El Cuervo Negro y la Blanca Paloma.

cuervo-paloma

En todo el Extremo Oriente y Oceanía, existía un dualismo cosmológico oponiéndose dos principios: por una parte la luz, el sol y el fuego, por otra parte la oscuridad, la luna y el agua. Generalmente, un pájaro representaba al primer principio. En China, se trata de un cuervo. En Europa, es una paloma

 Se puede señalar la existencia de cierta contraposición entre los simbolismos de la paloma y el cuervo, pues la imagen dulce de la paloma contrasta con el aspecto huraño del cuervo, el cual prospera con los cadáveres que dejan sobre el campo las guerras. Mientras que la paloma sirve también como símbolo del Espíritu Santo, el significado del cuervo se aproxima más a lo demoniaco. Pero curiosamente otras especies próximas de forma respectiva a la paloma y al cuervo han servido habitualmente para simbolizar lo mismo: el amor. Se trata de la tórtola y de la urraca. La pareja de tórtolas es más común como expresión icónica y hablada del amor en nuestra cultura, pero en otra cultura tan próxima como la portuguesa una forma coloquial de aludir a los enamorados es la de llamarles urracas, “pego” y “pega”. Y es que las urracas, reconocibles fácilmente por su plumaje blanquinegro, van con frecuencia en pareja, vigilándose mutuamente a cierta distancia.

La oposición entre el cuervo negro y la blanca paloma proviene desde el principio de los textos escritos, ya en el Gilgamesh se hace referencia a esto, y al contrario de lo que se pueda suponer, aquí, el papel de benefactor lo ejerce el cuervo:

«Cuando llegó
El Séptimo día,
Cogí una paloma
Y la solté.
La paloma se fue
Y luego vino.
Al no ver dónde posarse,
Regresó.
(Luego) cogí una golondrina,
Y la solté.
La golondrina se fue
Y luego vino.
Al no ver donde posarse
Regresó.
(Luego) cogí un cuervo,
Y lo solté.
El cuervo se fue
Pero al ver que las aguas se habían
Retirado,
Picoteó, graznó (?), chapoteó
Y ya no regresó.»

Aquí es el cuervo el ave que ayuda a Utanapishtî a desembarcar sobre el monte Nisir, tras el Gran Diluvio que hace provocar el dios Enlil. Utanapishtî, de esta manera, puede salvar a todos los animales que había metido en su barco. El mito del Diluvio Universal que aparece en la Biblia, y que tiene su origen en este fragmento del Gilgamesh, ofrece una versión del mismo, otorgando principal relevancia a la paloma y empobreciendo el papel del cuervo, a pesar de que en ninguna de las dos obras regresa a su origen.

El cuervo y la paloma entran a simbolizar en los mitos hebreos los ciclos de luz y oscuridad.

En la Biblia hay varios relatos referentes a los cuervos. En los relatos hebreos existe una extraña relación entre el cuervo y la paloma, aves importantes en la imagen de Dios, el cuervo guía al hombre en las tinieblas, es el centinela de la Luna. Mientras la paloma dirige al hombre a la luz, el sol y la vida. En el Génesis 8.6. se narra que «al cabo de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca que había hecho y soltó al cuervo, el cual estuvo saliendo y retornando hasta que se secaron las aguas sobre la tierra.»  El cuervo se marcha al Más allá sin dejar rastro y es la paloma la que retorna al arca de Noé con una rama de olivo. La tradición evoca a la paloma como mensajera de la paz y la esperanza, del bien y del Espíritu Santo; la simbología del cuervo ha quedado relegada al lado oculto.

Hay un pasaje bíblico (I Reyes 17, 6) en que los cuervos tienen un significado positivo,  son enviados por Dios para sustentar al profeta Elías de manera sobrenatural, pues se encargan de llevar pan y carne al profeta Elías para que pueda alimentarse en la gruta en que permanece escondido. En el primer libro de Reyes, se narra que los cuervos le llevaban, por orden de Dios, alimento (pan y carne) a Elías dos veces al día, cuando éste tuvo que esconderse junto el arroyo Querit. Pero hay varios versículos que utilizan la imagen del cuervo como ejemplo de impureza o maldad.

Se alude, asimismo, al cuervo en uno de los libros proféticos del Antiguo Testamento, Sofonías:  «una voz canta en la ventana, el cuervo está en el umbral… El cuervo se queda en el umbral, entre la luz y la oscuridad, entre la vida y la muerte, entre la poesía y la nada».

Otro ejemplo es cuando Jehová, el proveedor de todas las criaturas, hizo referencia a sí mismo cuando dijo a Job «¿Quien le preparará al cuervo su alimento cuando sus polluelos claman a Dios por ayuda, cuando siguen errantes porque no hay nada de comer?

Hay una predisposición en la Biblia a dar especial relieve a la paloma (una de las pocas aves que matan a sus crías y se las comen) restándole importancia al cuervo, tal y como se ve en la evolución del mito del Diluvio Universal, y por esta razón perdió importancia en el devenir del tiempo. Aun así, la religión cristiana, baluarte de la sociedad occidental, no tiene especial definición en el papel del cuervo en la vida.

El Papa libera palomas de la paz. Pero a un cuervo no le gustó la idea…

La Paz y el Espíritu Santo se simbolizan con una paloma blanca, mientras que la maldad y los malos presagios con el cuervo, ave que popularizó Edgar Allan Poe en su poema y  la película terrorifica de Los pájaros, de Alfred Hitchcock.

“Ser educado quiere decir ser, por dentro, negro como el cuervo, por fuera, blanco como una paloma; en el cuerpo, hiel; en los labios, miel.”

Luigi Pirandello

Cuervo y paloma, la dicotomía de los colores negro y blanco en el ying y el yang de las culturas orientalesLa asociación de la paloma como ave de paz y el cuervo, como pájaro de guerra.  Ambas aves están vinculadas a la vida interior y a los caminos inescrutables de la dualidad

flat,550x550,075,f.u3
El cuervo y la paloma son una representación de los dos polos:  el yin y el yang.

REFRANES POPULARES:

  • El juez perverso, condena a la paloma y libra al cuervo.
  • De vaca no nace ciervo, ni paloma de cuervo.

Que el viejo que con destreza
Se ilumina, tiñe y pinta,
Eche borrones de tinta
Al papel de su cabeza;
Que enmiende a naturaleza
En sus locuras protervo;
Que amanezca negro cuervo,
Durmiendo blanca paloma,
Con su pan se lo coma.

Francisco de Quevedo

MAS INFORMACIÓN:  CUERVO (Etiqueta)

Deja un comentario