Hay pocas cosas tan ensordecedoras como el silencio. – Mario Benedetti –

La metáfora es el uso de la palabra «ensordecedor». Cuando decimos “un silencio ensordecedor”, nos estamos refiriendo a una determinada situación en la que el silencio es tan intenso que puede compararse al de su opuesto: el sonido.

El silencio ensordecedor es un silencio falso, cómplice. Este sonido ensordecedor del silencio nos ciega de lo realmente justo y nos autoengaña.

Los Cuatro Monjes.

Cuatro monjes decidieron caminar juntos en silencio durante un mes para mostrar al pueblo su entrega. El primer día, todo fue estupendamente  pero, pasado el primer día, uno de los monjes dijo: «Estoy dudando si he cerrado la puerta de mi celda antes de salir del monasterio».
Y dijo otro de ellos: «¡Estúpido! ¡Habíamos decidido guardar silencio durante un mes, y vienes tú a romperlo con esa tontería!».
Entonces dijo el tercero: «¿Y tú, qué? ¡También tú acabas de romperlo! »
Y el cuarto monje dijo: «¡A Dios gracias, yo soy el único que aún no ha hablado!»

Cuento Anonimo.

Este cuento nos habla del autoengaño, el engaño más sutil y que más difícil es de desenmascarar. Los cuatro monjes habían prometido no hablar, mantener el voto de silencio para meditar y demostrar a las gentes la paz interior que poseian. Pero de lo que no se daban cuenta era de que se intentaban engañar a sí mismos, y en el primer momento de despiste, la verdad salió a la luz. No podemos ir contra nuestra naturaleza, sino entenderla. Cada día hago un ejercicio de introspección para no ser uno de estos monjes.

El mayor reto después del éxito es no decir nada acerca de él. (Criss Jami)

Jactarnos de nuestro éxito será algo que muestre a los demás nuestra arrogancia, un defecto que seguro que ninguno de nosotros deseamos poseer.

Bendito es el hombre que, sin tener nada que decir, se abstiene de pronunciar palabra alguna para corroborar ese hecho. (George Eliot)

Todos hemos cometido el error de hablar más de la cuenta cuando realmente no debíamos, un error del que deberemos aprender para que no vuelva a sucedernos.

Si no tenemos algo inteligente que decir sobre un determinado tema, el silencio siempre debe ser nuestra única respuesta. Aquellas personas que no se pronuncian en vano suelen ser las más inteligentes, saber cuándo debemos callar es una virtud muy poderosa. Muchos de los que suelen hablar demasiado demuestran con ello su estupidez, en cambio aquel que sabe guardar un mayor silencio muy rara vez queda evidencia.

El camino a todas las cosas grandes pasa por el silencio.  (F.Nietzsche )

Reflexiona sobre ello amigo lector, siempre agradezco nuevos puntos de vista. No digo más.

FUENTES:

NOTA: Después de cinco mil años de uso y estudio, la información está tan dispersa que es casi imposible dar una lista completa del origen en el que está cada afirmación (todo está publicado y poco aquí es original).

About Post Author

Maria Mercedes

Cosmopolita. Soy gnostica de raíces cristianas , mi parte pagana es mi amor incondicional a la Madre Tierra. No Teista y universalista. Anti-dogmatica por naturaleza- Políticamente humanista.

Un pensamiento en “El Ensordecedor Silencio

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: