El Agua y la Energia Vital

Somos porque hay agua, somos, porque ella esta en nuestro planeta y en nuestro cuerpo, pero no es que esté, es que lo somos, dependemos de su existencia, y su calidad depende de nuestra calidad de vida, no solo en el planeta, también en nuestras células y en la de todos los seres vivos.

agua-meditar

 El agua en todas sus formas es un santuario del microcosmos.  Recordad mi hipotesis sobre  los Elementales, los conocidos antiguamente como seres feéricos o espiritus de la naturaleza, están muy relacionados con las bacterias y  la microbiología. Convencidisima que existen microrganismos con mente colmena, tan inteligentes o mas que los humanos , incluso están en nuestro interior, en todas partes donde el elemento agua existe y por tanto en contacto constante con la energía vital.

La idea principal seria que la energia vital desplazada por el agua en sus multiples formas, se encuentre con el agua del cuerpo humano y asi lograr armonia y paz en uno mismo.

«Olvidamos que el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno mismo».
Jacques Y. Cousteau.

EL AGUA ESTÁ VIVA, Y TIENE MEMORIA 

creencias

Al no beber el agua necesaria nuestro cuerpo envejece, nuestras células se deterioran y nuestros órganos dejan de funcionar. Pero ¿podemos darle un poder “milagro” al agua, ¿Es verdad que tiene memoria? ¿Podemos con nuestra intención convertirla en “algo más”?

El agua en la naturaleza no solo es H2O.  El agua y su energía es protagonista de numerosos ritos religiosos. Se sabe de infinidad de ceremonias ligadas al agua. El cristianismo, por ejemplo, ha atribuido tradicionalmente ciertas características al agua bendita. Existen otros tipos de agua que, después de cierto proceso, adquieren propiedades, como el agua vitalizada.

En el sintoísmo el agua es empleada en casi todos los rituales para purificar una persona o un lugar, como es el caso del ritualmisogi. El agua es mencionada 442 veces en la Nueva Versión Internacional de la Biblia y 363 veces en la Biblia del rey Jacobo: Pedro 2:3-5 establece, «Estos ignoran voluntariamente que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste».

La emisión de esta energía es variable y es por esto que la armonía vital depende de los lugares en que nuestro organismo se nutre de dicha energía. Los santuarios de las antiguas representantes de la diosa madre o Madre Tierra eran lugares teluricos relacionados con fuentes importantes de esta energía ligada al agua. Lugares de sanación y curas milagrosas. La Virgen Maria , en sus apariciones siempre mantiene un contacto o relación con el agua curativa .

Muchas religiones también consideran que algunas fuentes o cuerpos de agua son sagrados o por lo menos favorecedores; y algunos ejemplos incluyen: la ciudad de Lourdes de acuerdo con el catolicismo, el río Jordán (al menos simbólicamente) en algunas iglesias cristianas, el pozo de Zamzamen el islam, y el río Ganges en el hinduismo y otros cultos de la región. En la mitología celta, Sulis es la diosa de las aguas termales; en el hinduismo, el Ganges es personificado por una diosa, y según los textos Vedas la diosa hindú Sárasuati representa al río del mismo nombre.

Se suponía que el aqua vitae era un lixiviado (liquido) del compuesto sólido resultante de la Gran Obra, que era la piedra filosofal o piedra de transmutación. A esta aqua vitae se le atribuyó —para la imaginería profana— la propiedad de transmutar «el plomo hombre» en el «oro hombre filosófico», y así fue reconocida como el elixir de la eterna juventud.

Nuestro propio cuerpo está compuesto en un 70 por ciento de agua. Y la superficie de la tierra es también un 70 por ciento de agua.   De un modo u otro, todas las formas de vida conocidas dependen del agua. El agua actúa como un disolvente de los enlaces entre átomos, reduciendo el tamaño de las moléculas (como glucosas, ácidos grasos y aminoácidos), suministrando energía en el proceso. En próximos ejercicios prácticos podemos ver la prueba de que el agua, lejos de estar inanimada, está realmente viva y responde a nuestros pensamientos y emociones. Quizá, habiendo visto esto, podamos comenzar a entender realmente el imponente poder que poseemos al elegir nuestros pensamientos e intenciones, para sanarnos a nosotros mismos, así como a nuestro medio ambiente.

Pero esto solo será posible si creemos.

Masaru Emoto (江本 勝 Emoto Masaru’?, Yokohama, 22 de julio de 1943− Tokio, 17 de octubre de 2014) fue un autor japonés conocido por sus controvertidas afirmaciones de que las palabras, oraciones, sonidos y pensamientos dirigidos hacia un volumen de agua influirían sobre la forma de los cristales de hielo obtenidos del mismo. Según Emoto, la apariencia estética de los cristales dependería de si las palabras o pensamientos sean positivos o negativos.

«Los mitos y la ciencia cumplen una función similar: ambos ofrecen a los seres humanos una representación del mundo y de las fuerzas que se supone que lo gobiernan. Ambos fijan los límites de lo que se considera como posible».

François Jacob, biólogo francés.

Deja un comentario