Oración Franciscana por la Paz

San Francisco en meditación, obra de Francisco de Zurbarán (1639). La calavera, que Zurbarán incluyó en varias representaciones que hizo del santo, simboliza «nuestra hermana muerte corporal» (sora nostra Morte corporale), tal como Francisco la llamó en su Cántico de las criaturas.
San Francisco en meditación, obra de Francisco de Zurbarán (1639). La calavera, que Zurbarán incluyó en varias representaciones que hizo del santo, simboliza «nuestra hermana muerte corporal» (sora nostra Morte corporale), tal como Francisco la llamó en su Cántico de las criaturas.

La Oración de san Francisco de Asís, también llamada Oración simple u Oración franciscana por la paz, es un poema escrito probablemente a principios del siglo XX pero atribuido hasta fines de ese siglo al fraile italiano Francisco de Asís (1182-1226). Esta oración es hoy una de las devociones más populares dentro del cristianismo, reconocida como una síntesis -hasta el presente anónima- del ideario vivido por el «santo de Asís».

ORACIÓN SIMPLE

Señor,
hazme un instrumento de tu Paz:
allí donde haya odio, que yo ponga el Amor,
allí donde haya ofensa, que yo ponga el Perdón;
allí donde haya discordia, que yo ponga la Unión;
allí donde haya error, que yo ponga la Verdad;
allí donde haya duda, que yo ponga la Fe;
allí donde haya desesperación, que yo ponga la Esperanza;
allí donde haya tinieblas, que yo ponga la Luz;
allí donde haya tristeza, que yo ponga Alegría.

Señor, haz que yo busque:
Consolar y no ser consolado,
Comprender y no ser comprendido,
Amar y no ser amado.

Porque:
Dando es como se Recibe,
Olvidándose de sí es como uno se Encuentra,
Perdonando es como se Recibe el Perdón,
y Muriendo es como se Resucita a la Vida.
AMEN.

NOTAS:

En algunas versiones se agrega un «amén» final, para darle más verosimilitud como oración cristiana

La oración está integrada en el programa de «los doce pasos» de recuperación del alcoholismo por parte de Alcohólicos Anónimos, por su capacidad purificadora.

FUENTE:

  • Wikipedia

Deja un comentario