Meditación Contemplativa: Bendición al Alba

 

Namaste
Vivir cada dia en equilibrio y pureza es el más elevado bien para ti y para la Tierra.

Vivimos luchando por las cosas complicadas y olvidamos que mirar los campos es mas que suficiente para complacer a Dios.

Kalhil Gibran

Existen varias definiciones de lo que significa meditación, así como miles de técnicas de meditación: un cacao total para el aspirante que no sabe a quién seguir. Lo importante es que comiences una práctica sistemática cada día, antes de desayunar y antes de cenar. Toda la vida.

 En esta oportunidad nos referiremos a la meditación contemplativa. 

Al contemplarnos y contemplar las cosas sin emitir juicio alguno, sintiéndonos y sintiendo nuestra naturaleza y la naturaleza de las cosas, podremos reconocernos como parte de un todo más allá de una individualización como seres humanos.  Somos parte de un Todo,  de Dios, de eso no cabe duda, pero cuántas veces  somos conscientes de ello.

Orar y contemplar significa siempre no hacer nada más que eso durante el espacio destinado a la oración. Ocuparse durante el tiempo de oración en pensar en no sé qué cosas, o preocuparse en qué haré después, hace infructuosa la oración. Cuando se trata de buscar a Dios en la contemplación, el único objeto de meditación y de deseo ha de ser él y nadie más que él.

Siempre procuro despertarme antes que salga el sol y hacer mi primera meditación del dia,  tras el «Saludo al sol»  o el «Saludo al Dia»   , inició una meditación contemplativa que finalizo a través de una oración, no necesariamente religiosa, puede ser un poema, una lectura, o una fuente de inspiración de la propia contemplación.

Prefiero las oraciones  que salen del corazón libremente y expresan la sencillez de la Creación. Me suelo ayudar,  con un rosario  de cuentas, para saber después las glosas que he realizado.

Me levanto y doy gracias
Por el sol que nace y puedo ver con mis ojos,
Por los olores que danzan a mi alrededor y puedo sentir en mi nariz,
Por las cosas que me rodean y puedo tocar y acariciar con mis manos,
Por los sonidos que me envuelven y puedo escuchar con mis oídos,
Por lo que degusto y puedo saborear con mi boca.

Me levanto y doy gracias.
Puedo caminar y sostener,
Puedo sentir y hacer que sientan,
Puedo alegrarme y alegrar,
Puedo amar y que me amen,
Puedo dolerme y doler,
Puedo elegir y que me elijan.

Puedo y elijo rendirme o no,
Continuar el viaje,
Perseguir sueños,
Correr escombros,
Abrir la puerta de la vida.

Me levanto y doy gracias.
Dios me ha dado el día de hoy,
Un regalo que se me entrega para ser mimado.

Me levanto y doy gracias.

 

Levantarse al Alba… El sendero de la meditación es el sendero del esfuerzo, del servicio y de la alegría. Conectamos desde el primer momento del dia con  nuestra esencia más recóndita. Es una llamada de liberación, de libertad, de renacimiento. Renacemos cada nuevo dia, al Alba

FELIZ DIA

Una Respuesta a “Meditación Contemplativa: Bendición al Alba”

Deja un comentario