Tao, la Madre, la Verdadera Fuente de la Vida

chin-mu

Xiwangmu 西王母, Xi WangmuHsi Wang Mu, o Reina madre de occidente, es un personaje de la mitología china que durante la dinastía Han pasó a ser una divinidad taoísta. Habita en un palacio de jade sobre el Kunlun celeste, lugar mágico donde crecen las hierbas de la inmortalidad y los peces de larga vida. Autoridad de los inmortales, son sus discípulas todas las mujeres que aspiran a obtener el Tao.

Tao significa “principio”, “origen”. Es la causa sin causa, principio y fin de todo lo manifestado, presente en todas las religiones y filosofías trascendentales. De ahí su equiparación a la idea de camino o ley universal, un camino circular que parte y termina en un mismo punto: el Tao. Un camino por el que transitan todos los seres hasta su reabsorción en el Tao que les dio origen.

La Madre, la Verdadera Fuente de la Vida

El Tao Te King es un texto escueto pero profundo atribuido a Lao-Tsé.

Te significa fuerza y energía. Se asemeja al concepto de virtud (virtus) en el sentido clásico latino, que no comporta connotación moral, sino que expresa la idea de fuerza vital.

El Tao es la fuente de todos los seres, el principio absoluto y sin forma que los conforma, les da nacimiento y les otorga una forma. Y el Te, la fuerza que los alimenta, que los nutre, que los hace crecer, hasta que, llegado el momento de máximo desarrollo, esta fuerza se retira e inicia su declive natural.

Lao Tse caracteriza al Tao como madre del universo cuando dice:

 “Algo no diferenciado, y sin embargo completo,
Que existía antes del cielo y la tierra.
Silencioso e informe, no depende de nada y no cambia.

Opera por doquier y está libre del peligro.
Podría considerarse la madre del universo.
No conozco su nombre; lo llamo Tao”. (Capitulo 25)

La identificación de Tao con la “madre del universo, madre del mundo,  madre misteriosa o hembra misteriosa”, aparece en varios capítulos del Tao Te King, hace que en el taoismo, Tao se parezca más a la madre que al padre, teniendo presente que  los taoístas ven al Tao más como un principio que como una persona.

Hacer-no-haciendo es “nutrirse en el seno de la madre” (cósmica) Como dice el texto, lo que constituye su gloria suprema.

Es evidente el paralelismo que presenta esta concepción con la de “Prakriti” (Naturaleza Primordial) en la India (Shamkya y Vedanta). “Prakriti” es en efecto el Tao, madre de los diez mil seres, mientras que “Purusha” (“Puma”) el Espíritu, es el Tao eterno que no tiene nombre. De la unión de “Prakriti” (activa) y “Purusha” (pasivo) nacen todas las cosas del Universo.

¡Tantas palabras para describir lo indescriptible y tantos nombres para lo innombrable.!

'Seiobo_(Queen_Mother_of_the_West)'_by_Ogata_Korin,_c._1705,_Japan,_Edo_period_(1615–1868),_Hanging_scroll;_ink_and_color_on_silk_over_paper,_Kimbell_Art_Museum
La Reina Madre es considerada la esposa del Emperador de Jade.

La Reina Madre de Occidente

La Reina Madre del Oeste es un calco de Xiwangmu en fuentes chinas , Seiōbo en Japón , Seowangmo en Corea y Tây Vương Mẫu en Vietnam . Ella tiene numerosos títulos, uno de los más populares es la Madre Dorada del Jade [4] o el Estanque Turquesa.  También es conocida en fuentes contemporáneas como la Dama Reina Madre. En la corriente maternista de las religiones salvacionistas chinas, ella es la deidad principal y es llamada como la Eterna Venerable Madre .

Los escritores de Tang la llamaron «La Madre de Oro, la Primera Gobernante», la «Madre de Oro de la Montaña de la Tortuga», «Ella de las Nueve Numina y la Gran Maravilla», y la «Maravilla Perfecta del Florecimiento Occidental y Máxima Digna de la Oscuridad Cavernosa». . Los plebeyos y poetas de la época se referían a ella más simplemente como la «Reina Madre», la «Madre Divina» o simplemente «Niñera» ( Amah ).

Una de las primeras referencias escritas a la Reina Madre proviene de los escritos del escritor taoísta Zhuangzi (c. Siglo IV a. C.):

La Reina Madre de Occidente lo obtuvo [el Tao] … … y se sentó en Shao Kuang. Nadie sabe su comienzo; Nadie sabe su final.

Zhuangzi describe a la Reina Madre como una de las más altas deidades, lo que significa que había ganado la inmortalidad y los poderes celestiales. Zhuangzi también afirma que Xiwangmu está sentada en una cordillera espiritual occidental, lo que sugiere que está conectada no solo a los cielos, sino también al oeste.

En el texto de Tu Kuang-ting, incluye relatos narrativos de los encuentros de la Reina Madre con legendarios héroes chinos. Uno de estos relatos narra un encuentro entre la Reina Madre y Laozi (Lord Lao):

«En el año 25 del rey Chao de la dinastía Chou (1028 aC) …»

«… Lord Lao y la persona realizada Yin Hsi fueron de viaje …»
«… en su nombre, la Reina Madre de Occidente explicó la Escritura de pureza constante y tranquilidad». 

En este relato, la Reina Madre desempeña el papel de superior de Laozi y se le atribuye la autoría definitiva del  Tao De Jing . Esta dicotomía de la Reina Madre como la superior es una característica del taoísmo de Shangqing , una secta que adora a la diosa del taoísmo de la cual Tu Kuang-ting era un maestro. También hay un relato de una reunión entre la Reina Madre y Laozi en la poesía Tang. [9] Sin embargo, este relato, al ser del pensamiento taoísta tradicional, hace que la Reina Madre tome un papel inferior a Laozi, llamándolo «Señor Primordial» (el título de su manifestación más alta) y rinde homenaje al sabio.

Debido a que ella era la encarnación de yin , la diosa más alta y la gobernante de las mujeres trascendentes, se vio que la Reina Madre había tenido una relación especial con todas las mujeres. En la sección inicial de la hagiografía de Tu Kuang-ting, enumera las funciones más importantes de la Reina Madre:

En el cielo, debajo del cielo, en los tres mundos y en las diez direcciones,
todas las mujeres que ascienden a la trascendencia y logran el camino son sus dependientes.

Se decía que la Reina Madre de Occidente se preocupaba por todas las mujeres taoístas del universo, tanto perfeccionadas como aspirantes. Los escritores de Tang frecuentemente se refieren a ella en poemas sobre mujeres taoístas. De acuerdo con la visión de Shang Ch’ing expresada por Tu, ella aparece como maestra jueza, registradora y guardiana de mujeres creyentes. Sus formas reflejan las definiciones de Tu.

La reina madre fue considerada especialmente por las mujeres chinas que no representaban la norma social de la mujer sumisa. Para estas mujeres, la Reina Madre de Occidente era vista como «una deidad poderosa e independiente que representa el último yin que controla la inmortalidad y la vida futura»

lao-tzu-bird

La Cultura de Hongshan (4000–3000 a. C.) 

Originada entre 5.000 a 6.000 años atrás, en el periodo neolítico, Hongshan fue una prehistórica civilización agrícola.

En la frontera que une el sureste de la Región Autónoma de Mongolia Interior con la provincia de Liaoning se encuentra la ciudad de Chifeng. Al noreste de la localidad fluye el río Yingjin, en cuya orilla se erige una montaña roja conocida por los naturales de esta zona con los nombres de Wulan Hada, cuyo significado es “la montaña roja” (红山, Hóngshān, en chino); y Jiunüshan (九女山), “la montaña de las nueve mujeres”.

El origen de sus nombres procede de una leyenda que narra cómo, en un pasado remoto, nueve diosas violaron las normas celestiales, lo que causó la cólera de Xi Wangmu (西王母), la reina madre de Occidente. Las diosas, angustiadas por las consecuencias que sus actos podían acarrearles, derramaron de forma inconsciente un bote de colorete rojo mientras se maquillaban. La mayor parte de la sustancia acabó esparcida por la orilla del río Yingjin, por donde acabaría formando los cimientos de nueve montañas rojas. Lo más mágico de esta bonita leyenda es que el maquillaje cayó en una zona en la que, a lo largo de 200.000 km2, ha permanecido escondida durante siglos una multitud de tesoros de un valor incalculable, capaces de describirnos con gran fidelidad cómo era la vida durante los inicios de la civilización china. Son los vestigios que legó para la posteridad la conocida como cultura Hongshan.

Deja un comentario