La Oca, un animal esotérico

gansos

Las Ocas, han sido a lo largo de los tiempos un animal con una fuerte simbología y significado. Las Ocas, eran consideradas el paradigma de la Sabiduría Sagrada. Se basaban en la creencia de que las Ocas, Gansos o Ansares, eran las guías sagradas, enviadas para aconsejar a los Humanos.

LAS OCAS, LAS GUARDIANAS DE LO SAGRADO

La oca fue muy valorada desde los pueblos primitivos, para la civilización romana era el encargado de cuidar las estancias y alertaba con sus sonidos estruendosos de personas ajenas a la propiedad, esté ánade aparece con un valor mitológico a lo largo de la historia

El nombre de la Oca se ha mantenido en diversas expresiones lingüísticas europeas. En España se ha mantenido el nombre Oca, pero es más usada la expresión ganso o ansar

Robert Laffont, en su “Diccionario de los Símbolos”, indica que la Oca tuvo gran importancia en el Egipto de los faraones. Por ejemplo, el jeroglífico de Geb, heredero del trono de Horus, es una Oca y una pierna. Agrega que cuando los faraones fueron identificados con el sol, su alma fue representada en forma de una Oca, ya que la Oca es el sol salido del huevo primitivo.

Expresa también que las ocas eran consideradas como mensajeras entre el cielo y la Tierra. El advenimiento de un nuevo rey era anunciado, entre otros rituales, soltando cuatro ocas hacia los cuatro puntos cardinales.

Para los celtas, la oca también era un mensajero de otro mundo. Los romanos, por su parte, le prestaban especial cuidado, pues fueron las ocas, los gansos del Capitolio, los que avisaron a tiempo un ataque sorpresivo.

Charpentier afirma que en cualquier mitología la oca es un símbolo que refleja al “iniciado” y ello se da desde la más remota antigüedad. Habitualmente la Oca es simbolizada por su pata, lo que parece correcto por ser éste el principal signo distintivo de ella.

Las Ocas eran guardianes de las casas, alertando de la presencia de intrusos con el escandaloso ruido que producían. Desde siempre, este animal ha sido considerado paradigma de la Sabiduría Sagrada, ya que se pensaba que eran guías sagradas, enviadas para aconsejar a los humanos. En la Catedral de Barcelona, por ejemplo, en el claustro, viven 13 ocas, que se pasean libremente. El número de ocas, no es casual.

Una cosa importante a destacar es que cuando un ganso está herido y deja de volar, otro ganso se encargará de quedarse con él y no dejarlo sólo. Este ganso estará con el herido hasta que se recupere o hasta que dé su último respiro, nada de un animal tonto acerca de este tema. De hecho, este valor es el que da el simbolismo al ganso, el cual tiene que ver con el entendimiento y es que es una especie que puede darnos una gran sabiduría.

Algunos de los elementos que se relacionan con el ganso son: bravura, lealtad, trabajo en equipo, seguridad, protección, comunicación y determinación. Los gansos son animales muy conscientes de su camino, instintivamente saben seguir su camino y esto es lo que se relaciona con la bravura y la seguridad.

CAMINO DE LA OCA, CAMINO DE LAS ESTRELLAS, CAMINO DE SANTIAGO…

Las ocas salvajes, tienen recorridos migratorios estacionales, definiendo los llamados caminos de las Ocas. Estos recorridos, coinciden con el Camino de Santiago o Camino de las Estrellas. Antiguamente, los peregrinos que iban a Santiago, no disponían de guías o mapas, por lo cual cabe pensar que se guiaban recorriendo de día el Camino de las Ocas y de noche el Camino de las Estrellas. Cabe preguntarnos si las migraciones de las Ocas, marcaron un camino que seguía la Vía Láctea o Camino de las Estrellas y los Peregrinos lo usaron como guía para llegar a Santiago.

Parece lógico pensar, que los peregrinos seguían las indicaciones naturales, para guiarse hasta Santiago, durante el día, en ausencia de estrellas, las migraciones de las Ocas, marcaban el Camino.
Los antiguos peregrinos, no disponían de Mapas ni Guías y se movían en un mundo hostil, marcado por la existencia de: múltiples reinos, señores feudales, diferentes idiomas, religiones y costumbres, basando su peregrinación en el auxilio de: Iglesias, Monasterios y Refugios. La información oral, transmitida se basaba en puntos de referencia, que tenían que ser localizados en el recorrido, a través de unas sendas señalizadas por elementos astronómicos, geográficos o migratorios : Camino de las Ocas, Juego de la Oca, Camino de las Estrellas….

1
Cementerio de Santa María de Adina, Iria Flavia (Padrón, A Coruña). Tapa de sarcófago, con símbolo “pata de oca”

En Iria Flavia nació Prisciliano, aquel sacerdote que pretendía armonizar las viejas creencias célticas con el naciente cristianismo, por lo cual fue declarado hereje y “santamente” ajusticiado. Iria fue también el lugar donde, según la tradición, arribó el navío que transportaba el cadáver del apóstol Santiago. En su iglesia de Nuestra Señora de Adina estuvo la sede episcopal, antes de trasladarse a Compostela. Y en su cementerio aparecieron numerosos sarcófagos, suevos y visigodos de los siglos V-VIII.

Esto sarcófagos muestran signos que nada tiene que ver con el universo cristiano: La runa Algiz, uno de los sagrados signos de la religión germánica, la historiografía les llama: “Pata de Oca”, y los hay sencillos o dobles. Es decir, hablando con propiedad, nos encontramos con la “runa de la vida”.

Algiz, es una runa de protección.  Esta runa expresa un complejo arquetípico muy extenso. Por otra parte, está relacionada con distintos animales sagrados como la oca y el cisne. Los antiguos germanos creían que algunos animales tenían la capacidad de comunicarse directamente con los dioses.

Patadeganso

LA PATA DE OCA

Los gansos o las ocas han sido representados mediante el símbolo de la pata de oca, cuya huella se asemeja al tridente de Poseidón.

Mari, númen principal de la mitología vasca se ha representado de muy diversas formas, puede aparecer desde como una Dama vestida en satén rojo , hasta como una aldeana más a veces identificable por poseer un pie de pato o de Oca (lo que la describe como Reina de las Lamias, las hadas por excelencia en Euskal Herria).

Las lamias son seres nocturnos que poseen una figura antropomorfa y sexo femenino, pero sus pies en realidad son patas, por lo general de ave palmípeda.Viven en las riveras de los ríos, donde se suelen sumergir cuando detectan presencia humana, pero hay una leyenda muy extendida que cuenta como un pastor y una lamia se enamoraron.

La Pata de la Oca, es un símbolo cargado de significado y del cual han derivado otros tantos símbolos repartidos por todo el camino de Santiago. Todo el camino de Santiago, está repleto de éstos símbolos, en sus infinitas representaciones. Sin ir más lejos, la concha, símbolo del reconocimiento iniciático en el peregrinaje a Compostela, es una estilización de la pata de oca. Muy cerca de Jaca, origen del camino, se encuentra el Valle de Ansó, cuyo nombre, según algunos, deriva de «ansar».
A lo largo del Camino, hay dos zonas, en las que persisten poblaciones con nombres relacionados con las ocas: La zona riojana de Villafranca Montes de Oca (Burgos) y la zona Berciana desde El Ganso hasta Vega de Valcarcel.

A la entrada de Burgos, en la Ermita de San Amaro, hay también una imagen de pata de oca, símbolo usado también, muy frecuentemente por los canteros y Maestros Constructores.
Si superponemos dos patas de la Oca, una hacia arriba y otra hacia abajo, obtenemos la X y la barra que la corta verticalmente, obteniendo la X y con la P (Ji y Ro, iniciales del nombre de Cristo) presentes en los crismones del románico.

La cruz en Y también llamada Cruz Horcada o cruz de los ladrones; la ancestral horqueta, símbolo pitagórico representativo del camino ascendente que ha de tomar el hombre en el curso de su desarrollo vital debiendo elegir en su momento entre la senda del bien o la del mal. En la Edad Media era símbolo de la Trinidad. Es el hombre tendiendo sus brazos hacia lo alto, hacia la Divinidad.

En la iglesia del Crucificado, a la salida de Puente la Reina, hay un Cristo Crucificado sobre un triple madero, que claramente representa una Pata de Oca.

Cristo3
El Cristo de la Pata de Oca en la Iglesia del Crucifijo. Puente la Reina (Navarra)

En Puente la Reina, (precioso pueblo, dicho sea de paso), dónde se juntan los dos caminos, se encuentra la iglesia del Crucifijo, famosa por la cruz en forma de «Y» que se encuentra en su interior. La forma de ésta cruz, representa también el símbolo de la pata de oca.

Es un Cristo que representa en su forma singular de Y la intersección de los dos caminos, la Gran Elección, la Encrucijada; la Pata de Oca, es a su vez símbolo de reconocimiento de las antiguas fraternidades de constructores. Su origen data del siglo XIV y se cree, que es procedencia centroeuropea.  Bien podría ser traída por algún peregrino de la Orden Teutónica, como regalo a lo Templarios.

Un origen incierto confundido por dos leyendas con elementos comunes que sugieren un mismo origen. Dice una de ellas que un peregrino germano a su regreso a su país envió la imagen en agradecimiento por las atenciones recibidas en el hospital de peregrinos. La otra hace referencia a un grupo de peregrinos teutones que portaban la imagen hasta Santiago, a su regreso, dejaron la misma también en señal de agradecimiento por las atenciones recibidas.
Ambas leyendas tienen en común el agradecimiento, la donación de peregrinos y el origen germano.

Cristo es de “pata de oca” es decir del travesaño vertical surgen dos ramas arbóreas en forma oblicua trazando una especie de ypsilon, cuyo simbolismo se ha asociado al árbol de la vida. Se asocia con el sacrificio de Odín en Yggdrasil, la cruz  es literalmente un trozo de arbol sin elaborar, en oposición de las trabajadas representaciones de la época.  Asi pues, en Puente de la Reina, al empezar el camino de Santiago, es el mismo Odín, “el que conoce el Camino”, quien se nos aparece, quien, para experimentar el Poder de las Runas permaneció colgado de un árbol durante nueve días y nueve noches, como una revelación de la Fuente Creadora. De Odín, el Creador celestial, a Odín, el Comunicador terrestre… “Yo soy una ofrenda a mí mismo” (Eddas poéticas. S.XII)
Los chamanes nórdicos asociaban la  runa Algiz con la oca y el cisne, a los que consideraban mensajeros entre “los dos mundos” que transmitían la sabiduría divina. Es una runa de arraigamiento, protección y conexión.

Pero centrémonos en el propio Cristo y la lectura que podemos sacar de él:

«Si el Cristo crucificado en una cruz normal es el iniciado que está en camino de alcanzar su total elevación; si el Cristo crucificado en una cruz tau es el iniciado que ha alcanzado la plenitud de su evolución: el Cristo sobre una pata de oca, o lo que es igual, el Signo de la Vida, no es otra cosa que el hombre iniciado que ha trascendido incluso su total evolución, habiendo alcanzado así el Reino de la Vida, de la Realidad, muriendo al Reino de la Ilusión en que los mortales estamos inmersos mientras peregrinamos buscando una luz…»

[Rafael Alarcón Herrera: ‘La otra España del Temple’, Editorial Martínez Roca, 1988, Capítulo 7 (Templarios al pie de la Cruz), páginas 200-201].

Sin duda, estamos ante un enclave “mágico” templario en el que el Cristo de la Pata de Oca es un eslabón más dentro de la enmarañada tradición esotérica templaria.

oca05
Tablero del Juego de la Oca la Guia del Camino de Santiago

EL JUEGO DE LA OCA

El Juego de la oca es un mapa cifrado del Camino de Santiago donde los Templarios marcaban los lugares que tenían una determinada significación.

Los templarios como orden mística, militar y constructora crea un mapa simbólico cifrado del Camino de Santiago, protagonizado por la oca, como paradigma de la transmisión del saber desde la antigüedad.

El juego de la oca guarda un valor simbólico de significativa importancia, donde abundan claves y misterios espirituales en pleno medievo. La orden templaría realizaba una actividad centrada fundamentalmente en la protección de los peregrinos que iban a los santos lugares. En este sentido, la teoría hoy más aceptada es la creación de un “código del camino” que está basado en claves; este código se pone en marcha y toma su auge bajo el reinado de Fernando III, “el santo” rey de Castilla y León

Es un jeroglífico donde los símbolos eran conocidos por toda la Orden y que permitía un entendimiento a todos los caballeros de la Orden, independientemente del idioma de cada uno. En otras palabras, el Juego de la Oca era la Guía del Camino de Santiago de Ida y vuelta.

De esta manera, los caballeros templarios inventan “el cheque de viaje” o “letra de cambio” para que los peregrinos que traían medios económicos recorran el camino con seguridad. La oca es el símbolo que identifica los lugares del viaje donde está situada la orden del temple y así hacer efectivo y disponer del dinero que necesiten los viajeros, identificándose con una clave propia, como si de un cajero actual se tratase, además podían informarse del estado de las próximas etapas o tener compañía de la orden para andar más seguros hasta la siguiente meta.

Los símbolos representados en el tablero del juego de la oca son de ida y vuelta del recorrido, así habrá siete ocas para ir y siete para regresar, de ganso a ganso,aproximadamente tres jornadas andando y una a caballo.

En el tablero del juego aparecen:Los puentes, la posada, los dados, el laberinto, el pozo, la cárcel, la muerte, todos ellos son circunstancias y situaciones que se va a encontrar el caminante.

El puente como obra de ingeniería estaría unido por ejemplo a Puente Castro, Puente de Orbigo entre otros, representan el paso libre de peaje por los diversos reinos cristianos de la península, la posada simboliza el descanso y la hospitalidad, el pozo nos habla del pecado y del perdón.

El laberinto advierte al caminante sobre la posibilidad de desorientarse, así en la simbología del tablero el número 42 que correspondería a Ponferrada te vuelve hacia atrás, hasta la casilla treinta que representaría a Terradillos de Templarios, es decir, el caminante debe estar alerta de no perderse y no buscar alternativas que le lleven a complicar la ruta.

La cárcel en el apartado 52 alude a los problemas de delito, que existen durante esta vía mística, abunda el robo pero también está al acecho la justicia, se situaría en el actual San Marcos de León.

La muerte en la casilla 58 indica la posibilidad de morir durante este transcurso, de hecho la calzada es un importante cementerio de todos aquellos que han fallecido durante el trayecto. Los dados en la 28 y 53 del tablero dan un significado del propio azar que esta presente durante las distintas jornadas.

Al concluir las diferentes etapas, lo normal es lavar la ropa, así en Lavacolla (la Coruña),se representa un signo de limpieza física y espiritual antes del final.

Por último la casilla 63 , el monte del Gozo, el jardín de los ánades, la llegada a Santiago de Compostela y la conclusión del viaje Las restantes sitios del tablero simbolizaran en este reglamento del Temple una localización geográfica y orientativa de otros emplazamientos que van apareciendo en el itinerario y que la Orden pone en conocimiento.

¿Pero cómo reconocer los lugares indicados en la Guía?

Los Templarios eran monjes y soldados y compartían los Mensajes Ocultos con el gremio de Compañeros Constructores que realizaban las catedrales y monumentos dejando los símbolos que reconocían los Templarios y marcaban las Ubicaciones que figuraban en el Juego de la Oca.

Algunas veces los parajes y edificaciones se identificaban para el andador con el símbolo de la pata de la oca que era considerada sagrada por los maestros constructores y cuyo dibujo es semejante a un tridente, eran señales donde se marcaban los lugares con un sentido destacado.

El símbolo de la Pata de la Oca, ha perdurado a través de los tiempos en diferentes manifestaciones.Un buen ejemplo es el símbolo adoptado por el movimiento Hippy, basado en la pata de la Oca. 


FUENTES:

  • Wikipedia

Deja un comentario