Afirmaciones: El Poder de Dios me Guía

angel-luz (1)

«Desechando de mí todo fardo mental, me relajo y permito que Dios exprese a través de mí su perfecto amor, su perfecta sabiduría, su perfecta serenidad».

 Paramahansa Yogananda

Trabajar con afirmaciones positivas no se reduce a coger las primeras frases bonitas que nos vengan a la cabeza e ir repitiéndolas constantemente. Es algo más complejo que esto.

Las afirmaciones son auto-hechizos.

Vale la pena estudiar y practicar esta  psicomagia, porque es la puerta que nos permite aprender a controlar nuestra mente y acceder a un estado de bienestar más estable y duradero.

El proceso que aconsejo es el siguiente: generalmente se escribe la afirmación del día por la mañana en un cuadernillo de afirmaciones.  Se lee la afirmación varias veces al día, en silencio o voz alta según el lugar. Así, se memoriza

Las afirmaciones durante el día pueden hacerse  en voz  alta o bien  escribiéndolas y leyendolas en silencio o incluso cantadas o recitadas. Sólo diez minutos diarios haciendo afirmaciones positivas pueden compensar años de viejos hábitos mentales. Cuanta mayor frecuencia rememore tu conciencia de lo que te dices a ti mismo y cuanto más positivas y expansivas sean las palabras y conceptos que elijas, más positiva será la realidad que crees.

Al atardecer, uno se despide de la oración afirmativa elegida, mediante una quema ibérica o agnihotra y posterior meditación. Antes de despedirse de la afirmación,  es importante sentarse en la postura correcta de meditación, en una silla o sobre una superficie firme. La espalda ha de mantenerse recta, y los ojos, cerrados, concentrando la atención en la región del bulbo raquídeo (en la parte posterior del cuello). Desalojar de la mente los pensamientos inquietos y las preocupaciones.

Repíta la afirmación elegida completa, comenzando en voz alta y bajando progresivamente la voz —mientras la repetición se hace a su vez más lenta— hasta acabar en un susurro. Después deberá continuar repitiendo la afirmación de forma mental solamente, hasta que sienta que ha alcanzado una profunda e ininterrumpida concentración. A medida que experimente una creciente paz, esfuércese por profundizar su concentración, a fin de que pueda entrar en el reino de la supraconciencia y hacer realidad sus afirmaciones.

Es todo un ritual diario, que debe ir acompañado del habito: Ser Positivo.

En general cuanto más breves y sencillas son las afirmaciones, más eficaces resultan. Una afirmación es una expresión clara que contiene un fuerte sentimiento. Mientras más sentimiento tenga, más intensamente se graba en tu mente.

«Es preciso que la actitud mental se adapte al tipo de afirmación utilizada: las afirmaciones relacionadas con la voluntad deben acompañarse de una enérgica determinación; las afirmaciones relacionadas con los sentimientos deben acompañarse de devoción; las afirmaciones relacionadas con la razón deben acompañarse de un claro entendimiento. Cuando se desea sanar a otros, hay que seleccionar un tipo de afirmación que concuerde con el temperamento del paciente, sea éste activo, imaginativo, emotivo o reflexivo. Un requisito fundamental en la práctica de las afirmaciones es la intensidad de la atención, aunque la continuidad y la repetición son también factores de considerable importancia. Repite atenta y reiteradamente tus afirmaciones, saturándolas de devoción, voluntad y fe. Y no te inquietes por los resultados: éstos habrán de producirse naturalmente, como fruto de tus esfuerzos».

Paramahansa Yogananda,
Afirmaciones científicas para la curación

Hace poco os hable de las Loricas cristianas como forma de hechizo protector. Estas afirmaciones son un conjuro protector, muy semejante a las Loricas. Elije la  que mejor va contigo

12 Afirmaciones para elegir : Dios es mi Guía

1- «La presencia de Dios en mí es mi compañía constante que me guía a tomar buenas decisiones».

2- «Estoy sumergido en la luz eterna; ella satura cada partícula de mi ser. Vivo en esa luz. El Espíritu divino me colma por dentro y por fuera».

3- «Con Dios como mi guía, me acerco más cada día al logro perfecto.

4- «Al volverme a mi interior para escuchar el consejo de Dios, recibo guía y sabiduría divina».

5- «Sé que el poder de Dios es ilimitado. Puesto que he sido hecho a su imagen, yo también estoy dotado de la fuerza para superar todos los obstáculos».

6- «Con el corazón abierto a Dios, soy inspirado a la acción correcta y soy dirigido a mi bien».

7- «Desechando de mí todo fardo mental, me relajo y permito que Dios exprese a través de mí su perfecto amor, su perfecta sabiduría, su perfecta serenidad».

8- «La luz de Dios despeja mi camino a medida que llena mi mente de sabiduría, inspiración y comprensión».

9- «Dios está en mi interior y a mi alrededor, protegiéndome; así pues, desecharé de mí todo temor, ya que éste cierra las puertas a la luz de la guía del Señor».

10- «Padre Perfecto, tu luz fluye a través de Cristo, a través de los santos de todas las religiones, a través de los maestros de la India y a través de mi propio ser. Tu divina luz está presente en todas las regiones de mi cuerpo. Estoy sano»

11- «Enséñame a sentir que la aureola de tu todo protectora omnipresencia me envuelve siempre: en el nacimiento, en la aflicción, en el gozo, en la actividad, en la meditación, en la ignorancia, en las pruebas, en la muerte y en la liberación final».

12 «Irradiaré amor y buena voluntad hacia los demás, y abriré así una vía para que el amor de Dios pueda llegar a todos».

Yogananda enseñaba a sus discípulos la necesidad de la experiencia directa de la verdad en oposición a la fe ciega. Decía que «La verdadera base de la religión no es la fe, sino la experiencia intuitiva. La intuición es la capacidad del alma de conocer a Dios. Para saber lo que es realmente la religión hay que conocer a Dios».

de5e8bf1b6c89ad7b111e00fbb7997ab

FUENTE:  Paramahansa Yogananda – Afirmaciones científicas para la curación y Meditaciones metafísicas.

Deja un comentario