La «Pérfida Albión» Fuente del Caos

fc9164e3aaf908b6bca463f6ef2f39bd

La Perfidia genera Caos. Es la deslealtad o maldad extrema. Cuando uno examina todas las tradiciones mágicas a lo largo de los siglos, se nota que ciertas formas oscuras y perfidias conspiratorias aparecen una y otra vez. Pero demasiadas veces, las cosas no suceden como se esperaban cuando se utiliza el poder del Caos.

Alguien debería decirlo:

El mundo está cosechando el Caos que el Imperio Británico sembró

Pero ¿qué es el Caos? Se define como «el comportamiento irregular e impredecible de los sistemas dinámicos deterministas y no lineales». Lo que esto significa es que no siempre podemos adivinar cómo se manifestará el caos o cuál podría ser su resultado.  Al igual que la electricidad, el caos no es ni bueno ni malo; Es la forma en que elegimos aplicarlo lo que le da una actitud positiva o negativa. Debido a que el caos no es lineal, no está limitado por las restricciones del tiempo. Aplicar esto al trabajo de deletrear significa que podemos afectar los eventos ya pasados ​​o aquellos que aún no han sucedido. 

Los magos del Caos llevan siglos desarrollando técnicas muy poderosas para controlar lo que la gente ve y recuerda sobre un suceso. Son artistas con una capacidad única para manipular la atención y la percepción humanas. La práctica de Magia del Caos puede desestabilizar, porque esta diseñada para deconstruir la creencia. Como las drogas psicodélicas, puede alterar la realidad drásticamente. Esto es más que ninguna otra cosa, el responsable de la reputación siniestra de la Magia de Caos en el ocultismo moderno.

Imaginemos que se es miembro de una organización secreta cuya única agenda era controlar todo el planeta. Si el plan fuera lograr este objetivo sin ser percibido por las víctimas previstas, la discreción sería primordial. Esta organización idearía una serie de eventos históricos que, en la superficie, parecerían cotidianos, sucesos fortuitos (desastres naturales, enfermedades causadas por el hombre, actos de asesinato, asesinato, terror, manipulación de dinero y suministros de energía, contaminación de alimentos , contaminación de los recursos naturales y sobre todo, guerras

Los historiadores británicos atestiguan la existencia de toda una serie de intrigas sucesivas que han influido en la conformación de los demás países y del suyo propio. «La Inglaterra moderna siempre ha sido un centro de subversión –a los ojos de los demás pero no a los suyos propios», observó Mackenzie después de la Segunda Guerra Mundial. «Lo que determina la existencia de ese espejo con dos caras: de un lado encontramos la percepción que existe en el extranjero de una Inglaterra intrigante, sutil y totalmente secreta; y del otro una imagen de honestidad, de simplicidad y de indulgencia que comparte una mayoría de los súbditos.»

El momento de estos eventos requeriría paciencia, planificación cuidadosa, cooperación de otros en posiciones de confianza, sigilo y engaño. En esencia, PERFIDIA, toda la misión debe derivar su poder a través del engaño y la ocultación y debe ser un plan maestro

¿Quiénes fueron los diseñadores de este plan maestro? Magos Cosmicos que conocían y sabían transformar los ciclos de orden y caos social; que quisieron controlar la sociedad colonial y doblegar a los pueblos y a la naturaleza para beneficiar al imperio británico y a sus dirigentes. De entre todos ellos destacan dos nombres: John Dee y Alesteir Crowley

El mago John Dee (1527-1608), asesor judicial y astrólogo de la reina Isabel I, fue el genio científico más destacado del siglo XVI. Al sentar las bases para la ciencia moderna, promovió activamente las matemáticas y la astronomía, así como avances en la navegación y la óptica que ayudaron a elevar a Inglaterra a la potencia imperial más importante del mundo. Siglos antes de su tiempo, su trabajo teórico incluyó el concepto de velocidad de la luz y prototipos para telescopios y paneles solares

John Dee fue un promotor de las matemáticas y un respetado astrónomo, así como un destacado experto en navegación, habiendo adiestrado a muchos de aquellos que llevarían a cabo los viajes de descubrimiento ingleses alentando las expediciones exploratorias británicas en busca del Paso del Noroeste, parece haber acuñado (o al menos introducido en imprenta) el término «Imperio británico».

El mago John Dee, el ‘007’ original (su apodo otorgado por la corona), incluso inventó la idea de un ‘Imperio Británico’, imaginando a Estados Unidos como la nueva Atlántida, él mismo como Merlín y  Isabel I como Arthur «.

John Dee como otros muchos personajes europeos posteriores formarían parte de un movimiento, cuya finalidad aparente era forjar una alianza de príncipes y nobles protestantes algunos de ellos interesados por la ciencias ocultas que frenasen el poder totalitario de los papistas y propiciar el nacimiento de un nuevo Cristianismo, iluminado por la filosofía hermética y cabalística. Su meta última era alumbrar una nueva era, iluminada por la libertad de pensamiento y el derecho a la libre educación, cuyo próximo nacimiento habría sido anunciado por otras profecías y por los seres ultraterrestres o sobrenaturales con quienes Dee se creía en contacto y que le facilitaron muchos conocimientos.

Dee, con la ayuda de un psíquico criminal de mala reputación llamado Edward Kelly, dedicó diez años a comunicarse con los «supuestos» ángeles y los arcángeles de Dios. Estas comunicaciones espirituales le dieron las claves de Enochian, el idioma que la humanidad hablaba antes de la caída del Edén. Al juntar los fragmentarios diarios espirituales de Dee y las sesiones de escrutinio, Jason Louv al examinar el lenguaje  Enochian con detalles precisos, explica cómo los ángeles usaron a Dee y Kelly como agentes para establecer un Nuevo Orden Mundial que esperaban que unificara todas las religiones monoteístas y finalmente dominara el mundo entero «.

El mago Alesteir Crowley creía que era la reencarnación del asistente de John Dee, Edward Kelly, y el famoso ocultista Eliphas Levi. A pesar de haber muerto hace más de medio siglo, Aleister Crowley, la autodenominada «Gran Bestia», continúa ejerciendo una poderosa influencia en la cultura y la sociedad, y muchas personas hoy en día expresan un gran interés en su vida, su trabajo y su filosofía. De hecho, no sería una exageración decir que Crowley es más relevante ahora que nunca. Muchas de las cosas que admiraba y defendía, en particular, la anarquía, el egoísmo, el hedonismo, las drogas, el sexo y hacer «lo que quieras», impregnan la conciencia colectiva del siglo XXI. Puro Caos antes del Apocalipsis.

MAS INFORMACIÓN:

El Mago John Dee, Precursor de la Época Isabelina

Aleister Crowley, la Bestia 666 del Imperio Británico

Ubicación de Imperio británico. La Pérfida Albión rodea el mundo como una serpiente enroscada

EL IMPERIO BRITÁNICO

La base del Imperio británico no fue el oro, sino la comida. Enrique VIII de Inglaterra ha pasado a la historia por haber sido uno de los monarcas más glotones que se conocen.

MAS INFORMACIÓN: 

Los Tudor, el origen del Imperio Británico: La gula de Enrique VIII

La necesidad de alimentar a la población fue el gran motor de la construcción y expansión del Imperio británico. Al contrario de lo que piensan muchos, el Imperio no se construyó para obtener oro, plata ni piedras preciosas, sino comida. El impulso comercial de los primeros tiempos de la era Tudor y la necesidad de alimentar a la población empujaron a Gran Bretaña a emprender grandes exploraciones y a expandirse para descubrir alimentos cada vez más exóticos.

Como alimento fácil de transportar y como moneda de cambio, el ‘pobre juan’ (como se denominaba al bacalao) fue uno de los cimientos del Imperio británico”. El bacalao seco y salado era una alternativa barata a la carne. Si se cocinaba mal, era imposible de masticar, pero viajaba bien y duraba mucho tiempo. Para alimentar a la armada de Enrique VIII hacían falta 200.000 bacalaos desecados al año. Al comenzar el siglo XVII, partían ya 100 barcos anuales de los condados occidentales a Terranova, cuyas aguas estaban rebosantes de peces.

La necesidad de buscar nuevos lugares en los que pescar bacalao les llevó a la costa este de Norteamérica, desde donde lo transportaban a Inglaterra, para la recién nacida Royal Navy, y más al sur, a las Islas Canarias, las Azores y España, donde se cambiaba por vino. Estos intercambios convirtieron a Bristol en el centro de una nueva ruta comercial.

Utilizaron la plata española obtenida de la venta de bacalao en salazón para financiar rutas comerciales al Levante, Moscovia y la India Oriental. Entre 1570 y 1689, Inglaterra multiplicó por siete el volumen de su comercio marítimo y se convirtió en una gran potencia marina europea.

Las vastas redes comerciales del primer imperio inglés, del siglo XVI al XVIII, dieron pie al desarrollo de una nueva clase: financieros, empresarios y mercaderes. Su riqueza, procedente del comercio en lugar de la tierra, les dio el poder político y económico suficiente para desafiar a la aristocracia terrateniente y preparó el terreno para la Revolución Industrial y el Imperio británico de los siglos XIX y XX.

En el siglo XVII, prácticamente todos los pagos que se hacían en el comercio en el Atlántico tenían que ver, al final, con el azúcar. Los dueños de las plantaciones de azúcar en las Indias Occidentales acumularon grandes riquezas, que gastaban en la importación de bienes de lujo. Los campesinos del oeste de Irlanda, a los que los ingleses habían considerado siempre unos pastores primitivos, prosperaron gracias a la exportación de carne en salazón y mantequilla a las plantaciones. En Inglaterra, productos antes escasos y caros como el cacao, el azúcar y el té se abarataron y pasaron a formar parte esencial de la dieta del pobre, a menudo con consecuencias desastrosas para su salud.  Los platos tradicionales dejaban paso a los importados, a menudo menos nutritivos.

Los británicos crearon una red mundial de comercio de alimentos que transportó a personas y plantas de un continente a otro y transformó los paisajes y los gustos culinarios como no ha hecho ningún otro imperio antes ni después. Permitió a Gran Bretaña controlar los recursos comestibles del planeta, desde el bacalao y la carne en salazón hasta las especias, el té y el azúcar.

Pero las alas de la mariposa dragon del caos volvieron a actuar…

Los historiadores representan a menudo a este periodo como la edad de oro de la historia de Inglaterra, sin embargo las alas de mariposa generaron un nuevo ciclo a posteriori al otro lado del imperio britanico: la guerra de Independencia y el surgimiento de los Estados Unidos. 

The_Death_of_General_Mercer_at_the_Battle_of_Princeton_January_3_1777.jpeg
La Guerra de la Independencia de Estados Unidos cambió la concepción del Imperio británico, lo que se buscaba era mantener el comercio con las antiguas colonias, que ya independientes, podían sufragar sus gastos en defensa y administración.

La Guerra del Opio

La Guerra del Opio fue el conflicto que mantuvieron China y Gran Bretaña entre los años 1839 y 1842.

Gran Bretaña aprendio la lección de Estados Unidos y empezó a permitir que los territorios habitados por colonos blancos tuvieran cierto grado de autogobierno y, al final, se convirtieran en naciones industrializadas por derecho propio. Pero en los países poblados por no blancos se pusieron trabas al desarrollo de la fabricación y la industria. La función de las posesiones tropicales era proporcionar materias primas a la metrópolis y, a cambio, absorber los productos fabricados en ella. La consecuencia de esta política a largo plazo fue el retraso en el desarrollo de estos países. Tras la independencia, se encontraron atrapados en ese papel de productores de materias primas, a menudo con unas economías precarias y basadas en uno o dos productos a merced de las fluctuaciones de precios en el mercado mundial.

La época victoriana de la historia del Reino Unido marcó la cúspide de su revolución industrial y del imperio británico. Una cuarta parte de la población mundial eran súbditos suyos y una quinta parte de las tierras emergidas eran de su posesión.

La invasión imperialista se realizó siguiendo las pautas de formación de colonias de poblamiento que sirvieron de drenaje a los excedentes demográficos británicos y del norte de Europa, provocando en muchos casos la casi total desaparición de las poblaciones indígenas.

La política e ideología de la expansión colonial europea entre 1870 y el comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914 se denominan a menudo como el «Nuevo Imperialismo». El período se caracteriza por una búsqueda sin precedentes de «el imperio por el imperio», una competencia agresiva entre las potencias para conseguir territorios de ultramar y la aparición en los países conquistadores de doctrinas que justifican la superioridad racial y que niegan la aptitud de los pueblos subyugados para gobernarse por sí mismos.

El sector del té fue uno de los primeros y más firmes usuarios de los recursos imperiales para financiar campañas propagandísticas y de presiones políticas a escala mundial, un modelo comercial que persiste todavía hoy y que es crucial para comprender cómo influyen la política y la propaganda en la economía internacional. La historia del inocente té, desde sus principios como “bebida china” hasta convertirse en una bebida universal investida de propiedades civilizadoras  se utilizo en Gran Bretaña para determinados fines muy oscuros.

Si sabes leer entre lineas la historia britanica, te das cuenta que algo no cuadra. Hay algo sobrenatural, maléfico, en el desarrollo del Imperio Britanico,

Detrás del proceso que supuso el nacimiento de la modernidad, el desarrollo, la ciencia y la predominancia europea se encontraba una mercancía de dudosa legalidad: el opio.
Los británicos eran muy aficionados a las porcelanas, la seda, el té y otros productos de China. Al principio pagaban a China con plata y oro extraido de …. Riotinto (España). Utilizaban el oro y la plata española, incluidos la que llegaba de América en barcos y saqueaban los piratas ingleses. Cuando se agoto esta linea de pago, y como China solo admitía metales por sus mercancías, los británicos introdujeron el opio. Gran Bretaña obtenía opio de India, y lo metía como contrabando a China a través de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Provocaron en China la adicción a esa vil sustancia y destruyeron su avanzada sociedad. Ello provocaría las guerras del opio. Estas guerras se consideran la primera guerra de drogas. Era su graciosa majestad, la reina Victoria, la narcotraficante en jefe.

En 1794, la China manchú era el estado más populoso, rico y extenso con diferencia del mundo. China había alcanzado su cénit y su máxima expansión bajo el reinado del emperador Qianlong, y nadie podía haber previsto en aquella época que, tan sólo cuarenta y cinco años más tarde, las fuerzas británicas doblegarían a los emperadores manchúes en la Primera Guerra del Opio.

En la primavera de 1830, ante el alarmante y desenfrenado abuso del comercio del opio en China y los estragos que esta droga (madre de la heroína) hacía en la población, el Emperador Daoguang ordenó a Lin Hse Tsu que combatiera rápidamente esta plaga, y este respondió atajando la corrupción del funcionariado imperial y ordenando la destrucción de más de 20.000 cajas de opio.

Lin Hse Tsu envió una carta a la Reina Victoria pidiéndole que respetara las reglas del comercio internacional y no comerciara con sustancias tóxicas.

Pero existe una categoría de extranjeros malhechores que fabrican opio y lo traen a nuestro país para venderlo, incitando a los necios a destruirse a sí mismos, simplemente con el fin de sacar provecho. (…) ahora el vicio se ha extendido por todas partes y el veneno va penetrando cada vez más profundamente (…) Por este motivo, hemos decidido castigar con penas muy graves a los mercaderes y a los fumadores de opio, con el fin de poner término definitivamente a la propagación de este vicio. (…) Todo opio que se descubra en China se echará en aceite hirviendo y se destruirá. En lo sucesivo, todo barco extranjero que llegue con opio a bordo será incendiado (…) Lin Hse Tsu. Carta a la reina Victoria. 1839.

Enfadados por esa decisión que arruinaba su florido negocio, los británicos cañonearon el puerto de Cantón, (Guanzhu), doblegaron al emperador y le hicieron firmar un tratado (Nanking), por el cual les cedería una entrada libre a China llamada Hong Kong durante 150 años. Este conflicto y su resolución a favor de la potencia imperialista británica facilitó la irrupción en el escenario de otras potencias como Estados Unidos, Francia y Rusia que forzaron a China a firmar diversos convenios que han recibido la denominación de “Tratados Desiguales”.

La derrota de China fue comercial a través de un comercio injusto del opio indio, (también obtenido por servidumbre y dominación inglesa) por el te chino, alimentaría durante el siglo XIX y principios del XX el sistema mercantil global, cuyo centro sería Europa y el mundo Atlántico, quienes ostentarían la supremacía mundial hasta la Segunda Guerra Mundial. China y la India, dos países prósperos y con una cultura milenaria antes del colonialismo britanica quedaron arruinados y en el caos. España también, no hemos vuelto a levantar cabeza , ni les interesa que ello ocurra a los británicos y sus aliados.

Al llegar al siglo XX, el pan que comía el trabajador corriente se hacía con trigo cultivado en Canadá y la pierna de cordero de los domingos procedía de animales criados en las praderas de Nueva Zelanda.

Las reglas comerciales del Imperio “siempre habían estado manipuladas a favor de Gran Bretaña, y la guerra (la Segunda Guerra Mundial) intensificó la explotación del colonialismo y, al mismo tiempo, dejó al descubierto la vaciedad de su retórica”. La idea de que estaban rescatando territorios enteros de la negligencia de sus dueños originales siguió siendo un elemento importante de la ideología idealista británica hasta el final.

El Apocalipsis Europeo

Caos Mundial para cambiar la estructura política de Europa

“El siglo XX —aunque en general se destacó por sus mejoras sociales y una mayor consideración con los pobres por parte de los gobiernos— ha estado dominado por la ametralladora, el tanque, el bombardero B-52, la bomba nuclear y, por último, el misil. Se ha caracterizado por las guerras más sangrientas y destructivas de toda la historia”.[…] “Es, por tanto, muy discutible calificarlo en realidad de progresivo”.

Hugh Thomas

A John Dee, los ángeles le explicaron que la magia otorgaría poderes sobrehumanos a sus practicantes, que cambiaría la estructura política de Europa y anunciaría la llegada del Apocalipsis. Todo se ha cumplido, incluso tenemos el Apocalipsis a la vuelta de la esquina, provocado por el cambio climático. Es el deseo por la consecución del saber oculto, llegar a encarar las fuerzas elementales de la naturaleza, temibles y monstruosas, pero que finalmente conducen hacia la debilidad y la culpa, lo que destruira a John Dee finalmente,  también a Alesteir Crowley  y a otros magos que optaron por la Magia Cósmica, incluido Rasputín

En Gran Bretaña, el establishment conservador experimentó una profunda conmoción en 1917 cuando, por primera vez en la historia de la humanidad, se produjo la aparición de un régimen comunista en un lejano pero extenso país agrícola: Rusia. Los lazos familiares entre la realeza britanica y la familia imperial rusa tenian a la abuela de Europa, la reina Victoria de Inglaterra, en común.

Detrás de la caída de Rusia, estaba un brujo del Caos, Rasputín, conocido con el apodo de el Monje Loco (aunque de monje tenía poco, ya que le gustaba participar en orgías y se acostó con buena parte de la nobleza rusa), es una de las figuras más enigmáticas de la Historia. Un monje visionario, un profeta, un sanador místico, un brujo, y otros calificativos similares que tanto nos fascinan. Su puesto como consejero del Zar de Rusia, contribuyó a la caída de los zares. Fue el protegido de la zarina Alejandra, nieta de la reina Victoria. Las dotes de sanador de Rasputín llegaron a los oídos de la zarina Alejandra de Rusia, que en 1905 lo llamó a la corte para ayudar a su hijo y heredero al trono, Alexéi Nikoláievich, que padecía hemofilia,  enfermedad hereditaria originada con la reina Victoria.

Rasputin_listovka
Caricatura anónima de Rasputin controlando a la pareja imperial rusa.

EL ASESINATO DE RASPUTIN

Incluso en Rusia la mano negra de Gran Bretaña actuaba generando caos. Todos sabemos del trágico fin de Rasputín

Grigori Yefímovich Rasputín nació en 1869, y falleció el 30 de diciembre de 1916, a los 47 años de edad.  Rasputin era un monje visionario, un profeta, un sanador místico, un brujo, y otros calificativos similares que tanto nos fascinan. Rasputín llevaba a cabo curaciones milagrosas que nadie podía explicar. Las dotes de sanador de Rasputín llegaron a los oídos de la zarina Alejandra de Rusia, que en 1905 lo llamó a la corte para ayudar a su hijo y heredero al trono, Alexéi Nikoláievich, que padecía hemofilia.

Su influencia era tan grande que se dice que todas las decisiones del zar Nicolás II eran revisadas por el propio Rasputín. Durante la Primera Guerra Mundial sus enemigos lo acusaron de ser un espía alemán e influir en la zarina, de ascendencia alemana, lo que contribuyó a la caída del régimen zarista en Rusia.

El príncipe Félix Yusúpov, con ayuda de varios miembros de la nobleza rusa, organizó su asesinato. Investigaciones recientes indican que también estuvo implicado el Servicio Secreto Británico .a través de un agente que residía por entonces en Petrogrado llamado Oswald Rayner, bajo el mandato de otro agente llamado John Scale, quien participó directamente en el asesinato

Por el estallido de la Primera Guerra Mundial, Rayner fue reclutado porque era muy competente en los idiomas francés, alemán y ruso, siendo incorporado como oficial para la agencia de inteligencia británica del MI-6. Se cree que estuvo implicado en el complot de asesinato final contra Rasputín, y de acuerdo a una reciente investigación podría ser la persona que disparó el proyectil que mató en realidad a Rasputin.

Más tarde Rayner compiló una traducción del ruso al inglés del libro Rasputín, su influencia maligna y su asesinato escrito por   Yusupov Un libro que degradaba la figura de Rasputin.  La historia la escriben los vencedores. 

Con Rasputín es imposible saber qué es verdad, y qué es mentira.  Se dice que, unos días antes de morir, Rasputín pronunció la siguiente profecía a la mismísima zarina: «espero una muerte violenta antes de que acabe el año. Si es a manos de la nobleza, los zares también morirán en el plazo de dos años«. Toda la familia del Zar, incluidos los niños, fue asesinada,  dos años de la muerte de Rasputin, después por la revolución bolchevique, terminando con el reinado de los zares en Rusia.

Otra de sus profecías más certeras es: «La cruz será arrojada a la bodega, los martillos golpearán sobre los altares, y las llamas devorarán las iglesias«. La iglesia rusa fue perseguida y expulsada durante la revolución soviética de 1917. El símbolo de los soviéticos era la hoz y el martillo.

Rasputín no deja de sorprendernos a pesar de los casi cien años transcurridos después de su dramático asesinato, en diciembre de 1916. Sus profecías  aún se están cumpliendo. Como que el Apocalipsis del mundo sobrevendria a causa de inundaciones y sequías

«Los mares penetrarán como ladrones en las ciudades y en las casas, y las tierras se volverán saladas. Y otras tierras serán secadas por un calor que irá aumentando. El hombre se encontrará bajo las lluvias saladas y caminará sobre tierras saladas, y andará errante entre sequías y aluviones«.

Y anticipó la contaminación

«El aire que hoy desciende a nuestros pulmones para llevar la vida, llevará un día la muerte«.

Rasputín no deja de sorprendernos a pesar de los casi cien años transcurridos después de su dramático asesinato, en diciembre de 1916.

Jormundgander_03
Jörmundgander es una gigantesca serpiente que ronda «Midgard» (el mundo de los hombres segun la mitologia nordica).

Un Ouroboros fue y es el nombre de la Gran Serpiente del Mundo, que rodea la Tierra.

En la mitología nordica, la serpiente Jörmundgander llegó a crecer tanto que pudo rodear el mundo y apresarse su propia cola con los dientes, creando un Ouroborus planetario.  Sera la pérfida Jörmundgander quien con su enorme desarrollo y crecimiento envenenará los cielos y la tierra provocando el Ragnarök  o Apocalipsis  de los dioses. Este mito fue divulgado más ampliamente por la literatura de entre guerras del siglo xx. Nadie advirtio de la contaminación que traería la modernidad y el desarrollo comercial que impuso Gran Bretaña y que hoy nos muestra las consecuencias causa de un posible apocalipsis con el  cambio climático generado por las emisiones contaminantes en la fabricación de bienes de consumo. 

La eternidad del tiempo y la inmortalidad del espíritu están simbolizadas en la serpiente que circuye el mundo y se muerde la cola sin dejar solución de continuidad. También simboliza entonces la luz astral.

Helena Blavatsky – Isis sin velo

Este vídeo muestra los 20 países principales por la emisión total anual de dióxido de carbono (emisión de CO2). Muestra las estadísticas de 1800 a 2014.

La rotación cíclica del planeta es simultánea con las rotaciones intelectual y espiritual, igualmente cíclicas. Así vemos en la historia de la humanidad un movimiento de flujo y reflujo semejante a la marea del progreso. Los imperios políticos y sociales ascienden al pináculo de su grandeza y poderío para descender de acuerdo con la misma ley de su ascensión, hasta que llegada la sociedad humana al punto ínfimo de su decadencia, se afirma de nuevo para escalar las próximas alturas que por ley ineludible y progresiva de los ciclos son ya más elevadas que las que alcanzó en el ciclo anterior.

Helena Blavatsky – Isis sin velo


FUENTES:

 

 

Deja un comentario