El Lado Oscuro del Gato, el Gran Procrastinador

Procrastinar más y mejor es una de las grandes prestaciones de los gatitos en Internet.

Internet, gatos y procrastinar son los mejores amigos.

La procrastinación es el hábito de posponer actividades o situaciones que deben realizarse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables. Ver vídeos y fotos de gatitos se ha convertido en uno de comportamientos más populares de Internet.

Es un hecho, Internet está repleto de vídeos de gatos haciendo cosas graciosas o tiernas. No importa si son adultos o cachorros, de raza o mestizos, los millones de archivos que existen son compartidos en las redes sociales por toda clase de personas que disfrutan de ellos a diario.

gato pc

El arte de procrastinar: cómo no hacer nada en todo el día

 Procrastinare (del latín) significa simplemente posponer para al día siguiente.

«No dejes para mañana lo que puedes hacer pasado mañana»

Mark Twain

Etimológicamente, “procrastinación” deriva del verbo en latín procrastināre, postergar hasta mañana. Sin embargo, es más que postergar voluntariamente. La procrastinación también deriva de la palabra del griego antiguo akrasia, hacer algo en contra de nuestro mejor juicio.

La procrastinación no es un defecto del carácter o una maldición misteriosa que ha caído en tu habilidad para administrar el tiempo, sino una manera de enfrentar las emociones desafiantes y estados de ánimo negativos generados por ciertas tareas: aburrimiento, ansiedad, inseguridad, frustración, resentimiento y más.

La investigadora Jessica Gall Myrick  profesora de The Media School en la Universidad de Indiana  que intenta descubrir los beneficios emocionales que se sacan de pasar horas observando vídeos de gatitos., encontró que después de ver un vídeo de gatitos en Internet la gente se sentía mejor, “con un estado de ánimo positivo y con más energía”. “Más esperanza, felicidad y alegría”, dice textualmente su estudio.

También comprobó que, en general, los usuarios no buscaban activamente ese contenido, sino que se lo cruzaban mientras navegaban por sus redes sociales o mientras usaban Internet para estudiar o trabajar. , eso sí, aunque estuvieran muy ocupados no podían evitar pinchar y disfrutar del gatito de turno, incluso cuando no querían. Los mininos contagian a las personas que interactuan con ellos, el poder de la procrastinación

Aunque no pasa nada por procrastinar de vez en cuando, por ejemplo pasando la tarde viendo vídeos en internet o leyendo en Wikipedia sobre tus actores favoritos en vez de hacer la tarea que tienes pendiente, si lo hacemos de forma sistemática acabaremos haciendo todo lo importante de prisa, corriendo y con estrés por haberlo dejado para el último momento.

La procrastinación tiene su punto, pero puede llegar a ser muy molesta. Por definición, el procrastinador no hace lo que se espera de él, en todo caso, nunca lo hará cuando se lo pedimos o lo necesitamos. Su espiritu animal es evidentemente, el gato, ese animal que no hace nada en todo el día y que siempre deja para mañana el ratón que puede atrapar hoy. Ya lo hará mama. Seguramente sepas de qué hablo: es ese estado mental agridulce en el que haces actividades de ocio sabiendo que no es lo que toca en ese momento. Te diviertes, pero te odias, te quieres dar con un mazo en la cabeza, pero qué cómodo se está en el sofá y cómo entra ahora (otra) siestecita.

Gato_gordo_durmiendo_durante_el_día
Un gato durmiendo profundamente

La procrastinación es cuando tienes tiempo de hacer algo pero, deliberadamente esperas hasta el último minuto para hacerlo.

El aceptarse como procrastinador nos puede llevar a comprender cómo se comporta la sociedad hoy día, y eso nos lo demuestra compartir nuestra vida con los gatos. Las mascotas son los maestros de  cómo mejorar hoy día aspectos que la sociedad nos demanda: el abandono, el desapego, el respeto, la diversidad, la violencia y la muerte.

Al contrario de lo que se suele suponer, en estado salvaje el gato es un animal muy social, que llega a establecer colonias más o menos jerarquizadas. Es un animal cazador y los machos marcan el territorio orinando. Pero los humanos los hemos convertido en dependientes. Etológicamente, los gatos ven a los humanos como a un sustituto de sus madres y, durante su madurez, viven una especie de prolongación de la época en la que son cachorros. Este lado oculto del totem gatuno no es una anomalía, y tiene sentido biológicamente: hay que encontrar comida, algo de sexo y descansar, pero si no hay peligro, ¿para qué hacer esfuerzos? ya lo hara mama, es decir, el humano.

Los gatos pueden sufrir enfermedades psicológicas tales como el estrés. Al igual que un humano estresado, tenderá a desarrollar un comportamiento neurótico.

Las empresas son cada vez más duras, más exigentes. El sufrimiento en el trabajo aumenta, mientras que los jefes afirman lo contrario. Los trabajadores consumen cada vez más medicamentos para soportar el ritmo; en este contexto, la procrastinación se presenta como una forma de “supervivencia”.

Procrastinar puede ser en ocasiones un problema, pero también puede ser un indicador de que necesitamos parar, de que nos vemos empujados a requerimientos que exceden nuestra capacidad de afrontarlos, de que estamos sometidos a un ritmo excesivamente severo.

La procrastinación es una rebelión. Es un estado mental en una sociedad marcada por las obligaciones y los plazos, pero de la que ningún policía o mama puede sacarnos por la fuerza. Es una lucha lucha inconsciente… que podemos dejar para mañana.

Procrastinar es huir de los problemas. Pero cuando la procrastinación se vuelve global, a nivel institucional, se vuelve dramática. Un ejemplo: «claro que vamos a luchar contra el cambio climático… pero mañana». Y por supuesto, en la vida personal también hay cosas importantes que no tienen plazo, como cuidar de tu familia, o mantenerte en forma por tu propia salud.

A nivel individual, puede llegar a ser lamentable.  Si no quieres despertarte un día sin ni siquiera haber intentado conseguir algo que deseas, y acabar sintiéndote espectador en tu propia vida, quizás es hora de pillar a tu gato por la cola. Pero bueno, ya si eso, mañana.

gato lima

 


FUENTES:

  • Wikipedia
  • https://www.arte.tv/es/videos/086742-001-A/ya-veremos-manana-el-origen/

Deja un comentario