EL AMOR ES IMPRESCINDIBLE 

prescindibles
«Que se mueran los viejos (y los pobres)»

Solo se mueren los viejos. No te preocupes, no es para tanto, solo afecta a la población de riesgo, como los ancianos y las personas con enfermedades previas”. Esta es la sandez inmoral que algunos individuos tienen el cuajo de defender sin mostrar el más mínimo ápice de humanidad.

En primer lugar, ¿quiénes son los viejos? Viejos, personas de la tercera edad, ancianos, jubilados, abueletes y abuelitas, veteranos…, la pertenencia al grupo social de “los mayores” depende del contexto social y de la idea compartida de vejez. Una persona es vieja cuando los demás así lo consideran. Para ser viejo, para sentirse mayor, más importante que la edad es el estado de salud y la independencia funcional.

Al anciano se le pueden adscribir rasgos como: experiencia, sabiduría, responsabilidad, reflexión o disponibilidad tanto de tiempo como de posibilidades, también paciencia y generosidad; de hecho nos abrió el camino, le debemos mucho de lo que tenemos y nos lo dio todo. En occidente en se devalúa al viejo, los partidos políticos le excluyen y en ese trabajo la sabiduría es clave. Muchas personas completaron su obra y fueron famosos siendo viejos.

La senectud es fase de equilibrio, de serenidad, de satisfacción por el pasado, por lo hecho y vivido; es época de asentarse. De hecho cuando eres joven aprendes y cuando eres viejo entiendes, o:  los jóvenes conocen las reglas y los ancianos las excepciones. La realidad es que la fugacidad del tiempo te enseña. Todos merecemos vivir esta última etapa de la vida con dignidad y con  protección social.

VINIERON
Ahora se habla de las personas con discapacidades y de los mayores como si fuéramos prescindibles

TODOS SOMOS IMPRESCINDIBLES

El éxito de la afirmación que «nadie es imprescindible» demuestra el fondo de egoísmo que rige la actitud de los seres humanos.

Da miedo que siglo y medio después de la muerte de Thomas Malthus, pastor de la Iglesia Anglicana y autor del polémico ensayo sobre los principios de población, sus ideas sigan teniendo en nuestros días la vigencia suficiente como para inspirar buena parte de los idearios neoliberales y reaccionarios de la mayoría de las democracias avanzadas de Occidente.

Malthus entendía que los pobres se multiplicaban, presas del instinto de reproducción, aún en condiciones de miseria, entre otras cosas por su irresponsabilidad, fomentada, entendía Malthus, por las leyes de pobres inglesas que para Malthus suponían una liberación de la restricción moral y finalmente una carga innecesaria para el Estado en forma de ayudas a padres e hijos que suponían costes innecesarios. Por eso se hizo una nueva Ley de pobres de 1834 (año en que falleció Malthus), inspirada en sus teorías, que era mucho peor: centralizaba la asistencia pública y los desempleados e incapaces de mantenerse solos eran «recogidos» como cualquier animal vagabundo en una institución llamada workhouse o «casa de trabajo», que separaba cuatro bloques de indigentes: ancianos y discapacitados; niños; hombres sin discapacidad y mujeres sin discapacidad. Aparte del problema del trabajo infantil, se convirtió al cabo en un castigo y signo de discriminación y vergüenza social. Sin embargo, contra esta ley y estas instituciones se levantaron las novelas y artículos de Charles Dickens y Elizabeth Gaskell, entre otros,y las críticas contra el pauperismo malthusiano y la Ley de pobres de 1834 de Friedrich Engels en su La situación de la clase obrera en Inglaterra (1845).

Malthus estableció una relación importante entre población y riqueza (alimentos y otros bienes necesarios para la vida) pero mantuvo esa idea básica como constituyente inexorable de una sociedad desigual, donde unos ricos privilegiados no necesitaban una población excesiva si ésta podía ocasionarles gastos en forma de impuestos. En este sentido Malthus proporcionaba buena conciencia a las clases dominantes -la imprevisión de los pobres y su situación es responsabilidad exclusiva de ellos mismos- y fortalecía el orden social existente.

Una de las citas más renombradas de Malthus es la siguiente:

Un hombre que nace en un mundo ya ocupado, si sus padres no pueden alimentarlo y si la sociedad no necesita su trabajo, no tiene ningún derecho a reclamar ni la más pequeña porción de alimento (de hecho, ese hombre sobra). En el gran banquete de la Naturaleza no se le ha reservado ningún cubierto. La naturaleza le ordena irse y no tarda mucho en cumplir su amenaza.
En otra versión:
El hombre que nace en un mundo ya ocupado no tiene derecho alguno a reclamar una parte cualquiera de alimentación y está de más en el mundo. En el gran banquete de la naturaleza no hay cubierto para él. La naturaleza le exige que se vaya, y no tardará en ejecutar ella misma tal orden

Durante generaciones hemos sido imprescindibles para cubrir las necesidades de unos pocos privilegiados que están en la cumbre de la pirámide. Políticos, guerreros, campesinos, intelectuales, obreros, artistas,… hemos sido usados bajo el lema «Creced y multiplicaos.» «Poblad la tierra»

Asombra pensar que a lo largo de la próxima década muchos oficios y profesiones desaparecerán sustituidos por robots y algoritmos.  No habrá cajeros de banco, ni analistas financieros, ni enólogos, ni agentes de viajes, ni mecánicos, ni camioneros, ni taxistas, ni pilotos, ni albañiles… Ni viejos

En cualquier película apocalíptica que se precie, hay una lista de nombres, el segundo escalafón de la pirámide, los que aún son necesarios. A partir de ahí ya no hay mas  escalones.  La masa, la plebe, la gente, tu,…  eres carne de cañón para un  fín del mundo convenientemente prefijado desde hace milenios.

El fundador de Microsoft y mayor filántropo del mundo en salud global Bill Gates, en 2015 ofreció una TED Talk que retomó fuerza en los últimos días hasta volverse viral, donde advirtió que la mayor amenaza para la humanidad sería un microbio con la capacidad de provocar una infección, tal y como está sucediendo con el coronavirus, él vaticinaba sería el próximo gran riesgo de una catástrofe global: una pandemia causada por un virus altamente infeccioso que se propagaría rápidamente por todo el mundo y contra el cual no estaríamos listos para luchar.

«Si algo va a matar a millones de personas, será un virus»

Bill Gates

Esa es precisamente la situación en la que nos encontramos ahora: una amenaza “no de misiles, sino de microbios”, como expresó. Pero además Bill Gates expone : «La gente no es consciente de que la mayoría de sus trabajos van a ser sustituídos por máquinas»

Medita y observa

TODOS SOMOS NECESARIOS

LAS OLAS

Un día en que el mar estaba revuelto, las olas lanzaban a la playa peces y más peces que, sin poder volver al agua, morían.
Una mujer, al verlo, se acercó y empezó a recogerlos, lanzándolos de nuevo al mar.

Mientras, un grupo de gente la miraba y le decía:

-Es inútil lo que haces, ¿no te das cuenta que son miles y miles los peces que agonizan?

Y la mujer, después de lanzar al mar el pez que acababa de recoger, les contestó:

-Éste no morirá.

Adaptación de un cuento de Gayatri Naraine

Todos somos necesarios, porque hacemos falta. (Siquiera para escuchar, consolar, a alguien que esté solo.) Y también somos prescindibles, porque se nos puede sustituir… De hecho, la vida lo hará llegado el momento. Nos sustituirán en la existencia otros seres humanos.

En la vida somos imprescindibles y prescindibles a la vez. Para la mayoría de los mayores, mientras exista una mínima calidad de vida, mientras se sea capaz de encontrar unos instantes de satisfacción, a partir de una grata visita, una conversación, una lectura, una música, una película, un programa de radio,  un recuerdo… la vida merecerá la pena

El tiempo ubica a cada uno en su lugar. Que este mundo esté plagado de horrores no es una casualidad…

Un gran escándalo ha causado en Europa, y no solo en Europa, la actitud sistemática de los Países Bajos (Holanda) al seleccionar los enfermos de coronavirus en su territorio por la edad, incluso antes de que sus hospitales estén llenos. Holanda no hospitaliza a débiles y ancianos con el fin de dejar espacio a las personas jóvenes. Los ancianos tienen una posición muy diferente en la cultura latina. El norte no entiende cómo en estos países del sur de Europa admiten a “personas viejas en la UCI

LOS AMAMOS Y ESTE AMOR NOS ES IMPRESCINDIBLE. Mientras nuestros mayores no se vayan por propia voluntad, nosotros estamos con ellos, luchamos por ellos.

Mientras no se demuestre lo contrario, todos los individuos son agentes morales autónomos, capaces de tomar decisiones sobre lo que es bueno y malo para ellos.  Toda persona que acepte su finitud, que afronte su muerte, debería expresar su voluntad en un testamento vital, no sólo por sí mismo, sino también como un acto de generosidad con los demás, que se verán obligados a tomar decisiones al final de la vida.

Si te preocupa la gente, preocúpate también por los más vulnerables, para que sean respetados. Estamos aquí y nadie es prescindible.

EL AMOR ES IMPRESCINDIBLE 

unnamed (1)

0 Respuestas a “EL AMOR ES IMPRESCINDIBLE ”

  1. Tan acertado, tal justeza en vuestras palabras….solo quiero agregar más allá de lo karmatico, he tenido cuatro hijos y una nietita, crecimos solitos xq su papá se fue, igual «repletos de Amor», viéndolos ya adultos y pensando el futuro, más allá de mi….solo se me ocurre, abro mis alas y….confiar 🙂

  2. Estimada,este virus va a sacar lo mejor y lo peor de los seres humanos me parece inaceptable lo de Holanda,como creer en en pleno siglo 21,se actué con esa lógica carvernicola, eligiendo a un individuo por sobre otro. Todos somos importantes,todos incluso los adultos mayores,como se nos llama hoy,tenemos para aportar desde al amor.
    Desde Chile una abrazo fraterno,cuidate mucho

Deja un comentario