El ARQUETIPO DE HESTIA O VESTA

Diosa-Hestia
HESTIA O VESTA: DIOSA DEL FUEGO DEL HOGAR Y DE LOS TEMPLOS.

La más discreta y desconocida de las grandes diosas de la mitología griega es Hestia. Hestia representa a una mujer introvertida, pero con un gran mundo interior, quizá creativa, pero desde luego, seguro que espiritual, y capaz de dar estabilidad y un toque cálido y hogareño a todo cuanto hace.

La mitología de los griegos se basaba en su percepción del mundo entero como una comunidad gigantesca. Cada historia genera una variedad de relaciones humanas y fenómenos naturales.  LeS ha dado a las personas una ley y orden común. Y las deidades individuales eran responsables de áreas específicas de la vida.

A través del conocimiento de la mitología de las diosas y de sus características podemos identificar aquellos patrones que se parecen a esa o esas diosas y lograr reconocer lo que nos sirve, e intentar cambiar lo que nos obstaculiza, convirtiéndose en una herramienta básica para el autoconocimiento. Las diosas de la mitología griega son un buen ejemplo de arquetipos, y además pertenecen a esas diosas protagonistas que tuvieron que enfrentarse a obstáculos para lograr un crecimiento personal.

DIOSAS VIRGENES
Las diosas vírgenes Artemisa, Atenea y Hestia, se llaman así porque en sus mitologías no necesitaron casarse, ni ser dominadas, seducidas, humilladas o violadas por ningún dios masculino, fueron diosas autosuficientes e independientes.

CARACTERÍSTICAS DE LA DIOSA HESTIA

La diosa Hestia fue adorada en Roma como Vesta, y su séquito estaba constituido por las vestales, doncellas entregadas al riguroso cuidado de un fuego prendido en el altar del Atrium Vestae, que no debía apagarse bajo ninguna circunstancia, y a la realización de todos los protocolos y rituales concomitantes.

Esta diosa también es virgen, y quizás el adalid más acérrimo de la castidad de todo el panteón. Así, la pérdida de la pureza de una vestal era castigada en Roma con una cruenta muerte

  • Es la diosa del hogar y los templos.
  • Hestia no se aventura por el mundo para explorar su naturaleza salvaje como Artemisa o Atenea.
  • Hestia permanece dentro del hogar, ya sea templo o casa.
  • Lo que sí tiene en común con las otras dos diosas vírgenes es su capacidad para enfocarse en lo que realmente le interesa y su independencia de otras personas u hombres.
  • su conciencia está enfocada hacia adentro, cuando medita está completamente absorta.
  • Siente de manera intuitiva qué es lo que pasa.
  • En toda casa y en cualquier lugar ella protegía a los que buscaban un techo.
  • Aunque Hestia es la diosa griega más desprovista de adornos, era omnipresente.
  • Obtiene una paz interior de lo que hace al igual que una monja de una orden religiosa.
  • Es la patrona de la hospitalidad, que en la antigüedad se consideraba una de las principales virtudes humanas.
  • Hestia es también la más benévola, justa y piadosa de todas las diosas del Olimpo.
  • Hestia es la figura que se satisface a sí misma.

CUALIDADES POSITIVAS DEL ARQUETIPO

TRANQUILAS, ESTABLES EMOCIONALMENTE. CÁLIDAS Y HOGAREÑAS

Hestia se identifica plenamente con el hogar. Su naturaleza doméstica le lleva a disfrutar plenamente de las labores del hogar. Es la clásica mujer que aglutina a la familia alrededor de sí. Su estructura psicológica es sana: muy profunda y se siente libre internamente. Como madre es protectora, flexible y no se caracteriza por discutir. Provee seguridad a su marido e hijos.

Igualmente, todo lo que hace, sobre todo las tareas de la casa pero también su trabajo, estará teñido de una cálida luz hogareña. En su casa, todo sera limpio y ordenado, pero tambien vivo y alegre. Un lugar ideal donde practicar la meditación u otras actividades espirituales que tanto le gustan, y un hermoso hogar al que volver cuando uno ha estado fuera. En su trabajo, ella creara también ese mismo ambiente tranquilo, sereno y cálido que parece llevar consigo allá donde va.

La mujer Hestia es introvertida. Disfruta del anonimato. No le gusta socializar.  Disfruta de la soledad y se incomoda cuando tiene que socializar fuera de su entorno inmediato. La regida por Hestia es una mujer que, por su capacidad de permanecer centrada en su propia espiritualidad interior, se ve poco afectada por lo que ocurre fuera. Ese rico mundo interno la puede ayudar a superar dificultades en la vida, o a sobrevivir en un entorno adverso como puede ser la violencia o los malos tratos.

No proyecta sensualidad. . La virginidad de Hestia trata de decirnos que la pareja, la familia y, en último término, toda asociación humana, debe sustentarse, si quiere ser una unión realmente próspera y estable, en fundamentos finales que estén más allá de la satisfacción de los instintos y, en general, de consideraciones materiales y demasiado personales.

Así mismo, no sufrirá los vaivenes emocionales de otro tipo de mujeres, como los celos que despiertan lo peor de Hera, la furia que a veces caracteriza a Artemisa, o la volatilidad romántica que puede llevar a Afrodita a sufrir tanto por amor. Ella, independientemente de si sufre, o se enamora, lo vivirá desde su propio interior y sera capaz de permanecer centrada a pesar de todas esas influencias exteriores, porque para Hestia, lo autentico esta dentro de si misma.

Cuando no tiene hijos puede llegar a convertirse en una «segunda madre» de sus hermanos menores, los hijos de sus hermanos o de familiares inmediatos.

Cuando distinguimos las características de Hogar de una mujer moderna, entonces asegúrese: las situaciones más ambiguas no tendrán el mismo impacto negativo en ella que en otras personas. Cuando este arquetipo está presente en una mujer, los acontecimientos no tienen el mismo impacto en ella que en otras personas. Esta mujer no está “apegada” a la gente, a los resultados, a las posesiones, o al prestigio o al poder.

Como su identidad no es importante, no está atada a las circunstancias externas. Ni los colegas, ni los parientes o amigos tienen autoridad sobre eso. Ella siempre permanece con su opinión personal. Tampoco se puede comprar con promesas de una excelente carrera, ni dinero ni poder.

Como arquetipo, Hestia es la que mira hacia su interior para captar a través de la intuición, el significado de una situación o persona. Busca un desapego frente al mundo exterior y busca la tranquilidad que encuentra en la soledad. Como arquetipo de la diosa virgen la cualidad que le caracteriza es el enfoque (focus). En este caso, el enfoque hacia la conciencia introspectiva necesaria para la meditación, la contemplación y la oración.

CUALIDADES NEGATIVAS:

DEMASIADO INTROVERTIDAS. INCAPACES DE MANEJARSE EN EL MUNDO EXTERIOR

Las diosas ‘vírgenes’ tienen la cualidad de ser completas en sí mismas, y todas tenían la capacidad de enfocarse sobre lo que les importaba y concentrarse en ello. Hestia también puede desapegarse emocionalmente de los demás, como Artemisa y Atenea, busca la tranquilidad serena que encuentra más fácilmente en soledad. Hestia se concentraba en su interior, en su experiencia subjetiva interna.

Diosa del hogar interior, renuncia a todos los enredos del mundo, conservando así su propia paz y pureza. El problema es que esta tranquila moderación en la mujer Hestia puede ocultar una carencia o represión de iniciativas y de la toma de conciencia de unas metas.

Si una mujer presenta este arquetipo se le dificultará abrirse paso cuando sale de su lugar de confort, porque su carácter introvertido es su mayor obstáculo, por tanto se le recomienda que empiece por diversificar su personalidad para lograr adaptarse a otros espacios.

Al permanecer tan centradas en su propio mundo, las mujeres Hestia pueden dar la sensación, sobre todo de niñas a sus padres, de «estar siempre mirando las musarañas» o «en Babia». Su tendencia a la timidez y a la introversión las puede llevar a ser incapaces de resolver asuntos an prosaicos como llevar su propia economía, o asistir a una fiesta donde se habrá de relacionar con otra gente. Sobrelleva bien la soledad, y dentro de su propio mundo, es tan independiente como una Artemisa. Pero le cuesta salir al mundo de fuera y mostrar otra cara de si misma que no sea la de la chica o mujer tímida y apocopada que se queda sentada en el baile o no se atreve a hacer las cosas solo «por timidez».

hestia2
La diosa Hestia, también conocida como la llama incorpórea, ya que no existe una imagen que la represente, pero sí el fuego incandescente que brilla dentro de todos nosotros.

VIDA DE LA MUJER HESTIA

Son mujeres que pueden sentirse atraídas por la vida religiosa y contemplativa, les interesa mostrar lo mejor de sí mismas. Buscan la soledad de su hogar.

De niña, la pequeña Hestia ya dara muestras de su timidez al tener que ir al colegio o separarse de los padres por primera vez. Como no es emocialmente dependiente, no lo vivira como algo traumatico, como le ocurriria a Persefone, llevara bien la separacion. Pero enseguida, se vera que no se relaciona con otros niños con la misma facilidad que sus compañeros, y es posible que esa tendencia introvertida inquiete a algunos padres. Por lo demas, su comportamiento en clase sera intachable: callada, escuchara a la «profe» y hara sus tareas. Su pupitre, asi como su habitacion y sus juguetes, estaran siempre en orden, ya que desde muy pequeña ella querra reflejar fuera esa armonia interna que la caracteriza. En general, dara la impresion de «ser una niña buena», aunque quiza demasiado callada y timida.

En la adolescencia, igual que la diosa, ella se distanciara de todo el alboroto y de la intensidad emocional que embargara a sus compañeras en esta etapa de la vida. Tendrá alguna buena amiga, quizá un pequeño grupito de íntimos entre los que sentirá a gusto compartiendo sus cosas, y su calidez sera bien recibida entre esas amistades. No parecerá muy interesada en chicos, y si bien seguro es una buena estudiante, pues no le falta capacidad de concentración, tampoco parece claramente orientada a una profesión ni sera especialmente ambiciosa en sus objetivos. Ella disfrutara de las cosas mas sencillas de la vida.

Es muy posible que surgía en en la tímida Hestia una profunda vocación religiosa y que desee apartarse del mundo y entrar en alguna orden religiosa o un convento, donde gozar de un estilo de vida sencillo y austero, y de estar en comunión con su espiritualidad. Esto quizá llame la atención a los padres, ya que este tipo de vida no es tan valorado hoy como lo fue en otras épocas.

Cuando la joven Hestia siente esa llamada, lo hará con gran intensidad, y no sera nada fácil hacerla cambiar de opinión, por lo que, de hecho, acabara seguro tomando los votos y entrando en el mundo religioso. Tal vez sea mejor razonar, tratar de hacerle ver que hay muchos otros caminos en los que puede desarrollarse y ser feliz, pero si, realmente, esta dispuesta y convencida, lo mejor es dejarla, ya que ese estilo de vida austero, sencillo y tranquilo la hará muy feliz. Ella no necesita nada mas, y dentro de la comunidad religiosa también puede descubrir muchos otros aspectos de si misma.

Aliarse con Hermes: También es posible que se case, y en ese caso, tal y como nos dice el mito, un hombre Hermes, comunicativo, divertido y extravertido, la equilibrara perfectamente, y seguro con el tendrá un matrimonio estable y feliz. Si trabaja, lo hara tal vez como profesora, o administrativa en una pequeña empresa, tal vez familiar, trabajos donde sera bien valorada por su carácter tranquilo, apacible y ordenado.

En la mitología clásica, Hestia apareció a menudo muy asociada a Hermes.

Hestia es virgen, no por despreciar la compañía del hombre, sino para poder cuidar con más libertad a todos los que se encuentran en el hogar. Así y todo suele ir acompañada de Hermes, el dios de la comunicación (de donde viene hermenéutica) y de los viajes. No son marido y mujer; son autónomos, aunque vinculados siempre recíprocamente.

El cuidaba lo de fuera, ella, lo de dentro. A la mujer Hestia, tímida e introvertida, desarrollar un «animus» o arquetipo masculino de Hermes la ayudara a volverse mas comunicativa y le facilitara desenvolverse en el mundo, guardando a la vez en su interior toda esa riqueza que tiene. E igualmente, el hombre Hermes sera sin duda, su pareja ideal.

Ellos representan dos facetas de cada persona humana, que es portadora simultáneamente del ánimus (principio masculino, Hermes) y del ánima (principio femenino, Hestia). Contemplado desde un punto de vista simbólico, se trata de que cada uno domestique y guarde en su casa (corporal)  ese fuego interior y lo consagre a la diosa de la luz  interior. A menudo esto sólo es posible cuando se hace una renuncia consciente a los asuntos terrenales.

Con Hestia hay afecto, bienestar y el sentimiento de estar “finalmente en casa”. Ella era considerada como una araña, por tejer telas que unen a todos, trasmitiendo las informaciones.

Al llegar a la madurez, si ha seguido un camino espiritual o religioso, en su comunidad el resto de sus hermanas valoraran su presencia sencilla y cálida, y la echaran de menos cuando ya no este. Si se ha casado y tenido hijos, sobrellevara bien la soledad cuando los hijos se marchen de casa o quede viuda al fallecer su esposo. Pero debe aprender a desenvolverse sola, a ocuparse mas de las cosas terrenales, como de administrar su dinero, ya que si no puede pasar problemas económicos en la vejez, o ser victima de algún engaño. También ha de aprender a disfrutar un poco fuera de la independencia que, a veces, llega a muchas mujeres en este periodo de la vida.

El arquetipo de Hestia va unido a la sabiduría de la vejez, porque en esta etapa de la vida se han apagado en su mayoría los intereses hacia la vida externa, no tienen importancia y se ha tenido además la experiencia de que la verdadera felicidad no se encuentra en las calles del mundo, sino que únicamente en el propio corazón.

En estado resuelto esto significaría que una mujer que se identifique con este arquetipo femenino ha reconocido que, en última instancia, todo es uno, que todos nosotros procedemos de la misma fuente y que también volveremos a ella y que, en consecuencia, todos nos sentamos alrededor del mismo fuego sagrado. En el lenguaje de Jung esto significaría que ella ha experimentado su YO (que comprende todo) y que ha crecido superando a su EGO (alimentado por nuestras delimitaciones frente a los demás).

Encaja en la anticuada idea de una buena esposa, no compite con su marido, ni le critica, no tiene aventuras, ni es promiscua… en apariencia una mujer sumisa, pero realmente una mujer que mantiene su autonomía interna y reina en su mundo silenciosamente. Atrae a hombres que se sienten atraídos por mujeres tranquilas, no auto suficientes.

Hestia_tapestry

¿COMO CONECTAR CON HESTIA?

 Conectar con la Hestia de cada mujer permite entrar en contacto con nuestros valores y lo que tiene significado personal para una. Esta mirada interna, da claridad y desapego emocional, lo cual nos hace tender a apartarnos de la compañía de los demás porque la mujer es completa en sí misma, busca la tranquilidad serena que se encuentra más fácilmente en soledad o en el fuego del hogar.

Como desarrollar su propio arquetipo:

No hay que forzar a la niña Hestia a salir a un mundo en el que no se siente cómoda, ni protegerla en exceso porque sea «timidilla»: en su interior, ella tiene la inspiración y la fuerza suficientes como para afrontar cualquier situación, aunque no lo parezca. Hay que buscar actividades en las que ella se sienta a gusto, y que, poco a poco, la ayuden a vencer su timidez y a expresar ese rico mundo interior que tiene.

Desarrollar su propia «personna»: Muchos no conocereis este detalle, pero la palabra «Persona», que proviene del griego, hace referencia a las «personnas» o mascaras que a veces usaban los actores en el teatro. La «personna» es, pues, la mascara que todos nos ponemos para mostarnos ante el publico. A veces, cuesta quitársela, pero la mujer Hestia debe aprender a ponérsela: ella siempre tiende a mostrarse tal y como es, y para desenvolverse en el mundo, le hara bien una mascara que la protege y la ayude a descubrir que otras facetas le interesa mostrar y cuales no.

El Arquetipo de Hestia es la representación de la Paciencia. Ella mantiene las tradiciones vivas, es sabia y protege estando presente. Mujer anónima pero valiosa para crear hogar, cobijo. Son las virgen vestales, las que mantenían el fuego en el templo, amas de casa, monjas, tías solteras

Las mujeres que amamos hacer hogar invocamos habitualmente la presencia benéfica de Vesta en nuestras vidas. Activamos el arquetipo cada vez que encendemos la llama del templo sagrado de nuestras casas en gestos tan cotidianos como poner flores, prender una vela, hacer mermelada, perfumar los cajones con ramitos de lavanda o bordar un cojín.

Cuidar del fuego sagrado de nuestro lar, puede y debe ser un ritual que nos llene de serenidad y agradecimiento, pues como subraya la poetisa victoriana Emily Dickinson: “El hogar es algo sagrado; nada de duda ni de desconfianza puede cruzar su bendito portal”.

Tanto Hestia como Vesta representan el centro, el lar, de todo ser humano. La forma circular es una reminiscencia del vientre, es decir, el centro creativo del cuerpo de una mujer, al igual que la madre tierra. Se puede considerar que Hestia es la heredera de la Gran Diosa Madre, cuya fertilidad no se expresaba en el exterior como en el caso de Deméter, sino en el fuego interior, es decir en la llama de la existencia que arde dentro del templo que representa el cuerpo.

Las danzas con velos, así como Raks al Shamadan (danza del candelabro) son ejemplos de manifestaciones que nos permiten contactar con la Hestia interior. Hestia nos recuerda que todos nos sentamos alrededor de la luz sagrada y que nos calentamos con ella. Unifica así a todos los seres humanos para formar una gran familia.

Nuestra cultura patriarcal y la masculinización de las relaciones sociales debilitaron mucho a Hestia. Las mujeres han hecho bien saliendo de casa y desarrollando su dimensión de animus (capacidad de organizar y dirigir), pero han tenido que sacrificar, en parte, su dimensión de Hestia. En ellas se muestra la dimensión de Hermes, que se comunica y se articula. Han llevado al mundo del trabajo las principales virtudes de lo femenino: el espíritu de cooperación y el cuidado, que hacen las relaciones menos rígidas, pero llega el momento de volver a casa y recuperar a Hestia.

¡Ay de la casa descuidada y desordenada! Ahí surge el deseo de que Hestia se haga presente para garantizar una atmósfera buena, íntima y familiar. Esta no es solo tarea de la mujer sino también del hombre. Por eso en todo hombre y en toda mujer deben equilibrarse el momento de Hermes, estar fuera de casa para trabajar, con el momento de Hestia, de volver al centro donde tiene su refugio y su bienestar.

 

NOTA.

Un arquetipo puede ser una leyenda, un mito, un cuento o un símbolo. A través de los mitos nos reconocemos en muchos de sus contenidos, porque cuando escuchamos un mito se despierta nuestra capacidad para conmovernos, ya que es como una red de varios aspectos del inconsciente colectivo

El concepto de arquetipo fue creado por el analista Carl Gustav Jung y Jean Shinoda Bolen lo retoma a lo largo de toda su propuesta plasmada desde «Las diosas de cada mujer» hasta «Sabia como un árbol», su más reciente libro.

FUENTES

  • Wikipedia
  • Jean Shinoda Bolen, del libro «Las Diosas de Cada Mujer».
  • Jean Shinoda Bolen, «Las diosas de la mujer madura»
  • Shahrukh Husain, «La diosa»
  • Manuela Dunn Mascetti, «Diosas, la canción de Eva».
  • “El mensaje curativo del alma femenina.”, de Ruediger Dahlke. Ed. Robinbook.

0 Respuestas a “El ARQUETIPO DE HESTIA O VESTA”

  1. Gracias Mercedes por cada día que me acercas a un nuevo conocimiento de mi misma con tus artículos. Yo estoy leyendo «las diosas de la mujer madura»
    Un abrazo

  2. Gracias befana por siempre estar ahí siguiendo este bloc. Me motivas con tus comentarios a seguir, aunque a veces me despisto y no los contesto a todos, conectamos, nuestras almas conectan. Me sienta bien leer tus comentarios. De todo corazón, un abrazo.

    1. Sii, de que conectamos estoy segura….descubrí este blog en mi búsqueda de respuestas ante una crisis vital, no buscaba nada en especial y surgió «el santuario del alba» sin esperarlo y desde el primer día me enganchó, desde entonces espero y busco tus artículos con ilusión. Hay algunos, bastantes, que me tocan muy adentro, de los demás me quedo con lo que me aportan de conocimiento.
      Sea como sea siempre aprendo y lo que más me gusta es tu tratamiento de la espiritualidad, de la parte más mágica de la vida, aunque en la vida todo es magia si sabemos reconocerla, me encanta leer sobre cosas que se sienten y que no siempre se pueden expresar con palabras. Tu lo haces genial y despiertas unas grandes ganas de saber en materias que no conocía. Contigo me doy mas cuenta si cabe de lo poco que sé.
      Gracias a ti

  3. a mi también me pasa… hay artículos de meditación y contemplación, rituales, que me enseñan el camino encantado y pongo en practica con éxito… busco coincidencias con otras culturas, el camino rojo, el camino del tao… como gnostica cristiana me llenan especialmente los que tienen connotaciones con la psique, el alma, pero también necesito entender de donde proviene la oscuridad y el caos de nuestro mundo, es conocimiento, como los artículos sobre crowley. un toston, pero necesario para no dejarse deslumbrar por la magia caotica y nigromancia, no cruzar la linea de magia natural a magia sobrenatural. el conocimiento nos hace libres.

Deja un comentario