La Serpiente Dragón en el Mundo Celta

La serpiente en el mundo celta tiene un importante simbolismo. El dragón y la serpiente celta eran antiguos símbolos de fertilidad, sabiduría e inmortalidad. La serpiente estaba relacionada con el dragón, y estaba conectada con estanques y fuentes sanadoras. Los antiguos celtas que estaban tan conectados con la naturaleza sabían mucho del símbolo de la serpiente.  La serpiente como símbolo celta proviene de las observaciones de la víbora europea, que es la única (junto con la víbora común) especie que tolera el clima más frío de la Europa celta.

Los-druidas
Los druidas, sacerdotes de los celtas

La Serpiente Cósmica de los Celtas.

En la mitología celta, se creía que el dragón era de un mundo paralelo al mundo físico. 

El dragón, una criatura del mito y la leyenda, se encuentra en casi todas las culturas del mundo de alguna forma. El dragón era un portero de otros mundos y guardián de los secretos y tesoros del universo. Fueron a menudo representados junto a los dioses celtas. Como criaturas que protegen la Tierra y todos los seres vivos, los dragones celtas se consideran el más poderoso de todos los símbolos celtas.

Hay dos tipos de dragones en la tradición celta. Existe la versión alada estándar con cuatro patas con la que la mayoría de las personas está familiarizada y hay una serpiente de mar que se describe como una serpiente sin alas gigante o una serpiente enorme con alas, pero no patas.

El maestro Stoorworm.

Master Stoorworm es uno de los dragones más destacados de la mitología celta.

El maestro Stoorworm era una serpiente de mar gigantesca que siempre comía demasiado y cada mañana bostezaba siete veces. La ciudad en la que siempre sucedió esto se cansó de esto porque cuando bostezaba, su lengua salía disparada y arrebataba siete cosas al azar de la ciudad.

Se llevó a cabo una reunión y se decidió que cualquiera que matara al dragón podría casarse con la hija del rey. Un grupo de hombres se acercó para intentarlo, pero se asustaron por el Maestro Stoorworm.

Después de lo cual, un niño tomó una olla de hierro y algo de turba, robó un bote y salió al océano para esperar a que el dragón se despertara. Cuando el dragón bostezó la primera vez, el niño y el bote fueron absorbidos por la boca del dragón. El niño remó por la garganta del dragón hasta que alcanzó su hígado. Usó la turba y la olla de hierro para prender fuego al hígado.

Mientras el Maestro Stoorworm se retorcía de dolor, el niño podía remar. Los dientes del dragón se cayeron mientras luchaba, convirtiéndose en islas. Después de que el Maestro Stoorworm muriera, su cuerpo se acurrucó y se convirtió en Islandia.

brigpicscanyellow
La diosa Briga tiene tres aspectos diferentes que son todos partes de la misma diosa sin edad.

LOS DIOSES DEL DRAGÓN CELTA

El dios cornudo Cernnunos y la diosa Brigid

La figura de la serpiente con cabeza de carnero o cornuda esta relacionada con el dios cornudo Cernnunos que se representa en el caldero de Gundestrup, vaso de plata ricamente decorado datado en la edad de hierro (200-300 a. C.) y encontrado en Dinamarca en 1891 . Una figura híbrida de dragón con cuernos  y serpiente se conectó al collar de torque, un símbolo de realeza y estado, y a la deidad con cuernos Cernunnos. También en Meigle (Peethshire, Escocia) se han encontrado imágenes que muestran un dios con cuernos de toro y piernas de serpiente

La serpiente está asociada con la energía sexual, lo que nos permite nacer. Hay una imagen de una serpiente con un pene doble, que representa claramente la fertilidad y está asociada con Cernunnos. La Serpiente no solo es vista como una representación de la fertilidad masculina, sino también de la fertilidad femenina, ya que la madre serpiente da a luz a muchos jóvenes.

La figura de la Diosa Serpiente forma parte de los relatos mitológicos de una gran cantidad de culturas ancestrales. 

La diosa Brigit está relacionada con las estaciones y la fuente de la vida. La serpiente dragón de Brigit, una sierpe alba con orejas rojas,  la unen a la idea de la transformación, el renacimiento y la conexión con los dioses ctónicos Brigid es la serpiente que surge de las entrañas de la Madre Tierra como la primera flor y el primer arroyo que comienza a brotar de la tierra congelada para hacer el pronóstico del tiempo tras el invierno. Según la tradición celta, la serpiente del Otro mundo reside en el interior de la tierra y aparece en la Fiesta de la Novia, cuando la dureza del invierno ha pasado y empieza a verdear la primavera. Alergatada en invierno y despierta e inquieta en primavera, Brigit rige las estaciones con sus actividades. Ella es la soberana.

El culto a la serpiente no venenosa como símbolo de energía vital, renovación cíclica e inmortalidad, pervivió hasta el siglo XX; la mística de su hibernación y despertar, como metáfora de la naturaleza que muere y revive, como símbolo esencial de la inmortalidad de la energía vital, se conservó en Irlanda y en Lituania hasta nuestro siglo, donde la corona de una gran serpiente (la Reina) sigue siendo el símbolo de sabiduría.

800px-Flag_of_Wales_(1959–present).svg

LOS DRAGONES WYVERN 

En el libro undécimo de la Ilíada se lee que en el escudo de Agamenón había un Dragón azul y tricéfalo; siglos después los piratas escandinavos pintaban Dragones en sus escudos y esculpían cabezas de Dragón en las proas de las naves. Entre los romanos, el Dragón fue insignia de la cohorte, como el águila de la legión; tal es el origen de los actuales Regimientos de Dragones. En los estandartes de los reyes germánicos de Inglaterra, había Dragones; el objeto de tales imágenes era infundir terror a los enemigos.

LOS DRAGONES WYVERN  son dragones heráldicos. Son los dragones que figuran en muchos de los escudos como símbolo del apellido  de ilustres familias, ciudades, haciendas, castillos y palacios… Entre los conquistadores celtas de Britania fue símbolo de soberanía, y durante la ocupación romana de la isla adornó los estandartes de guerra, convirtiéndose en un símbolo heráldico y luego militar. El dragón rojo de Uther es el símbolo de los galeses en su bandera, para ellos es la victoria, el éxito, la bravura, la valentía, el coraje  el valor y la libertad.

Los dragones se utilizan como un símbolo de poder y sabiduría entre los líderes. Como símbolo heráldico, el dragón varía mucho, especialmente las orejas. Las alas son siempre las de un murciélago, su lengua y cola pueden ser afiladas o lisas. Los dragones se ven en muchos escudos de armas y en la bandera de Gales.  Y Ddraig Goch, el dragón rojo, en la bandera galesa se derivó de la Gran Serpiente Roja que había representado al dios galés Dewi.  El dragón protector rojo (en galés: Y Ddraig Goch, es decir ‘el dragón rojo’) ha sido un símbolo de Gales durante más de mil años.

Dragones de varios tipos aparecieron en gran medida en los últimos cuentos heroicos, especialmente los de las hazañas de Merlín. El rey Arturo fue uno de los primeros líderes en usar el dragón rojo. Se mostró prominentemente en su casco. En la tradición artúrica tiene un valor especial, la constelación del dragón fulgurando en el cielo anunció al rey Pendragón al nacimiento de Arturo y Morgana, y con el combate entre el Dragón Rojo y Dragón Blanco se inicia la trayectoria de Merlin, el mago.

Una de las primeras referencias a dragones que escupen fuego aparece en la ‘Historia regum Britanniae’ (Historia de los reyes de Britania), escrita por el clérigo Godofredo de Monmouth entre 1130 y 1136. En la Britania del siglo V, el rey Vortigern quería construir una fortaleza en una colina galesa, pero no lo conseguía. Cada vez que los muros tomaban altura, la tierra temblaba y se venían abajo. El rey consultó a su consejo de sabios, que le dijo que todo se solucionaría derramando sobre el terreno la sangre de un niño sin padre. El monarca lo encontró, pero, antes del sacrificio, el niño le dijo que matarle no iba a servir de nada porque la razón última de sus problemas era que en el subsuelo había dragones que protegían la tierra. Los hombres de Vortigern excavaron y se encontraron con dragones que echaban fuego por la boca. Y el niño, que seria el sabio Merlin,  salvó el pellejo.

En ‘The science of monsters. The origins of the creatures we love to fear’, Matt Kaplan recuerda esa leyenda y plantea que el ardiente aliento del dragón bien pudo nacer en las minas de carbón de Gales y otros lugares cuando hombres con sus antorchas dieron con bolsas de grisú y provocaron explosiones. Al ignorar la causa, aquellos mineros atribuyeron las mortales llamaradas a una bestia. Y así el dragón empezó a vivir bajo tierra y a expulsar fuego.

Los dragones se representan a menudo en ilustraciones celtas. Los dragones a menudo son dibujados con sus colas en la boca. Esto simboliza el ciclo de la naturaleza en el mundo y la inmortalidad. El dragón generalmente está torcido sobre sí mismo, con colas en las orejas y partes del cuerpo entrando y saliendo de otras partes, como una pieza de trabajo de nudo regular. El atractivo de este arte sigue siendo fuerte hasta el día de hoy y se ha visto en camisetas, carteles e incluso tatuajes..

cuelebre
El cuélebre asturiano.

DRAGONES MONSTRUOSOS DE ORIGEN CELTA

EL AFANG es un monstruo acuático y misterioso de la tradición celta con características similares a un dragón o probablemente una serpiente y es considerado un antecedente del «Monstruo del lago Ness».

EL ADDANC  a veces confundido con el Afanc, es un monstruo del lago de la mitología galesa. Al igual que la mayoría de los monstruos del lago, se dice que se aprovechan de cualquier tonto que se atreviera a nadar en el lago.  Una historia relata que fue impotente ante una joven que lo dejo dormir en su regazo, mientras dormía, vecinos de la aldea de la doncella se obligaron a encadenar a la criatura. La criatura se despertó y se enfureció, con sus colericos movimientos aplastó a la doncella, la cual seguia en su regazo.

Son criaturas solitarias y se piensa que pueden vivir cientos y cientos de años en aguas dulces y algunas veces también saladas. Alcanzan tamaños colosales y las aguas donde habitan suelen ser profundas oscuras y frías. Viven solos y solo se reúnen con mas de su especie en temporada de reproducción.

LA BESTIA AULLADORA. Otra criatura celta maligna que asemeja a una quimera es la Bestia Aulladora, un monstruo con la cabeza de una serpiente, el cuerpo de un leopardo, la parte trasera de un león y los cascos de un ciervo. Según la leyenda, es el resultado de la unión entre una princesa y un demonio. El lamento constante de la bestia es comparado con el sonido de 30 perros aullando (de ahí el motivo de su nombre). La Bestia Aulladora, conocida por su rapidez, fue perseguida por muchos caballeros, y en la mitología celta fue perseguida por Pellinore, un personaje artúrico.

La bestia aparece no solo en las leyendas del Rey Auruto, sino que también en el cuento de Edmun Spenser “La reina de la hadas” que, en parte, aborda la relación entre Inglaterra e Irlanda en el siglo XVI. Dicen que solo los caballeros del Santo Grial son capaces de matar a la bestia.

La Serpiente Celta es un Guardián de Misterios.

Varios cuentos antiguos presentan serpientes protectoras del tesoro mágico que residen en pozos, un motivo común es la serpiente cornuda que guarda un torque dorado, una referencia a la autoridad divina. Junto con sus parientes (dragones, wyrms, wyverns, etc.) la serpiente es guardiana de tesoros, manantiales de vida y lugares sagrados. La Serpiente simboliza ante todo el conocimiento oculto y puede representar el guardián de los Tesoros ocultos en la Tierra, es decir, los grandes secretos del mundo. Parece por tanto evidente la ascendencia céltica del cuélebre asturiano.

La serpiente puede desaparecer en los meses más fríos y al ser  convocada por el sol marca la conexión de la serpiente a los mundos de las sombras con su habilidad exitosa de vivir dentro de los reinos oscuros durante largos períodos de tiempo. Alternativamente, la serpiente se mueve suavemente en el abrazo del sol, y así encapsula el credo del antiguo mago de moverse en el ritmo perfecto de las fuerzas naturales.

El culto a la Serpiente Dragón como símbolo de energía vital, renovación cíclica e inmortalidad, pervivió hasta el siglo XX; la mística de su hibernación y despertar, como metáfora de la naturaleza que muere y revive, como símbolo esencial de la inmortalidad de la energía vital, se conservó en Irlanda y en Lituania hasta nuestro siglo, donde la corona de una gran serpiente (la Reina) sigue siendo el símbolo de sabiduría.

En su origen, la serpiente era considerado un animal benévolo, y por mudar de piel cada cierto tiempo, representaba la fertilidad, la regeneración de la naturaleza. La serpiente mudaba la piel, pero permanecía viva. Posiblemente, la serpiente se había convertido ya en lo que siempre iba a ser para épocas posteriores: en una imagen de renacimiento y de transformación.

En todos los casos el símbolo totémico  del dragón es poderoso, es una fuerza enorme que puede ser aliada nuestra bien utilizada. Llevar un dragón es un tótem muy contundente y fuerte, y hace muy especial a quien lo lleva.

MAS INFORMACIÓN: El Espíritu Totem de la Serpiente: La Transmutación

Hay otros artículos en este blog  sobre este tema. Si estás interesado, puedes ir a la CATEGORIA:  

EL PODER DEL DRAGÓN

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte!

Nos leemos en el próximo post.

No copies, respeta y comparte

FUENTES:

 

Una Respuesta a “La Serpiente Dragón en el Mundo Celta”

Deja un comentario