Lilith, la Diosa mas Oscura del Paganismo

lilith-
Lilith, la primera mujer de Adan, ha sido transformada en demonio y diosa de la Luna Negra

Lilith ha estado con el pueblo, judío, cristiano y pagano, a lo largo de los siglos. Judíos y cristianos se acuerdan de Lilith principalmente por su naturaleza demoníaca, siendo esposa de Samael, pero los paganos, que no creen en el Dios judeo-cristiano, respetan a Lilith principalmente por su naturaleza independiente y la relacionan con la Madre Primigenia.

Ciertas particularidades de las personificaciones de Lilith podrían emparentarla con características, atributos y potencias relacionadas con la Magna Dea, la Diosa en su aspecto oscuro en la plena acepción del término, como por ejemplo su capacidad generativa, su relación con la sabiduría profunda, su vinculación con la vida y la muerte, su asociación con lo abisal, etc.

Lilith nos remonta a la tan mitificada, por otra parte, etapa matriarcal de la Humanidad, cuyos restos casi podemos exhumar si hacemos arqueología cultural y, aún ahora, contemplamos implícitos en algunos textos de la Literatura clásica y en el simbolismo de las Diosas lunares

No sabemos en qué momento podríamos situar el origen de las leyendas de Lilith ni su procedencia, pero una de las representaciones gráficas más antiguas de Lilit la encontramos en una terracota de origen sumerio del 2000 a.C. en donde se representa a una mujer hermosa, desnuda, de pelo largo, con alas, con garras en lugar de pies y rodeada de búhos y lechuzas. De esa misma época es el primer escrito que ha llegado hasta nosotros en donde se habla de ella, “La Epopeya de Gilgamés”.

El mito del sauce de INANNA  , en cuya base anida la serpiente, en cuyo tronco Lilith tiene su hogar y en cuya copa el pájaro Anzu vive con su polluelo.

La referencia más antigua que conocemos de Lilit la encontramos en el prólogo de la Epopeya de Gilgamés, texto babilonico del 2000-1900 a.C. En ella leemos:

lilitu
La Lilith Babilónica era una mujer, hechicera, una diosa con pies de águila.

Una serpiente que no podía ser dominada anidó en las raíces del árbol llamado Huluppu. El pájaro Anzu colocó a su polluelo en las ramas del árbol y Lilit, la luna negra, construyó su hogar en el tronco. Aquel árbol era el que cuidaba la diosa INANA  para hacerse una cama con su madera. Al escuchar la queja de Inana, Gilgamés mató al dragón con un hacha y su escudo de bronce. El pájaro voló a las montañas con su polluelo, mientras que Lilit, llena de miedo, rompió su casa y escapó al desierto.

A partir de este momento y hasta nuestros días, Lilit estará presente en todos los acontecimientos más importantes de la humanidad, en sus tradiciones, mitos y leyendas. El arte, la pintura y la escultura, han representado a Lilit de muy diferentes maneras pero siempre con forma de mujer relacionada con los orígenes de todos los males.

Las leyendas sobre Lilith son realmente antiguas. Pero en su origen, su nombre evoca al viento o los espíritus, lil en lengua sumeria o a la noche, layla, en las lenguas semitas. Algunas fuentes la describen como un demonio, otras como una oscura deidad de los paganos, símbolo de la libertad y rebeldía contra un orden establecido.

isis
Lilith está, desde el comienzo, relacionada directamente con los ritos de sexualidad de Isis / Isthar.

La joven Lilith fue una diosa guerrera y virgen

En su origen, Lilith es, literalmente, un espíritu libre, «la mano de Ishtar»

Ciertas particularidades de las personificaciones de Lilith podrían emparentarla con características, atributos y potencias relacionadas con la Magna Dea, la Diosa en su aspecto oscuro en la plena acepción del término, como por ejemplo su capacidad generativa, su relación con la sabiduría profunda, su vinculación con la vida y la muerte, su asociación con lo abisal, etc.

La iconografía sumeria de Lilith representa a una joven doncella alada que atrae a los hombres al templo de Ishtar para celebrar ritos sexuales con las sacerdotisas vírgenes de la diosa para alcanzar una transformación espiritual y regenerar el cuerpo físico prolongando así la vida mortal. De esta forma, Lilith como «mano de Ishtar» hace partícipes a los hombres de los misterios rituales del templo en los que que hubo de ejercer cierta influencia algún tipo de alquimia relacionada con la sangre menstrual de las sacerdotisas.

La relación entre Lilith e Innana es tan estrecha que perfectamente puede entenderse que Lilith es, simplemente, una de las funciones “personificadas” -por tanto, una de las caras- de Inana. Eso resulta graficamente palpable en el relieve de Burney, fechado entre el 1800 y el 1700 a EC, del que, en puridad, hay gran indecisión respecto a que divinidad femenina refleja ¿Lilith o Isthar?

Lilith, es una descendiente de la TRIPLE DIOSA de Babilonia, Canaan y Sumeria, que es adorada antes de la aparición del Antiguo Testamento: doncella, madre y prostituta. Representa el lado instintivo y salvaje de la mujer.  La diosa Ishtar -como se ha dicho estrechamente ligada a Lilith- es patrona del amor, la fertilidad, la sensualidad pero, también, de…la guerra -es decir, que también conlleva la violencia y la destrucción-.En algunos momentos de la historia Lilith e Isthar se confunden, pero posiblemente la primera sea servidora de Isthar.

Lilith es este contexto posee ciertas cualidades de la Gran Diosa, como la conciencia lunar relacionada con los ciclos de la luna, la muerte y el renacimiento; representa también la conexión entre el sexo y el espíritu, que era parte de los Misterios de las Mujeres en las religiones de la Diosa, y refleja asimismo el lado instintivo y salvaje de la mujer.  Lilith representa en ese sentido una ambigüedad, la ambigüedad de la Lilitu o Lamashtu sumeria, que es, también, la ambigüedad de uno de los aspectos de Inana/Isthar/Astarté.

800px-Lamashtu_plaque_9162
Placa de bronce con relieves apotropaicos contra Lamashtu, periodo neoasirio (934-609 a. C.). La cabeza de la parte superior representa al demonio Pazuzu, su consorte y enemigo. Esta obra se encuentra en el Museo del Louvre de París.

Lamashtu (Lamaštu) o Labartu (nombres acadios), llamada también Dimme (en la mitología sumeria) era un demonio femenino en la mitología de los pueblos mesopotámicos. Era un demonio sumamente maligno, y por tanto muy temido

Lamashtu es considerada la madre de los monstruos, y fuente de todo lo que es corrupto y bestial. Una deidad monstruosa y terrible nacida en las profundidades de la locura, tanto es una reina demoníaca y una madre venerada por los horrores que acechan en la noche. Su dominio sobre las bestias hace de los páramos un lugar temible, mientras sus pesadillas invaden la paz del sueño. En sus pensamientos gritan los incontables sueños de los locos, y en su voluntad yace la destrucción de todas las cosas.

Lilith en Sumeria es un espíritu del viento, que deviene en deidad menor auxiliar de Innana/Isthar/Astarté.  El profeta hebreo Nahum describe a los ejércitos de Asiria como siendo guiados por Lilith:

» Los jinetes levantaron tanto la espada brillante como la refulgente lanza : Y hay una multitud de masacrados, y una gran cantidad de animales muertos; Y no hay final para sus cadáveres; Ellos se tropiezan con sus cuerpos: A causa de la multitud de prostituciones de la agraciada ramera [es decir lilitu » or Lilith ], la concubina de las brujerías, que las naciones las naciones fueron vendidas mediante sus prostituciones, y familias enteras a través de sus brujerías «. Nahum 3:1-4

Según narran las inscripciones mitológicas sumerias, los dioses y semidioses emergieron de un océano infinito que simbolizaba el caos primigenio dador de la vida. En aquellos tiempos remotos, Lilith simbolizaba la parte femenina de uno de los Agbal o semidioses hermafroditas que manaron del Abismo para servir a los primeros dioses de las profundidades. Lilith se erige como un «espíritu del viento nocturno» (traducción sumeria de Lilitu o Lamatsu) cuya misión primordial era custodiar las puertas que separaban el plano físico del espiritual, actuando, por tanto, como un guía hacia la sabiduría de la inmortalidad. Y es debido a su caracter guiador que aparece representada portando los anillos de Shem, los símbolos más antiguos que demuestran que un individuo ha cruzado hacia la inmortalidad y alcanzado la sabiduría del Árbol del Conocimiento.

Lilith es salvaje como el viento . En Lilith resalta su ser salvaje y su unidad con las fuerzas de la naturaleza, su independencia y su negativa a someterse a la autoridad, junto a sus cualidades profundamente sensuales y seductoras. Aunque en la actualidad protagonice series de anime y videojuegos fantásticos y se haya ganado el dudoso honor de ser considerada reina de vampiros, madre de demonios o ambas cosas a la vez, Lilith, mucho más anciana que los cultos que la han demonizado, no siempre fue un ser diabólico.

Lilith  es el espíritu guerrero que la lleva a pelear por sus propias causas, y las causas de los demás. Lilith es el modelo de rol renegado, rebelde y , sin status quo definido. Esta puede ser la razón por la que los Cabalistas la adoptaron del paganismo y la trataron como a un espíritu maligno, ya que ella estaba en contra de su Dios, y por lo tanto, contra ellos, el pueblo de ese Dios.

A Lilith, quizas deberíamos tomarla como alegoría de aquellos deseos que pugnan en nuestro inconsciente por aflorar o por realizarse, y que no siempre son acordes a la vida civilizada, o que son fruto del instinto con poco dominio propio.

fe5b1f57f5331b1ed6dbe05a488a61f5
La Luna Negra nos habla de cosas escondidas, ocultas, de rebelión

LA VIEJA DIOSA PÁJARO

En el principio era la Gran Diosa, y la Diosa era la Tierra, y la Tierra era la Diosa.

.Los orígenes del culto de la Gran Diosa permanecen ocultos en el borroso crepúsculo de los tiempos prehistóricos. La Diosa imperó durante centenares de miles de años. A través del tiempo, la Diosa Madre fue derrocada y expulsada, y el triunfo del más patriarcal de los arquetipos -Yavé, Dios Padre, Alá- se perfeccionó en los mundos judaico, cristiano y musulmán. A algunos aspectos de la Diosa Madre se les permitió sobrevivir en la forma domesticada de María, Madre de Dios. Algunas Vírgenes Negras de antiguos santuarios todavía dan testimonio de la Diosa Madre.

En algunos conceptos contemporáneos, Lilith es vista como la personificación de la Diosa, una designación que se cree compartida con las que esta fe cree como sus equivalentes: Inanna, Ishtar, Asera, Anat e Isis. Los sumerios la representaban como una especie de mujer pájaro con patas y garras de lechuza parada sobre un par de chacales y a sus lados con dos lechuzas, sus pájaros sagrados, la escultura que data del 2000 a.C. así lo prueba.

 El nombre «Lilith» significa «búho chillón». En Isaias  «Lilith» es traducido como lechuza, un ser a veces misterioso, que puede asustar, depredador certero, habitante de noche (en hebreo: laila). Y esta descripción es semejante a la imagen de la Lilith que pasó a formar parte de cierto folclore judío como ser mítico, con rostro de mujer, pelo largo y alas.

Marija Gimbutas, autora de The language of the Goddess, dice que Lilith es descendiente de las primeras Diosas Pájaro.

Marija Gimbutas, la arqueóloga experta en las culturas pre-patriarcales de la Vieja Europa, dice que Lilith desciende de la Antigua Diosa Pájaro neolítica, más tarde demonizada por los nuevos pobladores. De hecho, terracotas babilonias la presentan bella, con los pies alados, un tocado con dos cuernos y un cetro en la mano, rodeada de bestias salvajes. Es representada con los atributos de la Señora de las Bestias, que gobierna la noche, pero asumida como una divinidad, y no como demonia.

Las historias y mitos sobre Lilith resaltan su libertad de movimiento. Sus alas son uno de sus atributos. Gracias a ellas Lilith jamás puede ser atrapada. Lilith significa lechuza, mochuelo, el ave con que se representa en la cultura griega a Palas Atenea, pues en cierta medida compite con ella en lo de ver en la oscuridad. Ambos arquetipos destacan por su inteligencia. La mujer Atenea usa de la tecnología y la estrategia, Lilith usa otros métodos menos sutiles y mas brutales.. pero no por ello menos efectivos. Personifica ese aspecto de lo Femenino profundo que no puede ser sometido por nada ni por nadie, porque es libre, Y esto es algo que queda reflejado en todos los mitos en los que aparece.

En el paganismo, Lilith era originalmente una diosa madre sumeria, babilonia o hebrea del parto, los niños, mujeres y la sexualidad que se demonizó debido al ascenso del patriarcado. Otras visiones modernas sostienen que Lilith es la diosa de la luna oscura equivalente con la diosa hindú KALI. El Mar Rojo de Lilith es otra versión del Océano de Sangre de Kali Ma, que dio a luz a todas las cosas.

La cosmogonía sumeria dice que dioses y semidioses -incluyendo espíritus, demonios y similares- surgieron de un mar u océano que era el Caos primigenio -también la cosmogonía hindú imagina, por ejemplo, un océano de leche del que surge la creación y la vida, dicho océano también representa el “magma” inicial-. En esos primeros tiempos de Lilith o Lilitu -los referidos en las inscripciones más antiguas que tenemos de ella- ésta es la parte o aspecto femenino de uno de los semidioses que surgieron de ese océano como auxiliares o sirvientes de los dioses propiamente dichos -de aquí también la idea de identificar en Lilith no con un aspecto de Innana/Ishtar sino con una auxiliar de la diosa-.

La llegada del patriarcado puso fin a los ritos sexuales celebrado en el templo de la Diosa, eliminando así la fuente principal del poder femenino, al considerarlo como, algo digno de ser temido por su influencia sobre los hombres, y que por lo tanto debía mantenerse bajo control. Fueron las religiones patriarcales quienes convirtieron a Lilith es un demonio nocturno, una expresión del poder mágico de la sexualidad femenina capaz de seducir a los hombres mientras duermen, también actúa mal en los niños, vengándose del viejo error de ser rechazada por Adán por no someterse a su voluntad.  Los hombres la experimentan como bruja seductora, como madre estranguladora, y como súcubo que trata con la muerte, mientras que las mujeres lo hacen como el lado sombrío y oscuro de sí mismas.

De ese modo, la sexualidad femenina se convirtió en algo diabólico. Lilith, de un espíritu del viento pasó a ser un demonio alado. Lilith, la Antigua, la amante del angel  caido Samuel, es la asesina de niños secuestradora y bruja, mientras que Lilith, la joven, es la “madre de la multitud mezclada”, la Diosa de la Vida y la Muerte, y la llama de la espada flamígera”.

Es importante analizar a Lilith siempre desde las dos perspectivas, la patriarcal que destaca sus rasgos más negativos y destructivos y la matriarcal que destaca sus rasgos más poderosos y el instinto femenino más primitivo. Si nos quedamos con una sola interpretación, nos quedamos cortos.

Lilith70578_n
Inana, también Astarte, pasa a Cartago con el nombre de Tanit.

LA DUALIDAD DE LA DIOSA

Sí pues, tenemos que Lilith se nos aparece como seductora mujer, bello animal, ambiguo ser a medio camino entre el humano y la bestia, ente monstruoso, diablesa, fascinante demonio hembra y espectral habitante de las sombras, generadora de seres aberrantes. Pero siempre se muestra impulsada por la pasión y rodeada por un magnético halo de misterio, de transgresión, de oposición, malignidad, peligro, desacato, rebeldía, tentación y deseo.

Y por el contrario, también de frescura, espontaneidad, independencia, libertad y tal vez autenticidad; pues todo simbolismo es ambivalente y polivalente, como ya se ha señalado, cosa que los pocos elementos concretos y muy modificados de su mito a los que podemos acceder nos confirman.

Así como la luna tiene su lado oscuro no besado por el sol, de la misma manera que la diosa de la religión antigua es la expresión de una esencia dual de su alma, estando vinculada tanto al mundo de la oscuridad como al de la luz

Lilith es, en el diseño del mito Sumerio, un aspecto de la Sombra de INANNA 

 Hay corrientes mitológicas que aducen que esta primitiva Diosa de los Infiernos se encuentra asociada al antiguo relato de la Diosa Sumeria INANNA (un paralelo de la Perséfone Griega), que se encuentra con Lilith enroscada y transfigurada en serpiente en el Árbol de Huluppu; el antiguo Árbol de la Vida, en el camino hacia el Inframundo en donde se encontraría con Ereshkigal, su hermana oscura. Lilith yacía enroscada en este árbol junto con Anzu, su Ave sombríamente protectora. La primera reacción de Innana es la de desbaratar el Árbol y llamando a su hermano, Gilgamesh, el Dios de Uruk, logra espantar a Lilitu, quien escapa a las orillas del Mar Rojo para encontrarse con su destino.

Las influencias asirias en la segunda mitad del II milenio alteraron la iconografía de Lilith, y en las posteriores leyendas asirias, aparece representada al lado de los reyes sosteniendo en sus manos la vara y el anillo de la autoridad regia, flanqueada por el Pájaro de la Sabiduría. la lechuza,  y el Léon, señor de las bestia

También existen otras diosas que gozan de las mismas características que Lilith y las encontramos en otras culturas. Ellas son Ishtar, Isis, Hecate, Diana, Afrodita, Sibeles, Demeter, Ceres, entre otras. Arquetipos de mujer independiente, nacidas de la tierra, que evocan la fuerza de la naturaleza y que desde el inconsciente gestaban un gran poder.

Eran diosas vírgenes, pero no vírgenes en el sentido de que nunca habían sido tocadas por un hombre, sino en el sentido en que eran solteras, libres, que asumían sus deseos y se negaban a ser vendidas por su padre, se negaban a ser esclavizadas. Diosas, prostitutas, tenían un instinto femenino liberado. Pero estas diosas mencionadas con anterioridad sufrían a través de sus hijos, sus hijos morían o ellas se sacrificaban por sus hijos. Por eso en el catolicismo la Virgen María tiene un concepto de mujer poderosa, milagrosa, independiente del hombre, es como una diosa con poderes que sufre por su hijo (muy similar a la Lilith que sufre también por la muerte de sus hijos).

Lilith es la antagonista de Eva; -prototipo de la esposa-madre-, enemiga del hogar y de la sumisión que la sociedad le impone a todas las mujeres

Maria, Eva, Innana, Isis, Astarté… son todas expresiones divinas de la dualidad inherente en el alma del universo que se alimenta del equilibrio mágico entre la luz y la oscuridad, el bien y el mal, la armonía y el caos, el amor y el eros. Cada mito habla de la unión alquímica entre las fuerzas abrumadoras de la naturaleza, que se pueden resolver solo en la luz de salvación dada por el abrazo mágico de los dioses.

Hoy Lilith ha sido adoptada por la comunidad neopagana.  Más específicamente por aquellos que tienen un ángulo feminista. Su enfoque principal es en la elección de Lilith de volar del paraíso, e incluso sufrir la muerte de cientos de sus hijos, en lugar de vivir bajo sumisión a Adán. En esto, ella representa el desafío y la fuerza femenina.

En algunos aquelarres tradicionales, Lilith es vista como la encarnación de la Diosa de las Brujas. Algunos ven a Lilith como la Reina de las Hadas y la Abuela  de ellas también. Uno de los nombres antiguos de la luna es Lilith, la luciérnaga,  ya que se decía que era la luz con la que las burjas se encontraban. Recuerda que además Lilith está asociada con la luna oscura, los leones, los búhos y las serpientes. Estos también resultan ser los símbolos asociados a Inanna. 

Este es uno de los aspectos de su personalidad que representa el poder de la bruja que le da la determinación, y la fuerza, de apartarse, o de alejarse de la trayectoria protegida, y tradicional, que tenía la mujer, ya que Lilith es independiente y toma una trayectoria generalmente de varón, y mantiene un control absoluto sobre su energía. El camino no tradicional que elige Lilith le conduce a un viaje por un trayecto muy diferente al que tomaba la mujer común, y a menudo como un principio del aislamiento. En el sentimiento de completa soledad, y a veces de vergüenza, la persona pregunta: “¿Qué he hecho?”. Pero, tal aislamiento y vergüenza cuando se aceptan como desafíos, puede dar fuerza. Después de curarse a sí misma de las heridas infligidas por la sociedad, la mujer decide si va a aceptar repetidamente esas heridas, o a luchar. Ella usa su cuchillo para destruir situaciones dañinas y defenderse. Realizar sus tareas convencionales puede ser lento y arduo, pero busca la igualdad y la justicia. Ella busca la personalidad como lo hizo Lilith cuando asaltó la puerta del cielo.

Lilith está más vigente que nunca, representado el conocimiento que nos libera y nos invita a ver desde el otro lado lo que durante decenios nos han inculcado; un empoderamiento de nuestras sexualidades, la aceptación de nuestra naturaleza dual de luz y oscuridad, enseñandonos que todo esto hace parte de nuestro ciclo vital y con ello la liberación de la culpa y el miedo. Debemos seguir entonces su vuelo de rebeldía y abrir nuestros ojos ante los paradigmas de lo establecido, asumiendo este arquetipo para comprendernos a nosotros mismos desde una nueva perspectiva libertaria. Está claro que sea cual sea el origen real de Lilith, o su misión en el mundo, llegó al universo para quedarse, bien sea de una, u otra forma, o desempeñando uno, u otro papel.

Lilith es un Egregor primitivo del lado oscuro del alma. Ella es poder y dominio sexual sin restricción. Su invocación no debería ser intentada por aquellos con pocos conocimientos en magia ceremonial, ni por aquellos que abrigan problemas psicológicos no resuelto relacionados con la sexualidad.

Diosa, demonio, vampiro, madre, bruja, prostituta, feminista y virgen todos estos títulos son las mascaras con las que Lilith ha caminado con nosotros.

HAY TEMA PARA VARIOS ARTÍCULOS


FUENTES:

  • Wikipedia
  • La biblia de las criaturas míticas, de Brenda Rosen
  • Danzando en la sombra, de Marcia Starck y Gynne Stern, Gaia Ediciones
  • Los demonios y espíritus malignos de Babilonia, por Reginald Campbell Thompson 07 1973, AMS Press, ISBN: 0404113532
  • Magia Semítica: Sus Orígenes y Desarrollo, por R. Campbell Thompson Samuel Weiser ; ISBN: 0877289328
  • Magia y Hechicería babilónica: Siendo la Oración de la elevación de la mano, por Leonard W. King Samuel Weiser; ISBN: 0877289344
  • La Diosa hebrea, por Raphael Patai, Merlin Stone (Diseñador) Wayne State University Press, ISBN : 0814322719
  • La Cueva de Lilith: Cuentos judíos de lo sobrenatural, por Howard Schwartz, Uri Shulevitz Oxford Univ Pr (Comercio); ISBN: 0195067266
  • Gilgamesh y el Árbol-Huluppu: Un texto sumerio reconstruido, por S.N. Kramer de la Universidad de Chicago 1938
  • https://es.scribd.com/document/68694663/Lilit-Manuscrito-Del-Mar-Muerto
  • http://focusonwomen.es/lilith-o-la-demonizacion-de-la-mujer/
  • https://www.letraslibres.com/mexico-espana/lilith-una-figura-feminista-entre-la-tradicion-y-la-posmodernidad

 

Una Respuesta a “Lilith, la Diosa mas Oscura del Paganismo”

Deja un comentario