El Tercer Ojo, «el Ojo que todo lo ve»

“Quien mira hacia afuera, sueña; quien mira hacia adentro, despierta” 

Carl Jung

El concepto del TERCER OJO, también llamado el OJO DE LA MENTE, es un símbolo multicultural vinculado a la visión psíquica: mientras que los ojos ven hacia afuera todo lo material, el TERCER OJO se referiría a la percepción de lo espiritual, mirando hacia adentro.

“El ojo común no ve más que la parte exterior de las cosas, y juzga mediante eso, pero elojo que todo lo ve” penetra completamente, y lee el corazón y el alma, encontrando allí la capacidad que el exterior no indica o promete, y que de otro modo no podría detectar”.

Mark Twain – 1899

El Tercer Ojo es un símbolo asociado al conocimiento y al despertar de la conciencia, y ha sido objeto de culto así como emblema de diversos rituales de iniciación. Se encuentra presente en una gran cantidad de culturas ancestrales, y cada una de ellas ha ido adaptando su ícono y/o su nombre, más su significado parece trascender a todas ellas.

Su noción y significado se remonta a tiempos inmemoriales de la antigüedad, prácticamente como las pirámides y de hecho, en muchos casos se lo representa junto a ellas. El hallazgo de este emblemático símbolo en todas partes del mundo parece ser evidencia de la existencia de una religión común en un pasado remoto, y por ende, de una civilización con alcance global.

El Tercer Ojo es un símbolo asociado al despertar de la conciencia. Su concepto está vinculado al conocimiento del propio ser, a la esencia inefable de cada ser humano, a lo más profundo de la autoexperiencia.

clari
A la GLÁNDULA PINEAL, dentro de la cultura egipcia, se la conoce como el OJO DE HORUS, el cual se corresponde con impresionante parecido.

Este símbolo se encuentra presente en una gran cantidad de civilizaciones ancestrales. Muchas de ellas han adaptado su representación y su nombre, pero su significado ha permanecido inalterable.

Para los sumerios y antiguos egipcios y para muchas culturas de la antigüedad la GLÁNDULA PINEAL se consideraba de gran importancia dado que creían que regulaba el flujo del pensamiento y que funcionaba como un portal hacia dimensiones superiores, relacionadas con la intuición, la sabiduría y el conocimiento profundo.

eye-of-ra
Símbolo del Ojo de Horus con la cobra Uadyet y el buitre Nejbet

En Egipto, la tierra de la Gran Pirámide de Giza y de la Gran Esfinge, el OJO DE HORUS, o Udyat, era un concepto ampliamente difundido y venerado al que se le atribuía propiedades vinculadas con la salud, la prosperidad, con el pasaje al otro mundo, y la capacidad de renacer. En ocasiones se lo representaba acompañado de las figuras protectoras del faraón: la serpiente (cobra) Uadyet, “la señora del cielo”, diosa del Bajo Egipto; y por el buitre Nejbet, protectora de los nacimientos, las fiestas y las batallas, diosa protectora del Alto Egipto.
Precisamente la cobra Uadyet y el buitre Nejbet era lo que los faraones llevaban en la frente, como símbolo de iniciados, justamente en la zona del Tercer Ojo. Los dos símbolos sintetizan la idea de la serpiente emplumada, emblema del dios del creador y dador del conocimiento a la humanidad, para muchas culturas ancestrales.
Desde el punto de vista anatómico, es como si la serpiente y el buitre fueran los sensores externos que transmiten la información a la Glándula Pineal, las vías conectoras entre el exterior y el centro de la conciencia. En este sentido, resulta tal como lo manifiestan los mitos de todas las culturas ancestrales, respecto de que la serpiente es la dadora del conocimiento, la forjadora de la conciencia del hombre.

pirc3a1mide-dollarLos fundadores de los EEUU, masones declarados, no eran ajenos a la simbología ocultista, como se puede evidenciar en el billete de un dolar en donde han rendido homenaje a la sabiduría ancestral. Los masones simbolizaron el concepto del Tercer Ojo Despierto con un ojo dentro de un triángulo. Y la imagen de la pirámide truncada no sería otra que la mítica Gran Pirámide de Giza (a la cual justamente le falta su cúpula), símbolo del misticismo egipcio y de los conocimientos ancestrales ocultos.

En la cultura sumeria y asiria, su heredera, encontramos una serie de representaciones que justamente asocian la figura del buitre, la piña (la Glándula Pineal) y la médula espinal con el flujo de energía ascendente.
Llamativamente, podemos encontrar en las festividades de la tradición mexica, a personas representando a sus seres mitológicos, usando disfraces con cabeza de águilas/serpientes emplumadas, muy parecidos a los Apkallu asirios.

Nimrud_Apkallu
Apkallu o Abgal, (Ab-gal-lu «barquero», «gran hombre-pez») en un relieve del palacio de Asurnasirpal II.

En el marco del hinduismo, Shiva es uno de los dioses de la Trimurti (‘tres-formas’ o “Trinidad hinduista”), representando el papel de dios destructor, junto con Brahmá (dios creador) y Visnú (dios preservador). Shiva tiene un tercer ojo ubicado en su frente, representando el ojo de la sabiduría, el ojo que ve más allá de lo evidente, también conocido como bindi. En consecuencia, a Shiva se lo conoce como Tri-netri-īshwara (‘señor de los tres ojos’).

Para los espiritualistas y diferentes religiones como el budismo o el hinduismo, el TERCER OJO es el lugar donde se encuentra nuestra conciencia y el punto de unión con el mundo espiritual. Lo consideran el centro de la clarividencia y la intuición, y lo exteriorizan con un punto rojo entre medio de las cejas.

Buda-tercer-ojo
El Tercer Ojo entre las cejas de Buda. Despertando su Tercer Ojo permitió a Buda entender las fuerzas de la existencia y su manifestación en la cadena de la causalidad.

Su diseminación y utilización en diversas y remotas culturas parecería evidenciar la existencia de una religión ancestral anterior que podría haber transferido su saber a todas las demás.

Richard Cassaro, autor del libro “Written In Stone…” propone que el Tercer Ojo sería un órgano remanente de un tipo de humanidad más elevada, sofisticada y espiritual, que habría vivido durante la “era dorada” previa al Diluvio, denominada por los escritos ancestrales como “Babel,” “Shambhala” o “Atlantis”, o más genéricamente, Cultura Madre. Y sugiere que, como humanos post-diluvianos, todavía tenemos la posibilidad de elevarnos, desarrollando este atrofiado pero potente órgano llamado por la ciencia moderna GLÁNDULA PINEAL.

pineal_body_rotation
Representación dinámica 3D de la Glándula Pineal

La Glándula Pineal

El filósofo francés René Descartes (1596-1650), en el contexto de su dualismo psico-físico, postuló que Alma y Cuerpo existen por separado y que su punto de encuentro es precisamente la Glándula Pineal, “el asiento del alma”. Lo que le atrajo a Descartes de esta glándula fue su ubicación en el eje de simetría de nuestro cerebro y su anatomía.

La GLÁNDULA PINEAL tiene forma de “piña” (el fruto del arbol de pino) – por eso se llama Pineal, y se encuentra físicamente justo en el centro de nuestro cerebro. Es el órgano de mayor concentración de energía en el organismo, como así también el de mayor flujo de sangre.

Su función es generar una hormona muy importante que es la Melatonina, que a su vez se sintetiza a partir de la Serotonina. La Melatonina actúa como un tipo de reloj maestro que regula el sueño o la vigilia, retarda el proceso de envejecimiento y regula el crecimiento, entre otras funciones.
La Melatonina interviene en la regeneración celular, la generación de antioxidantes (que bloquean los radicales libres) y además tiene propiedades inmunológicas que previenen el cáncer, cardiopatía, alzhéimer y depresión, entre otras enfermedades.

La GLÁNDULA PINEAL además de contener fibra de retina en su interior, tiene la característica de ser fotosensible (como el ojo), siendo la producción de la Melatonina estimulada por la oscuridad e inhibida por la luz. La misma está unida a la retina vía ganglio cervical superior y núcleo supraquiasmático hipotalámico, así pues, se puede considerar que es parte de las vías visuales, y convierte la información lumínica en secreción hormonal.
Además de producir la Melatonina, la GLÁNDULA PINEAL también produce un compuesto llamado DMT (DiMetilTriptamina), uno de los psicodélicos más potentes conocido hasta ahora, que es el responsable de la visualización de imágenes en estado de sueño.

descarga (17)
Madre ayahuasca muéstranos caminos pintado visiones con un buen destino

¿Qué provoca a cierto tipo de plantas abrir el tercer ojo a quien las consume?, ¿por qué sólo ciertas plantas, vegetales o frutos ofrecen este conocimiento?, ¿qué pasa en el cerebro al abrirse una puerta del Misterio?

El Ayahuasca – una bebida ceremonial utilizada por los Chamanes de tribus del Amazonas para producir efectos psíquicos de sanación, clarividencia y precognición – se produce a partir de especies vegetales que son químicamente casi equivalentes al DMT en los seres humanos.
En el ser humano, así como en el resto de los mamíferos y en ciertas aves, el cuerpo pineal es una glándula, esto es, un órgano que segrega hormonas. Pero en algunos peces, reptiles, anfibios y algunas aves, el cuerpo pineal es una formación que integra, además de una glándula, a órganos fotorreceptores cuyas fibras “desembocan” en la parte superior del cráneo. En estas especies no mamíferas, el órgano pineal es, literalmente, un tercer ojo.
Es decir que, en alguna parte del camino evolutivo, nuestra especie perdió ese “tercer ojo”, y lo suplió con las vías visuales que conectan con la glándula pineal, mientras que otras especies que no desarrollaron esas vías, lo mantuvieron para que su glándula pineal pueda seguir percibiendo la luz.

En la doctrina del Kundalini Yoga, se lo denomina el SEXTO CHAKRA o AJNA, donde se consuma la percepción consciente del Ser y se asienta la fuerza psíquica. Kundalini, en sánscrito, significa “serpiente”, y es una figura utilizada para representar el flujo de energía presente en el cuerpo humano. El Kundalini es la energía pránica o vital, que se encuentra en la base de la médula espinal.

En la India, la tradición hindú enseña a los seguidores a despertar el Tercer Ojo activando sus “siete chakras”. Es un ejercicio antiguo, que todavía se practica hoy en día, llamada Kundalini Yoga; se afirma que afecta directamente a la conciencia humana, al desarrollo de la intuición, al aumento del autoconocimiento, y desencadenar nuestro potencial creativo.

Este proceso es representado esotéricamente por el símbolo del Caduceo de Hermes, una evidente síntesis de la representación de la energía Kundalini fluyendo por la columna vertebral: dos serpientes trenzadas que ascienden por la vara.

La idea de simetría en este tipo de imágenes que representan esto, se refiere a la noción de las energías opuestas que ascienden por la médula. Es muy habitual encontrar representaciones de este motivo, con la piña flanqueada por figuras de animales enfrentados, o bien en el caso del OJO QUE TODO LO VE, las pirámides flanqueadas por figuras opuestas.
La piña se encuentra en muchas culturas y tiene relación con el poder y el conocimiento. De hecho, en la actualidad se encuentra un enorme monumento en forma de piña en el mismo Vaticano, flanqueada por pavos reales enfrentados.

Piña del Vaticano

El Símbolo del Cono de Pino

El símbolo del cono de pino es uno de los emblemas más misteriosos del arte y la arquitectura antiguos y modernos. 

Esto fue reconocido por varias culturas antiguas, y el símbolo se puede encontrar en las ruinas de los indonesios, babilonios, egipcios, griegos, romanos y cristianos, por nombrar algunos. También aparece en los dibujos de tradiciones esotéricas como la masonería, la teosofía, el gnosticismo y el cristianismo esotérico. El cono de pino tenía el mismo significado para todos: simbolizaba un órgano vestigial secreto, la «glándula pineal» o «Tercer Ojo», que todos poseemos.

El Tercer Ojo parece extraño, incluso francamente ajeno a nosotros en Occidente, aún hoy, a pesar de nuestra vida en la “era de la información” de la globalización. El hecho de que el Tercer Ojo es tan desconocido, tan extraño y tan ajeno a nuestra forma de pensar es una especie de enigma. La razón es porque parece que siempre han sido, y sigue habido, un esfuerzo consciente para ocultarlo por una poderosa élite que no quieren que las masas descubran sus secretos.

IMÁGENES SUPERIORES:

  1. Caduceo con Piña, diseño masónico de un edificio en pleno distrito financiero de Nueva York.
  2. Bastón con un cono de pino de Osiris. Museo Egipcio de Turín, Italia, 1224 a.C.

¡Anímate a comentar! Tu opinión es muy importante para mi 🙂


FUENTES:

  • Wikipedia
  •  www.RichardCassaro.com 
  • http://www.richardcassaro.com/occult-symbolism-behind-pine-cone-art-architecture/

0 Respuestas a “El Tercer Ojo, «el Ojo que todo lo ve»”

  1. Lo que no entiendo y no tengo idea donde buscar información es a lo que describe Cassaro , donde ahí puede ser una respuesta muy importante ¿Por qué ocurrió el gran diluvio? ¿Por qué como humanos perdimos la capacidad de como se dice en las tablillas Sumerias y Acadias que convivíamos con los Dioses?

Deja un comentario