El Tambor de Marco: Características y Sonidos

1885-Edward-Charles-Daux_oriental_dancer-or-Salome
Charles Edmond Daux – Oriental Dancer or Salome (1885)

El tambor de marco fue el tambor más prominente desde la antigüedad.   Y hace poco hablamos de su historia. Hoy hablaremos de sus características y poder . También su relación con el tambor chamanico.

Los tambores de marco quizas sean los instrumentos más antiguos del mundo son comunes a casi todas las culturas y cada una tiene su propia versión aunque por la sencilla estructura del propio instrumento sean muy similares.

Un tambor de marco es un tipo de membranófono que tiene el diámetro de su parche más grande que su profundidad. Tiene un marco formado por uno o dos aros de madera superpuestos, puede estar provisto de sonajas. El parche puede ser sintético o de piel muy lisa y estirada. Existen modelos afinables por medio de llaves. Este grupo incluye todos los tipos de panderos y panderetas.

Un tambor de marco se define porque el diámetro de la piel del tambor es mucho más grande que la profundidad de su aro de madera. Los aros de madera varían en profundidad desde 2 “a un máximo de 6”. El diámetro varia entre 4 “y 30”. La mayoría de estos tambores son manejables y se sostienen con una sola mano. Normalmente el tambor de marco tiene la piel en un solo lado, pero a veces puede tener pieles tensadas en ambos lados.

Esa sencillez es a la vez muy versatil pues se pueden tocar de varias maneras, sujetado con una mano y golpeado con la otra como con la pandereta, apoyado en el sujeto con las piernas como unos bongos, o sujeto y golpeado por ambas manos como el daff iraní, con las palmas, con los dedos, uñas, con mazo, baqueta, ademas de los diferentes tipos de sonidos segun la zona del parche.

Sonajas, cascabeles u otros implementos pueden estar unidos al aro de madera por la parte interior, y en la antigüedad se creía su sonido tenía el poder de purificar, disipar y convocar. Muy a menudo, los tambores estaban pintados de rojo, el color de la sangre, o también de verde, el color de la vegetación, ambos colores primordiales de la vida. Diseños y símbolos místicos también eran pintados sobre la piel o en el marco de madera. Hilos y cintas anudadas con oraciones rituales o cantos a menudo colgaban de ellos.

Aunque este tambor de marco es similar en apariencia al tambor del chamán que se encuentra en Asia y América del Norte, hay una diferencia importante en la forma en que se toca. El tambor del chamán es golpeado con un hueso, cuerno o palo. El tambor de marco mediterráneo se toca con las manos desnudas. Mientras que golpear un tambor con un palo le da un sonido único de profunda resonancia, las técnicas digitales permiten más variedad: un tono profundo, abierto, un sonido de borde agudo o un sonido suave de cepillado. Esta diferencia en la técnica al ejecutar los golpes ha dado lugar a diferencias en su construcción. El borde interior del aro de madera del tambor marco Mediterráneo es a menudo biselada y su piel es generalmente más delgada, para mejorar los sonidos producidos por los dedos y las manos.

Durante miles de años fue la principal tecnología usada para inducir el trance en los rituales religiosos y extásicos. Junto con el sistro, sonajas y cascabeles son el medio más antiguo instrumental para alterar la conciencia con fines espirituales.  El uso y las construcciones básicas de los tambores son tan similares que probablemente nacieron a raíz de usar técnicas parecidas para alterar la conciencia.

Quizá, cuando se generó todo el universo, la luz y el sonido, eran la misma cosa. Algo se movía. Y todo lo que se mueve produce sonido -aunque a veces, no lo oímos-. Eso es un tambor. En todas las culturas hay algún tipo de tambor, porque el tambor es la proyección del sonido del universo.

El sonido rítmico generado por un maestro del tambor puede cautivar y mover la mente consciente hasta un estado de trance. Esto permite que el facilitador, el chamán, el sacerdote / sacerdotisa o el curandero pueda ofrecer sanación integrando mensajes directamente a los reinos más profundos y menos conscientes de la mente que influyen en el comportamiento. Cuando los participantes en el proceso también se están moviendo, cantando, respirando y/o tocando el tambor, los aspectos terapéuticos de la experiencia son en gran medida ampliados.

Este tipo de prácticas espirituales y terapéuticas rítmicas sincronizan no sólo nuestras mentes y cuerpos, sino también los dos hemisferios del cerebro. En un estado de sincronización hemisférica, las capacidades de los lóbulos izquierdo y derecho del cerebro funcionan de forma simultánea. La mente se vuelve más concentrada, sintetizando la información mucho más rápidamente de lo normal. Los niveles conscientes e inconscientes de la mente se comunican y se integran más fácilmente. Las emociones son más fáciles de entender y transformar. También se acelera y florece la intuición creativa que nos da la capacidad de visualizar y manifestar ideas rápidamente.

La respiración rítmica y el movimiento anima a las ondas alfa a ser dominantes en el cerebro, permitiendo que la tensión muscular se reduzca. Este predominio de las ondas alfa en el cerebro también produce la liberación de endorfinas – químicos potentes del cerebro que ayudan a lidiar con el dolor y son parte del mecanismo para hacer frente y eliminar el miedo y la ansiedad. Como el estrés se desvanece, aparece un estado más beneficioso y calmado para que la conciencia pueda manifestarse. Los científicos creen que la sincronización hemisférica puede ser la base neurológica de los estados trascendentes de conciencia y los sentimientos emocionales que se desarrollan durante la práctica espiritual.

Esta cualidad del tambor, nos permite el trance y el viaje a otros estados de consciencia, por ejemplo, el “no pensar”. El toque de tambor es una forma de contemplar o meditar, una forma de sanar. Como féminas, además, a través del toque del tambor re-conectamos con nuestro útero. El útero como el corazón es un tambor.

Estas son algunas de las razones por las que el tambor de marco fue el núcleo de las antiguas tradiciones religiosas, con el que las mujeres estaban tan identificadas. Símbolos como la flor de loto, que representa la creación, el nacimiento o el útero, a menudo se pintaban en el tambor de marco, también eran pintados de rojo – el color de la sangre, el color de la vida. El tambor de marco, representado en las manos de la diosa o sus sacerdotisas, ilustra su poder para crear el universo con un solo golpe de tambor, un gran latido de su corazón primordial. Todo vibra dentro de la existencia.

«El sonido de las pisadas son un tambor,
el sonido de las palmas son un tambor,
el cuerpo es un tambor”.

61Zy6hkDK6L._SL500_AC_SS350_
Éste es un bodhán típico irlandés, con un símbolo celta pintado

El bodhrán , el tambor de marco (frame drum) irlandés.

El bodhrán es un instrumento tradicional irlandés el cual es como un pandero, redondo que se toca con un palo llamado así literalmente en inglés (Stick).

A un lado del marco se halla una membrana (o parche) tensada y clavada al marco mediante tachuelas. Tradicionalmente la membrana suele ser de piel de cabra, aunque actualmente es habitual encontrar bodhrán fabricados con pieles de otros animales como el canguro o incluso materiales sintéticos como el kevlar. El otro lado del marco queda abierto. Habitualmente, una o dos barras cruzadas en el interior del marco fortalecen su estructura.

Habitualmente se toca sentado, sujetándolo en posición vertical entre el antebrazo y el tronco, con el marco reposando sobre la rodilla, al tiempo que la mano se introduce por el lado abierto del tambor entre las barras cruzadas y la membrana, reposando sobre el lado interior de la piel, lo que permite controlar ligeramente la tensión del parche y variar el tono.

El tambor se toca con la mano libre, bien golpeándolo directamente con la mano desnuda o bien empleando una pieza de madera llamada baqueta.
Hay numerosas formas de tocarlo, siendo la mayoría de los estilos denominados con el nombre de la región de Irlanda de donde se originaron.

An Bodhrán – Las ovejas en la nieve

Aunque común en Irlanda, el bodhrán ha ganado popularidad en el mundo de la música celta, especialmente en Escocia, Bretaña, Galicia, Asturias, León, Cantabria y Terranova.


La Espiritualidad del Tambor de Marco

Todo lo que existe vibra. Por vibración se entiende la creación de ondas sonoras.  egún la Biblia en el Inicio fue el Verbo que puede traducirse como el aliento o sonido de Dios…Los humanos creamos sonidos a cada paso que damos. Creamos sonidos con nuestras manos que en contacto con el cuero, en la superficie del tambor, generan un movimiento de aire que viaja y crean ondas sonoras.

El tambor es el vehículo que nos permite conectar con el sonido primordial y diluir el pensamiento, rescatar nuestro pulso cordial, del corazón, nuestra esencia, y conectar, sintonizar con la naturaleza y el vacío.

Glen Velez

Cuatro veces ganador del premio Grammy, Glen Velez es el padre fundador del movimiento moderno de los tambores de marco y es considerado como una figura legendaria entre los músicos y el público en todo el mundo. Vélez trajo un nuevo modo de tocar a la escena musical contemporánea, creando su estilo propio inspirado por años de estudios de percusión y tambores de marco de diferentes culturas. Las virtuosas combinaciones de Velez, los movimientos de las manos, las técnicas de los dedos, junto con su original estilo de composición, que incorpora paso a paso, el tambor del lenguaje y de Asia Central canto de armónicos (cantando división de tonos), sin duda, ha abierto nuevas posibilidades para los músicos de todo el mundo, dando lugar a un cambio en la percusión moderna.


David Kuckherman

Después de estudiar con maestros tales como Glen Velez, Behnam Samani, Shotham Ramesh y Ustad Fayaz Khan creó su estilo personal, incorporando técnicas y ritmos de las tradiciones de Irán, India, Egipto, Europa, Turquía y África.
Entre otros, trabajó con Omar Faruk Tekbilek, Dead Can Dance, Levent, Vladiswar Nadishana, el conjunto de música medieval Cordatum el Ensemble Pera, la orquesta filarmónica de Sicilia y en la música contemporánea, junto con Helmut Bieler-Wendt y el trío Taner Akyol. David ha actuado y ha impartido clases magistrales en España, Irlanda, Países Bajos, Alemania, Grecia, Italia, Palestina, Túnez, Francia, Polonia, Estonia, y los EE.UU..


Layne Redmond

Layne Redmond ha seguido un camino muy inusual  en la música. Se especializa en el pequeño tambor de marco tocado principalmente por las mujeres en el antiguo mundo mediterráneo. Desde 1981 hasta 1990 actuó y grabó las primeras composiciones de tambor de marco actual con el percusionista Glen Velez. Durante este período, ha estado investigado intensamente los estilos de ejecución y la historia de la estructura del tambor en los rituales religiosos y culturales que culminaron en su libro, » Cuando los percusionistas eran mujeres». Este libro detalla la historia de cuando las mujeres eran los principales percusionistas en Mesopotamia, Anatolia, Egipto, Grecia y Roma, y también explica por qué no están hoy en día.

Redmond es reconocida como uno de los artistas más interesantes de hoy en el tambor de marco y se ha presentado en muchos festivales de música como el Touch Festival en Berlín, Seattle Bumbershoot Festival, el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres, Tambores do Mundo (tambor de fiesta en San Luis , Brasil) y como solista en 1995 en la World Wide Percusión Festival en Brasil.
Redmond es catedrática y ha enseñado y dado conferencias en numerosas ocasiones en el Internacional de percusión Artes Sociedad de Convenciones, la Asociación Nacional de Musicoterapia y en 1998 dio la conferencia magistral y el rendimiento en la octava edición del Coloquio Healing Sound.


MAS INFORMACIÓN: 

El Tambor de la Diosa

Deja un comentario