ma

Ser Mujer, Ser Bruja, Ser Luna

¿Qué hace que una mujer sea «bruja»?

La luna no es un misterio para la mujer que ha indagado en su íntima conexión. Somos hijas de la Luna, madres y ante todo, mujeres FUERTES. Conocerte siempre será la mayor garantía de liberación, y solo de adultos liberados nacerá la libertad de la humanidad. Por encima de todo, eres mujer, alguien que lucha cada día por su felicidad y la de los suyos.  

El término Bruja se usa como un término despectivo o una palabra falsa para una persona femenina maliciosa, peleona, desagradable o fea. No tiene el mismo significado peyorativo llamar brujo a un varón., incluso tiene connotaciones de admiración,  como en famosos futbolistas que recibieron ese apodo. La dicótoma del lenguaje discriminatorio hacia la mujer, por ejemplo… hombre público (personaje prominente) frente a mujer pública (prostituta) y así, existen innumerables dicotomias en el lenguaje social .

Dicotomía (del griego dichótomos, «dividido en partes» o «cortado en dos partes») etimológicamente proviene de díxa «en dos partes» y témnein «cortar».

El principio del Yin y yang. no es en estricto sentido un par de términos dicotómicos, porque todas las variantes de la enseñanza oriental coinciden en que los términos no se descartan mutuamente sino que se complementan y se sobreponen.  La máxima representación del Yin y yang humano es nuestro cerebro que esta formado por dos partes (hemisferios) unidas y cada una tiene su función.

Cada hemisferio cerebral tiene un estilo de procesamiento de la información que recibe.  

Cerebro Izquierdo: Soy el cerebro izquierdo. Soy un científico. Un matemático. Amo lo cotidiano. Catalogo. Soy exacto. Lineal. Analítico. Estratégico. Práctico. Siempre bajo control. Un maestro de las palabras y el lenguaje. Realista. Calculo ecuaciones y juego con los números. Soy ordenado. Lógico. Sé exactamente quién soy.

Cerebro Derecho: Soy el cerebro derecho. Soy creativo. Un espíritu libre. Soy apasionado. Ansioso. sensual. Soy el sonido de la carcajada. Pruebo. La sensación de la arena bajo los pies desnudos. Soy movimiento. Colores vivos. Soy el impulso de pintar en un lienzo vacío. Soy la  imaginación inagotable. Arte. Poesía. Yo siento.  Soy todo lo que quise ser.

La mujer  tendría un mayor pensamiento intuitivo.  Es una forma de conocimiento que el hombre no ha desarrollado y que la neurobiología ha estudiado. Esta ciencia describe a los hombres con un mayor dominio del hemisferio izquierdo, que está relacionado con el pensamiento matemático, lógico y racional.

El hemisferio derecho que predomina en la mujer es holístico, es intuitivo en vez de lógico, piensa en imágenes, símbolos y sentimientos. Tiene capacidad imaginativa y fantástica, espacial y perceptiva. Una forma diferente de ver la realidad y de ahí también surgirían las brujerías, la magia y todo aquello que no es racional. Esta diferenciación hemisférica donde la mujer siente y percibe en forma holística significa que tiene una mayor percepción y cuando ve un peligro inmediatamente reacciona. .

Ejemplo de ello fue Santa Juana de Arco, la quemaron por bruja, porque pensaba, sentía y tenía visiones que sus congéneres masculinos no comprendían.

Juana de Arco fue trasladada a Ruán y juzgada por un tribunal eclesiástico acusada de brujería, con el argumento de que las voces que le hablaban procedían del diablo, con lo cual se pretendía presentar a Carlos VII de Francia como seguidor de una bruja para desprestigiarlo. La heroína francesa se limitó a cumplir la voluntad de Dios, según confesó posteriormente ante los jueces de la Inquisición que la sentenciaron a la hoguera. En 1456, Juana de Arco fue rehabilitada solemnemente por el papa Calixto III, a instancias de Carlos VII, quien promovió la revisión del proceso. Considerada una mártir y convertida en el símbolo de la unidad francesa, fue beatificada en 1909 y canonizada en 1920, año en que Francia la proclamó su patrona.

El fuego en el que se quemaron sus carnes  y la  de innumerables mujeres sigue ardiendo dentro de nosotras. Fuego demostrativo de que existimos y sabemos que en algún momento alguien intentó destruirnos y no pudo, al igual que tampoco podrán ahora.

“Las brujas siempre han sido mujeres que se atrevieron a ser valerosas, agresivas, inteligentes, no conformistas, curiosas, independientes, liberadas sexualmente, revolucionarias […] Eres una Bruja por el hecho de ser mujer, indómita, airada, alegre e inmortal”.

(Morgan, 1970: 605-06)

El actual estereotipo de la bruja como una mujer de edad mayor, que vuela en una escoba acompañada por un gato, que participa en aquelarres nocturnos adorando al diablo, que forma parte de un grupo clandestino que realiza sacrificios humanos y ritos sacrílegos y que conoce todo tipo de pociones mágicas y maleficios se remonta a los mitos contra la libertad de la mujer a finales de la Edad Media.

La Anciana Bruja es la mujer sabia, que siempre ha sido un sujeto sospechoso, porque ya conoce las cosas, lo conoce todo sobre la comunidad. Cualquier mujer susceptible de curiosidad podía ser condenada a las malas lenguas, el ostracismo o a la hoguera.

La filósofa italiana Silvia Federici define muy bien la situación:

Es un personajes incómodo que no se va a someter tan fácilmente. Es la que defiende la concepción del mundo que dice que la vaca no se vende, porque la vaca es la seguridad para el futuro. Y que dice que tampoco se cortan los árboles. Conoce a la vaca y al árbol por su nombre.

El resto, los jóvenes sobre todo, preferirán vender la vaca y cortar el árbol porque ven en la economía monetaria el puente hacia la prosperidad. Ella no.  La vaca: ahí está el choque entre las dos visiones de ver el mundo.

Las mujeres mayores nos estamos despertando. Y con nuestros ojos mirando la Luna, recordamos la verdad eterna: la Vaca, la Madre… es Sagrada.

Las mujeres poseemos el poder de la palabra. El uso que hacemos de nuestro lenguaje es una herramienta poderosísima para crear resultados en la vida para bien o para mal. Podemos convertir la palabra en poesía de una encantadora hechicera o en el grito desgarrador y repelente de  una bruja: Ambas defendiendo la vaca, el árbol, la Madre…

Con el poder de la Palabra, cuando  nos expresamos tenemos que poner especial cuidado en hablar en positivo, manifestando lo que realmente queremos. Saber comunicarse correctamente implica aspectos como, hacerse entender, entender a otros, comprender mejor lo que sucede, saber influenciar, crear conexión con tu interlocutor, fomentar el respeto, ganarse la confianza de los demás, etc.

La Magia de la Palabra ayuda a sacar emociones que las mujeres tenemos escondidas. Cuando no verbalizamos lo que nos pasa las emociones se quedan dentro. Es un silencio auto-impuesto por el miedo, como mínimo a ser quemadas socialmente por una manada.

«Soy bruja porque las hogueras todavía existen, y yo -antes o después- podría acabar dentro»-

Franca Rame

Franca Rame (Parabiago, 18 de julio de 1929 – Milán, 29 de mayo de 2013) fue una actriz de teatro, escritora y activista política italiana. Fue la esposa del dramaturgo italiano Dario Fo, Premio Nobel de Literatura de 1997, un matrimonio ejemplar de amor y compañerismo.

Muchos la van a recordar con uno de sus textos más fuerte y conmovedor, ‘Lo stupro’, de 1975, donde la actriz contó por primera vez la violencia infligida por un grupo de fascistas. Eran los años del activismo político y civil de la pareja Rame-Fo, tiempos de revolución sexual y movimiento feminista.

En marzo de 1973, Franca Rame fue secuestrada por un grupo de extrema derecha y violada, sufriendo múltiples e importantes heridas. Posteriormente escribió el monologo Lo stupro (La violación), inspirado en su experiencia personal. Franca Rame no dejó nunca de luchar a favor de las mujeres violadas ni de denunciar a la sociedad machista. Dos años después, presentó su texto, duro y mordaz, en un escenario y allí, en un teatro, entre las butacas rojas, cuentan que muchas chicas se desmayaron.  En 1988, también en la televisión pública, en el famoso programa ‘Fantastico’ del cantante Adriano Celentano, con la incertidumbre por la reacción de los directivos de la Rai. Para Franca Rame fue muy importante: el feminicidio, repetía ella, es un problema cultural. La caza de brujas aún existe.

Franca Rame, La violación, subtitulado en castellano

 El sacrificio femenino y el reconocimiento de la fortaleza de las mujeres etiquetadas de brujas en el Medioveo, ha transformado el nombre en rebelión entre las mujeres de hoy.  Tenemos ese poder que a ellas se les fue arrebatado: el poder de cambiar las cosas.

Ahora las mujeres estamos despertando, nos estamos empoderando. Tomando conciencia y haciendo un trabajo muy grande para que ciertos temas ya no sean como fueron. No debemos bajar los brazos en esto de ganarnos el respeto. Y hay muchos hombres que nos acompañan, que comprenden que este es un proceso en el que estamos todos juntos. Ya que la palabra «bruja» haya sido tan usada para calumniar, asocia la práctica con una actitud de desafío que le da un atractivo adicional para la juventud rebelde

“Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar” , cantan las jóvenes en cada marcha del movimiento de mujeres y refuerza, esa frase, la idea de que tal vez y casi seguramente las brujas hayan sido las primeras feministas de la historia.

SER MUJER, SER BRUJA

Somos las nietas de las brujas que no pudieron quemar,
somos los colores de los lápices que no pudieron matar.
Somos las hijas de Juana , Rosa, Frida y las Mirabal,
somos zapatistas, montoneras, guerrilleras.
Somos madres, amigas, amantes, compañeras.
Somos mujeres que luchan y se emponderan,
que no se reprimen y viven a su manera.
Luchamos siempre para vencer, caemos a veces
y de vuelta otra vez en pie.
Somos la fuerza que da la vida,
somos pasión y alegría.
Somos sangre latinoamericana,
somos guerreras, somos hermanas,
somos las hijas de la Pachamama.
Somos las flores de la primavera
Somos tu hija, tu madre, tu abuela.
Tomamos las calles y las hacemos nuestras,
gritamos bien fuerte y agitamos banderas.
No te calles nunca mujer compañera,
conquista derechos y vuélvete eterna.

Anónimo de la Red

HOY, LA BRUJERÍA ES UNA FILOSOFÍA DE VIDA

“Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar”

Y con nuestros ojos mirando la Luna, recordamos la verdad eterna.

 

24b42529dab42eb28f53b17378fcce56

SOMOS MUJERES CONECTANDO CON NUESTRO SER PROFUNDO

Que el poder  del Circulo os acompañe

Si te gusta, por favor ¡comparte!

Nos leemos en el próximo post.

FUENTES:

  • Federici, S. «Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria». Ed. Traficantes de Sueños, 2010

0 Respuestas a “Ser Mujer, Ser Bruja, Ser Luna”

  1. El camino avanza ante nosotras y aún hay mucho por hacer, pero me gusta lo de hacer juntos, la mujer es siempre complemento del hombre,en la educación igualitaria, solidaria y en armonía está la solución. Yo estoy contra la violencia a la mujer, al niño, al anciano, al más débil…..contra la ignorancia que es la causa fundamental de la violencia.
    Un abrazo

  2. Excelente su blog. Gracias x compartir tanta sabiduría. He visitado su pueblo desde el mar, en una pequeña barca de pesca que perteneció a mi padre, que ahora descansa allí mismo, en cada gota de nuestro amado Mediterraneo. Un cordial saludo

    1. En la Catalunya romana el Mar Mediterraneo era la «Mare», de donde deriva el vocablo mar. «El seu pare ha tornat amb la Mare» Gracias por su comentario. Un abrazo de alma a alma.

    2. Hola. Cómo estás? Te escribo porque he llegado hasta aquí a través de este poema mío que hay publicado. Gracias por haberlo compartido, te cuento que tiene licencia CC. Así que no hay problema en que lo repliques sin fibra de lucro y mencionando la autoría.
      Saludos
      Leandra

      1. Leandra, muchas gracias por su comentario y es que desconocia quien era la autora, ya que como explico lo saque de la red, y me parecio maravilloso.
        Porque no me ofreces mas datos para destacar tu autoria. De momento solo podria poner Leandra, no se mas de ti. Agradezco cualquier sugerencia para ampliar esta información. Un abrazo

  3. Me gusta mucho el artículo pero pienso que hay cosas que no son del todo ciertas. Las diferencias marcadas entre el hombre y la mujer son más culturales que otra cosa. No es tanto por su cerebro ni es que las mujeres usemos más el hemisferio derecho que el izquierdo y los hombres usen más el izquierdo que el derecho. Tenemos cerebros muy plásticos que se van moldeando con el paso de los años mediante la educación recibida y lo que el propio sujeto va absorbiendo tanto de su entorno inmediato cómo de la información que capta e interpreta del mundo. Al igual que hay neurocientificos que hacen hincapié en que hay diferencias importantes entre el cerebro de la mujer y del hombre, hay otros que dicen lo contrario y desde luego qué bajo mi punto de vista es que las diferencias no son significativas. Hay Hombres muy emocionales e intuitivos y mujeres muy lógicas y racionales, por eso lo más adecuado no es hacer una separación por sexo, sino que cada persona es un mundo.

Deja un comentario