La Triple Diosa

Ilustración: Las tres Marías de Miguel Wolgemut, 1499. Vemos aquí a María, como triple diosa en sus tres aspectos de Doncella, Ninfa y Hechicera. No es casualidad que las tres mujeres más próximas a Jesús se llamasen María, ni tampoco que la triple diosa que en otro tiempo se veneró en el templo de Jerusalén tuviese el mismo nombre.
Las tres Marías de Miguel Wolgemut, 1499. Vemos aquí a María, como triple diosa en sus tres aspectos de Doncella, Madre  y Hechicera. 

La trinidad femenina aparece en numerosas culturas

La relación entre la Diosa Triple neopagana y la religión antigua está en disputa, aunque no se discute que las diosas triples eran conocidas por la religión antigua; por ejemplo, en Stymphalos , Hera era adorada como una niña, un adulto y una viuda

La Diosa es la Madre Universal

La palabra “Diosa” se refiere a un Ser Divino Femenino.

Hecate_Chiaramonti_Inv1922

Alrededor del mundo, y durante miles de años, la mayoría de nuestros ancestros veneraron a una Divina y muy Poderosa Madre-Diosa. Ella fue honrada como la Madre de Toda Vida. Arqueólogos modernos han descubiertos numerosas estatuas y artefactos que verifican la veneración de antiguas deidades femeninas.

La Gran Diosa fue adorada alrededor de 30.000 años de la historia de la humanidad como la divinidad primigenia, la Gran Creadora. Originalmente la Diosa era unidad, cooperación y participación de toda la creación, mientras que los dioses hombres representaban la disociación y la separación asi como el dominio sobre la naturaleza.

Los poetas de la antigua Europa adoptaron a la triple diosa como la musa. Principalmente, sus  tres aspectos formaban casi un círculo magico de iniciación, (nacimiento), desarrollo ( vida ) y  final, (muerte).

La tradición poética de la antigua Europa se basaba en principios mágicos en los que la Diosa,  como musa,  jugaba un papel importante, y sus símbolos servian de parametros para el desarrollo  de un tema. La tradición de los bardos que iban de pueblo en pueblo y recitaban a la  sombra de un arbol o junto a la chimenea de una gran casa, fue la fuerza principal que, gracias a  la transmisión oral,. mantuvo con vida la mitología que se había extendido en las primitivas  civilizaciones.

La Gran Diosa fue celebrada y reverenciada por todo los miembros de las tempranas sociedades. Hombres, mujeres y niños estaban todos bajo la protección de la omnipresente Madre-Diosa. Ella era a la vez Nutriente y Terrible. Hoy, la cultura de la Diosa está reemergiendo también en hombres, mujeres y niños, que celebran y respetan las energías femeninas.

La incipiente certeza de que la primera trinidad divina fue femenina.

La idea de una Diosa-Madre es universal. Hay incluso una común tendencia en culturas muy lejanas tanto geográfica como culturalmente hacia la tradición de una Triple Diosa, que es el origen del que deviene el concepto de “Trinidad”.

Una deidad triple (a veces referida como triple, triplicada, triplicada, tripartita, triuna o triádica, o como una trinidad) son tres deidades que se adoran como una sola. Tales deidades son comunes en toda la mitología mundial ; El número tres tiene una larga historia de asociaciones míticas.

Esta Trinidad Femenina también es un arquetipo en la conciencia profunda de la mujer en cualquier edad biológica porque expresa diferentes procesos internos y capacidades para ser y actuar. En mi trabajo con la Triple Diosa, este arquetipo expresa la energía vital, la autoestima y la libertad (la Virgen), la capacidad de vinculación con otros/as sin subordinación (la Adulta) y la capacidad de cambio y transformación (la Anciana), mientras que un poder transpersonal más hondo sostiene a todas esas cualidades (la Oscura, la Diosa Origen).

Las Matres o Matronas se representan generalmente como un grupo de tres, pero a veces con hasta 27 inscripciones (3 × 3 × 3). Se asociaron con la maternidad y la fertilidad. Se han encontrado inscripciones a estas deidades en Galia, España, Italia, Renania y Gran Bretaña, ya que su adoración fue realizada por soldados romanos desde mediados del siglo I hasta el siglo III.

Peter H. Goodrich interpreta la figura literaria de Morgan le Fay como una manifestación de una diosa triple británica en el romance medieval Sir Gawain y el Caballero Verde

En religiosa iconografía o el arte mitológico,  tres seres separados pueden representar ya sea una tríada que siempre aparecen como un grupo ( griego Moiras , Carites , Erinias ; nórdicos Nornas , o la irlandesa Morrígan ) o una sola deidad conocida a partir de fuentes literarias como tener Tres aspectos (griego Hécate , Diana Nemorensis ).

En la Mitología Griega, las tres Cárites o tres  Gracias (en griego Χάριτες, en latín Gratiae) eran las diosas del encanto, la belleza, la naturaleza, la creatividad humana y la fertilidad. Las Cárites solían ser consideradas hijas de Zeus y la oceánide o ninfa del Océano, Eurínome, aunque también se decía que eran hijas de Dioniso, Dios Griego del Vino y Afrodita, o de Helios, personificación griega del Sol, y la náyade o ninfa de agua dulce, Egle. Homero escribió que formaban parte del séquito de Afrodita.

Las Tres Gracias, grupo de tres hermosas mujeres que aparecen danzando deliciosamente el la pintura del siglo XIV, titulada “La Primavera” y realizada por el Pintor italiano, Sandro Botticelli, son tres mensajeras o emanaciones de Venus, Diosa romana del Amor y encarnación de un cúmulo de virtudes. Las Tres Gracias representan de izquierda a derecha de la pintura, la Voluptas, la Castitas y la Pulchritudo.

tres_gracias
Las Tres Gracias representan de izquierda a derecha de la pintura, la Voluptas, la Castitas y la Pulchritudo.

Las tríadas que implican dioses y diosas son más antiguas que el arquetipo cristiano.

El signo de la diosa triple se identifica generalmente con las diosas de la luna clasicas:

  • Artemisa – la Doncella, porque es la diosa virgen de la caza (el Cielo)
  • Selene – la Madre, porque ella es la madre de los hijos de Endymion y lo amó; (la Tierra)
  • Hecate – la Crone, ya que está asociada con el inframundo y la magia, y por eso se la considera «Reina de las Brujas» (el Inframundo).

En Grecia, Hécate era una diosa lunar, una de las trinidades originales conectada con las tres fases de la luna que gobernaba el cielo, la tierra y el submundo.  Su presencia en el mundo subterráneo era la que otorgaba a los pre-helénicos la esperanza del renacimiento y la transformación, como opuesta a Hades, que representa la inevitabilidad de la muerte.

Hecate nunca se unirá a esa ofensa:
Injusto es la solicitud que usted hace, y con
amabilidad, su petición la negaré;
Sin embargo, ella que no concede lo que tú imploras,
aún debe hacer un ensayo para darle a Jason más;
Encuentra medios para acrecentar el inventario de los años de Aeson,
sin reducir los atrasos de tu vida;
Siempre que la diosa triple se uniera a
un fuerte índice de confianza en mi audaz diseño.

Ovidio, Metamorfosis , libro 7 , tr. John Dryden, et al (1717

Los hechizos y los himnos en los papiros mágicos griegos se refieren a la diosa (llamada Hécate , Persephone y Selene , entre otros nombres) como «triple sonido, triple cabeza, triple voz …, triple punta, triple cara, triple -nodificado «. En un himno, por ejemplo, el «Selene de tres caras» se identifica simultáneamente como los tres Charites , los tres Moirai y los tres Erinyes ; Ella se dirige más adelante por los títulos de varias diosas. [25] Editor de traducción Hans Dieter Betznotas: «La diosa Hekate, idéntica a Perséfone, Selene, Artemisa y la antigua diosa babilónica Ereschigal, es una de las deidades invocadas con mayor frecuencia en los papiros».

Del mismo modo, en la Grecia clásica, la Diosa Hécate representaba a la luna oscura, siendo acompañada por unos fieles perros. Curiosamente, del mismo modo se ha representado a la citada Diosa Triforme babilónica. Dicha cualidad trina se representa a través de estatuas posteriores donde aparece como una mujer triple.

Hecate es una diosa que, aunque vinculada con el mundo de la magia y la hechicería, aparece en las fuentes arcaicas relacionada con los poderes ctónicos, benefactora de los hombres, a los que asiste en el nacimiento y en la muerte –facultad por la que, según el comentarista Maurus Servius Honoratus, tenía tres cabezas: pasado, presente y futuro-, y que, por ello, ocupa un papel importante en algunos de los misterios de mayor popularidad en la Antigüedad. Hécate se revela así como una divinidad vinculada a la regeneración, en estrecha relación con Deméter y Perséfone, pero también con Hermes, Artemis y Apolo, estos dos últimos emparentados con ella a través de Febe. Una diosa, en definitiva, cuyo estudio requiere una profunda revisión

MAS INFORMACIÓN: Hecate, la Oscura Diosa Lunar

Miranda Green observa que el «triplismo» refleja una manera de «expresar lo divino en lugar de la presentación de tipos de dios específicos. Las triadas o los seres triples son omnipresentes en las imágenes míticas de Gales e Irlanda»  como la Morrigan y Brigid.  En el caso de la Brigid irlandesa , puede ser ambiguo si es una diosa soltera o tres hermanas, todas llamadas Brigid.  La Morrígan también aparece a veces como un solo ser, y otras veces como tres hermanas, al igual que las tres diosas irlandesas de la soberanía , Ériu , Fódla y Banba .

La diosa celta Brigid tiene tres aspectos diferentes que son todos partes de la misma diosa sin edad.

La mitología celta tiene la particularidad de tener un único principio femenino divino. Brigid se considera la última descendiente de la Gran Diosa, Danu o Dana también llamada Anu o Ana, la madre de Dagda , y como tal, en ella renace la Diosa Madre en una forma renovada, rozando el arquetipo de la Diosa Virgen. Brigid, Brigantia, es transformada esquemáticamente como la madre, esposa, hermana e hija de los otros dioses. Su nombre se encuentra en diversas grafías, y se manifiesta en forma de innumerables avatares. Este renacimiento de Dana en Brigit tiene paralelismos con el de Démeter, que renace en Perséfone o como tantos otros dioses resurgen actualizados en la forma de sus hijos.

Las tríadas, en la mitología celta, consistían en la fusión de tres personalidades divinas en una sola persona. El significado que poseía el número tres en esta mitología es el de «el medio», la indecisión que existe entre el bien y el mal. El tres representa en numerología la idea de la plenitud o totalidad, como en los tríos de pasado/presente/futuro y mente/cuerpo/espíritu. Los pitagóricos consideraban el tres el primer número completo, ya que, igual que tres guijarros puestos en fila, posee un comienzo, un medio y un final..

Incluso cuando el cristianismo fue impuesto en países donde hasta entonces se había venerado a una Diosa triple, su adoración fue reasimilada pasando desde entonces a figurar en las leyendas de «Las Tres Marías».

El texto gnóstico Trimorphic Protennoia presenta un triple discurso de las tres formas de pensamiento divino: el padre, el hijo y la madre ( Sophia ).

Un paralelismo entre la cristiandad y la Triple Diosa son las tres Marías que aparecen en la tumba donde Cristo resucitó: María, la Virgen; María de Bethania, la esposa de Cleofás, y María Magdalena.

Las Madres de Arles es una fiesta en honor a la Triple Diosa, que se celebra en Francia del 24 al 28 de mayo donde la celebran especialmente los gitanos. Las «Tres Marías del Mar» recuerdan a la antigua Diosa de la vida, la muerte y la belleza. Los gitanos se reúnen, procedentes de toda Europa, para la celebración anual en honor a la tríada. Desfiles de disfraces, bodas gitanas, comercio de todo tipo, predicciones de futuro, los saltos de vacas (derivación de la antigua práctica de los saltos de toros), bailes típicos gitanos y velas dan a estos días y noches su salvaje belleza.

Santa Sara del Mar es la Patrona del pueblo gitano, su culto milenario tiene sede en la ciudad de Saintes-Maries-de-la-Mer, Francia. También es conocida como Sara Kali (Sara La Negra).Una leyenda cuenta que Santa Sara del Mar llegó a la costa de Francia proveniente de Egipto, en una barca sin remos en la que se encontraba María Magdalena. Algunas versiones le atribuyen ser una esclava, otras ser la propia hija de María Magdalena y Jesús de Nazaret, basándose en la popular novela El Código Da Vinci de Dan Brown y en su nombre, Sara, princesa, posible hija del Rey de los judíos. Luego su descendencia se habría mezclado con la Dinastía Merovingia.

El paralelismo entre la cristiandad y la Triple Diosa son las tres Marías que aparecen en la tumba donde Cristo resucitó: María, la Virgen; María de Bethania, la esposa de Cleofás, y María Magdalena.

Existen corrientes esotéricas, como la wicca trinitaria, que la consideran parte de la Triple Diosa junto a sus supuestas abuela Santa Ana, la Virgen María y madre, y María Magdalena, las tres juntas conformarían en un todo a Sofía (sabiduría), considerada el Espiritu Santo y la Gloria de Dios en el cristianismo oriental. Todo esto se da en el marco de una corriente de pensamiento que busca restablecer el concepto de diosa en el mundo occidental.

No es casualidad que las tres mujeres más próximas a Jesús en el momento de su muerte, se llamasen María, ni tampoco que la triple diosa que en otro tiempo se veneró en el templo de Jerusalén tuviese el mismo nombre.

«La Diosa es venerada en todas las regiones del Cercano y Medio Oriente. Pese a las numerosas transformaciones que en el curso de los siglos han afectado a la religión de la Divinidad Mujer…su culto no desaparece por completo hasta el año quinientos de nuestra era. Los emperadores cristianos de Roma y Bizancio clausuraron por entonces los últimos templos dedicados a la Diosa». (Merlin Stone «Cuando Dios era mujer»)

Todas las religiones y creencias, de lo que conocemos de la historia humana, se basan en el sustrato anterior. Más que el cristianismo existía desde antes: el cristianismo se sustenta y apoya su poder sobre antiguas creencias.

2406338_640px

LA TRIPLE DIOSA NEOPAGANA

Una idea moderna de una Triple Diosa es fundamental para el nuevo movimiento religioso de Wicca .

La Triple Diosa fue objeto de gran parte de la escritura del prominente poeta, novelista y mitógrafo de principios y mediados del siglo XX, Robert Graves , en sus libros La diosa blanca y los mitos griegos , así como en su poesía y novelas. Las concepciones neopaganas modernas de la Triple Diosa han sido fuertemente influenciadas por Robert Graves, quien consideraba a la Triple Diosa como la musa continua de toda la verdadera poesía y que había reconstruido especulativamente su antiguo culto, aprovechando la erudición de su época, en particular Jane Ellen Harrison y otros rituales de Cambridge . El influyente erudito húngaro de la mitología griega Karl KerenyiAsimismo, percibió una diosa de la luna triple subyacente en la mitología griega. Más recientemente, la prominente arqueóloga Marija Gimbutas ha defendido la antigua adoración de una Triple Diosa en Europa, lo que ha generado mucha controversia, y sus ideas también influyen en el neopaganismo moderno.

Muchos sistemas de creencias neopaganos siguen a Graves en su uso de la figura de la Triple Diosa, y continúa siendo una influencia en el feminismo , la literatura , la psicología junguiana y la crítica literaria .

La Triple Diosa es el tema de muchos de los escritos de Robert Graves y ha sido adoptado por muchos neopaganos como una de sus deidades principales. El término Triple Diosa se utiliza con poca frecuencia fuera del neopaganismo para referirse atríadas de diosas y diosas individuales de tres formas o aspectos. En el uso común neopagano, las tres figuras femeninas son descritas con frecuencia como la Doncella, la Madre y la Anciana, cada una de los cuales simboliza una etapa separada en el ciclo de vida de las mujeres y una fase de la luna, y muchas veces gobiernan uno de los reinos de la Tierra, Inframundo y Cielo. Estos pueden o no pueden ser percibidos como aspectos de una mayor divinidad única. La parte femenina del sistema teológico duoteoista de la Wicca, a veces se representa como una diosa triple, su contraparte masculina es el dios astado.

Desde el siglo XX muchos wiccanos y otros neopaganos veneran a la Triple Diosa, dividida en la Doncella, la Madre y la Anciana. Según afirman, las mujeres pueden encarnar a la Diosa convirtiendo sus propios cuerpos en sagrados a través del sexo, el embarazo, la lactancia y otras fases reproductivas.

Las modernas concepciones neopaganas de la Triple Diosa, han sido fuertemente influenciadas por el poeta, novelista y mitógrafo prominente de principios y mediados del siglo XX, Robert Graves, que consideraba a la Triple Diosa como la continua musa de toda verdadera poesía y que especulativamente reconstruyó su antiguo culto, apoyándose en los estudiosos de su tiempo, en particular, los ritualistas de Cambridge.

“Sus adoradores nunca olvidaron que no se trataba de tres diosas, sino de una, aunque en la época clásica el templo de Estínfalo en Arcadia era uno de los pocos que quedaban en los que todas ellas llevaban un mismo nombre: Hera” afirma Graves en el primer tomo de Los mitos griegos.

Muchos sistemas de creencias neopaganos siguen a Graves en su uso de la figura de la Triple Diosa y continúan siendo una influenciados por el feminismo, la literatura, la psicología de Jung y la crítica literaria.

La Triple Diosa Lunar, en realidad, una sola Diosa Cósmica simbolizada en tres arquetipos menores 

La Doncella o Virgen representa la fase creciente de la Luna. Esta fase simboliza el nacimiento, la juventud, el entusiasmo, la promesa, la expansión.

La Madre por su parte viene representada por la Luna Llena. En la Luna llena, ésta se encuentra pletórica y se la puede observar a la perfección. Simboliza la madurez, la fertilidad, la sexualidad, la flor de la vida, el ansia por vivir.

Por último, la Anciana (a veces también denominada Bruja o Hechicera) se personifica en la Luna menguante, es decir, todo el proceso en el que la Luna llena muere poco a poco hasta llegar a la Luna nueva. La Anciana es la muerte, la Sabiduría, la paz interior y la compasión.

MAS INFORMACIÓN: La Triple Diosa Lunar ☽✪☾

Más recientemente, la prominente arqueóloga Marija Gimbutas ha argumentado a favor de la antigua adoración de una diosa triple en Europa, atrayendo una gran controversia y sus ideas también influyeron en el moderno neopaganismo.

La espiritualidad feminista cuenta con el trabajo arqueológico de Marija Gimbutas, quien dirigió excavaciones en Europa Central y del Este, sacando a la luz evidencias de la Civilización de la Diosa -como ella la llamó- que evolucionó entre el 6 mil 500 y el 3 mil 500 a. C., de manera independiente de la Mesopotamia, como una sociedad pacífica que no construía armas de guerra y se dedicaba a la agricultura, el arte, el comercio y la religión, y en la que -según evidencias funerarias- no había una jerarquización de los géneros. Mujeres y varones se percibían como hijos de una Madre Origen común, la Gran Diosa, vivenciando algún tipo de igualdad de géneros.

Gimbutas interpretó numerosas estatuillas de la Diosa, objetos rituales y de la vida cotidiana en los que se expresa esa cosmovisión sagrada asociada a los ciclos de la luna, de la mujer, de la naturaleza, de la conciencia humana y de todos los seres vivos con el arquetipo de la Diosa Pájaro-Serpiente creadora, la Diosa Sustentadora (del cereal, la agricultura y la cultura) y la Diosa de la Muerte y el Renacimiento. Una trinidad femenina más antigua que la cristiana o la hindú, por ejemplo, celebrada junto a sus hijas/os y consortes. 

MAS INFORMACIÓN: LA TRIPLE DIOSA  


Después de cinco mil años de uso y estudio de de reflexiones filosóficas sobre la esencia, las propiedades, las causas y los efectos de las cosas naturales, especialmente sobre el hombre y el universo., la información está tan dispersa que es casi imposible dar una lista completa del origen en el que está cada afirmación. (En la red todo está publicado y poco aquí es original).

FUENTES:

  • Wikipedia
  • Eliade, Mircea (ed.), Encyclopedia of Religion (edición de 1987)
  • Miranda Green, El mundo celta (Routledge, 1996),
  • «Los Tres rostros de la Diosa» de D.J. Comway, Ed. Llewellyn, 2007
  • Cirlot, J.E. (1997): “Diccionario de símbolos”. Siruela.
  • Hard, R. (2008): “El gran libro de la mitología griega”. La Esfera de los Libros.
626e0aacbd49cf4782e551f444a94daa
El símbolo lunar de la Triple Diosa
Después de cinco mil años de uso y estudio de de reflexiones filosóficas sobre la esencia, las propiedades, las causas y los efectos de las cosas naturales, especialmente sobre el hombre y el universo., la información está tan dispersa que es casi imposible dar una lista completa del origen en el que está cada afirmación. (En la red todo está publicado y poco aquí es original).

FUENTES:

  • Wikipedia
  • Eliade, Mircea (ed.), Encyclopedia of Religion (edición de 1987)
  • Miranda Green, El mundo celta (Routledge, 1996),
  • «Los Tres rostros de la Diosa» de D.J. Comway, Ed. Llewellyn, 2007
  • Cirlot, J.E. (1997): “Diccionario de símbolos”. Siruela.
  • Hard, R. (2008): “El gran libro de la mitología griega”. La Esfera de los Libros.

Deja un comentario