las costas de Málaga había una isla consagrada a ella. También existía hacia la desembocadura del Guadalquivir, un santuario dedicado a “Phosphoros” o la “Lux Divina”, identificado con Venus en época romana.

LA DIOSA ARTIO

La diosa Artio, señora de los bosques europeos, que presidía los partos de los animales  era una diosa de la mitología celta, que parece haber sido especialmente venerada por el pueblo celta de los helvecios, aunque hay datos que indican que fue igualmente venerada en otros lugares del ámbito cultural celta, incluyendo la Hispania celta (por ejemplo, entre los beturios),o en Asturias y País Vasco.  Artz es osa en vascuence. Parece haber sido la divinidad titular de la caza (lo que explicaría que a veces en epoca romana aparezca sustituida por Diana cazadora) y del bosque Su representación física parece haberse hecho por medio de un oso. Artio fue  identificada con la Ártemis griega y luego sincretizadas ambas con Diana. Pero no hay que confundirlas cronológicamente.

Por otra parte, en el Pirineo aragonés encontramos referencias a Artio, en lugares como Artieda, en zonas de población celta (suessetanos) aun cuando puede suscitarse la duda de si el topónimo se genera debido a la diosa, al animal o a la constelación.

LA DIOSA ARTEMIS EFESIA

Menos datos tenemos sobre la religiosidad de los iberos del Levante peninsular. Sabemos de la extensión por esta zona del culto a la diosa Artemis Efesia desde las colonias griegas de Masalia (Marsella), Rodes (Rosas) y Emporion (Ampurias).

LA DIOSA ISTHAR / ASTARTÉ.

La Gran Diosa del Agua Ishtar / Astarté Diosa de la Fertilidad y la Resurrección, Reina del Cielo, Diosa de la Luna, del planeta Venus, del Sol, la Madre Tierra, Diosa del Agua que reina en el mundo celeste, en el terrestre y en el subterráneo, Madre de las Divinidades, Soberana de los Animales, que recibía culto en Santuarios donde se rendía culto al fuego y a los astros, adorada en muchos sitios. Era representada con vasija en las manos expresiva de que personifica la constelación de Acuario o Crátera. Ejemplo la del Santuario del Cerro de los Santos, Montealegre, cerca de Almansa, Albacete.

LA DIOSA TANIT.

Los púnicos, por su parte, introdujeron la adoración a Baal Amón y a la diosa Tanit, que los romanos asimilaron a Cronos y Juno respectivamente. Las figuras representadas en algunas cerámicas iberas han sido interpretadas como diosas de la fertilidad y deidades guerreras asociadas a los caballos de origen indígena. La Gran Diosa Celeste Tanit, Diosa de la Luna y de la Tierra, del Agua y de la Fertilidad cuyo culto habían introducido los Cartaginenses, divinidad de la Muerte y la Resurrección y que hace germinar a los campos.

DEA CALESTIS.

El culto a Dea Caelestis, de origen norteafricano y como sincretismo del culto a la gran diosa Tanit, se introdujo en el mundo romano al ser objeto de una devotio ritual de petición de su protección en la toma final de Cartago en el 146 a. C. por Escipión el Africano. Frecuentemente se la denominaba Juno Caelestis, con atributos de diosa protectora, diosa de la fertilidad, con una connotación astral, guerrera, de la navegación, la salud y el inframundo.

En el santuario de Torreparedones en la provincia de Córdoba, dedicado a la Dea Calestis, donde existía un primer santuario que dataría de época republicana y posteriormente se habría construido otro, se han encontrado exvotos de piedra para la petición de curación de miembros del cuerpo y otros que representaban a mujeres embarazadas para una fertilidad y maternidad sin problemas. También se ha encontrado una cabeza de diosa con la inscripción Dea Caelestis en latín.

LA DIOSA AFRODITA /VENUS

La Diosa Afrodita / Venus, personificación de la Naturaleza, Diosa de la Tierra, de la Luna y de la estrella Venus, en cuyo honor sus Sacerdotisas celebraban cultos caracterizados por «danzas matriarcales y doncelliles que no brillaban por su honestidad» (Sánchez Dragó). Era adorada en Santuarios frente al mar, situados en promontorios de ciudades marítimas en donde había un Santuario de culto con faro y da nombre a muchos Templos en su honor llamados Portus Veneris, por ejemplo el del actual cabo de Creus, el del Vendrés en Rosas / Cabo Creus,… y la diosa Venus Murtia

La diosa Camal o Camala  de los celtiberos era aparentemente una Diosa del Amor y la Belleza, identificada con Venus.

LA DIOSA NAVIA.

La Diosa Lusitana, gallega Navia / Nabia (Nabo / Nebo, sánscrito navya = corriente de agua) del Agua cuyo nombre lo lleva un río que desemboca en el Miño: Nevis, actual Neiva. Existe un instrumento musical llamado nabia / nable / nebel similar a la lira o al harpa.

LA DIOSA DEVA.

La Mater Deva . Deva es una diosa celta de las aguas fecundadoras, que era adorada en la cordillera cántabra. Diosa Madre relacionada con las Aguas a las que personifica y que da nombre al Cántabro río Deva y a la ciudad Asturiana de Ribadedeva, Oviedo.

LAS DIOSAS NETA Y BAUDV-HAETO

Las diosas Neta y Baudv-haeto, esposas del dios Netón. Diosas de la Guerra (relacionada con la Irlandesa Bodbh / Babd «Corneja» y «Cuervo», Diosa de las Batallas aspecto bajo el cual aparece la Diosa en el campo de batalla = (cons. Cuervo). Baudv-haeto significa «Violencia y Combate».

LAS MATRES

Las Tres Divinas  Matres gallaicas adoradas en Galicia y las Matres de Clunia. El culto a las Matres, deidades celtas de la fertilidad, estuvo así mismo muy implantado entre los celtiberos.

LA DIOSA EPONA.

EPONA, la diosa caballo, o el “Caballo Divino”. Venerada en todo el mundo céltico. Contaba con devotos en la caballería del ejército romano. Vinculada al agua, la fertilidad y la muerte, es una diosa madre. Los carpetanos rendían cierto culto o veneración al caballo, y en regiones limítrofes como la arévaca Segontia (Sigüenza) se ha documentado ala diosa Epona, protectora de los caballos, lo cual hace suponer que los carpetanos también veneraran a esa diosa.

LA GRAN DIOSA ISIS

La religión y los dioses romanos se extendieron sobre estos pueblos asimilando a un gran número de creencias indígenas, en un profundo proceso de sincretismo  La implantación del panteón romano hubo de hacerse sobre este sustrato de creencias de los habitantes de Hispania. A partir de esta epoca destaca también la presencia de ISIS y sus pervivencias en el culto lunar mediterráneo a través de las virgenes negras..  Y  algo más acerca de varias diosas lunares  grecolatinas que, gracias a la cultura clásica, nos son más familiares: Selene, Artemis y Hécate: La Triple Diosa

LA DIOSA HARGI, HIJA DE AMALUR.

En el Norte Peninsular la diosa Hargi, la diosa luna, forma parte de una consecuencia de nombre otorgado a este astro por los Vascos como Ilargi (la más corriente y que significa luz de los muertos), Idargi, Irargi, Iretargi, Iguetargi, Iratargi, Argizagi, Argizari, Argizi y Goikua (literalmente: “el de arriba”). Se piensa que la luna y el sol son de sexo femenino.

En las fórmulas y rezos se lo llama Ilargi amandre (luna-dama madre). Cuando sube al este, se le dice:

«Ilargi amandrea, zeruan ze berri ?»
“Luna abuela, quien de nuevo en el cielo?”
«Lune grand-mère, quoi de neuf dans le ciel ?»

OTRAS DEIDADES LUNARES PENINSULARES.

La diosa Lusitania Trebaruna Se cree que fuese una divinidad protectora del Hogar.

La diosa Ilurbeda es una divinidad de origen vetón bien conocida, extendida por la Lusitania romana,  Deidad de los Caminos y de los Pasos de Montaña.

La diosa Iscallis. Deidad de la Fertilidad, versión hispana de la diosa romana Diana,

En España, hay muchos mitos y leyendas dedicadas a la diosa de la luna, una de ellas es la canción Hijo de la Luna del álbum Entre el cielo y el suelo, perteneciente al grupo español de música tecno-pop Mecano. La letra esta basada en las supersticiones y cosmovisiones de las creencias del pueblo gitano.

La importancia de la luna y sus deidades se alargó mucho en el tiempo y tenemos algunos testimonios como el que nos deja San Isidoro de Sevilla en sus Etimologías (XIX; 31, 7, año 627-630), anunciando que las mujeres usaban amuletos en forma de luna para protegerse. En el Segundo Concilio de Braga (527), en su canon número 72, se alude también al culto a la luna existente entre la población. Hoy día, aún se encuentran supersticiones y dichos acerca de la luna, quizá como reminiscencia de aquel culto milenario practicado en nuestras tierras.

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte!

FUENTES: 

About Post Author

Maria Mercedes

Cosmopolita. Soy gnostica de raíces cristianas , mi parte pagana es mi amor incondicional a la Madre Tierra. No Teista y universalista. Anti-dogmatica por naturaleza- Políticamente humanista.
Previous post Las Sorginas, ¿Brujas o Sacerdotisas?
Next post He sido Nominada!

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: