Dragones: La batalla de los demonios y los arcángeles

San Miguel, Luis JuárezY así fue precipitado el enorme Dragón, la antigua Serpiente, llamada Diablo o Satanás, y el seductor del mundo entero fue arrojado sobre la tierra con todos sus ángeles. (Apocalipsis 12,9)

La tradición judeo-cristiana terminó de ejecutar el maleficio que ya rondaba sobre el dragón en la cultura del Norte de Europa. Un dragón que retiene tesoros, princesas,…que llevan el cáos u oscuridad a las ciudades e incluso se convierten en el propio Demonio que es derrotado por el Arcángel Miguel, príncipe por excelencia de la cristianizanización sobre el mundo pagano.

Pero, ¿qué es exactamente el diablo?

La palabra «demonio» se origina del griego «daimon» que significa ser sobrenatural de forma maléfica. Los demonios son ángeles caídos, los cuales surgen o se originan de dos maneras; los primeros que «dejaron su puesto celestial y tomaron mujeres de la tierra y tuvieron hijos», de los cuales nacieron los Nefillium. Los Nefillium fueron gigantes mutantes, los cuales fueron odiados por las personas. Consumian grandes cantidades de alimentos, animales, reptiles , peces y tomaban sangre. Eventualmente comenzaron a comer carne humana. Fueron destruidos por Dios en el Diluvio. Los segundos, fueron los que desobedecieron y se revelaron contra Dios . Satanás y un tercio de los ángeles fueron expulsados del Cielo a la Tierra.

En verdad, este personaje temible no es otra cosa que la personificación de nuestros propios demonios interiores, constituyendo la reunión de todos los impulsos internos que nos empujan a abandonar la senda hacia la reintegración. Etimológicamente “diábolos” (διάβολος ) quiere decir ”adversario” o “enemigo” que, a su vez, deriva de “día-ballö” (διαβάλλω): dividir.

Chevalier asevera que 

“el diablo simboliza todas las fuerzas que turban, oscurecen y debilitan la conciencia y determinan su regreso hacia lo indeterminado y lo ambivalente: centro de noche, por oposición a Dios, centro de luz. El uno arde en un mundo subterráneo, el otro brilla en el cielo”.

La Biblia es un tratado de Alquimia Espiritual y en sus líneas está escondido el magno secreto de la Gran Obra. Este  libro tradicional no nos habla de viejas historias y personajes olvidados, sino que nos está hablando de lo que está sucediendo aquí y ahora dentro de nosotros. San Pablo dice a los Efesios:

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”.

El filósofo Peter Kreeft ofrece una explicación posible en su libro Angels and Demons [Ángeles y demonios], donde describe cómo se comunican los ángeles entre ellos.

Los ángeles se comunican de inmediato, de mente a mente, sin ningún medio como el aire o los oídos o siquiera palabras: directa telepatía mental.

Una forma de imaginar esta batalla ente ángeles y demonios es como una lucha de intelectos, más que una de espadas. No hay nada material en su contienda, algo difícil de concebir desde nuestro punto de vista. Por eso los artistas siempre han representado a ángeles y demonios de forma física con escudos, espadas y armaduras. Es mucho más fácil para nuestra mente concebir una lucha física que una inmaterial. No resulta muy emocionante pintar una batalla entre dos criaturas que se parecen más a los electrones que a los humanos.

En su carta a los Efesios, san Pablo escribe:

Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio”. (Efesios 6,12)

La conclusión de esta batalla entre los Angeles Buenos y los ángeles malos se encuentra en el Apocalipsis (12, 7-10):

«En ese momento empezó una batalla en el Cielo: Miguel y sus Angeles combatieron contra el Monstruo. El Monstruo se defendía apoyado por sus ángeles, pero no pudieron resistir, y ya no hubo lugar para ellos en el Cielo. Echaron, pues, al enorme Monstruo, a la Serpiente antigua, al Diablo o Satanás, como lo llaman, al seductor del mundo entero, lo echaron a la tierra y a sus ángeles con él».

LOS CUATRO DRAGONES

En la tradición cristiana, los cuatro dragones serpiente adoptan la forma de fuerzas demoníacas subordinadas a los cuatro elementos de la naturaleza. Esta vinculación del dragón con la figura del diablo no es rara ya que la propia palabra “dragón” proviene del vocablo “draco” que significa “serpiente”, un animal que en el Génesis bíblico se vincula a las tentaciones del demonio.

El teólogo inglés William Law estableció un paralelismo entre el dragón y el diablo, asegurando que:

“No hay ningún dragón de fuego fuera o aparte de ti que te pueda hacer daño alguno. Es tu propio infierno, tu propio diablo, tu propia bestia, tu propio anticristo, tu propio dragón, que vive en la sangre de tu propio corazón, el que te puede lastimar y dañar. Muere a este yo, a esta naturaleza interna, y entonces habrás vencido a todos los enemigos exteriores. Vive para este yo, y entonces, cuando semejante vida egóica se exteriorice, todo lo que llevas dentro, así como todo lo que hay fuera de ti, no será otra cosa que un mero ver y sentir este infierno, esta serpiente, esta bestia y este dragón de fuego”.

La dicotomía entre lo divino y lo demoníaco puede ser hallada en todas las tradiciones iniciáticas, en diferentes oposiciones: luz-oscuridad, vigilia-sueño, conciencia-inconsciencia, centro-periferia, unidad-diversidad, etc.  El camino del dragón nunca pasará por su destrucción, sino por la integración del mismo en nuestro yo a través de la espada flamígera que representa la Conciencia – Ser Conscientes -.

En una “guerra interior” de cuatro frentes, el caminante-héroe se enfrenta simbólicamente a cuatro dragones: el basilisco (tierra), la serpiente escamosa (agua), el dragón de hielo (aire) y la bestia de fuego (fuego). Es el marco simbólico y lo que significa este enfrentamiento: contrarrestar los venenos del dragón (malos hábitos) mediante eficaces antídotos (hábitos de excelencia), transmutando los vicios en virtudes.

MAS INFORMACIÓN:   Los Cuatro Dragones de los Elementos.

d05abcb17444c4bb23ad124360a5ce42

El dragón es, como casi todos los símbolos primeros, un símbolo doble: es la luz, tanto la física como la espiritual; pero es también símbolo de su sombra, de la oscuridad de la materia, del mal, de la sustancia enrollada que atrapa al alma en su torbellino, la doble espiral o helice de la evolución o,… involución.

En este sentido, la espiral es un arquetipo de nuestra psique más profunda, eje del inconsciente colectivo de Carl Jung. Podemos imaginarnos el descenso de esta forma espiro-helicoidal desde el espacio, representando así el recorrido que efectúa la energía universal para que, atravesando distintos planos, niveles y estadios del Cosmos, en su descenso se convierta en energía cada vez más densa, hasta alcanzar el estado de la materia, tal y como la conocemos. Si el recorrido es efectuado en un sentido inverso —es decir, ascendente—, representará entonces la evolución.

El caduceo hermético, con el doble enroscamiento de las serpientes, reproduce la misma forma que el doble movimiento de los Nâdi, canales situados a ambos lados de la columna vertebral que ciertas prácticas yóguicas ponen en movimiento a fin de lograr el despertar de la Kundalini, para que ésta ascienda hasta el chakra (vórtice energético) situado en la cabeza.

Los grados de la Iniciación también siguen el mismo modelo. Por eso suelen expresarse gráficamente bajo la forma de una escalera de caracol ascendente. «El Dragón del Conocimiento» o «la Serpiente de la Sabiduría», aparecen con frecuencia enroscados en las columnas de algunos templos, partiendo de su base, que es la representación de lo físico y material, para ir subiendo en una lenta ascensión hacia lo superior y lo trascendente.

A lo largo de la historia muchos son los dioses y deidades que se han dirigido al hombre utilizando la espiral. Torbellinos, columnas de polvo y humo, son algunos de los sistemas que más frecuentemente han sido descritos en leyendas, mitos y libros sagrados.

CaiCaiTenTenVilu

La serpiente en algunas culturas llegó a considerarse el más espiritual de los animales, que al desprenderse de su piel se desprendía de la vejez, pudiendo matar y curar, siendo por este motivo un símbolo y atributo de los poderes adversarios, positivo y negativo que rigen el mundo, tal como hemos comentado en el articulo anterior, ARQUETIPO DE LA SERPIENTE DRAGÓN: LA SOMBRA mostrándonos la necesidad de desprendernos de lo viejo, por doloroso que sea para continuar con nuestro crecimiento.

La contraposición de lo luminoso y bueno, por un lado, y de lo oscuro y malo, por otro, quedó abandonada abiertamente a su conflicto en cuanto Cristo representa al bien sin más, y el opositor de Cristo, el Diablo, representa el mal. Esta oposición es propiamente el verdadero problema universal, que aún no ha sido resuelto.

C. G. Jung. Psicología y Alquimia, 1944, 21, § 22.

Así como el Dragón es concebido en el entrenamiento iniciático como cuatriforme (cuatro dragones que son uno solo, vinculados al cuaternario que conforma la personalidad), el Demonio, el máximo adversario, está constituido por cuatro fuerzas elementales o principados

En esta “guerra interior” de cuatro frentes, el caminante-héroe se enfrenta simbólicamente a cuatro dragones: el basilisco (tierra), la serpiente escamosa (agua), el dragón alado (aire) y la bestia de fuego (fuego).

Paracelso y Agrippa estudiaron en profundidad estas cuatro fuerzas elementales en su forma de príncipes-demonios (Mahazael, Azazel, Azael y Samael), pero la presentación más acabada la realizó el inglés Robert Fludd en su obra “Medicina Catholica” (1631), donde se incluyeron dos ilustraciones muy reveladoras: el “hombre sano” y el “hombre enfermo”.

En la imagen de la “fortaleza de la salud”, podemos observar de qué manera el hombre sano, en conexión directa con la Divinidad Pura, logra contrarrestar las fuerzas malignas provenientes de los cuatro puntos cardinales, con el auxilio eficaz de los arcángeles constituyentes de la milicia celeste: Uriel, Gabriel, Rafael y Miguel, siempre representados con indumentaria militar.

Gabriel (“Fuerza de Dios”, Tierra)
Uriel (“Luz de Dios”, Agua)
Rafael (“Medicina de Dios”, Aire)
Miguel (“Quien como Dios”, Fuego)

En el Apocalipsis, uno de estos arcángeles (Miguel) es quien  debe enfrentarse al dragón, una vez más equiparado al demonio:

Después hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lucharon contra el dragón. El dragón y sus ángeles pelearon, pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo. Así que fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña a todo el mundo”. (Apocalipsis 12:7-9)

Las escuelas de magia ceremonial del siglo XIX recogieron la tradición paracelsiana y elaboraron fórmulas, oraciones e invocaciones centradas en los cuatro demonios y en los cuatro arcángeles. En sus obras, MacGregor Mathers enseñaba esta fórmula:

“Los conjuro de nuevo y poderosamente los llamo, oh Demonios, en cualquier parte de la tierra donde se encuentren, para que no puedan permanecer en Aire, Fuego, Tierra, Agua o en cualquier otra parte del universo, ó en cualquier lugar que los pueda atraer…” .

EL BHAGAVAD GITA HINDU

La batalla de los demonios y los arcángeles no es una construcción teórica ni una bonita historia de fantasía, sino que verdaderamente está sucediendo aquí y ahora, más precisamente dentro de nosotros mismos.

Esta es la misma guerra que describe el Bhagavad Gita. Su contenido es la conversación entre Krisna ―a quien los hinduistas consideran una encarnación de Visnú (mientras que los krisnaístas lo consideran el origen de Visnú)― y su primo y amigo Aryuna en el campo de batalla en los instantes previos al inicio de la guerra de Kurukshetra. Respondiendo a la confusión y el dilema moral de Aryuna. Comienza con el principio de que el alma es eterna e inmortal. Cualquier muerte en el campo de batalla solo supondría el desprendimiento del cuerpo, pero el alma es permanente. Aryuna no logra entender la naturaleza de las cosas. Su prurito en matar es un impedimento para el correcto dharma. Esencialmente, Aryuna desea abandonar la batalla sin intervenir; sin embargo, Krisna le advierte que si no interviene, el orden establecido se rompería. La principal materia filosófica del Bhagavad-gītā es la explicación de los cinco conceptos o «verdades» básicas:

  • Íshuara (Dios, controlador).
  • yiva-atma (‘viva-alma’ o alma viviente).
  • prakrti (materia).
  • karma (deber).
  • kala (tiempo).

Esto ha hecho que el Bhagavad-gītā sea considerado un resumen breve de las doctrinas hinduistas. Durante su discurso, Krisna revela su identidad como el ‘mismísimo Dios’ (suaiam Bhagaván), bendiciendo a Aryuna con una impresionante visión de su divina forma universal.

LA CRUZ DE FLAMEL O CRUZ ALQUIMICA

La Cruz de Flamel también conocida como “Cruz Alquímica”, este símbolo aparece en “El Libro de las Figuras Jeroglíficas” de Nicolás Flamel, alquimista francés del siglo XIV. Consiste en una serpiente enroscada en una cruz, aunque hay otra versión que incluye una corona y alas sobre la serpiente y la cruz.

 Según Titus Burckhardt en su libro “Alquimia”, la “serpiente crucificada” simboliza el control de la fuerza vital para que no se disipe y la conversión del pensamiento en una conciencia equilibrada e intemporal; la cruz en la que está la serpiente representa el cuerpo como microcosmos.

Además, las alas y la corona que aparecen en la otra versión de la Cruz de Flamel significan la victoria de la espiritualidad sobre el materialismo

En Alquimia la serpiente alada representa el principio volátil, sin alas es el principio fijo y la serpiente crucificada es la fijación del volátil y sublimación.
También contemplaron la serpiente como “lo femenino en el hombre”, o su “esencia húmeda”, identificándolo con Mercurio, el dios andrógino, o como Shiva, quien tenía la capacidad tanto para el bien como para el mal. También se asoció a las dos serpientes de los gnósticos: Agathodaemon y Kakodaemon, símbolo también de esas dos polaridades.

En la Masonería la serpiente simboliza la Verdad y aquel que la mire (entendiendo la serpiente como portadora de la verdad y el conocimiento) sanará del mal de la ignorancia.

Todas las corrientes espirituales nos muestran de una u otra forma a estas dos fuerzas-raíces en pugna: Vidya y Avidya (la sabiduría y la ignorancia). Una nos impulsa al centro (es concéntrica y centrípeta) y su impulso motor es la voluntad, mientras que la otra –alimentada por el deseo– nos arrastra a la periferia (es excéntrica y centrífuga).

El hombre profano, que en su inconsciencia se deja arrastrar por el deseo, es presa de las fuerzas alienantes y separatistas (demoníacas), mientras que el noble caminante, al poder experimentar íntimamente el “Yo soy” recibe el apoyo de las fuerzas angélicas que lo guían  hacia la Unidad primordial.

Recordemos en esta hora a los viejos maestros de la Tradición Perenne que, como parte del entrenamiento espiritual, ordenaban a sus discípulos antes de las prácticas de meditación que cerraran los ojos y se prepararan“para el combate”.

…) “Si la gente pudiera ser educada para ver la parte más baja de su propia naturaleza, sería esperanzador que aquellos que lo aprendieran pudieran entender y amar a sus semejantes mejor. Un poco menos de hipocresía y un poco mas de tolerancia hacia uno mismo, puede otorgar solamente buenos resultados con respecto a nuestro prójimo“.

Carl Jung.

large20gargoyle20wall20mount

NOTA IMPORTANTE: Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no.

LEE, INFORMATE, INVESTIGA, REFLEXIONA, MEDITA

El escepticismo, no es más que la negación de la realidad por la incapacidad o el temor a confrontarla. Y tampoco hay misterios, sólo hay falta de información. Ni hay milagros, sólo hay hechos científicos ignorados

Hay otros artículos en este blog  sobre este tema. Si estás interesado, puedes ir a la CATEGORIA:  Serpientes y Dragones


FUENTES:

  • Wikipedia
  • Law, William: “El espíritu de oración”
  • Chevalier, Jean: “Diccionario de los símbolos”
  • Mathers, MacGregor: “La clave de Salomón”
  • https://phileasdelmontesexto.com/los-cuatro-demonios/

0 Respuestas a “Dragones: La batalla de los demonios y los arcángeles”

  1. ESTA PÁGINA ES ADEPTA A LA RELIGIÓN CRISTIANA, Y NADA DE LO QUE DICE ES VERDAD. CONFUNDE LA FIGURA DEL DRAGÓN CON LA DEL DEMONIO, PARA ELLOS TODO LO QUE NO ESTÉ BAJO LA IGLESIA ES MALO.
    El SIMBOLISMO DEL DRAGÓN SON LA FUERZA Y EL PODER, EN ORIENTE ES CONSIDERADO COMO LA REPRESENTACIÓN DE LA LLUVIA Y EL AGUA, EN OCCIDENTE REPRESENTA A UN MONSTRUO QUE DESTRUYE EN CUENTOS, Y SÓLO ES ÉSO, CUENTOS. LA PERSONALIDAD DEL DRAGÓN ESTÁ MARCADA POR LA SABIDURÍA, Y EN EL TERRENO ESPIRITUAL SIGNIFICA LA SINCERIDAD Y ESPONTANEIDAD.
    LA IGLESIA CATÓLICA VIENE CONTANDO MENTIRAS DESDE QUE SE FUNDÓ COMO INSTITUCIÓN, LA PALABRA HEREJE QUE TANTO DESPRESTIGIARON Y LO TOMARON COMO UN INSULTO A QUIEN SE LO LLAMARA, PROVIENE DEL LATÍN, QUE A SU VEZ PROCEDE DEL GRIEGO Y SIGNIFICA: LIBRE DE ELEGIR. ES DECIR EL HEREJE ES UNA PERSONA QUE ELIGE LIBREMENTE A LO QUE SE LE HA IMPUESTO, NO ES NADA MALO, SÓLO QUE LA IGLESIA NO QUIERE QUE NADIE PIENSE DIFERENTE, PUES COMO YA SABEMOS QUIERE CONTROLAR Y LO HACE A TRAVÉS DEL MIEDO Y LA CULPA. CUALQUIERA PUEDE INFORMARSE DE LO QUE HE EXPUESTO Y VERLO CON SUS PROPIOS OJOS.

  2. Hola Libertad…

    Es que decir Iglesia, demonios y algunas personas saltan histericas y ya elucubran con conspiraciones eclesiásticas. . Tu escrito además del uso y abuso de mayusculas , que en redes significa que gritas para imponerte, no tiene ni pies ni cabeza. ¿Has leído el articulo?

    Explico que hay muchos tipos de dragones y muchos conceptos sobre su simbolismo. Hay toda una categoría dedicado a este portentoso animal mitológico, 29 artículos publicados que deberías leer antes de centrarte en criticar y etiquetar este blog por un solo articulo donde se analiza su relación simbólica con ángeles y demonios. y la Iglesia.

    https://santuariodelalba.wordpress.com/category/magia-natural/serpientes-y-dragones/

    Creo que ni tan siquiera has leído el articulo donde termino diciendo:

    NOTA IMPORTANTE: Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no.

    LEE, INFÓRMATE, INVESTIGA, REFLEXIONA, MEDITA
    El escepticismo, no es más que la negación de la realidad por la incapacidad o el temor a confrontarla. Y tampoco hay misterios, sólo hay falta de información. Ni hay milagros, sólo hay hechos científicos ignorados

Deja un comentario