EL ARQUETIPO DE LA TRIPLE DIOSA.

Desde las tradiciones antiguas siempre se ha entendido que nosotras las mujeres tenemos la capacidad de transformarnos, de mutar, de ver los ciclos naturales y resonar con ellos, por eso durante mucho tiempo se ha representado esta cualidad a través de la triple diosa.

La Triple Diosa es un arquetipo interno, un modelo guía que todas las mujeres poseemos y con el cual podemos fluir para vivir integralmente desde un centro interno iluminado, provisto de energía vital, autoestima, vinculación, sabiduría, espiritualidad y regeneración.

El Arquetipo de la Triple Diosa, El Arquetipo del Destino.

El arquetipo de la Triple Diosa lo encontrarás en varios ambitos de los cultos paganos más conocidos, por ejemplo las tres Parcas romanas (Nona, Décima y Moira), las tres Moiras de los griegos (Cloto, Laquesis y Atropo), éstas son las que rigen los destinos de los seres humanos y en algunos casos como en la mitología griega hasta los de los Dioses, quienes como Zeus no se podía oponer a los designios del destino.

En su primera menstruación, una mujer descubre su poder. Durante sus años menstruales, practica su poder. En la menopausia, se convierte en su poder.

Sabiduría tradicional nativoamericana

La triple diosa  Virgen-Madre-Anciana representaba las tres edades que conviven, simultáneamente, y en todo momento, en la psique de una mujer. Ellas son la trinidad lunar. Pocos símbolos fundamentales se han conservado en estado puro. Entre ellos, el más notable es tal vez el Arquetipo de la Triple diosa.

La Virgen de la luna creciente y de la primavera (virgen porque se pertenece a sí misma), la Madre o Adulta Plena de la luna llena y del verano, y Anciana Sabia de la luna menguante y del otoño para luego transformarse en la Diosa Oscura de la luna nueva y del invierno, el aspecto que está por detrás de la trinidad manifiesta. Ella es celebrada por las mujeres de este movimiento en cada ciclo lunar y en cada estación.

La Triple Diosa es un arquetipo interno, un modeloguía que todas las mujeres poseemos y con el cual podemos fluir para vivir integralmente desde un centro interno iluminado, provisto de energía vital, autoestima, vinculación, sabiduría, espiritualidad y regeneración.

La Triple Diosa como arquetipo se discute en las obras de Carl Jung y Karl Kerényi ,  y en las obras posteriores de su seguidor, Erich Neumann . Jung consideró la disposición general de las deidades en tríadas como un patrón que surge en el nivel más primitivo del desarrollo mental humano y la cultura. Carl Jung consideró el arreglo de las deidades en trillizos como un arquetipo en la historia de la religión . 

 «Las tríadas de los dioses aparecen muy temprano, en el nivel primitivo. Las tríadas arcaicas en las religiones de la antigüedad y del Este son demasiado numerosas para ser mencionadas aquí. El arreglo de triadas es un arquetipo en la historia de la religión, que con toda probabilidad formó la base de la trinidad cristiana «. 

CG Jung. Un acercamiento psicológico al dogma de la trinidad .

La Gran Madre expresa las potencialidades de los cuerpos, almas, mentes y creaciones de las mujeres de manera positiva, otorgando libertad, dignidad y poder de vinculación con otros sin subordinación sexual. Una espiritualidad que nos ha devuelto a las mujeres el derecho a la libertad de culto de lo Divino Femenino sin una autoridad religiosa masculina o gurú iluminado que defina en qué deben creer las mujeres y cómo hacerlo.

Para las mujeres, comprender la eterna tradición de la religión de la Diosa fortalece su conexión con su propia esencia espiritual, sin importar a qué religión pertenece. Encontrar a la Diosa en el interior ayuda a las mujeres a apreciar su propio poder, habilidades, herencia y belleza. Honrar a la Diosa puede enseñarnos a celebrar todos los momentos de la vida.

La Triple Diosa celebra las tres edades de la mujer y a las tres generaciones de mujeres que conviven en un mismo tiempo y cultura. Y vincula a las/los antepasados con las mujeres y varones del presente y con las generaciones futuras.

Una conciencia más plena de que la Diosa vive en nosotras fortalece los conocimientos internos acerca de la vida, el amor, la naturaleza, la nutrición y la creatividad. Las mujeres que están profundamente conectadas con su esencia de Diosa está mejor capacitada para concretar los cambios que desea imprimir en su vida, en su familia, en sus comunidades y en el mundo.

Para los hombres, una conexión con la Diosa les permite aceptar y conocer su deseo y necesidad de nutrición, protección y la aceptación de una amorosa femenina presencia. Recuperar las energías de la Diosa en el interior de sí mismos ayuda a los hombres a ser padres, amantes y compañeros más equilibrados al tiempo que los libera de las presiones culturales que le exigen “tener siempre todo bajo control”.

Este arquetipo expresa la energía vital, la autoestima y la libertad (la Virgen), la capacidad de vinculación con otros/as sin subordinación (la Adulta) y la capacidad de cambio y transformación (la Anciana), mientras que un poder transpersonal más hondo sostiene a todas esas cualidades (la Oscura, la Diosa Origen).

_triple_goddess_by_pamela_matthews

La Triple Diosa refleja las fases de la Luna.

Los mitos de la luna son mitos de diosas en toda su diversidad.

Los Arquetipos menores de la Triple Diosa  se conforman en base al estado de la Luna.  A diferencia del principio masculino, que es único, claro y directo, el principio lunar femenino es múltiple, complejo y cambiante, como las fases cambiantes de la Luna.

Los numerosos mitos de la triple diosa en nuestra tradición occidental describen el ciclo lunar y las tres fases o edades de lo femenino. Desde las tres Parcas que tejen la red de la vida, las tres Gracias y las tres Gorgonas en el mito de Perseo, hasta las tres Marías en el Antiguo Testamento y las tres brujas en Macbeth, la triplicidad se encuentra tan impregnada en la mitología de lo femenino, que aun hoy la gente tiende a reaccionar con cierto temblor ante la imagen de tres mujeres juntas.

Tradicionalmente, la luna tiene tres fases visibles: creciente, llena y menguante. En  tanto que diosa del cielo era la luna: la Luna nueva es la diosa niña.  La luna llena es la diosa  mujer y la luna creciente es la diosa anciana y sabia.

La Luna nos explica una historia de nacimiento, de evolución, de plenitud, de desintegración y de desaparición. Las fases de la Luna Nueva, de la Luna Llena y de la Luna Negra son prototipos de la aparición, de la realización y de la conclusión de cualquier proceso de vida.

diosas

¿Por qué la Diosa tiene tres rostros?

La triada Virgen-Madre-Anciana representaba las tres edades que conviven, simultáneamente, y en todo momento, en la psique de una mujer. La imagen de la triple Diosa tiene su simbolismo con las tres fases lunares: Nueva, Llena y Oscura

La Diosa lunar es trina, en ella coexisten los tres misterios de la vida; una es la doncella (Luna nueva hasta cuarto creciente) a cuyas diosas se les denomina blancas y las velas que se utilizan para invocar este aspecto son de dicho color; otra es la madre (Luna llena); a estas diosas se les conoce como rojas y sus velas pueden ser plateadas o rojas; y finalmente la tercera es la anciana, bruja o arpía (cuarto menguante hasta Luna nueva); a sus diosas se les denomina oscuras y sus velas pueden ser negras o plateadas.

Así pues, las fases de la Luna corresponden a cada una de las facetas de la Diosa Triple:

DIOSAS BLANCAS (DONCELLAS) 

La Doncella es la Luna Creciente. La Virgen Blanca. El primer rostro de la Diosa, su aspecto de Niña, es la juventud y la anticipación de la vida emancipada, la matrix de la creación en la cual, cuando el tiempo se crea y se produce.

Es el aspecto más joven de la Diosa, es ingenua y a la vez seductora, enamorada y curiosa, representa la niñez y juventud del ser humano. Su estación regente: es la primavera, donde se reinicia el ciclo dando lugar al renacimiento de la vida, su momento del día es el amanecer y su estado lunar es la luna creciente.

La Doncella manifiesta la juventud, la excitación de la caza, y la novedad de la vida y la magia. En su forma humana, estaría entre la pubertad y los veinte; sus colores son suaves y claros como el blanco, el rosa suave o el amarillo limón y los tonos pastel. Se le invoca para la todo aquello que simbolice la búsqueda del amor, para la belleza, el romance, la juventud, los sueños y los nuevos proyectos.

La Virgen Blanca de la luna creciente es libre, salvaje y encantadora, llena de curiosidad y entusiasmo por la vida como Ártemis – Diana, Representa, la fase ninfa o doncella del ciclo lunar: es una diosa joven, aún no es madre y su arco es símbolo de la Luna creciente. Las Diosas que se relacionan con la fase creciente son llamadas Diosas blancas, doncellas o vírgenes, entre las que encontramos a Ishtar /Astarté, Artemisa / Diana / Venus / Palas Atenea / Brigid

DIOSAS ROJAS (MADRES) 

La Madre es la Luna Llena. La Madre Roja. El aspecto de Madre es la culminación de la creación de la matrix personal y puesta en funcionamiento para crear ya en la materia. Es el deseo físico, la voluntad mental, el amor espiritual que van juntos para crear sin fin y en varios niveles. La voluntad mental pone en movimiento la matrix, el deseo físico crea la forma, el amor espiritual lo sostiene.

Es el aspecto maduro de la Diosa, es maternal y compasiva, pero a la vez protectora de sus hijos. La Madre representa la nutrición, el cuidado, la fertilidad; es una mujer en la flor de la vida y en la cima de su poder. Ella se protege a sí misma y a su entorno. En su forma humana, aparece como una mujer entre los treinta y mediados de los cuarenta. Sus colores son más cálidos que los de la Doncella, como el verde, el cobrizo, el rojo, el morado claro y el azul real. Su estación regente es el verano y el inicio del otoño, cuando es época de cosecha,cuando la tierra da sus frutos, su momento del día es el mediodía. Su estado lunar es la luna llena. Se la invoca para todo aquello que signifique algo decisivo en nuestras vidas, para la máxima protección y justicia, la fertilidad, la madurez, las relaciones estables y todo lo que tenga que ver con la familia y el matrimonio.

Simboliza el poder de crear y dar fruto. La Diosa Madre que con la barriga redonda como la Luna llena nutre, mantiene y protege la vida. Las llamadas «diosas gordas» del neolítico ilustran ese aspecto fértil y fecundo de la Luna. Este arquetipo no se limita a la concepción de hijos biológicos, sino que abarca todo el desarrollo de procesos creativos y toda época de exteriorización. Las Diosas que se relacionan con la Luna llena son Diosas rojas, madres y protectoras como, Isis / Hera / Demeter / Gaia / Yemaya/ Pachamama/ Tara / Kwan Yin…

DIOSAS OSCURAS (ANCIANAS)

El tercer aspecto de la antigua Triple Diosa era la Anciana. La tercera fase de la vida de una mujer se inicia tras la menopausia. Aspirar a ser anciana es desear el crecimiento psicológico y espiritual que ella simboliza. La anciana es un arquetipo, un potencial interior que cultivamos hasta convertirnos en él.

Jean Shinoda Bolen

La Anciana Hechicera es la Luna Menguante. La Oscura Abuela. El aspecto de Anciana Bruja es el aspecto mas temido de la Diosa ya que representa a la muerte y la disolución. No hay forma en que la muerte pueda ser evitada, ya que todas las cosas tienen un ciclo de vida. Al final de los tiempos las cosas comienzan a malfuncionar y a decaer. Pero la anciana bruja no es el fin ya que todo es reciclado, nada se desperdicia. Las formas se cambian y se remoldean en algo diferente.

Es el aspecto de la vejez de la Diosa, es sabia y experimentada, nos orienta y aconseja. Representa la vejez del ser humano. La Anciana representa la sabiduría. Ella es astuta y aconseja bien. Cuida de la Doncella y de la Madre así como de la descendencia de ellas y aunque su naturaleza es reflexiva, puede ser terrible en su venganza. Se encuentra en la puerta de la dimensión de la muerte. En su forma humana tiene aproximadamente 45 años o más. La Anciana es el estado más difícil de ajustar a la edad humana. Demasiado a menudo hemos visto mujeres que se trasladan ansiosamente a la etapa de la Anciana antes de lo que deberían, al querer abandonar las responsabilidades de la Madre. No se dan cuenta de las alegrías que están dejando de lado y de las duras responsabilidades que están asumiendo. Los colores tradicionales de la Anciana son el negro, el gris, el morado, el  marrón o el azul medianoche. Su estación regente es el final del otoño y el invierno cuando caen las hojas y el frío inunda la tierra, su momento del día es la noche, su estado lunar es la luna menguante y se le invoca para pedir consejo.

Representa el invierno, época de introspección, finales y regeneración. Asociado con la muerte, el cambio y la transmutación. A través de la historia la diosa fue temida como destructora, y su papel como renovadora fue olvidado Por ello, se la conoce como diosa oscura, anciana, arpía y bruja. Tiene la llave del poder de morir y renacer, y nos ayuda a comprender cíclicamente los tiempos de transición, pérdida, envejecimiento y muerte. La Luna Negra, encarnada bajo la forma de ciertas deidades es considerada como un ser que imparte la ley, especialmente cuando al no verla en el cielo se asume que está iluminando el mundo subterráneo y presidiendo sobre la vida que surge después de la muerte. Es considerada la sabia abuela por la culminación de una vida llena de experiencia. La Anciana Negra incluye a Lilith / Kali / Freya / Baba Yagga / Innana / Hécate.

De la trinidad a la cuadruplicidad de la mano de Miranda Gray

Miranda Gray, escritora británica, publicó un libro titulado «Luna Roja» (1994), que versaba sobre la menstruación consciente y la relación de las fases de la luna con el ciclo menstrual femenino. En este libro, sin embargo, también trataba el tema del símbolo de la Triple Diosa. Aun así, le dio una perspectiva distinta y la autora propuso un cuarto elemento a esta trinidad, y así fue como intentó incluir en el símbolo las cuatro fases de la luna (nueva, creciente, llena y menguante). con cuatro arquetipos femeninos y explicar su relación con el período menstrual en la mujer. Y es que Gray añade «La Hechicera», que se corresponde con la fase de cuarto menguante, a las ya existentes Doncella, Madre y Anciana. Existe una similitud fuerte entre los arquetipos de Hechicera y Anciana, que sólo difieren en pequeños matices.. A las tres mujeres de la simbología, Gray añadió la abuela hechicera, que prepara la llegada de la luna negra, representada por la anciana y sabia bruja.

¿Te habías preguntado por qué podemos llegar a ser tan complicadas? Ahí lo tienes. ¡Tres en una! Y una mas. Tremendo.

FUENTES: 

  • Wikipedia
  • Biblioteca digital mundial
  • Eliade, Mircea (ed.), Encyclopedia of Religion (edición de 1987)
  • Miranda Green, El mundo celta (Routledge, 1996),
  • Miranda Gray: «Luna Roja. Los dones del ciclo menstrual»
  • «Los Tres rostros de la Diosa» de D.J. Comway, Ed. Llewellyn, 2007
  • El viaje heroico de la Mujer, Maureen Murdock
  • Las Brujas no se quejan, Jean Shinoda Bolen
  • Las Diosas de la Mujer Madura, Jean Shinoda Bolen
  • Cirlot, J.E. (1997): “Diccionario de símbolos”. Siruela.
  • Hard, R. (2008): “El gran libro de la mitología griega”. La Esfera de los Libros.
  • Imagenes de Pixabay

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte!

About Post Author

Maria Mercedes

Cosmopolita. Soy gnostica de raíces cristianas , mi parte pagana es mi amor incondicional a la Madre Tierra. No Teista y universalista. Anti-dogmatica por naturaleza- Políticamente humanista.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: