Herne, el Cazador

Herne el Cazador es un personaje perteneciente al folklore inglés, un espíritu o fantasma que cabalga por los alrededores de Windsor.

Herne
Herne el cazador, el fantasma del bosque de Windsor

Las noches de plenilunio, entre los árboles del bosque de Windosor, acecha la sombra errante y fantasmal de Herne el Cazador. Un siniestro ser cornudo, que arrastra cadenas, monta un negro corcel y atormenta a los ganados.

En esta leyenda se puede ver la influencia de la mitología celta y en concreto del dios Cernunnos. Según se relata en ella que Herne, cazador y antiguo guardabosque de Windsor, aparece durante el invierno cerca de la medianoche con la cabeza coronada de astas de ciervo y se pasea atacando al ganado, secando árboles y atemorizando a todo el que se cruza en su camino. Las vacas en lugar de dar leche dan sangre y los árboles mueren a su paso.

El personaje astado en el folclor inglés conocido como Herne, podría haberse originado en la figura de Cernunnos.

Margaret Murray en su libro “El dios de las brujas” escrito en el año 1931 postula que Herne el Cazador es una manifestación de Cernunnos. Este libro nos relata la vida de Herne, un cazador que personifica al dios Cernunnos, y todas las batallas y luchas que tuvo que enfrentar para proteger, resguardar y preservar la flora y la fauna. Herne muere junto con la tierra seca, para renacer nuevamente en primavera, y erguirse como el protector y guardián del bosque y todas sus criaturas. Janet y Steward Farrar, en «La Biblia de las Brujas» consideraban «Herne» una onomatopeya representando la llamada entre el ciervo macho y su hembra.

Diversas teorías hacen de Herne el Cazador una representación deformada y tardía de Cerunnos, el Astado.  Cernunnos sería el antecedente de Herne del folklore sajón, que lideraba una especie de cabalgata salvaje, y que pudo ayudar a crear una imaginería un poco más detallada de los demonios y del Diablo.

Muchos derivan su nombre de una mala pronunciación anglosajona de «Cerunnos» (teniendo en cuenta que en las lenguas germanas la C pasa a ser H), otros la consideran proveniente del vocablo para cuerno en el Inglés antiguo debido a su similitud con «horn» («cuerno»).

Realmente existen muchos paralelismos entre ambas figuras…tanto el dios Cerunnos como el fantasma de Windsor portan una cornamenta y su dominio son los bosques…por otro lado el roble era un árbol asociado a Cerunnos, dios de la fertilidad masculina y la naturaleza salvaje, de hecho los animales que acompañan a Herne le están consagrados

Realmente existen muchos paralelismos entre ambas figuras, tanto el dios Cerunnos como el fantasma de Windsor portan una cornamenta y su dominio son los bosques. Por otro lado el roble era un árbol asociado a Cerunnos, dios de la fertilidad masculina y la naturaleza salvaje, de hecho los animales que acompañan a Herne le están consagrados

Durante la edad isabelina, Cernunnos hizo el papel de Herne en las Esposas Alegres de Shakespeare. Él también encarna la lealtad del área, y la custodia de la realeza. Shakespeare recoge la leyenda en su obra “Las alegres comadres de Windsor”

“Hay una antigua conseja que refiere que Herne el cazador, que fue antaño guardabosques de Windsor, vuelve en invierno a la hora de la media noche y con la frente coronada de astas de ciervo se pasea alrededor de una encina, y allí deseca los árboles y ataca al ganado, y hace que la vaca vierta, en vez de leche, sangre, y sacude una cadena del modo más terrible y espantoso. Habéis oído hablar de ese espíritu y sabéis que los antiguos, en su credulidad supersticiosa, recibieron como una verdad, y la transmitieron a nuestros días, la leyenda de Herne el cazador”.

La leyenda cuenta que era uno de los monteros reales del rey Ricardo segundo (cuyo reinado se extiende desde 1377 a 1399) ; en una ocasión salvó la vida del rey durante una cacería, cuando este estaba a punto de ser ensartado por la cornamenta de un ciervo.
Herne, sin embargo quedó herido de muerte. Fue una bruja quien le devolvió la salud, para lo cual realizó un encantamiento y soldó los cuernos del ciervo muerto a la cabeza de Herne. A cambio el tuvo que cederle sus habilidades en la caza.
Por esa misma razón, cuando regresó a su puesto como montero, sus compañeros lo acusaron de impostor, incapaces de creer que fuera el mismo que hacía unos pocos días yacía cercano a la muerte. Herne perdió el favor del rey y fue encontrado por la mañana ahorcado en un roble, el cual todavía se encuentra en los jardines del castillo de Windsor. Desde entonces ha sido conocido como «El Roble de Herne».

Desde su muerte el fantasma de Herne el Cazador ronda por lo bosques y jardines de Windsor, en el condado de Berkshire. Hay leyendas que lo consideran protector de los bosques.

Herne1

Se le describe como a un hombre grande y peludo a menudo acompañado de un séquito de cazadores fantasma, almas capturadas por Herne el Cazador, quien las ha encontrado rondando por sus dominios. También va acompañado por animales del bosque, un buho astado y una jauría de sabuesos encantados. Muchas leyendas dicen que lleva una gran cabeza de ciervo y un arco de madera, va montado en un poderoso caballo negro y está acompañado por una jauría de perros salvajes. Si alguien se cruza en su camino, serán arrastrados y estarán destinados a cabalgar con él por toda la eternidad.

Se dice que monta a la medianoche, especialmente durante las noches de tormenta; tiene cuernos, arrastra cadenas, derrumba árboles, asusta al ganado (haciendo que las vacas den sangre en vez de leche o que su leche esté agria) y ocasionalmente se aparece ante los mortales en el lugar donde se encuentra su roble.  El 31 de agosto de 1863 el famoso roble de Windso, al que se atribuian 650 años de edad, sucumbió por degeneración natural, pero pronto la reina Victoria mandó reemplazarlo por uno nuevo en el mismo lugar.

Encontrar a Herne el cazador es un mal presagio, especialmente para la familia real. Según la leyenda, Herne sólo aparece en el bosque de Windsor cuando es necesario, como en tiempos de crisis nacional.

… el temible aspecto de Herne, su cabeza coronada con gigantescos cuernos de ciervo. A veces es visto a pie, y a veces montado en un gran caballo negro. Cuando va en este último, va acompañado de sus perros de caza, que le siguen en su loca carrera alrededor del parque. Está abierto a la conjetura si el Blanco Ciervo Fantasma, que también se rumorea que frecuenta el parque, es la presa de Herne, pues, que se sepa, nunca se le ha visto perseguido por los sabuesos de Herne. Se dice que su aparición predice algún acontecimiento de importancia nacional, y de acuerdo con algún rumor que circula por ahí, fue visto en el Parque inmediatamente antes de estallar la Primera Guerra Mundial.

Haunted Britain. By Eliott O’Donnell)

Antes de que cualquier calamidad afecte a la familia real o a la nación, se ve la aparición de Herne el Cazador con cuernos sobre su cabeza, junto con la forma fantasmal del roble marchito. A veces aparece también un ciervo blanco, surgiendo de un hueco, que está asociado con las hadas. Se dice que estos tres fantasmas fueron vistos en el parque antes de la crisis económica de 1931.

Artículo de Christina Hole en English Folklore

Se conoce como cacería salvaje a un mito del folclore europeo. ​ La premisa fundamental de todos los casos era siempre la misma: un grupo fantasmal de exploradores ataviados con indumentaria de caza y acompañados de caballos, perros rastreadores, etc., en una desenfrenada persecución a través de los cielos, a lo largo de la tierra o por encima de ella.

Aunque Herne puede haber sido un verdadero guardián del bosque, es probablemente una manifestación local del mito del Cazador Salvaje conocido en todo el mundo. La historia más conocida está asociada con la caza salvaje e involucra a alguien demasiado aficionado a la caza que hace un pacto precipitado con un extraño (el diablo) y así está condenado a cazar para siempre.

610
Odín , también llamado Wotan o Woden, es considerado el dios principal de la mitología nórdica, así como de algunas religiones etenas y lider de la  caza salvaje.

Existen paralelismos entre la figura de Herne y la del dios supremo del panteón nórdico, Odin/Wotan. Este último es descrito a menudo montando a su caballo de ocho patas, Sleipnir, y permaneció colgado cabeza abajo de un árbol (en este caso un fresno) durante nueve días y nueve noches de un árbol para conocer las runas y su sabiduría.

De hecho en la Edad Media Windsor estaba ocupada por los anglo-sajones, quienes contaban con Wotan en su panteón de dioses. Puede que Herne el cazador deba algunos de sus atributos a ambas figuras. Ambos, igual que Cernunnos  estan asociados con el concepto de la cacería salvaje, un estrepitoso y rugiente movimiento a través del cielo, donde lideran las huestes de los guerreros muertos

Culturas como la Celta, la Germánica o la Grecolatina absorbieron como “historias fantasmales” estos viejos ritos, y hoy, solo son recuerdos o partes tenebrosas de los cuentos infantiles. El Cazador es el Dios de la Caza (Herne, Cernunnos, Aker, Pan) y a la vez el Dios de la muerte en un estado singular que fue inmortalizado por el folclore en numerosos países. Como tal recibió varios nombres en distintos lugares, en Gales era llamado Gwyn ap Nudd y en Irlanda, en lengua gaélica Finn mac Cumhaim.


FUENTES:

Deja un comentario