Perros del Otro Mundo: Psicopompos

perro-infernal

Los perros a menudo han sido guardianes de animales, ganado, hogares y personas. Sin embargo, también han sido guardianes de carreteras, encrucijadas y pasarelas, lo que los vincula con misterios y entradas al inframundo y también con la CACERÍA INFERNAL. 

El Perro Negro actúa en su función de proteger y guiar el alma de los muertos hacia el Inframundo. Los sabuesos totémicos también pueden llevar a los vivos a través de viajes difíciles al Inconsciente. Pero en lo que son expertos es en la caza y persecución de almas extraviadas.

SON PERROS DEL OTRO MUNDO. Estos canidos infernales merecen dos artículos consecutivos. Hoy hablaremos del Perro como Guia de las Almas o Psicopompo

EL GUÍA DE LAS ALMAS

El perro, (especialmente negro) es una de las figuras más representativas de un psicopompo.  

el-cielo-de-los-animales-perros

La muerte representa un momento de tránsito de un lugar a otro y el perro se encuentra en estos lugares umbral, como guardián y protector.

Todos hemos escuchado en más de una ocasión esas historias que hablan de perros que parecen tener una sensibilidad y una devoción especial hacia sus dueños, un sentimiento de fidelidad que les lleva a permanecer, en algunos casos, junto a la puerta de un hospital por la que su amo desapareció una vez hace ya muchos años. O sobre una tumba, cuidando y velando el descanso eterno de su dueño hasta el último día de su vida.

Al igual que el perro  protege a su amo de cualquier daño en el mundo físico,  en el Otro Mundo protegería el perro y guiaría el alma de los muertos. Por esta razón, las estatuillas de perros a menudo acompañan  las tumbas de los celtas y los perros preferidos eran enterrados con sus cuidadores. Más tarde, los perros llegaron a ser representados en las lápidas por la misma razón.

Los perros son los guardianes de los dominios psíquicos, e incluso pueden servir como guías espirituales en los viajes espirituales.  También es cierto que son tan sensibles a estas percepciones no físicas que el perro es capaz de detectar cuando la muerte está cercana en un hogar, y además su comportamiento espontáneo, generoso y comunicativo le delata al ver esta circunstancia  y ello ha hecho que también se les asocie como los  anunciadores de la muerte, los psicopompos. Los perros sólo  ven con antelación lo que es inevitable y natural, y acabaremos viendo todos.

El perro divinizado es ejecutor de altas y santas obras, agente fiel de la justa venganza, defensor del pudor ultrajado. El perro tiene una función de conductor de almas en la medida en que lleva y guía el espíritu del difunto al reino de las sombras.

300px-rakta_bhairava
El Bhairava de la religión hindú en su forma colérica es asociado con los perros. La diosa perra indoeuropea Sarama encabeza a los perros védicos de la muerte.

En la tradición indo iraní, hay perros que vigilan el puente de Schinavat donde los dioses puros e impuros se disputan las almas, y guían a los justos hasta el paraíso (todavía hoy, los parsis colocan un perro junto al moribundo y el animal debe mirar en los ojos al hombre que va a morir); en Siberia, los pueblos chamanistas enterraban el perro al lado de su dueño difunto (práctica que también se dio en el México precolombino y que prueba la existencia de antiguos contactos entre Eurasia y el continente americano)

En Egipto tenemos a  Anubis, el dios egipcio cuyo cargo es el de asegurar la transición segura de la vida física en la Tierra a otros mundos o niveles del más allá. Con la cabeza de un chacal (perro salvaje del desierto), Anubis utiliza la percepción  extra sensorial y  super-poderosa del perro. Además, esa conexión perro representa  la protección, guía, la lealtad y la adhesión a la corriente de energía espiritual invisible. Sin duda, el paso seguro de la “vida” a la vida futura se verá llena de  éxito bajo la guía protectora del perro chacal Anubis.

Anubis era representado como un hombre con cabeza de cánido, o como un perro egipcio (o chacal) negro, por el color de la putrefacción de los cuerpos, y de la tierra fértil, símbolo de resurrección. Ocasionalmente, aparece como un cánido que acompaña a Isis.

Así, el dios Anubis, adorado en Egipto en forma de perro o cinocéfalo (hombre con cabeza de perro), ayudó a Isis a dar digna sepultura a Osiris perseguido más allá de la muerte por el odio de Seth (Tifón para los griegos) y creó así la primera momia (en el papiro Jumilhac conservado en el museo del Louvre, aparece momificando el cuerpo reconstituido de Osiris el dios que muere y resucita). Convertido en dios de los muertos y conductor de las almas, preside los funerales y en particular la «pesada del alma» de los muertos, como se puede ver en un cofre existente en el museo del Louvre. Por ello suele estar presente en los monumentos funerarios: el Anubis pintado en madera encontrado en la tumba de Tutankhamon en Tebas es un «tesem», un galgo de los faraones de cuerpo esbelto, orejas rectas, levantadas y puntiagudas (una raza actual- el podenco ibicenco-presente en Baleares y la península Ibérica se parece extraordinariamente a las representaciones de Anubis).

anubis-3
Anubis es el dios de la muerte del antiguo Egipto, maestro de las necrópolis y patrón de embalsamadores, representado como un gran cánido negro acostado sobre su estómago, probablemente un chacal o un perro salvaje, o como un hombre con cabeza de perro.

En Grecia, el Perro es visto como un compañero y un guardián de los lugares de los muertos. Esta asociación entre Perro y lugares de muertos también es evidente en la tradición celta. El Perro es visto como un Guardián de los Misterios que defiende ferozmente lo que consideramos sagrado.

El perro Cerbero guardaba la puerta del Hades (el inframundo griego) y aseguraba que los muertos no salieran y que los vivos no pudieran entrar. Era hijo de Equidna y Tifón, y hermano de Ortro. La existencia de un perro infernal en la entrada de los infiernos parece que ya estaba presente en la mitología indoeuropea original, pues aparece en los mitos de otros pueblos indoeuropeos, como es el caso del perro ensangrentado Garm en la mitología escandinava.

Un perro puede ver apariciones y presentir una muerte inminente. Esto puede deberse a que ahora sabemos que los perros pueden detectar cambios químicos en el aire y se sabe que el cuerpo humano se somete a tales cambios cuando está cercano a la muerte. La evidencia apoya este hecho y se han documentado cientos de casos de perros que aullaban cuando su propietario está enfermo. Es comprensible entonces el por qué el escuchar un aullido de perro ha sido considerado desde hace mucho tiempo como un presagio de muerte. Estas mismas creencias sostienen que un perro que ladra demasiado generalmente es un signo de mala suerte sobre todo si lo hace a primera hora de la mañana.

¡Anímate a comentar! Tu opinión es muy importante para mi  🙂

porblackpearldogs

 

0 Respuestas a “Perros del Otro Mundo: Psicopompos”

Deja un comentario