La Diosa Ostara y la Leyenda de Lepus

Las liebres también tienen su hueco en la Astronomía tradicional. 

Muchas mitologías relacionan el conejo con la luna, por una ilusión óptica de su cara visible. Muchas culturas, incluidas las chinas , japonesas y mexicanas , ven una liebre en el patrón de manchas oscuras en la luna y en algunos países asiáticos, como India o Japón, se da el nombre de liebre a algunos de los mares de la Luna. La constelación de Lepus también se toma para representar una liebre.

Segun las creencias paganas, la liebre que está conectada a la Luna, ambas son un  símbolo de feminidad y fertilidad. Al igual que la Luna, la liebre nocturna se interna en la oscuridad cada día y emerge de nuevo por la noche. La Luna sigue un ritmo similar, renaciendo noche tras noche, por lo que también se cree que la Liebre está conectada a diosas de la fertilidad como Ostara.

descarga (1)
Las liebres y los conejos fueron reverenciados por los celtas en Europa, y asociados a la Diosa Eostre u Ostara, deidad asociada a la Primavera.

La Diosa Eostre u Ostara

El conejo es sagrado para Ostara (o Eostre), una diosa doncella germana de la fertilidad.

 Según las historias celtas, Ēostre / Ostara era una diosa de la luna que es la mecenas de la fertilidad. En cada luna llena, se transforma en una liebre para realizar sus tareas. El Conejito de Pascua puede ser el símbolo de conejo más famoso en Occidente, pero en realidad se inspiró en las leyendas de la diosa celta Ēostre (observe la similitud con Pascua).

Los orígenes de Ostara comienzan en Alemania, y se dijo que traería renacimiento, renovación y fertilidad a la tierra durante el mes de abril. Ella fue responsable de despertar la creatividad y apoyar el crecimiento de una nueva vida. Fue Ostara quien calentó los vientos, ayudó a que brotaran los árboles y se derritiera la nieve. Fue la presencia de Ostara lo que ayudó a la Madre Tierra a experimentar un renacimiento.

La Liebre es un tótem especial para la Diosa Ostara. Si bien hay algunas variaciones en la leyenda, la historia cuenta que ella transformó un pájaro herido en una liebre que podría poner huevos de colores. Un día, Ostara se enojó con la liebre, así que lo arrojó al cielo formando la constelación de Lepus, pero dijo que podía regresar una vez al año en la primavera para compartir sus huevos de colores especiales.

Eastre u Ostara fue  la divinidad de la aurora radiante de la primavera. Ostara es  luz, un espectáculo que trae alegría y bendición, es por eso que su significado podría ser fácilmente adaptada por la resurrección del Dios de los cristianos .Ostara significa ‘sol que se eleva’ o ‘moverse hacia el sol’ y proviene de la mitología teutónica,  concretamente de la diosa ‘Eástre’’.

eostre

La Diosa Ostara y la Leyenda de Lepus

Liebres y conejos aluden al culto a Eostre . Y es que es muy popular la costumbre ancestral de implicar a  la liebre en todo el período de Pascua en el norte de Europa.

Ostara u Oestre, la diosa germana del amanecer que era responsable de traer la primavera cada año, se sentía terriblemente culpable por llegar tan tarde un año. Para empeorar las cosas, lo primero que vio cuando llegó fue un lamentable pajarito que yacía moribundo, con las alas congeladas por la nieve. Con amor, Ostara acunó a la criatura temblorosa y le salvó la vida.

La leyenda dice que ella lo convirtió en su mascota o, en las versiones para adultos, su amante apasionado. Lleno de compasión por él, ya que ya no podía volar porque sus alas habían sido tan dañadas por la escarcha, la diosa Ostara lo convirtió en un conejo, una liebre de nieve. Ella lo llamó Lepus.

Ella también le dio el maravilloso regalo de poder correr con una velocidad tan asombrosa que podría evadir fácilmente a todos los cazadores. Y para honrar su encarnación anterior como pájaro, ella también le dio la capacidad de poner huevos (en todos los colores del arco iris, nada menos). Sin embargo, solo se le permitió poner huevos en un día de cada año.

Pero todas las cosas buenas deben llegar a su fin.

Finalmente, Ostara perdió los estribos con Lepus (algunos dicen que el conejo obsceno estaba involucrado con otra mujer), y ella lo arrojó a los cielos donde permanecería por toda la eternidad como la constelación de Lepus (La Liebre), posicionada para siempre bajo los pies del constelación de Orión (el cazador).

Pero más tarde, recordando todos los buenos momentos que habían disfrutado juntos, la diosa Ostara se suavizó un poco y permitió que la liebre volviera a la tierra una vez al año, pero solo para regalar sus huevos a los niños que asistían a los festivales de Ostara que se celebraban cada uno. primavera.

Así, se ha concedido la liebre como atributo a la antigua diosa germánica Eostre (de donde el inglés Easter, «pascua»), diosa primaveral que representa el renacimiento de la naturaleza (Eostre tendría la misma raíz que aurora, siendo la primavera el amanecer del año) y a la que, aunque es cuestión que se discute, se ha identificado con Freyja, diosa del amor. 

Ostara fue sincretizada por el cristianismo, como todas las fiestas celtas, y se asoció a la pascua de semana santa, con la resurrección de Cristo. Los cristianos, adoptaron esta fecha con el nombre de ‘Easter’ que en inglés significa ‘Pascua’ y el significado pasó a ser: ‘el hijo que se eleva’., concepto muy acorde con la resurrección de Cristo. Ya en el siglo VIII los anglosajones habían transferido dicho nombre a la fiesta cristiana que designa la celebración de la Resurrección de Cristo, adaptando el nombre de la fiesta pagana en las tradiciones cristianas.

 

La llamemos Ostara o se le llame Pascua es una celebración a la resurrección, al amanecer y es un primer indicio de la fertilidad de los campos.

En la antigüedad, estábamos más conectados con la tierra y la Madre Tierra, la primavera era un milagro. La gente asombrada observaba cómo brotes florecían en ramas desnudas y la hierba verde germinaba de la nieve. La primavera fue un tiempo de esperanza. Era señal de que la Tierra estaba sana, floreciente y continuaba renaciendo después del duro invierno. 

conejo pascua
Los conejos son el símbolo supremo de la primavera y el tiempo de Pascua.

 

Una Respuesta a “La Diosa Ostara y la Leyenda de Lepus”

  1. ¡Qué historia tan bonita! Una vez tuve un lebratillo al que golpeamos sin querer en el campo ya que estaba bajo una mata donde se estaba cavando y no lo vimos, lo tuvimos un tiempo pero no son animales que se adapten a vivir cautivos….se camuflan perfectamente con la tierra, las de aquí tienen los colores de la tierra, ya que casi nunca nieva…a veces se las ve en el campo, nunca dejan que te acerques demasiado en cuanto nos ven desaparecen, son listas.
    España es un país con suerte entonces pues eso significaba para los romanos Hispania, tierra de conejos.
    Gracias por estar ahí, a pesar de todo. Leerte me alegra y me da ánimos
    Besos

Deja un comentario