Humus eres y al Humus volverás

EL HOMBRE FUE CREADO DEL HUMUS

El principio de la humanidad esta en el humus y  los microorganismos que lo generan.

terreno-humus
En un solo puñado de tierra puede haber 10.000 especies de microorganismos y por supuesto, es este el ecosistema en el que habita una gran diversidad de invertebrados, desde la lombriz que incansablemente cava y airea, hasta los crustáceos e insectos que juegan diferentes papeles en el suelo.

Somos humanos, estamos en la cúspide de la evolución y las bacterias son lo más primitivo simple y desagradable que existe. Sin embargo no queremos reconocer que las células de nuestro cuerpo provienen de bacterias que renunciaron a su libre albedrío para crear un organismo superior.

El ser humano es esa porción de la Madre Tierra que, en un momento avanzado de su evolución, empezó a sentir, a pensar, a amar, a cuidar y a venerar. Nació, entonces, el ser más complejo que conocemos: el homo sapiens sapiens. Por eso, según el antiguo mito del cuidado, de humus (tierra fecunda) se derivó homo-hombre y de adamah (en hebreo tierra fértil) se originó Adam-Adán (el hijo y la hija de la Tierra

El humus es la capa superficial oscura del suelo. Es la tierra fértil.

Los árboles son los principales productores de humus, con toda la hojarasca, ramas y troncos que vuelven a la tierra y se descomponen, formando esta materia compuesta por los desechos de la propia materia orgánica y una ingente cantidad y diversidad de seres vivos que facilitan la descomposición y digestión

El humus suele confundirse con la composta y el abono, pero tiene particularidades sorprendentes que debes conocer si cuidas un jardín o eres agricultor. El humus , técnicamente, se trata de la materia orgánica más estable y duradera  pues está descompuesta al máximo.  Se caracteriza por su color negruzco debido a la gran cantidad de carbono que contiene. Entre sus propiedades se encuentra la capacidad de absorber y retener la humedad, mejorar la estructura de la tierra y proveer los nutrientes necesarios y suficientes a las plantas. Es la tierra más fértil, procedente de la descomposición de materiales animales y vegetales por organismos y microorganismos, protozoos, hongos y ciertos tipos de escarabajos, pero especialmente bacterias.

Homo, como los derivados hombre y humanos, procede del latín “humus”   Homo,hominis «es aquel que habita en la tierra a diferencia de los dioses»

El parecido entre homo y humus es obvio, pues proceden incluso de la misma raíz indoeuropea; así, un hombre (homo) es el que sale del suelo (humus). Esto podemos verlo reflejado en las mitologías: en la judeocristiana, citando el Génesis 2, 7:

Modeló Yavé al hombre de la arcilla y le inspiró en el rostro aliento de vida, y fue así el hombre ser animado

Errare humanum est es una expresión en latín que significa literalmente: «Errar es humano». Se considera que es intrínseco a la naturaleza humana el equivocarse, por lo que hay que aceptar los errores, y aprender de ellos para evitar que se repitan. La expresión latina completa es: errare humanum est, sed perseverare diabolicum; que traducida literalmente significa: «errar es humano, pero perseverar (en el error) es diabólico.»

Lo humano está muy relacionado con lo imperfecto: “errar es humano”; lo estelar (relativo a las estrellas, empleado para definir algo extraordinario), lo celestial (lo divino) la morada de los dioses, denota lo perfecto. Los clasicos afirmaban que el hombre provenía de la tierra contraponiendo a la esencia de éste la de los dioses, ya que los dioses pertenecían al cielo. Diferencia que es aseverada en la Torre de Babel o en el mito de Ícaro, que muere por querer volar hasta el cielo.

Como dice el conocido himno de la Universidad, el Gaudeaumus Igitur :

Gaudeamus igitur,
iuvenes dum sumus. (bis)
Post iucundam iuventutem,
post molestam senectutem,
nos habebit humus.
Alegrémonos pues,
mientras seamos jóvenes.
Tras la divertida juventud,
tras la incómoda vejez,
nos recibirá la tierra.

Otro término proveniente de humus es humildad, relacionado con nuestras propias limitaciones y debilidades, bajeza, sumisión, rendimiento. Cualidades muy humanas ( ctónicas – de la tierra) a diferencia de las deidades que se supone que están en el cielo. La humildad es una virtud social de gran importancia para facilitar la convivencia humana. Mientras que la soberbia nos impulsa a pretender ser en todo los primeros y los más importantes, provocando la envidia y la discordia, la humildad nos ayuda a conocer nuestros límites, reconociendo los valores ajenos, suprimiendo así los posibles escollos que pudieran impedir nuestra /relación, nuestra /amistad y nuestra colaboración. Con acierto, santa Teresa de Jesús decía que «la humildad es la verdad».

La humildad es, ante todo, la virtud de saber ocupar el puesto de criatura. Criatura, significa saber que he sido creado por alguien,  es este conocimiento de criatura, la que me lleva a la humildad  frente al absoluto dominio de Dios.  Cuanto más profunda es la humildad, tanto mayor es la la paz y armonia con nuestro YO Interior. La humildad debe penetrar nuestro intelecto tan profundamente como lo penetra el amor.  La humildad es la autentica humanidad del hombre.

Conviene destacar ahora la diferencia entre humildad y humillación.  Mientras que la primera es siempre positiva en el aspecto antropológico y sociológico, y esencial en la vida cristiana, la humillación en principio es negativa, por lo que implica de injusticia, menosprecio y hasta desprecio de la persona humana. Si la humildad es la verdad, suponiendo, por ejemplo, que X tiene un valor de cien. la soberbia sería atribuirse a sí mismo valor de mil; la humildad consistiría en reconocerse justamente valor como de cien; mientras que la humillación supondría que los demás le atribuyesen valor como de diez o como cero. Actualmente, la condición de humillados suele asociarse a la de los empobrecidos y oprimidos, los que han sido privados de aquellos bienes necesarios para la dignidad humana, como el alimento, la vivienda, la sanidad, la cultura, la libertad política, cívica, social y religiosa. No reconocer estos derechos es humillar al hombre.

Derivados de humus son también inhumar y exhumar (enterrar y desenterrar respectivamente, esto es, poner a los muertos bajo el humus o extraerlos de él); póstumo que proviene del latín posthumus, post (después) humus, humare (enterrar), originalmente “después de enterrado”, hoy “después de su muerte”. Los romanos creían que al enterrar a sus muertos cerraban el ciclo de la vida, pues polvo eres y al polvo volverás. De hecho, uno de los castigos más duros en la Antigua Roma consistía en no permitirles enterrar a su difunto.

«Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. Génesis 3:19.

La traducción actual de la célebre frase “polvo eres y en polvo te convertirás”, bien pudiera haber sido traducido como “humus eres y al humus volverás”. .

Las mayoría de frutos y seres vivos acaban en la tierra convertidos en humus nutritivo para las futuras semillas.  Nuestro cuerpo terrenal ha nacido para morir, eso es inevitable. Venimos de la tierra, vivimos de la tierra y volvemos a la tierra. Los conceptos derivados del vocablo humus, son un ejemplo de la capacidad innata de raciocinio del ser humano y de su infatigable búsqueda de respuestas sobre su origen y su destino.

En otras palabras, nosotros no estamos fuera ni encima de la Tierra fértil. Somos parte de ella, junto con los demás seres que ella generó también.

Reflexiona sobre ello amigo lector, siempre agradezco nuevos puntos de vista.

PAZ


MAS INFORMACIÓN: 

Hipótesis de Gaia


FUENTES: 

  • Wikipedia

Una Respuesta a “Humus eres y al Humus volverás”

Deja un comentario