La Liebre en la Cultura Celta

liebre6944_n

Las liebres eran sagradas para los celtas

Las liebres y las liebres son lepóridos que pertenecen al género Lepus . Las liebres se clasifican en la misma familia que los conejos . Son similares en tamaño y forma a los conejos y tienen dietas herbívoras similares, pero generalmente tienen orejas más largas y viven solitarias o en parejas. También, a diferencia de los conejos, sus crías pueden valerse por sí mismas poco después del nacimiento en lugar de salir ciegos e indefensos . La mayoría son corredores rápidos. Las especies de liebres son nativas de África , Eurasia , América del Norte y el archipiélago japonés .

En la Europa celta tardaron en llegar los conejos, y en las islas británicas sólo hubo liebres hasta bien avanzada la edad media.

El corazón de la Liebre es diez veces más grande que el del conejo. La Liebre vive en lo que es llamado un ‘nido’, cavado únicamente lo suficientemente hondo para evadir las balas humanas, y es la única criatura viviente que prefiere brincar al fuego que ser capturada por el hombre.

boadicea_lg
La reina Boadicea y la liebre

En la Europa celta se rendía culto a las liebres. (Los conejos aún no habían llegado a las Islas Británicas). Cuando la reina Boadicea peleó contra los romanos, se dice que llevaba una liebre cerca del pecho para asegurar el triunfo en la batalla.

Como la emisaria de la diosa Andraste, la madre de la victoria y diosa de la guerra entre los celtas, Boudica pudo reunir a 150.000 guerreros, y poniéndose frente a ellos,se dice que se encamino hacia una antigua arboleda sagrada, donde extendió los brazos, y solicitó la ayuda de Andraste la diosa de la victoria, mientras utilizaba antiguos rituales mágicos para solicitar su protección en las futuras batallas que se avecinaban.

De este modo, nos cuenta la leyenda que , de los pliegues de sus ropajes salió una liebre que indicó hacia donde se encontraban los Romanos y hacia ese punto partieron los ejercitos de Boudica, pues la liebre es un animal mágico dentro de la cultura Celta,y todos los guerreros creyeron que su aparición era una señal de los dioses, con lo que esto fue considerado como un gran presagio. Al mando de la reina guerrera miles de guerreros Celtas gritaron enardecidos y allí mismo juraron que lucharían hasta el fin, sellando de esta manera una unión indisoluble con su reina, la guerra estaba punto de comenzar. Y Roma no podía ni sospechar la furia de la tormenta que se le venia encima.

En el caso de los Celtas de Irlanda y Bretaña, a la liebre se le veía posiblemente como un animal sagrado, pues la criaban para mantenerla como compañía, pero no consumían su carne. El conejo también es un animal adivinatorio, y los sabios de los celtas observaron a los conejos y sus huellas para buscar pistas de lo desconocido. Solo los druidas podían sacrificarlos y abrir sus entrañas con este objetivo..

Dentro de la mitologia celta y las leyendas que la conforman, se aprecia un gran papel de las Deidades femeninas en torno a actividades como la Guerra, la Política y el Gobierno,
además de la Magia, la Fertilidad y el Amor de las cuales son comúnmente representantes bajo este contexto.

 La triple diosa celta es doncella, madre y anciana. Las tres lunas es uno de los símbolos principales de la triple diosa, representado con el símbolo de las tres liebres.  La relación de los tres conejos con la fecundidad fue una propuesta religiosa, por la forma triangular del hueco que queda entre las orejas y por los ciclos lunares, al compararlo con el monte de Venus, y con los ciclos menstruales.

Musée_alsacien-Triquètre_aux_trois_lièvres
«Tres liebres y tres orejas, y sin embargo nadie tiene más de dos».

Cerridwen es el aspecto oscuro de la Triple Diosa Celta, ella es la dadora de la Vida y la Muerte, En relación con otras Diosas Cerridwen comparte semejanzas con Hécate, Freya, Démetry, Astarte, incluido el espíritu de la liebre sagrada. La diosa Cerridwen como la Liebre, personifica el misterio de la Reencarnación, el Renacimiento y la Naturaleza Ciclica de la vida. Su nombre significa: » Caldero de Sabiduría

El gran bardo celta Taliesin, el de la frente radiante, antes de adoptar este nombre por el que pasó a la historia legendaria, tuvo que convertirse en liebre cuando servía a las órdenes de la bruja Ceridwen y ésta quería acabar con él por haberse bebido el muchacho un brebaje mágico del caldero de la creación. En su huída, el bardo se transformó en liebre, luego en pez y luego en pájaro. Quizá este recuerdo explique por qué los galos tenían prohibido el consumo de carne de liebre, y utilizaran su sacrificio con fines adivinatorios

En muchas partes de Europa la liebre encarna al espíritu del grano, numen que se sacrifica en la siega para renacer en la mies del año siguiente. El inicio de la siega se acompaña de lamentos por la muerte del espíritu. La rama dorada de Frazer se ocupa de esto extensamente. La tal liebre se cree que es (o que mora en) la última gavilla que se siega.

La liebre era un animal sagrado de los celtas, un símbolo de prosperidad, abundancia, buena vida. En términos espirituales, la liebre representa el amanecer, el renacimiento, la inmortalidad del Espíritu. Este animal está dedicado a las diosas de la luna, soberanas y hebras del destino. La liebre es un mensajero celestial, un intermediario entre mortales y dioses. Pero también es un gran engañador, con el poder de transformar, cambiar eventos y cosas. Los celtas leyeron las huellas de pistas de liebre en la nieve como presagios de los próximos eventos, dibujando patrones del destino.

Los celtas creían que este animal pasaba tanto tiempo bajo tierra, porque mantenía una comunicación secreta con el mundo subterráneo de los númenes.  El hecho de que habitasen en madrigueras en el subsuelo hacía pensar a los antiguos celtas que éstos animales estaban en contacto con los Dioses y espíritus del inframundo y, por tanto, esos animales les protegerían.

Así que la liebre, por su contacto con los dioses, disponía de una información que a los seres humanos les estaba negada. Y el hecho de que la mayoría de los animales, entre ellos el hombre, nazcan con los ojos cerrados, en tanto que los conejos llegan al mundo con los ojos abiertos de par en par, les confirió una imagen de sabiduría. En realidad, es la liebre la que nace con los ojos abiertos porque el conejo lo hace con los ojos cerrados.

Lo que comenzó como democracia, libertad de expresión, igualdad, (la sabiduria de la Liebre) se ha convertido en oligarquía, restricción de expresión, desigualdad en una escala masiva (el miedo del  Conejo).

Después de que San Agustín, el primer, arzobispo de Canterbury, convirtió a los ingleses al cristianismo en el siglo VI, los símbolos y las prácticas paganas fueron prohibidos. En lugar de  sacralizar a las liebres, muchos ingleses optaron por llevar consigo una pata de este animal escondida entre la ropa. Más tarde, los conejos llegaron a Inglaterra, probablemente después de la conquista de los normandos y como portadora de la buena suerte, la pata de conejo más fácil de obtener se popularizó.

En Europa, la tradición de llevar la pata de un conejo probablemente proviene de antiguas creencias totémicas de que los humanos descendían de animales, y tribus particulares tenían su origen en especies específicas. Una tribu adoraba a su antepasado animal y llevaba partes de ese animal como tótems protectores. De ahí que mucha ropa de abrigo se realizase con sus pieles, su carne fuese muy preciada en platos de la época y sus huesos se convirtieran en amuletos que llevaban encima colgados en collares, pendientes u otros abalorios.

En Europa se les temía, porque devoraban cosechas, pero también porque algunas con ojos rojos se las asociaba con espíritus malignos, y si te miraban fijamente (cosa rara) sólo podía contrarrestarse si se tenía a la mano la pata trasera de una liebre. Por otro lado, los celtas también veían a las liebres como animales sagrados, pues entre los celtas no existía el símbolo del demonio.

Más tarde, cuando el conejo invadió ya toda  Europa desde el Norte de Africa y la península Ibérica, (porque tiene una facilidad increíble para expandirse por nuevos territorios) se hizo tan fácil el cazar conejos, que su significado se asoció a la liebre quedándole  asociados los mismos beneficios, y popularizándose el hecho de llevar patas o rabitos de conejo como símbolo de suerte.

Sin duda, la liebre era un animal sagrado para los antiguos indoeuropeos. Probablemente por eso carece de un nombre común a todas las lenguas de esa familia: no debía de ser fausto nombrarla. El germano (como en inglés hare) parece que alude al color grisáceo, nombre hermano del latín canus (hay quien afirme que al carácter saltarín); el francés hase, que se refiere sólo a la hembra, tiene esta misma raíz. El latín lepus (de donde el castellano liebre) es importado, se cree, de alguna lengua desconocida. De Sicilia posiblemente. El griego lagōs quiere decir «orejas flojas»: el primer elemento del nombre es el irlandés lag, «débil», el latín laxus. Los galeses la llaman ysgyfarnog, «orejotas». Los irlandeses, más curiosamente, la denominan giorria, «ciervo corto».

Mapa celta

NOTA: El pueblo celta no fue un pueblo único y homogéneo, fue una amalgama de tribus con una misma raíz cultural pero diferencias identificativas entre ellas. Aunque tuvieran diferencias, tenían la misma organización social.

 

Deja un comentario