El Viaje Chamanico

gmir

Como sabéis, no practico ocultismo.  Mis practicas están limitadas a no cruzar la linea a la magia sobrenatural.  Dentro de mis habilidades como hechicera practico habitualmente viajes chamanicos con el uso de la música, especialmente el tambor y la meditación, por lo que de ello  puedo hablar con propiedad.

Hoy os hablare de  que es  y que no es un Viaje Chamanico

Un viaje astral no es lo mismo que un viaje chamanico

No practico viajes astrales, porque entra dentro de la Magia Sobrenatural.  El viaje o desdoblamiento astral tiene como objetivo principal transportar el alma o el espiritu del ser humano a otro lugar del Universo, todo ello tras la muerte material del mismo. No obstante, existen algunas personas capaces de realizar ese viaje a voluntad propia. Un viaje Astral es una experiencia extracorporea que tiene una complejidad de comprensión y practica que pocos alcanzan a ver, sin un maestro o GUÍA HUMANO adecuado.

El viaje astral también tiene efectos secundarios relacionados con la respiración, apneas y arritmias que pueden dejar secuelas por falta de riego sanguíneo al cerebro, de los que no se advierten en esos cursillos de fin de semana. No me parece ético enseñar y recomendar su practica  sin facilitar toda la información, ya que es una experiencia muy cercana a la muerte.

En mi caso, accedí a  toda la información y la posibilidad de experimentarlo gracias a un buen maestro y amigo, y al domino que tengo sobre la meditación y proyección Finalmente renuncie a ello.  No me interesa poner en riesgo, mi vida y mi destino espiritual por un viaje turístico de alto riesgo 😉 

Para cruzar la linea de la magia natural a la magia sobrenatural, siempre debería haber  una razón de peso y no dar este paso por simple curiosidad o ansia de poder por el poder. 

Personas serias, magos blancos, que transmiten verdaderos conocimientos sobre magia sobrenatural  con coherencia, también existen y yo mantengo la amistad con algunos de ellos. Solo hace falta poner buena voluntad para buscar a estos maestros y analizar sus enseñanzas antes de ponerlas en practica. Cuando el alumno está preparado el maestro llega.

El Chamanismo como la hechicería solo es (que no es poco) la practica de Magia de la Naturaleza. La Brujería y la Magia Ceremonial son practicas sobrenaturales, incluso se pueden concebir como una religión. Generalmente un brujo o un mago ceremonial, siempre han practicado la magia natural, con menor o mayor éxito, antes de cruzar la linea para obtener mas poder sobre los elementos y los elementales, guardianes de la materia.

El chamanismo no es un sistema de creencias, no es una religión, es un método de curación y conexión con el todo, que puede coexistir con religiones establecidas en muchas culturas», dice Michael Harner, antropólogo, educador, autor de varios libros sobre el tema y creador de la Fundación de Estudios Chamánicos. «El chamanismo incluye, no excluye”, agrega.

chaman2

Un chaman es un hechicero , no necesariamente un brujo. Un chaman es un curandero – sanador , especialmente psiquico, un psicologo-psiquiatra arcaico.

 El Chamán utiliza los medios espirituales que están a su disposición en cooperación con gente de la comunidad que tiene otras técnicas, por ejemplo herbolaria, ajuste de huesos, masaje.

Los Chamanes han sido llamados “los que ven”, o la gente “que sabe”, porque están involucrados en un sistema de conocimiento basado en experiencia de primera mano. Algunos antropólogos definen al chamán como un intermediario entre el mundo natural y espiritual, que viaja entre los mundos en un estado de trance. Una vez en el mundo de los espíritus, se comunica con ellos para conseguir ayuda en la curación y la caza. Se dice que el chamán controla a todos los espíritus de la naturaleza, sean buenos o malos. Posee conocimientos especiales, actúa fuera de religiones asentadas, aunque a veces cruza la linea a la brujeria para adquirir poderes sobrenaturales. El hecho es que si los chamanes no tienen resultados, la tribu no utilizará sus servicios.

EL VIAJE CHAMANICO

El viaje chamanico es una técnica para conocer dimensiones del espacio interior que trascienden los sentidos físicos habituales.

Un viaje chamanico no es un desdoblamiento como el viaje astral. Los tres pilares, cuerpo, mente y alma siguen íntegros y activos. El objetivo de alcanzar un estado alterado de consciencia no significa en el viaje chamanico quedar sumido en la indefensión física. Por ello, deberían evitarse el uso de drogas como atajo.

Solo un 10% de las culturas chamánicas hacen toma de plantas sagradas tales como Ayahuasca, Peyote y otras para cambiar su estado de conciencia. La imagen de un chamán que se muestra como ” poseído ” por algo que está fuera de su control y que lo deja totalmente desorientado después de la ceremonia, sigue siendo muy fuerte en nuestra imaginación., pero esto es un efecto de las drogas o alcohol que ha tomado, o puro teatro para turistas.

800px-Yggdrasil
El árbol Yggdrasil de la mitología nórdica era símbolo del axis mundi que atravesaba y comunicaba los tres mundos de la realidad sagrada.

EL VIAJE POR EL AXIS MUNDI

Un concepto chamánico común , y una historia narrada universalmente, es la del curandero que atraviesa el axis mundi para recuperar el conocimiento del otro mundo. Puede verse en las historias de Odin y el árbol de ceniza del mundo al jardín del Edén y la escalera de Jacob a Jack y el frijol y a Rapunzel . Es la esencia del viaje descrito en The Divine Comedy por Dante Alighieri . El poema épico relata el descenso y ascenso de su héroe a través de una serie de estructuras en espiral que lo llevan desde el centro de la tierra, desde las profundidades del infierno hasta el Paraíso celestial. También es un principio central en el Complejo ceremonial del sudeste .

Cualquier persona o cualquier cosa suspendida en el eje entre el cielo y la tierra se convierte en un depósito de conocimiento potencial. A la cosa suspendida le corresponde un estatus especial: una serpiente , una víctima de la crucifixión o el ahorcamiento, una vara, una fruta, un muérdago . Las derivaciones de esta idea encuentran forma en la Vara de Asclepio , un emblema de la profesión médica, y en el caduceo , un emblema de la correspondencia y las profesiones comerciales. El bastón en estos emblemas representa el eje mundi mientras que las serpientes actúan como guardianes o guías del conocimiento.

Para el chamanismo, druidas y hechiceros europeos creen que la realidad se reparten tres mundos. El mundo de abajo, donde viven espíritus de la naturaleza y espiritus ancestrales que adoptan formas de animales de poder; el mundo del medio (este mundo donde vivimos) y la otra realidad, aquella que no podemos percibir sin alterar nuestro estado de conciencia. Por último, el mundo de arriba donde viven los seres de luz, maestros y guías.

La materia, en donde estamos ahora, se conoce como Tierra Media, que incluye al tiempo y al espacio, por lo que es posible viajar chamanicamente a otros lugares, ya sea en la tierra o el cosmos, o viajar en el tiempo. Los otros dos mundos son  incorporeos.  La Tierra Baja esta dentro del planeta (que no tiene nada que ver con el infierno o algo parecido) y  es de un ambiente muy natural y terrenal. Alli están los espiritus de los ancestros y los espíritus de la naturaleza. La Tierra Alta es mas angelical, eterea y abstracta, llena de simbolismos sobrenaturales y no se entra a menos que se este preparado.

El viaje chamanico es una experiencia al interior de la naturaleza, cruzas un umbral a otras realidades y viajas por el arbol de los mundos (Axis Mundo), como una red neuronal. Lo ideal es conectar primero con un arbol, por ello el bosque es el lugar muy apropiado para un viaje chamanico, aunque el Axis Mundi  puede tener la forma de algo natural (una montaña, un árbol, una columna de humo o fuego, una parra, un tallo) o de un producto de manufactura humana (una torre, una escalera, un pilar, una cruz, un campanario, una cuerda, una aguja).  Para los cristianos , la Iglesia o la cruz, es su Axis Mundi donde alcanzar también esta conexión con otras realidades.  El Axis Mundi y el viaje chamanico es un conocimiento universal.  El símbolo puede encontrarse en culturas chamánicas o basadas en creencias animistas, en las principales religiones del mundo y en civilizaciones urbanas tecnológicamente avanzadas

En la tradición céltica y otros pueblos antiguos europeos, era común para el chamán o druida visitar frecuentemente el mundo espiritual para obtener conocimiento a aplicar en la Tierra Media, a través de un trance inducido por el ritmo de un tambor. El tambor para el chaman es un instrumento espiritual y sanador que le guía durante el viaje y le permite sincronizar armoniosamente nuestros cuerpos y espíritu.

El objetivo del viaje chamánico es que recuperemos nuestra energía, nuestro poder para confiar en nosotros mismos y obtener seguridad.  En el Viaje Chamanico a ritmo de tambor, se consigue un estado de relajación profunda que nos permite visualizar y conectar con nuestro mundo no ordinario. Los chamanes hablan con plantas y animales, con toda la naturaleza. Esto no es solo una metáfora. Esto lo hacen en un estado alternado de conciencia.

EL Viaje Chamanico permite que la consciencia funcione en distintos niveles de percepción diferentes de los de la existencia física ordinaria. Viajan tus 5 sentidos, nada mas. Es como un teléfono móvil con cámara que te  permite observar, incluso «chatear» con la naturaleza mas cercana, seres vivos de tu entorno, incluso otras almas vivientes,  otros cosmos, aparte del tuyo propio, ese que a veces permanece en la sombra. Puedes viajar a tu subconsciente y conectas con las partes de ti que no conoces en esta realidad .

Esto nos lleva a otro importante asunto de cómo todo lo que se ha sabido a través del tiempo y todo lo que puede ser conocido, está a disposición del chamán en el tiempo del sueño, o sea en el viaje chamánico. De ahí que chamanes puedan ser profetas, es por ello que pueden ir hacia atrás y ver el pasado. Con disciplina, entrenamiento y ayuda de los espíritus de los ancestros y los espiritus de la naturaleza, podemos tener acceso a esta fuente de conocimiento.

Se trata de una experiencia visionaria mediante la cual se puede obtener capacidad de poder personal gracias a la presencia de tu animal de poder; adquirir una nueva perspectiva y un nuevo conocimiento de las cosas, y recibir ayuda en los problemas de índole práctica propios de la vida cotidiana. El viaje chamanico es imprescindible en la Rueda de Medicina.

Esta actividad chamánica podría ser descrita parcialmente como una forma particular del mediumismo. Puede afirmarse también que el medium está presente en el mundo urbano y su trance es pasivo, mientras que el chamán usa la naturaleza, el mundo rural, como referencia y su trance o estado de conciencia chamánico es un fenómeno activo con mantenimiento generalmente del control.

Harner considera como esencial al chamanismo el estado de trance, que se describe como un «viaje» (estado de conciencia chamánico). Terminado el mismo, es capaz de recordarlo. El medium no recuerda necesariamente lo que hizo o pasó durante el trance.

Según estos criterios, al estudiar la forma de trabajo de E. Cayce se mostraría no solo como un medium y sino también, en ocasiones, como un chamán.

En sus estados de trance se distinguió por la utilización de la técnica llamada «canalización». Para que tenga lugar, se busca un estado de trance sin posesión. Cayce lo enentendía como un poder, como una influencia que uno podía despertar en sí mismo. Insistió en lograr un trance sin posesión:

«No permitas que sea dirigido por una identidad que se proclama tu guía. ?Por qué?, porque invocar al infinito es mucho más grande, mucho más satisfactorio, más válido para la experiencia del alma que ser dirigido o guiado por una entidad externa al yo, que -como el yo- pasa por un estado de transición o desarrollo» (Reed y Cayce, 1993.

El estado de trance sin posesión se practica por ejemplo, entre los Gnawas. .Se alcanza en movimiento por lo que se califica de trance cinético. El trance cinético es una técnica de raíces ancestrales, que influye sobre prácticamente todos los niveles de la persona, dotandola por su practica de nuevas formas y perspectivas de autoexperiencia. Mediante la desinhibición es posible alcanzar estados de fusión con el entorno que se muestra como replica de nosotros mismos.

El estado de trance con posesión está presente en todas las culturas, tanto en Africa como en América, en Asia o Europa y Australia. Mientras se produce, la persona deja de ser propiamente ella misma. Queda alienada, convertida en alguien ajeno. En tales estados se da una disminución de la capacidad de autocontrol por parte del sujeto. Al mismo tiempo, está disminuida su capacidad de darse cuenta de lo externo. Como ejemplo, en los estados de trance del vudú caribeño

La Era de la Ciencia ha producido el LSD; y muchos que quieren llegar al chamanismo  han «experimentado», aunque de manera informal, los «viajes» propiciados por las drogas psicodélicas, aunque han descubierto que carecen de disciplina o contexto dentro del cual ubicar sus experiencias.  Es un camino erróneo, la vía rápida, que puede llevar a la enajenación y a la locura..

«El chamanismo no es una religión, es una metodología»

Michael Harner

Mi experiencia en viajes chamanicos

En algunos artículos, como cuando os hable del cristal de aventurina verde, he mencionado que practico magia en el bosque, la mayoría de veces son viajes chamanicos.

Es una Magia muy sencilla si la adaptáis a los tiempos modernos,.

Utilizo un cómoda esterilla que tiene dibujada la rueda solar , una plato de madera «los de pulpo» decorado de forma artesana con un circulo runico, encima coloco un vaso de agua  o infusion, un bol de frutillas y mi mobil…. cascos y música seleccionada. Me coloco en el centro en posición de Buda sentada o tumbada, como mas me apetezca  y cierro el circulo y le doy al play,  Musica de tambor, ritmica con el corazón.  Cualquiera que se acerque solo ve a una mujer escuchando música.  Al poco rato, mis sentidos se agudizan y empiezo a descubrir y conectar con el microcosmos del bosque, empezando por ver con otros ojos al gran árbol que me cobija.

Al finalizar el  tiempo programado, la música cambia el ritmo, es mas activa , y regreso  por el mismo camino en que entre. Dicho camino es personal y varía de persona a persona, pero debes regresar sobre tus pasos, como quien dice.

En mi caso, mis peregrinaciones chamánicas nunca me llevan a estados donde pierdo el control.  Son estados de trance sin posesión. Quedo encantada, por la musica y la propia experiencia.

En general, mis trances  son bastante tranquilos y su raíz se aferra más en el silencio de mis meditaciones y en el agradecimiento, así que me dejan totalmente consciente de lo que está pasando a mi alrededor, aunque este concentrada en otros temas. La expresión de mi gratitud a todos los seres de la naturaleza, elementos y elementales, y mi fe en la energía cristica suele ser suficiente para permitir que me concentre al principio de una sesión chamánica.

Nunca he sentido ninguna presencia extraña “entrar” en mi ser desde fuera y coger el control, sino más bien una parte de mí que siempre había estado allí, dormida, que despierta. Es el ALMA, esta parte de mi ser que sabe cosas que mi yo externo no conoce, llevando a cabo acciones con una seguridad total y poseyendo  un conocimiento que no podía venir de cualquier cosa relacionada con mi propia memoria ordinaria e historia actual. Ese ser, mi alma, que tiene soluciones y respuestas a los problemas que se está tratando sin tener que buscar en su razonamiento para llegar al punto.

Conectar con el alma, es como dice SANTA TERESA, puro éxtasis. El éxtasis es definido como un estado psicológico que se caracteriza por un sentimiento absorbente de admiración, de alegría de arrobamiento y a veces de enajenación si hay variables negativas en el proceso, por ejemplo drogas.. La oración meditativa tal como la practican muchos religiosos, también puede abrir esta desconexión entre el yo externo y el Yo Superior, el Alma.

El místico nos habla de la desbordante presencia actual de lo divino. Esta grandeza ha sido descrita de modo poético como en San Juan de la Cruz o en Ibn Arabi. Los místicos desde esas experiencias de inmersión en lo divino pueden a veces anticipar visionariamente experiencias que están por venir.

Esta desconexión puede alcanzarse de distintas formas.

Por ejemplo en la llamada meditación del néctar del budismo tibetano. Durante la misma el meditador traslada toda su atención a una parte muy concreta del organismo, la punta de la lengua. Según se va concentrando la atención en ella mas el practicante acaba sintiéndose inmerso en un profundo estado de dulzura. Intuitivamente a través de la propia practica experimentada los chamanes » bon» del tíbet habían descubierto este método de focalizar la atención y modificar el nivel de conciencia. Hoy sabemos a partir de datos objetivos suministrados por el microscopio que precisamente en la parte anterior de este órgano se concentran las terminaciones sensoriales capaces de captar lo dulce mientras que las de lo salado, lo picante o lo amargo se distribuyen preferentemente por otras partes de la lengua.

Finalmente un par de consejos

  • Se educado y cortés con todos los seres que te encuentres. Pregunta si son los indicado para ayudarte y agradece cualquier sabiduría que te den. El ser mal educado no es buena idea porque, entre otras cosas, te encontrarás que nadie querrá ayudarte y eventualmente te costará mucho poder viajar chamanicamente.
  • Te recomiendo tener un cuaderno a la mano y escribir inmediatamente todo lo que recuerdas, desde mensajes hasta imágenes. Espera un par de días y lee tus apuntes, a ver qué tanta ayuda te están ofreciendo a tu propósito.

Para esta practica hay que haber alcanzado un alto nivel de aprendizaje y control de las meditación consciente. Se recomienda practicarlo en ayunas. También puede practicarse en grupo, aunque cada individuo experimenta su propio viaje. En grupo, es uno de mis rituales preferidos para la noche de San Juan, en una playa. donde podemos incorporar una hoguera sin peligro de incendio. Un viaje chamánico con tambor nos ayuda a comprender los símbolos y la magia que vive en nosotros, nos conecta con el Universo sin pensar que existe tiempo, pasado, presente y futuro, ya que son lo mismo. Nos permite sentir la vibración de nuestros ancestros, de toda la vida que hay en nuestro planeta como la que hay en otros mundos del universo, también nos conecta con otras dimensiones, nos sana y nos vuelve más compasivos al regresar.

Uno no va al otro lado solo a curiosear. El viaje chamanico no es un viaje de turismo y diversión. El viaje chamanico  es un viaje familiar, una búsqueda del conocimiento. Conectas con lo que amas, tu misma en primer lugar, con la vida que amas de tu entorno y a veces con lo que temes y quieres conocer o doblegar si eres un chaman experto. Así pues, el viaje chamanico debería ser considerado, más como un cambio de frecuencias que como una travesía por distancias del espacio, gracias al cual la consciencia es capaz de experimentar realidades no ordinarias.

Muchas técnicas de trance utilizan rituales a modo de «puertas» al comienzo y al final del trabajo. En este ámbito, los rituales pueden ir perdiendo presencia a medida que el sujeto aprende y se familiariza con los estados de trance.

Los rituales pueden servir para disminuir la angustia frente a lo desconocido o lo que desborda a un individuo. En el área cognitiva pueden incrementar la concentración de los participantes modificando la atención, en el área física facilitar la relajación y en el área emocional modular la ansiedad, el sentimiento de descontrol o la expresión de la rabia.

 Se cree que la magia es contraria a las ciencias ortodoxas como la Física, la Teología o la Filosofía, corrientes de pensamiento que todo lo explican probando y comprobando. Sin embargo, hoy en día, la física cuántica se acerca más a la magia y la hechicería, que a las ciencias ortodoxas, logrando así dar un trasfondo científico a las capacidades de un hechicero.

Haciendo alusión a esto Jesús dijo: «ustedes harán cosas todavía mayores de las que yo he hecho» (Juan, 14: doce) y lo decía haciendo referencia a que somos unidades energéticas que participamos de una Energía Superior.


FUENTE DE CONSULTA:  Michael Harner Angle

Michael Harner es antropólogo y fundador de la Fundación de Estudios Chamánicos, una organización internacional sin fines de lucro dedicada a preservar el conocimiento chamánico para que sobreviva en el planeta, y a la enseñanza de los principios básicos de este conocimiento para aplicaciones prácticas en el mundo contemporáneo

La Cueva y el Cosmos. Encuentros chamánicos con otra realidad. Compendio de todo lo aprendido, experimentado y elaborado por el autor a lo largo de 50 años de investigación sobre el chamanismo. Después de su conocimiento de la ayahuasca, Harner enfocó su interés en el sonido rítmico como catalizador de estados expandidos de la conciencia, dirigiendo numerosos talleres y seminarios valiéndose de esta técnica. En este libro expone su visión de conjunto de estas técnicas y experiencias ‘chamánicas’, adaptadas para un público y un contexto occidental en el ámbito de la espiritualidad y la sanación.

La Senda del Chamán.  Libro que consta de dos partes. La primera es una narración de la experiencia y aprendizaje del autor con la ayahuasca entre los indios mesoamericanos. La segunda es una exploración de técnicas rítmicas, corporales y de visualización para adentrarse en la práctica chamánica.

 

0 Respuestas a “El Viaje Chamanico”

    1. Jess
      Quizas deberia haber recomendado esta pagina …
      https://enteodelia.wordpress.com/2014/12/12/trascendencia-del-tiempo-en-la-practica-chamanica/
      El video es en ingles de Michael Harner, fundador de la Fundación de Estudios Chamánicos, lo explica mucho mejor que podria hacerlo yo. Es un maestro. Soy solo una practicante limitada a mi propia experiencia, mis practicas estan encaminadas a la comprensión amorosa de mi pasado y sanar mi dolor interior. No me ha interesado nunca el futuro. la futurologia…porque genera incertidumbre y creo que el futuro lo creamos a cada instante. Estoy aprendiendo a vivir el presente, aqui, ahora, ese instante que puede aliviar la carga futura.

Deja un comentario