Tierra de Cementerio

cementerio-ohlsdorf-1
Cementerio Ohlsdorf, en la ciudad de Hamburgo,

Algunas civilizaciones antiguas quemaban a sus muertos en piras funerarias o en barcas flotando en el mar. En la actualidad, cada vez mas, el fuego es un elemento importante en los ritos funerarios de gran parte del mundo pero hay mucha gente que sigue prefiriendo la costumbre de enterrar en la tierra a sus muertos. Yo soy una de ellas, por muchos motivos. Uno de ellos es porque  así, enterrando a los muertos,  se cierra el círculo, el ciclo de la vida en la Naturaleza: del suelo venimos y al suelo vamos para volver a nacer.

La importancia de los Cementerios

 La palabra cementerio viene del término griego koimetérion, que a su vez dio origen a la palabra latina cemeterium. Ambas palabras tienen el mismo significado: dormitorio. De acuerdo con las creencias cristianas, en el cementerio los cuerpos duermen hasta que llegue el Día de la resurrección. A los cementerios cristianos se les llama también camposantos. Asimismo, en la cultura y religión musulmanas, el suelo o tierra del cementerio es la morada natural de los fallecidos. En la tierra se completa el ciclo vital del hombre, al que el Corán cita en el versículo 20/55: “De ella (la tierra) os creamos, a ella os retornaremos y de ella os haremos surgir otra vez”. Esta creencia es muy similar a la expresada por el cristianismo: “Polvo eres y al polvo volverás”.

Los cementerios, pese a la imagen lúgubre y a veces tétrica que presentan, han sido asociados a la buena suerte en ciertos espacios de la cultura popular. Por ejemplo, una creencia que durante siglos estuvo muy difundida y que aún perdura hoy pero con menos fuerza fue la de los poderes mágicos y sanadores de la tierra proveniente de tumbas de santos o de aquellos que, por morir demasiado temprano (bebés y niños pequeños), eran vistos como seres puros y sin maldad.

Sobre aquella costumbre y su apogeo en el Medievo, tenemos una cita de Beda el Venerable que fue un monje benedictino, que expresó: “muchas personas cogían tierra de la tumba de San Osvaldo y, mezclándola con agua, la daban de beber a los enfermos y estos se curaban”.

 Junto a la creencia de que la tierra donde estaban enterradas personas santas tenía virtudes curativas, creció y se desarrolló otra radicalmente distinta, diametralmente opuesta a la anterior: la tierra de cementerio aporta malas energías a las personas. La creencia negativa que con más fuerza ha arraigado en el inconsciente colectivo, y que está plenamente vigente en nuestros días, es la de que la tierra de cementerio es maligna, perjudicial y muy dañina, cuando es utilizada para rituales de magia negra.

Energía de los difuntos y magia negra

Pero hay quienes van incluso más lejos y hacen de esto un auténtico negocio. En determinados lugares de venta de artículos esotéricos y místicos no es difícil encontrar unas bolsitas conteniendo, según aseguran las etiquetas, “tierra de cementerio”, y llegando incluso a diferenciar si dicha tierra procede de una tumba masculina o de una tumba femenina; es decir, si quien estaba enterrado en ella era un hombre o una mujer, para así realizar el “trabajo” con mayor efectividad, de acuerdo con el sexo de la víctima

La base de esta creencia -por otra parte, bien fundamentada- es que la tierra del cementerio está ‘cargada’ con la energía de los muertos que descansan en él, y con todos los dolores, penalidades, sufrimientos, tristezas y enfermedades que los difuntos tuvieron en vida.

Dada la asociación tradicional entre gatos negros y brujería, un hueso de gato negro también es potencialmente un sustituto de un hueso humano para una bruja. La tradición de Hoodoo (una forma de magia utilizada por la población afroamericana del sur de los EE.UU.) también usa polvo de cementerio, tierra de un cementerio, para varios propósitos mágicos. El polvo de la tumba de una persona buena aleja el mal; el polvo de la tumba de un pecador se usa para más magia nefasta. El uso de polvo de cementerio también puede ser una apropiación simbólica de las partes de un cadáver como reliquia , y una forma de magia simpática

Expertos en alta magia indican que la tierra de cementerio no se trata de aquella que comúnmente vemos al llegar al camposanto, aun cuando esté dentro del mismo. Este término es utilizado para aquella “tierra” que se saca directamente del ataúd de una persona que ha pasado por el proceso biológico de la muerte, es decir, es el polvo que se genera del cadáver de un individuo.

Los magos o brujos utilizan también otro método, que consta en sacar algunos huesos y molerlos hasta convertirlos en polvo para realizar algún ritual o brujería. Pero hay que tener cuidado, es muy recomendable no hacer uso de esta antiquísima magia porque su función es manipular el espíritu del difunto para hacer daño a una persona o familia.

Si alguien de manera imprudente esparce la tierra de cementerio en el hogar de una persona con la idea de causarle mal, debe saber que la esencia del fallecido no actuará contra la víctima foco del nigromante sino que se volverá contra el imprudente causándole todo tipo de desgracias, afirman prestigiosos brujos.

Para alivio de muchos, estos trabajos son muy costosos y no se encuentran al alcance de todos; además de que son pocos los magos o brujos que verdaderamente dominan el ritual de la tierra de cementerio.

Se dice también que este tipo de trabajo puede producir la llamada “muerte seca” y se caracteriza porque la víctima muere en los huesos; dicho de otra forma, la persona pierde masa muscular y grasa corporal haciendo que la piel se adhiera más a los huesos dando una apariencia esquelética. No lo recomiendo como método de adelgazamiento y mejor dejar el estudio de la tierra de cementerio a los científicos.

boho
El cementerio de la Iglesia del Sagrado Sorazón de Boho, donde se encuentra la tumba del Reverendo James McGirr con su ‘tierra curativa’ (Dominio público )

La Ciencia tiene la última palabra

Los científicos no siempre toman en serio los remedios populares, pero en ocasiones la sabiduría antigua puede sorprender.

 En el antiguo cementerio de Boho (condado de Fermanagh), una apacible población cercana a la frontera con la República de Irlanda. se encuentra la tumba del “Reverendo James McGirr, párroco en 1803”, según informa la BBC . McGirr fue en su época una figura respetada de la comunidad, y en su lecho de muerte afirmó que la tierra de su tumba tenía poderes curativos. Desde hace muchos años se cree en la localidad, y también fuera de ella, que la tierra de la tumba del Padre McGirr puede curar y es muy eficaz contra las infecciones.

Los investigadores que observan el antiguo «suelo curativo» del cementerio de Fermanagh,  que durante mucho tiempo se ha creído que tiene propiedades medicinales notables, descubrieron una cepa de bacteria desconocida, la bacteria streptomyces. Esta nueva bacteria fue entonces analizada, descubriéndose que albergaba nuevos anticuerpos. Los anticuerpos son utilizados por el sistema inmunológico para combatir los patógenos que provocan las enfermedades. El microbiólogo descubrió que tres patógenos particularmente peligrosos podían ser eliminados por los nuevos anticuerpos. Estos patógenos llevan bastante tiempo siendo considerados por la Organización Mundial de la Salud una gran amenaza para la salud pública en todo el mundo.

Ahora hay esperanzas reales de que un antiguo remedio popular pueda ayudar en la lucha contra las bacterias malignas y virus resistentes a los medicamentos. Los resultados muestran que vale la pena investigar el folclore y las medicinas tradicionales en la búsqueda de nuevos antibióticos. 

Es lógico que la tierra de cementerios sea un amalgama de microorganismos de todo tipo, beneficiosos y también patógenos para el hombre; pero el mito que relaciona la tierra de una tumba de un ser humano especial y sus poderes curativos, ahora tiene un significado.
No debemos renunciar a ver las practicas “supersticiosas” con ojos científicos .¿Porque perduran en la gente y se sincretizan a través de la religión? Porque nos aportan beneficios de alguna manera y tienen una base real como todos los mitos.

Tierra curativa y tierra que enferma

La Tierra de Cementerio donde han sido enterrados guías y maestros considerados santos,  ha sido usada por curanderos y chamanes como medicamento.

Ha de haber una explicación científica para ciertos mitos que perviven en el tiempo. Buscamos en el Universo respuestas, en los astros y las estrellas, invirtiendo muchos recursos en ello y el verdadero misterio de la Vida, del Todo, esta en el microcosmos que nos rodea, invisible a nuestros ojos mortales. El microcosmos es el Alfa y el Omega, el principio y el fin de nuestro precioso planeta vital y de toda materia viva que posee.

Cada vez estoy mas convencida que lo que consideramos espíritus (no almas) son microorganismos organizados con mente colmena y los que existen en el humus, tienen especialmente algo místico, sientes VIDA al tocar la tierra fértil, una energía muy poderosa.  Las bacterias y microrganismos son ese gran poder misterioso que obra para bien en toda la naturaleza y que los antiguos llamaban elementales o espíritus de la naturaleza.

No hay duda que  el secreto de la Tierra de Cementerio esta en sus bacterias, los verdaderos espíritus de los difuntos, ya espíritus de la naturaleza. Y a ellos,  mejor dejarles descansar en paz.

PAZ

Mas Información:  Hipótesis de Gaia


FUENTES:

  • Wikipedia
  • https://www.bbc.com/news/uk-northern-ireland-46651702
  • https://dmisterio.com/2019/01/04/tierra-de-cementerio-para-curar-enfermedades-la-ciencia-confirma-la-veracidad-de-una-antigua-creencia-irlandesa/

0 Respuestas a “Tierra de Cementerio”

  1. Es verdad, esto que dices es lo que creo, que la tierra es vida, y todo el microcosmos que alberga. A mi tocar la tierra, trabajar con plantas y su olor me da una sensación de paz que encuentro en pocos lugares…ojalá se respete más y estas tradiciones tengan la repercusión que merecen, siento que nos desligamos de lo natural y por tanto de la vida y que esto es la causa de tanta angustia y ansiedad de hoy día. Me gusta este tema y la magia natural que trasmites.
    Un beso

Deja un comentario