Para ver el Mundo en un Grano de Arena

manos con arenaTo see a World in a Grain of Sand
And a Heaven in a Wild Flower,
Hold Infinity in the palm of your hand
And Eternity in an hour.

Para ver el mundo en un grano de arena
y el cielo en una flor silvestre
abarca el infinito en la palma de tu mano
y la eternidad en una hora.

Para el poeta, pintor y grabador romántico inglés, William Blake (1757 – 1827), el ser humano es, sobre todo, una realidad espiritual, «una forma y órgano» por el cual, Dios «reside en el pecho» de cada individuo. Frente al materialismo que abstrae y generaliza, que elabora porcentajes y estadísticas, Blake reivindicaba el detalle, lo concreto, lo singular, la diferencia, el carácter sagrado de toda vida humana; frente al materialismo que sólo cree en aquello que percibe por sus cinco sentidos, Blake postulaba una purificación de las «puertas de la percepción» que nos permita verlo todo tal como es, infinito y eterno. Su poesía denunciaba el corazón narcisista del mundo entero, productor de seres que vagan perpetuamente insatisfechos, cegados por una idea de progreso y bienestar material que pospone infinitamente la plenitud o la consumación vitales.

Para ver el Mundo en un Grano de Arena
Y el Cielo en una Flor Silvestre:
Abarca el infinito en la palma de tu mano
Y la Eternidad en una hora
Un Petirrojo en una Jaula
Ocasiona Furia en todo el Cielo.
Cada aullido del Lobo y el León
Levanta del Infierno a un Alma Humana.
El cruel Muchacho que mata a la Mosca
Será aborrecido por la Araña.
No mates a la Polilla ni a la Mariposa
Pues el Juicio Final acercarás.
Una Verdad dicha con malas intenciones
Es peor que todas las mentiras juntas que puedas inventar.
Está bien que sea así:
El Hombre fue creado para el Júbilo y la Aflicción
El Júbilo y la Aflicción están finamente tejidas
Siendo para el Alma Divina un Atuendo.
Bajo cada pena y cada padecimiento
Corre un júbilo de hilo de seda.
Cada Lágrima de Cada Ojo
Se convierte en una Criatura en la Eternidad.
Aquel que se burla de la Fe infantil
Será burlado en la Vejez y en la Muerte.
Aquel que enseñe al Niño a Dudar
De la Tumba putrefacta nunca saldrá.
Aquel que respeta la Fe infantil
Triunfa sobre el Infierno y la Muerte.
Los Juguetes del Niño y las Razones del Viejo
Son los frutos de las dos estaciones.
Aquel que Duda de lo que ve
Nunca creerá, que haga lo que quiera.
Si el Sol y la Luna dudasen,
Inmediatamente se apagarían.
Para estar en una Pasión puede que hagas el Bien,
Pero no hay nada qué hacer si una Pasión está en ti.
Cada Noche y cada Mañana
Algunos nacen para la Miseria.
Cada Noche y cada Mañana
Algunos nacen para la dulce delicia.
Algunos nacen para la dulce delicia,
Algunos nacen para la Noche Interminable.

William Blake (1757-1827) 

Deja un comentario