LOS GENIOS DE LA MADRE NATURALEZA.

Los seres feéricos, o espíritus elementales.

Los seres feéricos, o elementales como los conocemos comúnmente, son los espíritus de la naturaleza,  sus guardianes y los que se encargan de proteger a la Madre Naturaleza y su energía vital. Cuando se habla del término feérico nos referimos a todo aquello estrechamente relacionado con seres mágicos de la mitología, leyendas antiguas, creencias populares, etc… Estas criaturas están vinculadas con los 4 elementos de la naturaleza y presentan una gran conexión a las fuerzas místicas de la tierra.

Los elementales, también conocidos como seres feéricos, seres elementalesespíritus elementales o genios de la naturaleza, son una categoría de seres mitológicos relacionados directamente con los elementos de la naturaleza, de la que se les considera formadores y protectores.

Según las creencias populares, los elementales se encuentran en otra dimensión distinta a la física en la que los humanos se mueven normalmente. Se cree que los animales y los niños pequeños tienen la capacidad de verlos.

Representación de Gea, Gaia, Madre Tierra o Pachamama, la Madre Montaña, la Madre Naturaleza entre muchos otros nombres que recibe, y que es representada como un ser viviente en muchas culturas, siendo de este modo el «gran elemental» del planeta Tierra.

¿QUÉ SON LOS ELEMENTALES?

Los elementales son seres del mundo espiritual conectados directamente con los cuatro elementos.  Estos seres normalmente habitan en un plano interno, y se presentan en el plano primario cuando son invocados.

Poseen un tipo de vibración muy rápida y eléctrica que les permite trasladarse de un lugar a otro a la velocidad de la luz. Son invocados por medio de conjuros, con una vara o con un objeto invocador. Son fuerzas cósmicas muy poderosas representadas por seres vivientes invisibles al ojo común y constituyen una verdadera fuente de poder. A estas entidades se les solicita ayuda en forma permanente y conviene con ellas entablar amistad, pues son muy sensibles y sutilmente vengativas con quienes causan daño a la naturaleza.

A través de magia sobrenatural  o Alta Magia se puede tener control absoluto sobre un elemental, pero  si en algún momento se pierde, pueden ser terrible para el mago.

Estos seres fueron creados para el servicio de la naturaleza y todas las almas vivientes y su evolución depende nosotros; ya que ellos son seres imitadores e imitan al hombre; ellos nos proveen de todo cuanto existe en la naturaleza, de todo aquello que requiramos para colmar nuestras necesidades naturales, sin percibir su activa presencia.

Platón parece haber sido el primero en utilizar el término «elemento (στοιχεῖον, stoicheion)», en referencia al aire, fuego, tierra y agua.  La antigua palabra griega para el elemento, stoicheion (de stoicheo, «hacer cola «) significa» división más pequeña (de un reloj de sol), una sílaba «, como la unidad de composición de un alfabeto que podría denotar una carta y la unidad más pequeña de la que se forma una palabra. La bacteria es la unidad mas pequeña que se forma la vida. Hace tiempo que vengo meditando  si  los espíritus  elementales de los antiguos, los legendarios  seres feéricos son formas de vida microscópicas, con inteligencia de mente colmena

“En esa región etérica, en esa Cuarta Dimensión viven las criaturas elementales de la naturaleza y esto es algo que debemos comprender profundamente. A tales criaturas se les da el nombre de elementales, precisamente porque viven en los elementos”.

-Samael Aun Weor –Mirando al Misterio

PARACELSO Y LOS SERES ELEMENTALES.

Elementales es el nombre que recibe una categoría de “seres miticos” relacionados con los elementos descritos por primera vez en las obras alquímicas de Teofrasto Paracelso(1493–1541).

El concepto paraceliano de elementales se basa en varias tradiciones mucho más antiguas de la mitología y la religión. Los hilos comunes se pueden encontrar en el folclore , el animismo y el antropomorfismo . Se tomaron ejemplos de criaturas como el pigmeo de la mitología griega . Los elementos de la tierra, el agua, el aire y el fuego se clasificaron como los bloques de construcción fundamentales de la naturaleza. Este sistema prevaleció en el mundo clásico y fue muy influyente en la filosofía natural medieval .

Paracelso utiliza estos fundamentos y los nombres populares preexistentes de criaturas elementales, lo hace para presentar nuevas ideas que amplían su propio sistema filosófico. El homúnculo es otro ejemplo de una idea paracelsa con raíces en tradiciones alquímicas, científicas y folclóricas anteriores. Él escribió el libro Liber de Nymphis, sylphis, pygmaeis et salamandris et de caeteris spiritibus, para «describir las criaturas que están fuera del conocimiento de la luz de la naturaleza, la forma en que se han de entender, como maravillosa criaturas que Dios ha creado.  

El concepto de Paracelso de elementales se basa en varias tradiciones mucho más antiguas en la mitología y la religión. Él no los considera espíritus, sino los define como seres entre criaturas y espíritus, siendo generalmente invisibles para la humanidad, pero tienen cuerpos físicos. Nacen, viven se reproducen y pueden morir , pese a la larga vida que poseen. Hilos comunes se pueden encontrar en el folclore, el animismo y el antropomorfismo. 

Paracelso creia que a diferencia de los seres humanos que estaban compuestos de tres partes, un cuerpo elemental, un espíritu sideral, y un alma divina inmortal, los Elementales carecían de esta última parte, el alma inmortal. Sin embargo, por el emparejamiento con un ser humano, el elemental y su descendencia podría ganar un alma.

95414_043_122_981lo

LOS GENIOS DE LA NATURALEZA.

En todas las culturas hay referencias a seres de naturaleza espiritual. 

Puede resultarnos difícil aceptar la existencia de seres que tradicionalmente consideramos mágicos. Aunque quizá debiéramos preguntarnos por qué están presentes ese tipo de seres en culturas muy diversas que no han tenido contacto entre sí.

Heinrich Cornelius Agrippa, en su De Occulta Philosophia (1531-33), también escribió sobre los elementales, pero no les dio nombres, sino que se refirió a ellos como «seres ardientes, acuosos, aéreos y terrestres».

Quiero dejar en claro que el mundo de los elementales de la naturaleza es tan real como el de los ángeles y los espíritus. Sucede que en el primer caso, la mitología y la tradición de cada pueblo en particular, fue desvirtuando el tema, haciéndolo más fantasioso que verídico.

En toda Europa, el pueblo, y en especial las comunidades rurales, ha conservado una gran riqueza de tradiciones relativas a estos seres que adoptan una gran variedad de formas y que pueden ser buenos o malos, perjudiciales o benéficos, pero a los que en cualquier caso hay que tratarlos con gran prudencia, pues ofenderlos puede ser muy peligroso. Para protegerse de ellos o para ganarse su favor, hay muchos amuletos, gestos rituales, etc., en los que el pueblo confiaba ciegamente.

La mitología primitiva, todos los pueblos han creído en otros seres vivientes, más o menos racionales como nosotros, de características similares a los humanos, con conciencia, voluntad, etc. Por otra parte, podemos encontrar en cualquier diccionario términos como “genio”, definidos como “seres concebidos por diversos pueblos que no mantenían relaciones entre sí, como vinculados a los elementos y a las fuerzas de la naturaleza. Sabemos que otros pueblos han creído en gnomos (que deriva del griego “conocer” o “conocedores”) y que, según los cabalistas, son “genios de la tierra”, idea que se ha transformado a través del tiempo, en otros pueblos, en “enanos guardianes de las minas de piedras preciosas o de metales preciosos”. Sabemos que algunos pueblos han concebido que hay silfos (del latín “silfios”), que significa “genios” entre los galos, o “espíritus elementales” que viven en el aire, según los cabalistas.

hadasluna01

Los Elementos y los Elementales

 Los elementales son fuerzas de la naturaleza que dominan a los elementos.

Los Elementos son las sustancias presentes en la naturaleza, son vibraciones de energía que generan materia. Esta clasificación puede simplificarse en derivados del fuego, el agua, el aire y la tierra y, por consiguiente, enlazan con la energía vital de origen ctónico.  Cada elemental es capaz de sincronizar su propia energía vital con la de un elemento .

Symbol.svg fuego Alquimia Fuego  · Alquimia symbol.svg tierra Tierra
Symbol.svg agua Alquimia Agua  · Symbol.svg aire Alquimia Aire

Los Elementales se basan en cuatro categorías, coincidiendo con los cuatro elementos de la tradición griega:

  • Fuego es principalmente caliente y en segundo lugar seco.
  • Aire es ante todo mojado y en segundo lugar caliente.
  • Agua es principalmente frío y en segundo lugar húmedo.
  • Tierra es principalmente seco y en segundo lugar frío.

Los espíritus elementales son figuras de la filosofía natural y la literatura, no aparecen en las creencias populares ni en los cuentos populares . Sin embargo, el término se usa a veces en el folclore como un término colectivo para los seres que se consideran asociados con los elementos. Por ejemplo, para espíritus del agua como sirenas y náyades .

De esta forma las correspondencia entre los elementos y las criaturas que les representaban:

  • Agua:  Ondinas y sirenas (náyades y nereidas)
  • Fuego: Salamandras
  • Tierra: Gnomos, hadas, duendes y elfos
  • Aire: Sílfides y céfiros

MAS INFORMACIÓN:  ELEMENTALES Y DISTINCIONES SEGÚN LOS ELEMENTOS

Dragones08

MITOLOGIA SOBRE LOS ELEMENTALES.

Los elementales fueron anteriores a la aparición del hombre sobre la tierra y eran los encargados de armonizar las condiciones básicas para la aparición de la vida, como hoy la conocemos. Cuando el planeta era sólo una masa incandescente y sin vida, los elementales estaban presentes planeando la construcción y la vida futura, ayudando en la obra del Creador. Los elementales ayudaban a los dioses, a los espíritus superiores, arquitectos cósmicos, orientadores y protectores a la formación de todo lo que hoy conocemos.

Los mitos y las leyendas explican que primero fueron las salamandras y dragones –elementales del fuego- cuidaban la masa de gases radioactivos presentes en la tierra primigenia y la materia incandescente que poco a poco al sedimentarse e enfriarse hacía habitable el planeta. Los silfos cuidaban la evolución de los gases tóxicos para lograr el equilibrio químico y la evolución de los vientos violentos y tormentas nucleares que azotaban al planeta.

Cuando el planeta logró estabilizarse ya aparecieron los elementales de la tierra: Duendes o gnomos y las hadas, con el fin de formarse los arbustos, piedras, dando origen a lo que germinaría después. Los gases líquidos se transformaron en líquido, cayendo sobre la superficie en forma de gotas de agua, lluvia y tormentas, dando origen a la aparición de los elementales del agua.

El  Rey Dragon de Tierra es quien está a cargo de los dragones elementales de las montañas, bosques, cuevas, tierras salvajes, tierras de cultivo, minerales, gemas y rayos lunares.

Las salamandras son criaturas que inspiran en todas las demás temor y respeto. Habitan el interior mismo del fuego y son capaces de producirlo y protegerlo. Las leyendas les atribuyen la capacidad de poder sofocar un incendio o la lava arrojada por un volcán en erupción.

Es curioso observar que desde la antigüedad más remota, los elementales fueron representados de manera casi idéntica por los pueblos más diferentes, por ejemplo, los sumerios, los caldeos, los egipcios, los chinos, los pueblos indígenas de África, Polinesia y América.

En la mitología del Sudán, los kurumba hablan de del “genio del agua” y del “genio de la tierra”, semejante a Domfé, nomo de los dogones. Nativos de las costas de Guinea, y como parte integrante de la cultura yoruba, aparecen los duendes güijes. Realidades de existencias diferentes, pero no menos ciertas a veces explicadas como espejismos.

Inaccesibles por invisibles mas jamás irreales: ¡nos acompañan siempre! No importa cuan lejos estuvieran esos pueblos unos de otros. Esto nos lleva a pensar que los elementales siempre se comunicaron con los seres humanos, manteniendo un patrón energético que permitiera verlos e identificarlos..

Estos espíritus de la naturaleza han sido tema de estudio desde los albores de la humanidad y las teorías sobre ellos varían según las filosofías. Los herméticos tradicionales recogen las primeras creencias y fuentes de información, incluyendo a las religiones animistas y sus rituales paganos. Se los representa como a dioses mitológicos y eran objeto de privilegios, por parte de los sacerdotes y del mismo pueblo. No sólo se los invocaba para que protegiesen las siembras sino también para que aquietasen las aguas, apagasen incendios y contuvieran tempestades. O sea, protección de los cuatro elementos.

Aparecen sus figuras, casi idénticas, tanto en la Europa central del siglo XV como en la India milenaria y mágica, 2000 años antes de Cristo. Se los representa como figuras humanizadas, vestidas de manera extraña y rodeados de mucho misterio. Esta es sólo su apariencia, para que pueda identificárselos. Es la tradición popular, con sus cuentos leyendas y tradiciones y su magia casera, que si bien es fantasia siempre se originan en un principio de verdad.

Las mil y una noches, los cuentos de hadas, Blanca Nieves y los siete enanitos, relatos que nos muestran invisibles seres feéricos, o gente minúscula. Y así, bajo innumerables nomenclaturas, relatos y anotaciones mitológicas, aparece un contexto que se maneja en dimensiones diferentes a la que fácilmente el hombre puede notar.

Cuando hacen amistad con un ser humano lo llenaran de regalos constantemente. Ellos saben donde están los objetos a que a las personas les interesa y sutilmente lo dejan en su camino para que las personas se los encuentren. Las personas que trabajan por ellos generalmente tienen mucha suerte.

Se los considera espíritus juguetones, animados, traviesos, sin mucha responsabilidad y arduos trabajadores de la naturaleza. Poseen un tipo de vibración muy rápida y eléctrica que les permite trasladarse de un lugar a otro a la velocidad de la luz.

INVOCANDO A LOS ELEMENTALES.

En la actualidad hay quienes estudian y practican rituales para invocar elementales. Estos incluyen Wiccanos y seguidores de religiones basadas en la naturaleza. Los espíritus elementales también juegan un papel en varias formas de neopaganismo y esoterismo moderno , por ejemplo en la antroposofía . Son invocados o evocados por medio de conjuros, con una vara o con un objeto invocador. Invocar un elemental, en sí, no es complejo.

Para llevar a cabo un ritual voluntario con estos seres, sin evocaciones sobrenaturales para forzar su voluntad, es necesario tener contacto con las fuerzas de la naturaleza de manera armoniosa y amistosa, sin hacer ningún tipo de simulación, ya que ellos se darían cuenta y se tornarían molestos y podrían manifestarse violentamente. A ellos les gustan que se les hable a las plantas o que se expresen los deseos en voz alta, en un jardín o bosque. Si se hace esto, se prepara poco a poco la sensibilidad para tener contacto con ellos.

Invocación benévola a los Espíritus Elementales

Espíritus Elementales, acérquense a mí!
Gnomos, compartan su humor conmigo.
Ondinas, jueguen en mi presencia.
Silfos, que la brisa me acaricie.
Salamandras, muévanse en las llamas de hoguera.
Seres Elementales, Gracias por venir!

El problema es… ¿para qué lo quieres? ¿Solo para verlos?

“Me ha asombrado saber que hay personas que nunca han visto un gnomo. No puedo dejar de sentir pena por ellos. Estoy seguro de que deben tener algún defecto en la vista”. (Axel Munthe)

¡¡¡CUIDADO!!!!
Amigables en general pero como todo en la naturaleza también los hay algunos bastante agresivos.

La realidad terrenal es dualidad.

Los elementales eran amados y temidos al mismo tiempo, ya que tanto beneficiaban como perjudicaban.

Pero siempre fueron siempre considerados seres duales.   No tienen un concepto muy claro del bien y del mal y por eso pueden ser manipulados para los trabajos de magia negra. Tal vez, su nivel de conciencia se parezca a la de un niño que aún no sabe distinguir entre acertado y errado.

La vida se mueve en dos polos que se designan erróneamente como el bien (evolución- orden- ganancia – luz) y el mal (involución -caos -perdida -oscuridad). Pero todo es transitorio en la Tierra, lo que hoy es una maldición, mañana puede ser una bendición y viceversa.

Los espíritus naturales no diferencian entre el bien y el mal en el sentido que lo hacemos nosotros, sino entre evolución o involución.  Cualquier decisión la toman bajo directriz de la Madre Tierra, como mente maestra y las prioridades que establece el Macrocosmos. Detrás de la lluvia, del trueno, del fuego, de los volcanes, se esconde la vida que dirige a estos elementos: la Madre Naturaleza.

Todos los elementales, al no poseer alma saben que su destino es morir cuando la Madre Tierra muera. No encarnan. Su objetivo es el ascenso espiritual, la evolución de la conciencia como seres de luz acompañando a la Tierra y llegar a poseer alma, como el resto de seres vivos.. Por eso les cuesta mucho el descenso espiritual. Los elementales que por su falta de conciencia madura, alguna vez fueron usados para practicar el mal, o ellos mismos se malignizaron,  pagaron muy cara esta acción .  Al perderse en su incipiente camino espiritual de evolución, pueden morir y desaparecer sin dejar rastro, pues no poseen un alma inmortal ni pueden reencarnarse..
En rituales para pueden ser invocados, en magia de la naturaleza o hechiceria es por este medio,  la conexión es muy fácil si se respetan las normas de convivencia. Pues se establece una relación social de ayuda mutua entre iguales, donde prevalecen el mismo interés, el amor incondicional a la Madre Tierra
Pero también pueden obligados a través de evocaciones mágicas y rituales ceremoniales con el objetivo de engañarlos y romper su férrea voluntad de guardianes de la energía vital y su buen uso. Los elementales pueden ser manipulados en su ingenuidad o coaccionándolos a través de entes sobrenaturales para obtener un acceso fácil a la energía vital de la Madre Tierra. Son usados para artes oscuras en  brujería y en  alquimia con el fin de lograr objetivos mágicos a través de la energía de Gaia. Utilizados en magia del Caos generalmente acaban destruidos o bloqueados en su camino evolutivo.
Los magos oscuros que practican estas artes  deben tener control sobre el elemental que manipulan y si en algún momento se pierde, pueden ocurrir dos cosas: Que el elemental ataque furioso o decida devolverse a su plano de origen, quizás  volviendo vengativo en otro momento mas oportuno. El brujo nunca podrá bajar la guardia.

Son seres que no entienden de venganza como tal, pero pueden ser recelosos y no olvidan. Si seguimos el principio de «A toda acción le corresponde una reacción proporcional e inversa», dependerá del grado del elemental el cómo se oponga a una fuerza que intente manipularlo, pero estate seguro que vas a obtener una resistencia y de ahí la magia sobrenatural para dominar a los elementales. No hay elementales malos, pero pueden ser insumisos como un perro maltratado.

Cuando los espíritus de la naturaleza aprenden que es el engaño, pueden hasta hacerte creer que son ángeles, santos que vienen a llenarte de bendiciones. Los humanos muchas veces confundieron a los espíritus de la naturaleza o elementales  (deidades semi-inmortales ctónicas) con divinidades sobrenaturales, dioses celestiales, ángeles, demonios  o extraterrestres.

Cuando hablamos de entes de otros planos de la realidad debemos distinguir su origen. La diferencia la marca la dualidad  de todos los seres vivos terrenales, ctónicos (lo transitorio) y la división de estos caracteres entre los seres sobrenaturales inmortales,  ángeles o demonios (lo permanente).  Hay que tener en cuenta que estos últimos están por encima de la materia, la Tierra y  sus elementos al no formar parte del mundo material. Así que quien realiza un ritual para llamar a los ángeles con simbología de los elementos, se puede encontrar con que le responda un  espíritu burlón de la naturaleza.

Mejor tenerlos de amigos.

FairyMomBaby

La naturaleza entera es vida; es el cuerpo físico de nuestra adorable Madre Tierra y su protección es la prioridad de los espíritus de la naturaleza

Todavía existen bastantes más criaturas procedentes de la cultura mitológica de cada país a las que no he abarcado, ni las sub-razas de estas especies feéricas. De todos modos, estos son los seres más conocidos. Hoy en día podemos imaginarlos tal como nos las muestran muchas películas o acercarnos a la tradición local.

Despedida a los Espíritus de la Naturaleza:
Nobles espíritus, seres feéricos, criaturas de la Madre Tierra, os doy las gracias por vuestra inspiración. Regresad en paz a vuestro reino de las hadas y las musas. Benditos seáis

Tu eliges creer en ellos o no. Y también, proteger su existencia ligada a la de la Madre Naturaleza

¡¡¡Magia, Ilusión, Verdad o Fantasía, volad conmigo a través de todos los tiempos!!!

banner mundo creer

FUENTES:

  • Wikipedia
  • La magia de las hadas  de Sirona Knight – Editor: Obelisco Ediciones
  • El verdadero arte de las brujas. Kate West
  • Hadas: Guía de los seres mágicos de España», Jesús Callejo
  • Levy, Joel (2000). Gran enciclopedia de los seres mágicos. Editorial Océano de México S.A.
  • McCoy, Edain (2007). Guía de las hadas y otros seres fantásticos. Santillana Ediciones Generales.
  • Ruland, Jeanne (2007). Enciclopedia de las hadas, los elfos y los gnomos. Ediciones Obelisco S.L.
  • Imagen Portada de Pixabay

POSDATA:

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte!

About Post Author

Maria Mercedes

Cosmopolita. Soy gnostica de raíces cristianas , mi parte pagana es mi amor incondicional a la Madre Tierra. No Teista y universalista. Anti-dogmatica por naturaleza- Políticamente humanista.
Previous post HOY, Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza
Next post POEMA DEL CUARTO ELEMENTO

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: