Los Mantras, generalidades

El sonido es la esencia de la divinidad, es la esencia de nuestro ser, de nuestra alma, de nuestro corazón. En todas la tradiciones ancestrales se ha utilizado el sonido para elevar el alma y conectar con otros planos de conciencia y de conocimiento y lo más importante para la realización personal, la unión con Dios o el Ser. Cantos sagrados, oraciones, mantras, música, poesía, bailes y movimientos de poder, sin olvidar el silencio que es otra forma de vibración y los colores frecuencias percibidas por nuestros ojos.

Un mantra (मन्त्र en alfabeto devanagari) es una palabra sánscrita que se refiere a sonidos (sílabas, palabras, fonemas o grupos de palabras) que, según algunas creencias, tienen algún poder psicológico o espiritual. Los mantras pueden tener o no significado literal o sintáctico

Un mantra es un «instrumento para la mente», según su significado en sánscrito, y suelen ser sílabas o grupos de palabras cortas con un significado especial que se repiten constantemente. Al repetirlo, la mente se va enfocando y concentrando, y de ahí su utilidad. Existen numerosos mantras.

La primera aparición de la palabra mantra se encuentra en el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. C.). Allí significaba ―como ‘instrumento del pensamiento’― ‘oración, ruego, himno de adoración, palabra aplastante, canción’.

En el budismo tibetano, se considera que cada mantra corresponde a un cierto aspecto de la iluminación. Se recita para identificarse con ese aspecto de la mente iluminada. Por ejemplo, el conocido om mani padme hum corresponde a la compasión. Se traduce: ‘¡Oh, joya en el loto!’, siendo originalmente el célebre mantra om el símbolo sonoro correspondiente al Brahman, aunque tal mantra pasó a ser parte de una célebre frase budista.

El Mantra OM ॐ  es el sonido primordial creador, del que todo el Universo se ha manifestado. Es el sonido más cantado entre todos los sonidos sagrados de la tierra. Se considera como el sonido de la existencia, de la energía cósmica, y el mantra raíz de todos los mantras. En la mayoría de los Mantras, se encuentra presente el sonido OM (AUM)

Según la tradición, cada cosa o ser manifestado surge de una Vibración Primordial, que es simbolizada por la vibración del Om.

El poderoso sonido de los Mantras.

Mantra es una palabra de origen sánscrito, que está formada por los términos manaḥ y trāyate, que se traducen como mente y liberación, respectivamente, de ahí se dice que un mantra es un instrumento para liberar la mente del flujo constante de pensamientos que la confunden. Un mantra puede ser una sílaba, una palabra, una frase o texto largo, que al ser recitado y repetido va llevando a la persona a un estado de profunda concentración (dhāraṇā).

Los mantras son como pequeñas fórmulas energéticas. Mientras las cantamos, creamos patrones vibratorios específicos en nuestro campo electromagnético. El sonido de un Mantra es tan valioso como lo es su significado.

De acuerdo a tradiciones sagradas budistas e hinduistas existen ciertas palabras sacrosantas que tienen el poder de conectarnos con la real naturaleza de la mente y con una Conciencia Suprema. Los seguidores de los mantras reportan que sirven para construir barreras poderosas en contra del mal y de lo negativo, así como desarrollar y aumentar la espitualidad. También se cree que los mantras generan una vigorosa energía que se puede canalizar para alcanzar el amor, la plena libertad y la felicidad.

Los mantras  son repeticiones retóricas con las que se pretende acercarse a una divinidad y alabarla; de esta forma, cada que se pronuncie una palabra, será para poder estar más cerca del estado en el que se encuentra esa deidad o ese ser elevado de conciencia que escucha a quien le recita con fervor aquello que considera una plegaria o una forma correcta de alabanza.

Deben decirse cierto número de veces para conseguir su objetivo; al practicarse de manera continua se logran efectos importantes en la mente, como la concentración y su elevación, transformando la vida de todos aquellos que los pronuncian.

A la práctica de cantar o recitar el mantra (ya sea a viva voz o mentalmente) se le conoce como yapa. Se suele cantar 108 veces usando un mala (rosario hindú), aunque lo podemos cantar el número de veces que queramos.

La práctica del rezo repetitivo está presente en varias formas dentro de la mayoría de las religiones del mundo, aunque las religiones de India generalemente dan más énfasis a esta como una disciplina específica.

La recitación no es meditación, es vocalización. Para ello debemos adoptar una posición corporal confortable para realizarla, aunque también se puede incorporar a la caminata recitando una sílaba con cada pisada. También podemos recitar el mantra cuando estamos en una situación o zona peligrosa.

El objeto mental que debemos internalizar es la imagen de la flor de loto.

El mantra actúa como una herramienta que ayuda a liberar la mente del flujo constante de pensamientos. Gracias a la repetición del mantra, la persona ingresa en un estado de concentración profunda. La meditación, con la ayuda de la mantra, permite que el sujeto concentre su atención en su propia conciencia, en un pensamiento o un objeto externo.

La mayoría de Mantras están escritos en Sánscrito o lenguas antiguas practicadas en templos y lugares sagrados. Y sería el equivalente a ciertas oraciones practicadas en religiones tales como la Cristiana o la Musulmana.

Asimismo, el término mantra identifica al conjunto de versos y prosas que son consideradas como una oración que sirven para alabar a los dioses. La forma pagana o cristiana de los mantras hinduistas o budistas son las letanias

Cuando pronunciamos una palabra estamos conectando con las emociones y los significados que esa palabra lleva consigo. Y cuando recitamos un mantra estamos haciendo lo mismo, usando el poder de la palabra con toda la carga emocional y espiritual que le acompaña. Y al invocar a deidades en realidad estamos conectando con la fuerza energética que esa deidad en concreto nos está aportando.

En el budismo tibetano, se considera que cada mantra corresponde a un cierto aspecto de la iluminación. Se recita para identificarse con ese aspecto de la mente iluminada.

Por ejemplo, el conocido om mani padme hum corresponde a la compasión. Se traduce: ‘¡Oh, joya en el loto!’, siendo originalmente el célebre mantra om el símbolo sonoro correspondiente al Brahman, aunque tal mantra pasó a ser parte de una célebre frase budista.

El mantra más popular del budismo es “om mani padme hum”, que corresponde a la compasión. Su traducción más frecuente es “La joya en el loto”. Los budistas sostienen que las seis sílabas de este mantra se vinculan con la dicha o la meditación (om), la paciencia (ma), la disciplina (ni), la sabiduría (pad), la generosidad (me) y la diligencia (hum).

Ciertas tradiciones budistas indican que el mantra sólo tendrá efecto si su recitación es autorizada o supervisada por un lama o gurú. Para algunos líderes como el Dalai Lama, el mantra “om mani padme hum” siempre es útil pero quien lo recita debe pensar en su significado.

Entre los hinduistas, uno de los mantras más conocidos es “om namah shivaia” que suele traducirse como “Reverencias a Shivá” (un dios).

Al cantar mantras   en las practicas de yoga muchos piensan que es parte del ejercicio  y los hace mas espirituales, pero estos cantos o mantras tienen un significado muy poderoso y bello. Conocer su significado te abre a otra parte del conocimiento universal, también evita que entones mantras esotéricos (los hay) o dirigidos a divinidades, que al no ser universales, pueden tener connotaciones alejadas de tus creencias personales.

“Si quieres conocer los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración”.  Nikola Tesla


MAS INFORMACIÓN: 

CATEGORIA : MANTRAS


 

Una Respuesta a “Los Mantras, generalidades”

Deja un comentario