Meditación al alba

MEDITACIÓN: SABER MEDITAR

La evolución se considera el despertar de la conciencia. Para lograrlo se requiere de la meditación, un proceso no racional que implica la observación de la realidad sin pensamientos y obliga a ver los estados internos. Por eso uno de sus principales principios es “aquí, ahora, esto”. La meditación es un método para entrar en conexión interna con nuestro verdadero ser, con la propia esencia de lo que somos.

Algunas personas contemplan la meditación como algo misterioso, que ha de hacerse en un centro Zen o con un profesor. Aunque está muy bien unirse a un grupo o buscar inspiración en alguna tradición espiritual, no hay un método único y obligatorio para meditar de la forma “correcta”, en realidad hay tantas formas para meditar como personas existen en el universo.

El presente artículo te presentará los conceptos básicos de la meditación, lo que te permitirá comenzar tu viaje hacia la luz.

Meditar ayuda a reordenar la mente y calmar la ansiedad. Mejora la comprensión de objetivos y motivaciones y equilibra el carácter. También puede hacer resurgir motivaciones, traumas, emociones o energía enquistadas. Por el estudio de la respiración y la postura corporal se mejora la salud en general y se reconduce el metabolismo a su funcionamiento óptimo. Algunos estudios científicos acerca de la meditación zen registraron diferencias significativas entre el funcionamiento del sistema nervioso y cerebral de personas que meditaban regularmente y el de las que no.

Al analizar la actividad cerebral durante la meditación, usando un electroencefalograma, se puede apreciar que se pasa de las ondas beta (actividad normal, consciente y alerta, de 15-30 Hz) a ondas alfa (relajación, calma, creatividad, 9-14 Hz). En la meditación más profunda se pueden registrar ondas theta (relajación profunda, solución de problemas, 4-8 Hz) y en meditaciones avanzadas se puede detectar la presencia de ondas delta   (sueño profundo sin dormir, 1-3 Hz).

el Ojo que todo lo ve

BUSCAR LA ESENCIA

La esencia de la meditación es establecer un estado de conciencia donde el practicante puede observarse a si mismo como podemos observar a otra persona, a un paisaje o a un objeto, dándose cuenta que uno no es sus pensamientos, ni estos son la realidad, sino simplemente esto, pensamientos que fluyen de manera incesante y que el meditador observa como si fuera nubes que se desplazan por el cielo.

Existen diferentes tecnicas de meditación de las cuales tu puedes elegir una, o porque no, hacer una combinación de aquellas que se ajusten a tu estilo.  Incluso puedes meditar mientras caminas, mientras te das una ducha o mientras viajas. También puedes meditar en casa, en el aire libre o en la oficina… Puede ser tan sencillo como prestar atención a tu respiración mientras te desplazas en el metro o frenar y respirar profundamente antes de ingerir los alimentos, convirtiendo cada comida en una meditación en sí misma. Pero sea como sea, ahora tienes la oportunidad de convertirlo en el hábito que cambiará tu vida para siempre.

MÉTODOS Y TÉCNICAS DE MEDITACIÓN

Meditar no es un método. Los métodos no son la meditación. Son solo formas para ayudarte a encontrar qué es lo que mejor encaja contigo para colocarte en el estado de estar presente.

 Los métodos de meditación solo valen para una cosa: aprenderlos para después olvidarlos todos. De forma muy general, la meditación se puede englobar en dos metodos : con objeto y sin objeto de concentración.

Multitud de técnicas de meditación han sido estudiadas por la psicología. Muchos terapeutas recomiendan alguna técnica o diseñan las suyas propias, a menudo inspiradas en las tradicionales. La mayoría utilizan la respiración como centro porque es el puente entre el cuerpo físico, el estado de ánimo y la mente. La práctica de una técnica o rutina ayuda a las personas con diferentes cuadros de estrés, pero normalmente no es recomendable practicarla cuando está presente una enfermedad mental

Las técnicas de aproximación a la meditación varían desde las que se basan en observar la respiración, en visualizar algún pensamiento positivo o imagen inspiradora, enfocar algún objeto o imagen (como un mándala), las invocaciones, hasta las que se basan en tipos de compleja «alquimia espiritual». También existen las meditaciones sin objeto, desenfocando la tensión mental. Además de lo descrito antes sobre el pensamiento en la meditación, durante esta se puede dejar fluir libremente las imágenes mentales, sean claras o confusas, como cuando se está a punto de conciliar el sueño. También se puede dejar fluir las sensaciones, emociones, impulsos y energías corporales, normalmente sin intervenir en ellas, pero tampoco dejándose llevar o enredar, de manera que muestran finalmente una tendencia a reordenarse por sí solas; aunque existen métodos de reflexión y técnicas de concentración en que la  conciencia las puede manejar.

La meditación con objeto es la más divulgada y consiste en concentrar el pensamiento en dicho único objeto, excluyendo cualquier pensamiento que distraiga la atención. El objeto puede ser algo físico, tangible, como un punto del cuerpo, el sol, la luna, una flor, un paisaje, un mantra, etc; y también puede ser algo más sutil, como un chakra, una sensación, un pensamiento filosófico, un koan (frase profunda, sin sentido lógico, propia de la filosofía Zen), etc.

Con este tipo de meditación se persigue excluir cualquier pensamiento, salvo el referido al objeto de concentración para, finalmente, trascender también dicho objeto.

La meditación sin objeto (propia del Yoga en su fase más avanzada) consiste en apartarse de todo objeto, de todo pensamiento, de toda sensación y experimentar el “descentramiento”, volviéndose un puro observador.

La meditación se caracteriza normalmente por tener algunos de estos rasgos:

  • Un estado de concentración sobre la realidad del momento presente
  • Un estado experimentado cuando la mente se disuelve y es libre de sus propios pensamientos
  • Una concentración en la cual la atención es liberada de su actividad común y es focalizada en Dios
  • Una focalización de la mente en un único objeto de percepción, como por ejemplo la respiración o la recitación constante de un vocablo o de una sucesión de ellos.

smallsincro

¿La mejor hora , postura y lugar?

El presente es siempre tan humilde, tan poco llamativo, que no le damos importancia. Pero es nuestra felicidad

Meditar es centrarse en el aquí y ahora. La meditación nos sitúa en el aquí y en el ahora, cuando uno medita esta realmente en el presente, ya que si no es así no se produce la meditación. Durante la meditación no hay pasado, tampoco hay futuro.

El presente es en realidad el único momento que tienes. Mantén tu atención en lo que existe aquí y ahora; busca la plenitud en todo momento. Acepta lo que viene a ti total y completamente para que puedas apreciarlo y aprender de ello; luego déjalo pasar. El presente es exactamente como ha debido ser.

Cada momento presente refleja infinitas leyes de la Naturaleza que te han traído hasta este pensamiento exacto, a esta reacción física precisa. Este momento es como es porque el Universo es como es. No luches contra el infinito esquema de las cosas; por el contrario, fluye y sé uno con él.

Cualquier momento es bueno para meditar aunque los momentos más favorables son el amanecer y el anochecer, pues en estas horas se relaja el ritmo frenético de la vida ordinaria.  Justo antes de retirarnos a descansar a final de dia es bueno “desprenderse” de todo, es el mejor momento para la oración meditativa o  la meditación contemplativa . La noche es el espacio del sosiego, en el que nuestro interior se acalla. Es un tiempo para nosotros   Lo mas  importante es escoger un momento del día que sepamos que vamos a estar relajados y sin ser interrumpidos.

El tiempo ha de ser abundante, pues para que “el agua se aclare es necesario dejarla reposar”: un mínimo de 20-30 minutos al dia. Al principio es suficiente con cinco o diez minutos de meditación al día.  A medida que tu práctica vaya madurando, podrás dedicar más tiempo, y tu meditación se volverá más intensa. Bastan de 15 a 30 minutos para estar contigo mismo, puedes repartirlo en dos sesiones. Evita que durante los minutos que vas a meditar alguien pueda entrar a molestar

La meditación debe de ser practicada todos los días, llega un momento que puede hacerse en cualquier lugar y en cualquier momento. 

Crear un ritual de meditación regular, en un sitio concreto ayuda a que el proceso cuaje en nosotros y se integre en nuestra rutina diaria. Debemos elegir un lugar agradable y seria muy recomendable dedicar unos minutos a arreglarlo ya que esto iría preparando nuestra mente. Podemos crear nuestro rincón especial en casa, poner incienso o velas si queremos, o música relajante. El hacerlo regularmente en el mismo sitio crea un hábito gracias al cual nos será más fácil entrar en estado de relajación mental.

ADOPTA UNA POSTURA CÓMODA

Una de las formas más accesibles y sin esfuerzo de disfrutar la vida mientras pasas tiempo en la naturaleza es la práctica de la meditación sentada.

Meditación es un viaje para poder encontrarnos con nosotros mismos, para esto tenemos que transcender el cuerpo y la mente asumiendo una postura còmoda, nuestro cuerpo se relaja totalmente y esto facilita para transcender la conciencia del cuerpo. La postura del cuerpo induce a una determinada respuesta interior. Las tensiones del cuerpo nos provocan distracciones, mientras que el equilibrio corporal favorece el sosiego y la armonía.

Debemos evitar dos excesos: la tensión y el adormecimiento. Por ello es importante buscar una postura justa, equilibrada, sin tensiones, que ayude a no moverse. Hay que saber sentarse bien.

El dolor es un mensaje que te llega y molesta, y la clave está en ignorar ese mensaje, hasta que «se cansa» de recordarte lo incomoda que estás. Cuando pasas ese umbral y tu concentración no está enfocada en hacerle caso, sino en llevar tu respiración, es posible no sentir que la circulación en tus piernas está estancada y tengas la sensación de que nunca vas a volver a caminar. Puedes comprobar que la mente es capaz de dominar el cuerpo si se quiere. Pero es mejor dejarse de posiciones  como la flor de loto, si tu cuerpo  muestra dificultades en ello. Empieza por lo básico.

Las posición más sencilla y efectiva es sentados con la espalda recta. También puedes hacerlo tumbado si te resulta mejor. Busca una postura cómoda pero no tanto como para producir sueño. En el suelo o en una silla, mantén la espalda erguida y una postura que denote presencia y serenidad.   Para meditar no hace falta sentarse en la postura de loto ni forzar ninguna posición. Tan solo hace falta un espacio de paz, un lugar sin ruido, no hay que buscar nada más.

Encontrar la postura justa lleva mucho tiempo: meses. Un consejo: dejar descansar las manos en los muslos o sobre el vientre. Todo se asienta en el bajo vientre. Aprended a sentarse en el bajo vientre. Son las raíces de nuestra vida

LA RESPIRACIÓN

La respiración es obra del Señor. Dejemos que Dios respire en nuestro interior. Así habla Él, aunque no se le nota.

Observando nuestra respiración normal transcendemos la mente, cuando transcendemos la mente y el cuerpo, la energia còsmica fluye. La energia còsmica limpia todas las enfermedades del cuerpo por lo que usted estarà muy saludable sin tener que tomar alguna medicina, mas y mas energia còsmica libera todas las tensiones y estressos de la mente, cuando practicamos mas y mas meditación la mente se vuelve calmada y tiene mas espacio, esto nos lleva a tener altos niveles de memoria, mas y mas meditación nos conducen a altas capacidades de comprensión que nos lleva a tener buenas relaciones interpersonales.

Céntrate en la respiración. Esta es la meditación que abre las puertas a todas las demás. No hay que modificar la respiración de ninguna manera; simplemente observamos la respiración en este momento. La mente tiende a evadirse constantemente, y la respiración es un ancla para el presente.

La respiración es un proceso físico que ocurre en el cuerpo y si queremos observarla o contemplarla lo sensato seria comenzar por prestar atención a la parte del cuerpo que realiza esta función, es decir diafragma, pecho garganta y nariz, una vez captadas algunas de las sensaciones que ahí se producen mientras respiramos trataremos de hacernos mas conscientes de ella y siguiéndola mientras inhalamos y exhalamos de manera natural, sin forzar la entrada o salida del aire .

Todo el mundo es perfectamente capaz de meditar.

¿Como meditar sin saber meditar?

1- Cierra los ojos – Debes sentirte cómodo y relajado.

2- Concéntrate en tu respiración – No pienses en nada más que eso.

3- Cuenta del 100 al 1 de forma lenta, 2 segundos por número.

SI. Ya está. Claro, probablemente la persona puede que no sienta nada, que sólo se sienta relajado, y hasta probablemente se duerma. Porque….

La relajación es uno de los efectos secundarios positivos de la meditación.

Es algo que – un niño – instintivamente sabe cómo hacer, pero también es algo que generalmente olvidamos hacer en la medida en que envejecemos. Pero no hay que esperar resultados maravillosos al principio, es paciencia y perseverancia. La constancia es la que hace posible llegar a un estado más profundo de relajación.

El hecho de sentarse a meditar puede usarse para muchas cosas. Puede usarse para entrar en comunicación con tu ser interior, tu intuición, alma o como quieras llamarlo. Intentar obtener respuestas a preguntas o inquitudes, escuchando no a tus pensamientos sino a lo que pueda venir de más adentro. Se puede usar para relajar completamente el cuerpo, ayudar a su curación y recuperación, se puede usar para visualizar nuestros objetivos y deseos que queremos se manifiesten, etc.

La meditación desarrolla la capacidad de atención y autoconciencia personal. Debemos dejar a un lado las ideas que nos hayamos podido formar sobre la meditación, sobre todo si están basadas en dejar la mente en blanco, o en acceder a experiencias digamos paranormales. Lo mejor seria dejar de lado estas ideas y cualquier otra idea preconcebida y abrirnos a una experiencia de la meditación y de nosotros mismos, una experiencia basada en sentarnos durante unos 20 o 30 minutos seguir una técnica de meditación y ver que pasa.

La meditación cotidiana es por cierto posible y una de las metas a alcanzar. Lograr un estado meditativo mientras hacemos nuestras tareas cotidianas, es posible, y se trata tan sólo de enfocarnos en aquello que estamos haciendo, siguiendo con la mente el vaiven de la actividad en cuestión. Me enfoco en lo que hago, mi mente no divaga, está allí, en ese instante, siguiendo el ritmo de mi quehacer. Esto hace que viva el aquí y ahora, que descubra que aquello que es cotidiano es un acto de amor, de servicio. Hace que viva la vida en cada segundo y no solo en partes sueltas. Meditar en una conversación con alguien, me hace ser un escuchador activo, puedo notar detalles del otro que antes no notaba. Lo veo, lo siento, lo percibo, lo escucho con el alma. Estos tipos de meditaciones son llamadas meditaciones activas.

El objetivo principal de la meditación es concentrarse y poco a poco relajar la mente hasta liberar la conciencia. Según vayas progresando, notarás que puedes meditar en cualquier sitio y en cualquier momento, con lo cual lograrás la paz interior pase lo que pase a tu alrededor.

La meditación aumenta la felicidad en la familia, la mente estarà calmada, la meditación te hará saludable y feliz, nos ayuda a tener todas las respuestas a nuestras preguntas para lograr esto y mas.

¿Pero qué pasa si llevamos la meditación a otro nivel?, no solo para sentir relajación o alejar el estrés.

Hablaríamos de visualización, canalización de energia, proyección mental , sanación emocional y otras practicas de Magia Natural que permite la naturaleza de la mente humana convenientemente entrenada .  La meditación te lleva a un conocimiento superior, conocimiento no es nada mas que experiencia, experiencia no es mas que involucrarse totalmente con uno mismo, a través de mas y mas meditación recibimos energia superior, mayor participación se logra en todos los aspectos el cual nos conduce a un conocimiento superior, a través del conocimiento obtenemos mayor comprensión y sabiduría, con ésta comprensión entendemos que no solo somos el cuerpo y la mente, entendemos que somos seres milagrosos, comprendemos todas las situaciones, superamos y salimos de todos nuestros problemas por el aumento de la comprensión.

Ahora solo queda abrir la puerta y encontrarte con un maravilloso mundo por conocer.

Meditar exige una constancia, y éste es realmente el único reto.

Que el poder  del Circulo os acompañe

No copies, respeta y comparte

NOTA: Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

2 Respuestas a “MEDITACIÓN: SABER MEDITAR”

Deja un comentario