El Ouroboros, la serpiente dragón que se muerde la cola

Una de las apariciones más impactantes de las serpientes en la cultura antigua es el Ouroboros, la serpiente dragon que se muerde la cola, que se devora a sí misma, que se nutre de sí misma. Es principio y fin, generadora de vida y muerte. El Ouroboros reúne, así, los contenidos de varios símbolos en uno: la serpiente, las alas, la renovación, el círculo. 

El Ouróboros es un símbolo que muestra a un animal serpentiforme, engullendo su propia cola, conformando con su cuerpo una forma circular o de “8”.  

El Ouroboros, representado por una serpiente alada con rasgos de dragón devorando su cola, reúne, en un sentido esotérico, los contenidos de varios símbolos en uno: la serpiente, el dragón, las alas, la renovación, el círculo.

La serpiente representa la sabiduría ancestral, el mito primigenio del mundo subterráneo y la fuerza primitiva de la vida; es signo del tiempo que se reproduce eternamente, pues al cambiar de piel se rejuvenece, y al doblarse sobre sí misma evoca la curva del cielo, imagen esotérica del universo, así como su mito encarna la sublimación de lo material; el dragón es la personificación reptiliana del poder primordial, guardián vinculado al inframundo y al conocimiento de los oráculos; el círculo es la idea sintética de la perfección.

En la Edad Media a la serpiente llamada por los griegos Ouroboros se le asimiló con el dragón y se le impuso una actitud y un valor esotéricos, semejantes a los de la serpiente helénica.

El dragón es la personificación reptiliana del poder primordial, sinónimo frecuente de la serpiente en el mito y la leyenda, por ejemplo en Grecia y China se les llamaba drakonates a las serpientes grandes. Los dragones aparecen en múltiples narraciones como guardianes vinculados al inframundo y al conocimiento de los oráculos.

El Ouroboros representa el «CÍRCULO» en su materialización en la figura del animal del eterno retorno , pues sugiere que al fin le corresponde un nuevo comienzo en constante repetición, que el final de un camino o de un proceso significa un nuevo principio; de la imagen del círculo del animal que se cierra, resulta una expresiva metáfora de una repetición cíclica que significa la circulación de los tiempos, el fin de los mundos y nuevas creaciones, del morir y del renacer, en síntesis: la eternidad, ya simbolizada de antemano por el simple círculo.

Orígenes del Símbolo del Ouroborus

El Ouroborus más antiguo estaba en la emblemática serpiente del Antiguo Egipto y la Antigua Grecia

El Ouroborus ha sido un símbolo representado en la mayoría de las culturas por cerca de 3000 años. Figura en los mitos y enseñanzas del Antiguo Egipto, siendo adoptada, posteriormente, por diversas culturas como   símbolo del ciclo eterno de las cosas, o a un nivel básico, el infinito.

Según la Enciclopedia Británica, el Uróboros u Ouroborus, es la emblemática serpiente del antiguo Egipto y la antigua Grecia, representada con su cola en su boca, devorándose continuamente a sí misma. Expresa la unidad de todas las cosas, las materiales y las espirituales, que nunca desaparecen sino cambian de forma perpetua en un ciclo eterno de destrucción y nueva creación.

En Egipto es símbolo del mundo infernal, de Apophis, del que “El libro de Apophis”, escrito hacia 312 a.C. dice: “tú que tienes tu cola en tu boca, tu que te comes a ti mismo”. En el “Libro de los muertos”, 1.500 a.c, se menciona que un animal sale del caos hacia arriba para volver a bajar, y por tanto apuesta por un deseo: que los fallecidos retornen a la vida en forma de serpiente.

La primera aparición conocida del motivo de Ouroboros se encuentra en el enigmático Libro de los Infiernos, un antiguo texto funerario egipcio en la KV62, la tumba de Tutankamón , en el siglo 14 AC. El texto se refiere a las acciones del dios Ra y su unión con Osiris en el inframundo. En una ilustración de este texto, dos serpientes, la celebración de la cola en la boca, la bobina alrededor de la cabeza y los pies de un enorme dios, que puede representar el unificada Ra-Osiris. Ambas serpientes son manifestaciones de la deidad Mehen , que en otros textos funerarios protege a Ra en su viaje al Otro Mundo. La figura divina conjunto representa el principio y el fin del mundo.

En los jeroglíficos de la cámara del sarcófago de la pirámide del faraón llamado Unas –en torno al 2.345-2.375 a.C- se puede interpretar el siguiente texto:

“Una serpiente es entrelazada por una serpiente” y “la serpiente macho es mordido por la serpiente hembra, la hembra serpiente es mordido por la serpiente macho, Cielo está encantado, la tierra está encantada, el hombre detrás de la humanidad está encantado”

Ouroboros
En la iconografía alquímica el color verde se asocia con el principio mientras que el rojo simboliza la consumación del objetivo del Magnum Opus (la Gran Obra).

El Ouroborus se asocia a la alquimia, al gnosticismo y al hermetismo.

Muchos indicios apuntan a que el símbolo del Ouroborus perduro dentro de tradiciones y escuelas como la Gnosis, la Alquimia y el Hermetismo, las cuales han traído este símbolo hasta hoy día.

La eternidad del tiempo y la inmortalidad del espíritu están simbolizadas en la serpiente que circuye el mundo y se muerde la cola sin dejar solución de continuidad. También simboliza entonces la luz astral.

Helena Blavatsky – Isis sin velo

En Grecia, Hermes, dios de la alquimia, define el símbolo como “la serpiente que se devora a sí misma”, la unidad esencial de la naturaleza. Hermes -dios de la alquimia- define el ouroboros así: «Serpens cuius caudam devorabit», serpiente que devora su propia cola, simboliza al Mercurio alquímico. Simboliza la unidad cósmica, base del pensamiento hermético (Uno-Todo ‘en to pan). Su forma circular, símbolo del mundo, es una alusión al «principio de clausura» o al secreto hermético. Por añadidura, enuncia la eternidad concebida como «eterno retorno». Lo que no tiene ni principio ni fin. En este punto el símbolo ouroborus muestra ciertas analogías con el mito del ave Phoenix.

En la escuela Rosacruz, simboliza la eterna madre, que simboliza todo y todo lo contiene: la búsqueda de lo desconocido. La unión del I O =  1 0   siendo la cola lo masculino y la boca lo femenino, manifiesta la Eternidad, regeneración.

Hay dos maneras de «mantener», puede hacerse sosteniendo, o puede hacerse abrazando la creación en un círculo continuo que impida su propia desintegración. Esto es lo que exactamente realiza la famosa serpiente que se muerde su cola: Ouroboros. Estamos ante un símbolo de manifestación y de reasorbción cíclicas. Es una unión sexual en si mismo, un autofecundador permanente, la perpetua transmutación de muerte en vida. Aunque evoca la imagen del círculo, el Ouroboros corresponde a la dinámica de este, es decir, a la primera rueda de apariencia inmóvil porque solo gira sobre si misma de forma indefinida.

En la Alquimia, el Ouroboros simboliza la naturaleza circular de la obra del alquimista que une los opuestos: lo consciente y lo inconsciente. También es un simbolo de purificación, que representa los ciclos eternos de vida y muerte.
En el Ouroboros comienzo y fin se reencuentran en un ritual constante de autotragamiento, imagen emblemática de la Gran Obra como opus circularis. Esta concepción de la Obra está ligada al recorrido del sol tanto como al motivo de la peregrinación del héroe y al de la cuaternidad, ya que el sol se mueve por cuartos trazados en el cielo.

Dada la importancia de este emblema, es, con el sello de Salomón, el signo distintivo de la Gran Obra. En la Alquimia, el Ouroboros simboliza la naturaleza circular de la obra del alquimista que une los opuestos: lo consciente y lo inconsciente. Siendo igualmente un símbolo de purificación, que representa los ciclos eternos de vida y muerte

Dentro de la Gran Obra la cabeza del dragón o del Ouroboros, señala la parte fija, y su cola, la parte volátil del compuesto. En la iconografía alquímica el color verde se asocia con el principio mientras que el rojo simboliza la consumación del objetivo del Magnum Opus (la Gran Obra).

En el Libro de Lambspring, el masón austriaco, filósofo antiguo, noble, doctor y estudiante entusiasta de la medicina, escribió unos versos respecto a la piedra filosofal, ilustrados en el cuadro VI con un ouroboros:

ESTO ES SEGURAMENTE UN GRAN MILAGRO Y SIN NINGÚN ENGAÑO.
ÉSE ES UN DRAGÓN VENENOSO, ALLÍ DEBERÍA ESTAR LA GRAN MEDICINA.

El mercurio se precipita o se sublima, se disuelve en su propia agua propicia, y después una vez más se coagula.
Un dragón salvaje vive en el bosque,
el más venenoso él es, con todo no careciendo nada:
Cuando él ve los rayos del sol y de su fuego brillante,
él dispersa al extranjero su veneno,
y vuela hacia arriba tan ferozmente
que ninguna criatura viva puede estar de pie ante de él,
ni incluso el Basilisco lo iguala.
Él quien posee la habilidad de aniquilar, astutamente
que ha escapado de todos los peligros.
Aun todo el veneno, y colores son multiplicados
en la hora de su muerte.
Su veneno se convierte en la gran medicina.
Él consume rápidamente su veneno,
él devora su cola venenosa.
Todo esto se realiza en su propio cuerpo,
del cual fluye enseguida el bálsamo glorioso,
con todas sus virtudes milagrosas.
He aquí que todos los sabios se alegran en voz alta.

ouroboro3
Es un símbolo de eternidad y de la renovación sin fin del tiempo.

El Ouroborus: Significado de Infinito o Totalidad. 

El Ouroborus: Principio y fin, generador de vida y muerte. El Ouroborus remite a la naturaleza cíclica de las cosas y a la idea del eterno retorno. 

Qué cosmólogo moderno sería capaz de resumir en símbolo tan sencillo como la serpiente tal cúmulo de significados? En la serpiente se compendia toda la filosofía del universo. La materia está vivificada por el espíritu y ambos elementos desenvuelven del caos (energía) cuanto ha de existir. El nudo en la cola de la serpiente simboliza la íntima latencia de los elementos en la materia cósmica. Otro símbolo aún más importante es la muda de la piel de la serpiente. Así como el reptil al despojarse de la piel se libra de una envoltura de grosera materia, demasiado enojosa ya para su cuerpo, y entra en un nuevo periodo de actividad, así también el hombre al desprenderse de su cuerpo grosero y material pasa a un nuevo estado de existencia con mayores facultades y más enérgica vitalidad.

Helena Blavatsky – Isis sin velo

El Ouróboros simboliza el ciclo eterno de las cosas, también el esfuerzo eterno, la lucha eterna o bien el esfuerzo inútil, ya que el ciclo vuelve a comenzar a pesar de las acciones para impedirlo. La serpiente se asemeja a un espiral cuando está en movimiento, un círculo que se abre en otro círculo y combina un retorno a un punto de origen con movimientos en otro nivel, al igual que la Luna. Ambas representan la naturaleza cíclica de las cosas, el origen y el final que se unen y difuminan el uno en el otro.  .

Así, la serpiente es también el Señor de la muerte y de la vida y del tiempo. Su vínculo con lo femenino la emparenta definitivamente con la Gran Diosa Madre Tierra. Y es tributo de casi todas las diosas del neolítico. Pero el Uroboro, relaciona también a la serpiente con la figura geométrica del círculo. En términos simbólicos, el círculo nos habla de la noción de la totalidad. Es una imagen de la vida. La vida se desprende de una generación a otra, para volver a nacer. La serpiente representa la energía y conciencia inmortal comprometida en el campo de batalla del tiempo, rechazando siempre la muerte y volviendo a nacer. Hay algo extraordinario, asombroso en la vida, cuando la ves bajo esa luz. Y por eso la serpiente transporta en sí tanto la fascinación como el terror de la vida.

El poder de la vida hace que la serpiente se desprenda de su piel, como la luna de la sombra. La serpiente se desprende de su piel para volver a nacer, como la luna de su sombra para renacer también. Son símbolos equivalentes. A veces la serpiente es representada por un círculo comiéndose su propia cola. Es una imagen de la vida. La vida se desprende de una generación a otra, para volver a nacer. La serpiente representa la energía y conciencia inmortal comprometida en el campo de batalla del tiempo, rechazando siempre la muerte y volviendo a nacer. Hay algo extraordinario, asombroso en la vida, cuando la ves bajo esa luz. Y por eso la serpiente transporta en sí tanto la fascinación como el terror de la vida”.

(J. CAMPBELL, 1991, 79)

Ouroboros
Hay quien ha sugerido que el Ouróboros es un símbolo de autofelación.

Al autodestruirse y autofecundarse, el ouroboros simboliza el ciclo vital sin frontera entre inicio y fin, la dualidad y equilibrio entre los principios fundamentales que nos rigen: la vida y la muerte, la oscuridad y la luz, lo consciente y lo inconsciente, lo masculino y lo femenino, el yin y el yan.

En Alegoría de la Inmortalidad de Julio Romano (1520, Museo del Prado, Madrid) el ouroboros se representa al centro de la obra, simbolizando el eterno retorno y el carácter cíclico del tiempo. Debajo de él se encuentra la esfinge que representa la inexorabilidad del destino humano; sus garras nos recuerdan que el mundo está dominado por la muerte y por la transitoriedad, y las cadenas en su mano derecha aluden al yugo inexorable de Anakné (La necesidad), que pesa sobre la existencia humana. Arriba del ouroboros encontramos a el ave fénix, misma que representa tanto la resurrección en un sentido cristiano como la síntesis de los cuatro elementos cósmicos. A su lado hallamos una esfera armilar, simbolización del universo.

Allegory-of-immortality-1179
ALEGORÍA DE LA INMORTALIDAD DE GIULIO ROMANO

Ouroboros vislumbra tres pasos de la manifestación de esa vida: creación, sustentación y destrucción (simbolizado claramente en la Trimurti hindú). Y nunca hay que perder de vista la esencia invisible que hace que esos tres aspectos sean diferentes fases de una única cosa. En conclusión, volvemos al tres que es uno. La trinidad.

En Alquimia esto se entiende como vida, muerte y resurrección («mejor» vida). Es necesario que la paloma dentro de la redoma atraviese la oscuridad de la noche para poder llegar a la luz. Pasará por cientos de procesos para llegar a ella, pero debe conocer el dolor, o sea la transmutación final: el Rebis, la Unión, la síntesis perfecta de los contrarios..

Existe un detalle: para que la vida se manifieste es necesaria la muerte, ( por eso la ambivalencia del símbolo que contiene en sí significados opuestos y con ello nos lleva a la unidad) esto forma parte del equilibrio, por eso Ouroboros se muerde la cola.

Jormundgander_03
Jörmundgander es una gigantesca serpiente que ronda «Midgard» (el mundo de los hombres segun la mitologia nordica)..

El Ouroboros fue y es el nombre de la Gran Serpiente del Mundo, que rodea la Tierra..

La Serpiente del Mundo, llamada Ouroboros en griego, se decía que era macho y hembra a la vez, que se autopreñaba, se autoalimentaba, era inmortal y completa. Por eso es la imagen mítica, a la vez, de la totalidad y de la naturaleza, encarnada aquí en un símbolo.

En los mitos nórdicos la imagen del ouroborus aparece nuevamente en forma de texto, representada como Jörmungandr o tambien llamada “Serpiente de Midgard”, hijo de Loki y Angrboda. Según el mito la Serpiente de Midgard era un ser perverso que Odin tuvo que arrojar al mar, creció tanto que mordiéndose la cola podría abrazar toda la tierra

Hay otros artículos en este blog  sobre este tema. Si estás interesado, puedes ir a la CATEGORIA:  

#EL PODER DEL DRAGÓN

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte!

Nos leemos en el próximo post.

No copies, respeta y comparte

FUENTES:

  • Wikipedia
  • Campbell, Joseph. Las mascaras de Dios Mitología Occidental
  • Platón, Timeo , Jowett, Benjamin, trans, Hermética
  • Carl Jung, Collected Works, vol. 14 párr. 513.
  • CIRLOT, J.E.: Diccionario de símbolos, Siruela, 1997.
  • BIERDERMANN, Hans. Diccionario de los símbolos. Ed. Paidós. Barcelona. 1993.
  • CHERVALIER, Jean y Alain Gheerbrant. Diccionario de los símbolos. Ed. Herder, 6ª ed., Barcelona, 1999.
  • HORNUNG, Erik Concepciones de Dios en Egipto:. El Uno y los Muchos. Cornell University Press, 1982.
  • LURKER, Manfred. El mensaje de los símbolos. Mitos, culturas y religiones. Ed. Herder, Barcelona, 1992.
  • TRESIDDER, Jack. Diccionario de los símbolos

4 Respuestas a “El Ouroboros, la serpiente dragón que se muerde la cola”

  1. Hola, me gustaría que alguien me ayudase, en Agosto, en el contexto de contacto con otras realidades pude ver junto a 2 amigos el ouroboros de fuego a escasos metros de nosotros, quería decirnos algo?, que puede significar?

Deja un comentario