Meditación: La Contemplación Silenciosa

meditation-2214532__340
CONTEMPLAR / OBSERVAR. La contemplación significa ver las cosas tal como realmente son. Serena, descansa y profundiza en tu mente. Encuentra tu paz interior a través de la contemplación.

La Meditación es la técnica, la contemplación el objetivo. La contemplación es el estado espiritual que aparece en el ser humano cuando practica el silencio mental de la meditación.  La contemplación es un estado mental que se alcanza mediante la ausencia de pensamientos y sensaciones, la contemplación es silenciar de manera total nuestra mente, es un estado espiritual que podemos alcanzar mediante las meditaciones y la oración.

El término contemplación proviene del vocablo latino contemplatio, que deriva de contemplum, que era una plataforma situada delante de los templos paganos, desde la cual los servidores del culto miraban el firmamento para conocer los designios de los dioses. De contemplum procede asimismo del término latino contemplari: «mirar lejos». El sustantivo contemplatio, que expresa el resultado de la acción del verbo contemplari, fue utilizado por los primeros escritores cristianos latinos para traducir la palabra griega theoría, «contemplación», ya existente en la filosofía de la Grecia clásica. Un término castellano relacionado con theoría, es el sustantivo «teatro», lugar donde se contempla una representación dramática. Así, pues, estos términos significan la acción y el resultado de mirar algo con atención y admiración. Pero en cuestiones místicas nos refiere a un estado espiritual que se alcanza nuestra mente mediante la meditación o la oración.

La contemplación ha sido practicada desde tiempos inmemoriales por la humanidad. La contemplación fue una parte importante de la filosofía de Platón. Para Platón, a través de la contemplación el alma podría ascender al conocimiento de la Forma del Bien o en otras formas divinas. Formas de contemplación diversas las podemos encontrar en diferentes culturas y épocas de la humanidad, desde los chamanes o brujos de las tribus, hasta los tiempos actuales como los sufíes, los monjes tibetanos, los maestros zen, los gurus de la India, etc.

Para que aparezca la contemplación, primero debemos de ver en nuestra mente que no puede tener interferencias de tipo, pensamiento, imaginación, etc. Luego simplemente contemplar. La maravilla de la contemplación surge, aparece en la propia contemplación sin dar nombre a lo contemplado. Contemplar no tiene nada que lo rodea, nada que lo envuelve, es la magia de la propia contemplación sin ser magia. Como contemplación no necesita nada más.

Una señal del planteamiento contemplativo es una sensación de paz y atención amable y, por ende, es muy parecido a los métodos de la meditación intuitiva como el vipassana. (1).

La contemplación puede ser alcanzada mediante la meditación constante, la meditación en silencio o por medio de la lectura de algún texto u oración que permita solo escucharte y escuchar a la divinidad, la contemplación es un estado espiritual en la que se domina al cuerpo para ser iluminada el alma mediante la divinidad, es decir estar más sensibles a la presencia divina, es hacerte uno con la esencia divina, reflexionando acerca de sus atributos, de los misterios de fe hacia ella de una manera serena y detenidamente.

Cualquiera que haya practicado la meditación sabe que difícil es hacer callar nuestra conversación mental para conectarnos con nuestra mente más profunda, sabia e intuitiva. La Contemplación favorecer la introspección (el conocimiento que un individuo tiene acerca de sus propios estados mentales), lo que permite interrumpir el automatismo.

Una forma de contemplación es la visualización creativa: Con los ojos cerrados se visualizan secuencias de imágenes para trascender la corporalidad y acceder al mundo espiritual. Son técnicas muy difundidas en movimientos espirituales y religiones de todo el mundo.

91 copy
Sé como la flor de Loto: renace cada día e imponte a la adversidad

Descubre la flor loto que hay en tu interior. Un ejemplo por su sencillez para iniciarse en la contemplación o adquirir el habito de la meditación, es crear a nivel consciente una flor de loto con los ojos cerrados en un ejercicio habitual de meditación. Esa visualización transmite al alma la serenidad y el autocontrol que simboliza el loto.

Podríamos llamar a esta experiencia de visualización ‘fotografía zen’ o ‘fotografía mental meditativa’. ¡Qué más da el nombre! Lo que importa es la maravilla de darse cuenta de que podemos poseer una flor de loto en nuestro interior. Si bien es cierto todas las flores son efímeras, en la flor de Loto este ser efímero es a la vez sagrado y trascendente debido al complejo simbolismo atribuido a esta aparición floral.  Además de dar nombre a una popular postura de yoga, la flor de loto se considera un símbolo del renacer, la superación y la iluminación espiritual. Pese a nacer en las aguas más fangosas, putrefactas  y turbias, se transforma en una flor que muestra sus bellos pétalos por encima de la superficie, puro e inmaculados.

La imagen de la plenitud espiritual, de la pureza interior que no ha sido manchada ni afectada por el entorno cenagoso, el loto deja constancia de que –más allá de nuestras imperfecciones, vicios y defectos- siempre es posible encontrar en nosotros –y dar a luz- algo hermoso. El loto es, por este motivo, signo universal de la alquimia espiritual, de la transformación de lo peor de nosotros mismos en materia prima para la mejora personal.

El  enfoque de esta visualización es sencillo racional y sin embargo profundo y no exige ningún conocimiento o adiestramiento previo del principiante. Si se conduce su práctica con una motivación y actitud mental correcta, el practicante llegará al descubrimiento profundo de esa realidad.  Por supuesto, los resultados llegan gradualmente a través de la práctica continuada.

¿Deseas Cambiar tu vida? ¿Deseas ser Feliz?. La Felicidad está dentro no fuera. Y es que la felicidad se mide en el día a día, y la paz, calma, y serena alegría que buscamos, no la vamos a encontrar fuera de nosotros mismos. Empieza por contemplar tu interior.

“El que siembra un pensamiento, cosecha una acción, el que siembra una acción, cosecha un hábito, el que siembra un hábito, cosecha un carácter, el que siembra un carácter, cosecha un destino.”


NOTA: 

(1) Vipassana significa ver las cosas tal como son. Es una de las técnicas de meditación más antiguas de la India. Se enseñaba en la India hace más de 2500 años como una cura universal para problemas universales, es decir, como un arte, el Arte de Vivir.


Deja un comentario