Carlos Castaneda, “ El Cuervo de la Nueva Era”

  carlos-castaneda-the-teachings-of-don-juan

Carlos Castaneda, cuyo nombre original es Carlos César Salvador Arana Castañeda (Cajamarca, Perú, 25 de diciembre de 1925-Los Ángeles, 27 de abril de 1998), fue un antropólogo y escritor peruano nacionalizado estadounidense, autor de una serie de libros que describirían su entrenamiento en un tipo particular de nahualismo tradicional mesoamericano, al cual él se refería como una forma muy antigua y olvidada.

No tuve la menor dificultad en despertar la sensación correspondiente a cada una de sus órdenes. Percibí cómo me crecían patas de ave, débiles y vacilantes al principio. Sentí una cola salir de mi nuca y alas de mis pómulos. Las alas estaban profundamente plegadas. Las sentí brotar por grados. El proceso era difícil pero no doloroso. Luego, parpadeando, reduje mi cabeza al tamaño de un cuervo. Pero el efecto más asombroso se llevó a cabo con mis ojos. ¡Mi vista de pájaro!

Carlos Castaneda : Las Enseñanzas de don Juan

Carlos Castaneda fue un brujo caótico. Aprendio de muchos chamanes indigenas y utilizo estos conocimientos para potenciar sus intereses económicos y egolatras.  Apodado “Padrino de la Nueva Era”, para algunos el embaucador literario más exitoso del siglo XX.

Sus 12 libros, supuestamente basados en encuentros con un misterioso chaman indígena, don Juan, convirtieron al autor, un estudiante graduado en antropología, en una celebridad mundial.   Bajo la tutela de don Juan, Castaneda consumió peyote, habló a los coyotes, se convirtió en un cuervo y aprendió a volar.  Todo esto ocurrió en lo que don Juan llamó “Una realidad aparte”.

La producción literaria de Castaneda puede dividirse, básicamente, en dos etapas: una bajo la influencia directa de Don Juan, que se compone por una tetralogía: Las enseñanzas de Don Juan (1968), Una realidad aparte (1971), Viaje a Ixtlan (1973) y Relatos de Poder (1975); y otra donde Castaneda ya se ha convertido en brujo, haciendo de maestro entre sus propios discípulos y, literalmente, reajustando las enseñanzas de Don Juan.

Sus libros, que tienen un carácter sincrético ya que son mezcla de autobiografía,  alucinógenos,  rituales toltecas, misticismo y religión, han tenido un tremendo éxito de ventas, tanto que hoy en día son traducidos a los más variados idiomas del mundo.

Su primer libro fue, Las Enseñanzas de Don Juan, cuyo propósito inicial era ser un trabajo de campo de Antropología para la universidad pero que, poco a poco, se convierte en otra cosa completamente distinta. Este trabajo consistía en una inmersión de campo en Sonora, México, con el objetivo de estudiar el uso de plantas psicotrópicas por los chamanes yaquis, los aborígenes de esa zona del país. En él vemos como Castaneda se somete a la instrucción de Don Juan para llegar a ser un nahual, es decir, un brujo con la capacidad de convertirse en un animal a su voluntad.

El segundo libro «Una Realidad Aparte», narra las experiencias subjetivas de Castaneda con dichas plantas. A pesar de las contradicciones y las experiencias aparentemente imposibles que Castaneda describía, la UCLA publicó varios de sus obras referentes a las enseñanzas de Don Juan. El Departamento de Antropología le dio un doctorado en 1973 por su tercer libro, «Viaje a Ixtlán»,  y dicho libro le convirtió en millonario.

Mencionar que el personaje descrito por Castaneda no es un chamán en el sentido tradicional del término -o sea, una persona que se dedica a realizar sesiones en bien de la comunidad, o para sanar-, sino que representa una ‘persona de conocimiento’ que sigue su propio camino personal para descubrir y entrenarse, empleando plantas u otras técnicas, en su relación con el mundo, con su parte invisible y misteriosa.

Sus primeros libros parecen tener un mayor fundamento en la cultura de los Nativos Americanos, específicamente en lo que respecta al uso del peyote o a la aparición de fenómenos paranormales de metamorfosis. Estas aventuras con Don Juan, el carismático indio yaqui que lo adoptaría como aprendiz de brujo y le enseñaría las técnicas necesarias para pasar a otros mundos en una “realidad aparte”, esas experiencias iniciales relacionadas con el uso de plantas psicotrópicas y la guía del chamán, resultan completamente disímiles de las experiencias relatadas en los últimos libros del autor, cuya compleja trama de personajes y conceptos místicos es comparable a inteligentes elucubraciones de ciencia ficción., pese a que Castaneda siempre insistió en  no haber inventado nada.

Nadie jamás vio a Don Juan (supuestamente un descendiente de los toltecas). No había fotos ni grabaciones ni testigos. Castaneda decía que estuvo en la región durante un total de nueve años con un indio Yaqui, pero al volver era evidente que no había aprendido nada sobre la fauna y flora del desierto ni una sola palabra en el idioma yaqui para nombrarlas. Tampoco  sabía nada de su cultura y creencias. En sus libros Castaneda habla de subir árboles que no se pueden escalar y acechar a animales que no se pueden acechar. Andaba durante horas con un calor de 100 grados o más, y decía que le gustaba sentir las cálidas lluvias de invierno en un desierto donde las lluvias invernales siempre son terriblemente frías. Nunca pudo mostrar ninguna de las drogas alucinógenas que decía haber usado (setas psilocibias), y que en realidad no crecían en esa región. Y, peor aún, se negaba a dejar que otros antropólogos leyesen sus apuntes de campo.

Es evidente que muchas de las enseñanzas de los curanderos mexicà no las entendió , por ejemplo el tema del vació. que forma parte de la Rueda de Medicina y el Cuervo. No entendió o no supo explicar que era una metáfora de los ancestros indígenas para comprender como funciona la psique , tal como si explica Jung .en el Arquetipo de la Sombra y el Cuervo. En mi caso , espero lograrlo en este artículo.

VER:  El Espíritu del Cuervo. Transformador, embustero y “creador”

En 2002, una mujer de Taos, N.M., Janice Emery, una seguidora de Castaneda y asistente de taller, saltó hacia su muerte en el barranco de Río Grande. No ha sido el único suicidio de sus seguidores. La confusión  pudo haber estado basada en la escena final de “Cuentos de poder”, en qué Carlos salta de un acantilado hacia el nagual. La escena se recontó más adelante en varias versiones. En su libro de 1984, “El fuego interno”, Castaneda escribió: “No morí en el fondo de ese barranco – y ni los otros aprendices que habían saltado antes – porque nunca lo alcanzamos; todos nosotros, bajo el impacto de un acto enorme e incomprensible tal como saltar hacia nuestras muertes, movimos nuestros puntos ensamblados y los ensamblamos en otros mundos”. Pura fantasia. ¿Castaneda realmente creyó esto? Cuando tienes miles de ojos que te miran con adoración  tras de ti, y tus bolsillos se llenan sin parar, comienzas a creer  que eres dios.

Un dios avaricioso y sin empatia. La magia natural sin ese don era imposible para Castaneda.  Ya explique en un post sobre el reiki  que la empatia es la llave que abre el acceso a la energia vital del planeta. El dinero es un lastre y la avaricia bloquea la conexión espiritual. Lo habréis notado a lo largo de los Evangelios: Jesús no hace milagros en beneficio propio.  Su poder provenia del amor y la empatia hacia los demás que le permitía el acceso al Espíritu Santo (la energia creativa y evolutiva del planeta) Igual actúan los auténticos chamanes para acceder al Gran Espíritu. Maria Sabina vivia de forma humilde y solo aceptaba donativos por sus servicios como curandera de su pueblo.

Castaneda o bien era un fraude en sus practicas o bien era un brujo caotico. El riesgo de usar alucinogenos esta en que pueden abrir brechas en la psique (abre el velo) lo que permite el acceso y control de la conciencia a entidades del inframundo.   Los psiquiatras lo llaman psicosis, los chamanes y religiosos, posesión.

Es un hecho psicológico que cuanto mayor es la luz mayor es la obscuridad, cuanto más conscientes somos de nuestro potencial más responsables debemos ser con respecto al mismo haciéndonos al mismo tiempo conscientes de que tenemos en la misma proporción un potencial que hace daño.

Richard Jennings, un abogado que se convirtió en alguien estrechamente vinculado con Castaneda en los 90, explica en una entrevista de la Revista Times: «Regularmente nos decía que él era nuestra única esperanza», dijo Jennings. “Se suponía que todos juntos, “haríamos el salto”, cualquiera cosa que eso significara”. ¿“Sabía Jennings lo que significaba? “No lo sabía completamente”, dijo. “Él lo describía de diversas maneras. De la misma forma que las brujas. Parecía ser que era para lo que vivíamos, algo que nos prometieron”.

Castaneda creo confusión y caos en sus seguidores, no tenia nada de sanador y si mucho de sádico y embaucador como cuando recomendaba físicamente lanzarse al vació, de ahi tantos suicidios a su alrededor. Eso tiene poco de bromista cósmico , como alguien le definió.

44448774225_n
El embaucador alado incitando a Jesús a saltar al vacio

Jesús también se vio tentado por Satanas , en el desierto, a lanzarse al vacio literalmente, sin embargo su sabiduría le llevo a rechazar la tentación. Jesús ayuno para alcanzar la gnosis, igual que Buda la iluminación. Los Grandes Maestros no usaron drogas para alcanzar el conocimiento.

VER:  La Vacuidad. El vacío de la mente y el ego

El salto al vació es una técnica de imaginación activa, por supuesto no corporea, un ejercicio de meditación contemplativa que enseñare próximamente.  Suelo practicar el salto al vació, pero es una forma de trabajar la Rueda de  Medicina, mi cuerpo nunca sale del circulo de protección, dentro del cual lo dejo a buen recaudo, inamovible. Y por supuesto las meditaciones y proyecciones mas trascendentes las alcanzo en estado de ayuno o utilizando mantras o palabras de poder repetitivas,  mi única droga es un te de hierbabuena o shiva (artemisa) al finalizar la sesión para recuperar la actividad cerebral adecuada y rehidratarme.

«Las Enseñanzas» es en gran medida un diálogo entre don Juan, el maestro, y Carlos, el aprendiz, marcado por la ingestión de mezclas a base de hierbas y hongos cuidadosamente preparados.  Carlos Castaneda promovio con ello, el uso de drogas psicodelicas o chamanicas (peyote) para alcanzar el estado de conciencia alterada y ahorrar trabajar la meditación y la vacuidad (el autentico vació) que practican los budistas. Todo esto me recuerda a la leyenda urbana que circuló en la contracultura de la droga de los setenta que decía que las cascaras de plátano, una vez secadas y fumadas, ponían al consumidor en un estado de subidón alucinógeno. Era lo que Castaneda vendía, un subidón alucinógeno y místico a una juventud desorientada que acabara siendo suicidas en potencia o pacientes de psiquiatricos.

«Viaje a Ixtlán» la tercera entrega de la serie en la que Carlos Castaneda describe las enseñanzas de don Juan Matus, es considerada por muchos de los lectores de la tetralogía como la más valiosa. Porque es en este texto donde se desprende de los alucinógenos y psicotrópicos como único medio para acceder a realidades distintas: se deja conducir hacia otras formas de percepción sin necesidad de consumir sustancia alguna.

El problema con Castaneda es obvio: hay personas que lo leen creyendo que se trata de un documento verídico y objetivo.  Este párrafo del primer libro «Las enseñanzas de Don Juan» muestra en un tono académico los rituales que Don Juan realiza para la preparación y consumo de las sustancias que va a usar

«Don Juan usó, por separado y en distintas ocasiones, tres plantas alucinógenas: peyote (Lophophora williamsii), toloache (Datura inoxia syn. D. meteloicles) y un hongo (posiblemente Psilocybe mexicana). Desde antes de su contacto con europeos, los indios americanos conocían las propiedades alucinógenas de estas tres plantas. A causa de sus propiedades, han sido muy usadas por placer, para curar, en la brujería, y para alcanzar un estado de éxtasis. En el contexto específico de sus enseñanzas, don Juan relacionaba el uso de la Datura inoxia y la Psilocybe mexicana con la adquisición de poder, un poder que él llamaba un «aliado». Relacionaba el uso de la Lophophora williamsii con la adquisición de sabiduría, o conocimiento de la buena manera de vivir.»

El uso de drogas es un truco, no es una regla para alcanzar el trance. El uso de hongos como tratamiento ancestral, gracias a la chamana Maria Sabina y a Gordon Wasson su descubridor, hoy estan sintetizados en un medicamento que permite su uso bajo control medico. Maria Sabina murió dolida que sus «Niños Santos» fueran usados con fines recreativos. Pocos chamanes quedan que sepan usarlos directamente como hacia Maria Sabina en sus sesiones de sanación. Maria Sabina fue un respetada chaman que mantuvo las viejas tradiciones hasta que Wason como  científico las valido. Mi mayor deseo es que la ciencia valide las tradiciones ancestrales que son útiles a la humanidad y no se pierda la sabiduría empírica de los pueblos nativos y las tradiciones ancestrales.

Carlos Castaneda nunca demostro la existencia de Don Juan, ni mostro pruebas de las practicas que dijo le enseño. ¿Fue la obra de Castaneda basada en hechos reales, o fue más bien el sagaz producto de un escritor oportunista?

El escepticismo aumentó en 1972 después de que Joyce Carol Oates, en una carta al New York Times, expresara el desconcierto de que un revisor hubiera aceptado los libros de Castaneda como no ficción. El siguiente año, Time publicó una historia de portada que revelaba que Castaneda había mentido ampliamente sobre su pasado. Durante la siguiente década, varios investigadores, el más importante Richard de Mille, hijo del legendario director, trabajaron incansable para demostrar que el trabajo de Castaneda era un fraude. De Mille también destapó numerosos casos de plagio. “Cuando don Juan abre su boca”, escribió, “salen las palabras de escritores particulares”. Su compilación de 1980, “The Don Juan Papers”, incluye un glosario de 47 páginas de citas de don Juan y sus fuentes, extendiéndose de Wittgenstein y de C. S. Lewis a artículos en oscuras revistas de antropología.

Juzgado por la revista Time como el “Padrino de la nueva era”, Castaneda fue la encarnación literaria de la era de Woodstock. Time publicó una historia de portada que revelaba que Castaneda había mentido ampliamente sobre su pasado, aunque al principio le había dedicado elogiosas criticas como autor:

“En verdad, aunque el hombre es un enigma envuelto en misterio envuelto en una tortilla, el trabajo es bellamente lúcido. La historia de Castaneda se desenvuelve con un poder narrativo que no alcanzan otros estudios antropológicos. (…) En todos los libros, pero especialmente en Viaje a Ixtlan, Castaneda hace experimentar al lector la presión de los misteriosos vientos y el estremecimiento de las hojas durante el crepúsculo, el alerta peculiar del cazador acerca del olor y el sonido, el áspero chaparral de la vida india, la cruda fragancia del tequila y el sabor fibroso y vil del peyote, el polvo en el auto y lo impresionante del vuelo de un cuervo. Es un entorno supremamente concreto, repleto de significados animistas”. (Revista Times)

Para muchos, aunque irreal, el mensaje de Castaneda está bellamente narrado. Los primeros libros con don Juan han servido como método de inspiración a incontables personas a lo largo de los años. La filosofía y las enseñanzas del sabio indio están impregnadas de un romanticismo y un dramatismo literario que las hace difícilmente olvidables. Hay quienes creen a pie juntillas que las experiencias de Castaneda son reales de principio a fin y las defienden con fanatismo. Y también están aquellos que las atacan con igual vehemencia.

Castaneda, quien desapareció de la vista pública en 1973, el año en que Time lo desenmascaró, comenzó en la última década de su vida a organizar a un grupo reservado de seguidores devotos. En los años 90, Castaneda dijo a sus seguidores que, tal como don Juan, no moriría – sinó que ardería en el fuego interno, se convertiría en una bola de luz y ascendería a los cielos.

En 1993 empezó a hacer entrevistas públicas para vender una nueva técnica chamánica: un sistema de movimientos mágicos que él llamaba “pases mágicos,” o “tensegrity.” , una técnica  que según él había sido aprobada por 25 generaciones de chamanes toltecas. Mientras en los primeros libros Don Juan apenas hace algunas referencias aisladas a la postura de las manos, un modo especial de mirar bizqueando y una peculiar manera de desplazarse llamada marcha de poder, presenta casi al final de su obra una supuesta serie de movimientos corporales y respiraciones enseñadas por Don Juan a él y a tres mujeres de su propia partida. Los cursillos de tensegridad que Castaneda dio no eran baratos (costaban entre 200 dólares y 1000 dólares) pero atraían a cientos de alumnos que también compraban los videos y las camisetas que la empresa de Castaneda vendía en grandes cantidades. Las prendas llevaban las palabras “La magia está en el movimiento.”

 En el verano de 1997, se le diagnosticó un cáncer de hígado. Dado que se suponía que los brujos no enfermaban, su enfermedad sigue siendo un secreto celosamente guardado. Mientras que las brujas probaban desesperadamente tratamientos tradicionales y alternativos, los talleres continuaron como si no pasara nada (aunque a menudo Castaneda no estaba allí).

En abril de 1998, Geuter filmó al círculo íntimo empacando las cosas de la casa. A la semana siguiente, a los 72 años, Castaneda murió. Fue incinerado en el tanatorio de City Culver. Nadie sabe qué fue de sus cenizas. Cinco de sus brujas más cercanas se quitaron la vida inmediatamente. Otras, simples lectoras, se suicidaron más tarde emulando los relatos de sus libros. Sus “brujas” más cercanas permanecen desaparecidas, y antiguos miembros, ofreciendo nuevos detalles, creen que las mujeres pudieron suicidarse. Citan las observaciones que realizaron poco antes de desaparecer, y la recurrencia del tema del suicidio en las reuniones privadas del grupo. El logro de trascendencia a través de una muerte noblemente elegida, según ellos, había sido durante mucho tiempo el centro de sus enseñanzas.

Envueltos en controversias, los libros se siguen vendiendo y la tensegridad continúa a pesar de la desaparición de sus líderes. Es evidente que los libros publicados son su mayor aporte, su obra, ya que los ejercicios de llamados pases mágicos o tensegridad se parecen a ejercicios de artes marciales y no a ejercicios de chamanes o danzantes antiguos. Más sorprendente resulta el hecho de que no se hayan encontrado evidencias de este tipo de movimientos entre los indios mesoamericanos.

Pero incluso si los libros de Castaneda son puramente ficticios y con una gran calidad narrativa, etiquetarlos completamente como fraudes podría impedir contemplar una perspectiva más amplia, contienen muchas verdades a medias o malinterpretadas, que ojos expertos saben diferenciar. Mi aproximación al trabajo de Castaneda comprende dosis equivalentes de asombro y de cauteloso escepticismo.

Lo que se le crítica a Castaneda es que siempre pretendió vender la idea de que la existencia de Don Juan , enseñanzas y practicas eran reales. Ciertamente se pueden encontrar fragmentos de enseñanza o sabiduría en sus libros, citas y frases de Don Juan que hacen reflexionar y podrían ser una guia, mas alla del uso de los psicotropicos y la parte fantástica de las experiencias.  Pero la mayoria de frases espirituales o filosoficas son de autores clasicos; por ejemplo Las enseñanzas de don Juan, usa la metáfora «camino con corazón», pero el término y el contexto son casi idénticos a lo escrito por el samurai Miyamoto Musashi en El libro de los cinco anillos, donde se habla literalmente de «camino del guerrero» y se expone que debe llevarse hasta el final.

Recomiendo el trabajo de Timothy Knab en «La guerra de los brujos de la Sierra de Puebla» es mucho más riguroso y aproximativo al fenómeno real de la brujería y el nahualismo mexicano que el de Castaneda. Sobre todo porque el caso fue real y el autor es un antropólogo riguroso en la investigación, y acreditado con conocimientos de náhuatl y experiencia en el tema.

Y un basico: El héroe de las mil caras (en original en inglés The Hero with a Thousand Faces) es un libro publicado en 1949 por el mitógrafo estadounidense Joseph Campbell que trata el tema del viaje del héroe, o monomito, un patrón narrativo que se ha encontrado en las historias y leyendas populares y que he descubierto entrelineas del los posteriores libros de Castaneda y «su» guerrero.


FUENTES:

  • Wikipedia: Carlos Castaneda
  • Guerra de Brujas: Un viaje al mundo oculto de los aztecas contemporáneos, por Timothy J. Knab (1993)
  • http://sustainedaction.org/Spanish_pages/guerra_de_brujas.htm
  • La vida secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, brujo, espía, profeta. El Ojo Crítico (2018)
  • https://encrucijadapagana.files.wordpress.com/2016/06/el-oscuro-legado-de-carlos-castaneda-robert-marshall-2007.pdf
  • https://pijamasurf.com/2010/10/una-de-las-pocas-entrevistas-que-concedio-carlos-castaneda/
  • http://sustainedaction.org/Spanish_pages/guerra_de_brujas.htm
  • http://cmas.siu.buap.mx/portal_pprd/work/sites/escritos/resources/LocalContent/32/1/julioglockner.pdf
  • https://lemutantdiplomatique.files.wordpress.com/2012/12/lmd_0_2a_ed.pdf

2 Respuestas a “Carlos Castaneda, “ El Cuervo de la Nueva Era””

  1. Un extraordinario nagual, maestro de maestros y el escritor en español más grande de todos los tiempos. Mostró al mundo la propuesta filosófica, conciencial, perceptual y energética más importante de toda la Historia. Carballal, un pinche tiranito resentido, busca difamarlo, aunque en su defensa podemos asegurar que realmente no es él conscientemente, pues los Inor son los que lo mueven como títere.
    En este link, me dedico a diseccionar la enorme cantidad de errores, descontextualizaciones e intentos de difamar al Nagual. Lee y ten un contrapeso para que te formes un criterio más amplio y claro.
    https://linajenagual1723.blogspot.com/2018/12/el-abogado-de-castaneda-01-04.html

    1. Lo lamento, pero no comparto su opinión.

      Carlos Castaneda, supo convertir sus libros en best seller. Vendió 20.000.000 de ejemplares en 21 idiomas y se hizo millonario. Es lo unico que tuvo de original sus enseñanzas: «como hacerse rico fantaseando experiencias mágicas» Hizo creer a millones de personas que Don Juan, el brujo yaqui que supuestamente conoció un buen día en una estación de autobuses, según relata en la excelente novela ‘Las enseñanzas de Don Juan’, existió realmente y lo inició en los misterios de un linaje de brujos toltecas que acechaban, dominaban el arte de ensoñar y podía acceder a la Otra Realidad dando un salto al vacío

      Y eso, sin aportar ninguna validez demostrable, pese a ser antropologo y tener la Universidad de UCLA que le apoyaba. Se les fue de las manos, Ni en su primer ‘ensayo’ ni en los siguientes facilita ni una grabación ni una nota de su trabajo de campo, argumentando que tomó apuntes de memoria o utilizando un truco que consistía en anotar directamente en un papel que guardaba en su bolsillo durante sus encuentros con Don Juan Matus, el indio yaqui. Con vocación a novelista, Castaneda sacrifico su formación científica y se convirtió en un profeta. Más que eso, en un Mesías para muchos.

      El mundo sobrenatural del nagual que creo Carlos Castaneda puede ser muy atractivo porque tiene un sello de autenticidad ancestral. Pero por muy fascinante que sea este mundo, es bueno mantener un espíritu crítico y eso nos puede proteger de situaciones dramáticas, a veces irreversibles, como practicar el salto al vacío literalmente, tal como enseñaba, y que llevo al suicidio a muchos de sus seguidores.

      Y con ello, no niego que hubo verdades en sus escritos. Uso ramas de la mística de la época que fuese, se inspiro en ramas de la filosofía, desde el taoísmo hasta el existencialismo, utilizo la estructura tradicional del chamanismo, desde Eliade hasta Wolf, más el conocimiento del acceso a los estados alterados de conciencia a través de enteógenos, más secretos ocultistas para quien sabe leer,todo ello lo podemos encontrar en la obra de Castaneda. No eran ideas o conocimientos originales, otros autores ya los habían expuesto en sus libros, pero encuadrados dentro de la fantasía avariciosa y sin escrúpulos de Castaneda fueron un gran éxito de ventas. Y hay que reconocer que dominaba la palabra, en sus escritos y en sus relaciones sociales.

      Recomiendo :
      http://theobjective.com/further/carlos-castaneda-vida-secreta/

      Felices fiestas

Deja un comentario