«EL KYBALIÓN»: 3. Principio de Vibración

El tercer Gran Principio Hermético – el Principio de la Vibración – encierra la verdad de que el movimiento se manifiesta en todo el Universo. Nada está en reposo, todo se mueve vibra y circula.

3. PRINCIPIO DE VIBRACIÓN

Dice textualmente: «Nada está inmóvil, todo se mueve, todo vibra»

Este principio hermético fue reconocido por algunos de los primitivos filósofos griegos, quienes lo expusieron en sus sistemas. Pero después, durante siglos enteros, quedó olvidado, salvo por los perseguidores de las doctrinas herméticas. En el siglo XIX la ciencia física ha redescubierto esa verdad, y los descubrimientos científicos del siglo XX han aportado su testimonio en corroboración de esa verdad sostenida por la antiquísima Filosofía Hermética.

Según los alquimistas, todo se mueve; todos los seres, vivos o inertes, vibran sin cesar, de tal modo que las diferencias existentes entre ellos son resultado de sus distintos niveles de vibración. Estos son mayores cuanto más excelsos o perfectos son los seres. Los seres espirituales vibran a un ritmo muy rápido. Los metales innobles vibran más despacio que los nobles, como el oro y la plata. Basta con incrementar el ritmo de vibración de un metal para convertirlo en oro.

 Desde el corpúsculo y el electrón, desde el átomo y la molécula hasta el astro y los Universos, todo está en vibración. Y esto es igualmente cierto en lo que respecta a los estados o planos de la energía o fuerza (la que no es más que un determinado estado vibratorio), y a los planos mentales y espirituales. Una perfecta comprensión de este principio habilita al estudiante hermético a controlar sus propias vibraciones mentales, así como las de los demás.

Nada esta inmóvil, todo se mueve, todo vibra. Todo está en vibración. Desde el Todo que es puro espíritu hasta la forma de materia más densa, todo está en vibración: cuanto más alta es ésta, más elevada es su posición en la escala.  Este principio encierra la verdad de que todo está en movimiento, de que nada permanece inmóvil, cosas ambas que confirma por su parte la ciencia moderna, y cada nuevo descubrimiento lo verifica y comprueba. Y, a pesar de todo, este principio hermético fue enunciado cientos de años por los Maestros del antiguo Egipto.

Los Maestros también emplean este principio para conquistar los fenómenos naturales. «El que comprenda el principio vibratorio ha alcanzado el cetro del poder», ha dicho uno de los más antiguos escritores.

800px-Louvres-anitiquites-egyptiennes-p1010872
Estatua de un escriba egipcio. Museo del Louvre. Los escribas, antes de comenzar su trabajo, rezaban una plegaria a Toth (Hermes en Griego), su patrón.

Hay millones de niveles de vibración diferentes, por eso también hay millones de niveles de consciencia diferentes.

La doctrina hermética no afirma solamente que todo está en movimiento constante, sino que las diferencias entre las diversas manifestaciones del poder universal se deben por completo al diferente modo e intensidad vibratoria.

Y no sólo esto, sino que aun el TODO mismo manifiesta una vibración constante de tal infinita intensidad y rapidez, que prácticamente puede considerarse como si estuviera en reposo. Desde el TODO, que es puro espíritu, hasta la más grosera forma de materia, todo está en vibración: cuanto más alta es esta, tanto más elevada es su posición en la escala.

La vibración del espíritu es de una intensidad infinita; tanto, que prácticamente puede considerarse como si estuviera en reposo, de igual manera que una rueda que gira rapidísimamente parece que está sin movimiento. El espíritu es uno de los polos de la vibración, constituyendo el otro polo formas de materia extremadamente densas. Entre ambos polos hay millones y millones de diferentes intensidades y modos de vibración.

Este principio explica las diferencias entre las diversas manifestaciones de la materia, de la fuerza, de la mente y aun del mismo espíritu, las que no son sino el resultado de los varios estados vibratorios.  Los instructores llaman la atención del estudiante sobre el hecho de que aun en el plano físico un objeto que gire rápidamente, como una rueda, por ejemplo, parece estar inmóvil.

Otro recurso intelectual interesante al que podemos acudir, se inspira en los Pensamientos del famoso pensador Blaise Pascal, quien nos invita a imaginar un “punto que se mueve por el espacio a velocidad infinita” (*), de forma que, como consecuencia, se encuentra “todo él” en todas partes a la vez, ilustrando así la idea de la Infinitud e Indivisibilidad de Dios. Tomando la misma idea podemos imaginar que tal punto en movimiento ejecuta oscilaciones de frecuencia infinita a lo largo y ancho del Universo, estando en todas partes “con” el espacio. El mismo Kybalión atribuye frecuencia infinita a Dios, estado tal en que parece inmóvil, como no estar, pues no somos capaces de percibir un ser de frecuencia vibratoria infinita.

los-elementos

“Para destruir un grado de vibración no deseable hay que poner la atención en el polo opuesto al que se desea suprimir lo no deseable desaparece cambiando la polaridad.”

Hermes Trismegisto

Es el momento de recordar que somos seres de luz y retomar nuestro poder. La ciencia empieza a confirmar nuestra verdadera naturaleza, el biofísico Frantz Albert Popp afirma que… “Las células de los seres humanos, de los animales y las plantas desprenden luz bajo la forma de biofotón”. Es decir, Somos luz concentrada, pequeños soles que emanan energía, vibrando a una frecuencia determinada.

Los pensamientos, las emociones y, en consecuencia, la realidad en la que vivimos están confeccionados a partir de luz. Por lo tanto, la realidad que percibimos se mueve dentro de un rango de vibración y todo lo que esté fuera de dicho rango es imperceptible para nosotros, es como si no existiera ya que no se manifiesta en nuestra realidad, es lo mismo que ocurriría con una radio que sintoniza diferentes canales o frecuencias.

Dentro de nuestro rango podemos vibrar a diferentes niveles y muchas veces, nos dejamos arrastrar por las circunstancias que van sucediendo en nuestras vidas lo que provoca que nuestra vibración sufra incontables variaciones, sin saber que tenemos la posibilidad de mantener nuestra frecuencia alta de forma consciente, incluso en los peores escenarios.

Lo increíble es que nuestra vibración, es decir, la energía que emitimos afecta directamente a nuestro entorno por eso, nos encontramos con circunstancias que son acordes a nuestro nivel de vibración.

Incluso se podría decir que tenemos la responsabilidad como seres de poder y plenamente conscientes de mantener una vibración elevada en todo momento, ya que todos los seres humanos estamos unidos a niveles superiores, somos como células de un mismo cuerpo y cuando una de ellas tiene un problema, repercute en todo el sistema.

Pero no solo los seres humanos emitimos una frecuencia vibratoria, todo lo que existe radia algún tipo de energía, los animales, plantas, minerales e incluso los objetos materiales emanan energía, vibran en una frecuencia y nuestra realidad se va confeccionando según el nivel en el que vibremos, por tanto, es importante mantenerse lo mas elevado posible, para ayudar a que nuestro planeta sea el lugar en el que todos queremos vivir.

Tenemos que comprender que todo aquello que ocurre a nuestro alrededor tiene un impacto en nosotros, pero depende de nosotros decidir como nos va a afectar. Podemos sentir miedo, tristeza o depresión, pero poniendo la suficiente consciencia, tenemos la capacidad, de eludir o transformar dichas emociones en algo más elevado que nos haga sentir bien. Porque nuestro estado físico, mental y espiritual depende enteramente de nosotros, somos nosotros los que tenemos la responsabilidad de mantenerlo vibrando alto.

Somos, tan poderosos, que simplemente con enfocar nuestro pensamiento, podemos subir la vibración de nuestro cuerpo energético, que, con el tiempo, se verá reflejado en el cuerpo físico, e incluso también ayudará a subir la vibración de todo aquellos que se encuentren a nuestro alrededor, porque todos estamos conectados.

Principio de Vibración a través de la Ciencia

¿Cómo conecta este principio mental con algunas teorías científicas actuales?

La Ciencia moderna ha probado que todo lo que llamamos materia y energía no son sino “modos de movimiento vibratorio” y algunos de los científicos más avanzados se están moviendo rápidamente hacia la posición de los hermetistas que sostienen que los fenómenos de la mente son igualmente modos de vibración o movimiento. Veamos qué tiene que decir la Ciencia en lo concerniente a la cuestión de las vibraciones en la materia y en la energía.

Este principio de vibración lo ha ido descubriendo la ciencia física progresivamente. Cuando empezaron los primeros modelos de átomos con Rutherford, estos eran algo compacto, como una tarta hecha de bolitas de protones, neutrones y electrones. Pero luego empezó a descubrirse que los electrones están en movimiento, no están pegados al núcleo, el cual tampoco está estático.

En cosmología, más allá de que nosotros no percibamos el movimiento, la Tierra se mueve a 1600 Km/h en su movimiento de rotación, y a 108.000 km/h en su movimiento de traslación. El Sol se mueve y nosotros nos movemos con él a 800.000 km/h, y la Vía Láctea se mueve alrededor de otras galaxias a 300 km/s. El movimiento al que está sujeto el universo es increíble.

Y según la teoría de la radiación de fondo, el universo continúa moviéndose. Una de las cosas que se dijo es que si el big bang se ha producido, tendría que haber todavía como un eco de esa explosión, una vibración que nos hiciese notar que el universo está expansionándose. Esa radiación cósmica de fondo se descubrió, y es otra prueba de que el universo está en movimiento.

En mecánica cuántica se habla de la teoría de cuerdas. Esta teoría todavía no está constatada. Están las leyes matemáticas, las ecuaciones que demuestran la posibilidad, pero no se puede demostrar directamente. Para la teoría de cuerdas existe solo un tipo de materia, una cuerda, y en función de la velocidad a la que vibra la cuerda puede parecer un quark, un electrón, un positrón, pero sería una única forma de materia.

En medicina, la musicoterapia o la cromoterapia se basan en que las ondas sonoras o los colores tienen distintas frecuencias y producen una vibración que nos pone en consonancia con esa música o esos colores.

En psicología, la ley de resonancia haría que, según el nivel en el que está vibrando una persona, atraería pensamientos o sentimientos afines.

Amor-Universal-1

ELEVAR LAS VIBRACIONES

Para ello existen varias formas de elevar nuestra vibración que nos ayudarán incluso en los peores momentos.

LOS SENTIMIENTOS

Lo primero de todo es poner consciencia sobre nuestros sentimientos, si el origen de nuestro malestar es confuso, una mirada a nuestro interior puede que nos ayude a determinar cómo proceder o si sabemos a qué se debe nuestro bajón de energía, éste puede ser un buen comienzo para buscar la enseñanza que nos tiene preparados.

El placer es el camino más directo para aumentar tu energía personal. Es aconsejable practicar todas las actividades que te brinden placer físico, como los deportes, el baile, la gimnasia, el caminar por un parque o frente al mar y demás. La visita a lugares naturales siempre ayuda a elevar la vibración personal.

La risa de placer y aumenta considerablemente el nivel energético personal además de acelerar los procesos curativos del cuerpo. Rodéate de gente que te haga reír; mira programas cómicos, especialmente aquellos en que el humor no es personal; encuéntrale el lado cómico a todo lo que te sucede y verás cómo la soluciones aparecen más fácilmente. Si estás muy enojado y alguien te hace reír, notarás que no puedes volver a enojarte como antes. La risa y el enojo no son compatibles. Cuando más nos reímos, más rápido desaparece la ira.

El poder de la visualización es una práctica muy importante, lo que visualicemos tiene posibilidades de convertirse en real y se puede crear un estado de vibración alto solo con visualizar aquello que queremos, siempre que vaya en consonancia con nuestro ser.

Lo mismo ocurre con los pensamientos, si nos abruman los pensamientos negativos, la mejor forma de elevar nuestro espíritu es proyectar pensamientos positivos y creativos, esto generará sentimientos positivos y ser conscientes de que sentimiento de baja vibración estamos generando y cambiarlo al polo opuesto.

Es importante como decía Hermes Trismegisto, “Si sentimos tristeza ésta desaparece cuando generamos alegría, el miedo desaparece cuando generamos amor y así con todos aquellos sentimientos que nos hagan sentir mal.” Nunca sintamos lástima de nadie esto baja la vibración de la persona que nos produce esta pena y también la nuestra. Esto es lo que promueve la televisión por ejemplo que hace aflorar este tipo de sentimientos.

Para evitar bajar las vibraciones debemos evitar largas exposiciones a campos electromagnéticos, teléfonos móviles y redes wifi. Todo esto también ayudarán a sentirnos mejor.

EL AQUÍ Y EL AHORA

Tenemos que recordar que es adecuado mantener la atención en el presente en el aquí y ahora la mayoría de los estados que provocan emociones negativas se alimentan a partir de proyecciones futuras o vivencias del pasado. El pasado hay que dejarlo atrás y el futuro todavía no es importante, donde verdaderamente vivimos es en el presente y es el lugar donde hay que centrar todas nuestras energías y atención.

Por lo tanto poner atención plena a las cosas que estamos haciendo en el presente es una forma de conectarnos con nosotros mismos que automáticamente eleva nuestra vibración. Una buena forma de mantenernos anclados en el presente es hacer respiraciones profundas repartidas a lo largo del día.

A veces, es conveniente valerse del recuerdo de situaciones felices del pasado. La mayoría de la gente se pasa todo el tiempo recordando todo lo malo que le ha tocado vivir y lamentándose; eso sólo sirve para atraer más cosas malas al presente porque se está generando el mismo tipo de energías.

Si quieres vivir una situación muy romántica en el presente, puedes traer a tu memoria el recuerdo del momento más romántico y que hayas vivido en el pasado. Revive la sensación física sin poner la atención en la otra persona; sólo recuerda aquello que sentías dentro de ti y vuelve a experimentarlo. Cuando más lo hagas y disfrutes, más pronto tendrás a tu lado a la persona que te dará todo ese placer.
La razón por la que no debes poner la atención en quien estuvo a tu lado en el pasado es que, muy probablemente, ésta no sea la misma persona en el presente. Deja al Universo que te provea de la persona más adecuada para ti en el presente.

Las personas que se sienten solas y se quejan de su soledad, sólo atraen más soledad o relaciones que fracasan rápidamente. Si éste es tu caso y no puedes recordar ningún momento romántico de tu pasado, tienes que crearlo en tu imaginación.
Concéntrate en las imágenes, palabras y sensaciones que te ayuden a vibrar en la frecuencia del amor y, entonces, al amor aparecerá en tu vida. Recuerda que las energías iguales se atraen solo el Amor atrae al Amor.

EL AMOR

El amor es la más alta vibración que existe.

Abrir el corazón al amor puro incondicional es la conexión más auténtica con la creación. Nuestra más alta aspiración es irradiar y sentir amor en cada momento con cada cosa que hacemos o persona que encontremos. Somos seres de amor que a veces olvidamos nuestra naturaleza y caemos en el miedo, pero tenemos que recordar nuestra esencia.

El mayor ejemplo de amor puro son los animales incluyendo nuestras mascotas, así como los bebés o los niños los animales tienen una valiosa inocencia que les permite entregar y recibir amor sin importar a quien sea. Por eso estar en compañía de animales puede ayudar a sanar y elevar nuestra frecuencia.

También cuando protegemos a los animales nos sentimos bien porque ellos son capaces de elevar nuestras frecuencias en agradecimiento. Los animales cuando son felices elevan las vibraciones del lugar donde habitan ya sea de una casa o de la tierra donde viven.

LA NATURALEZA

El remedio de la naturaleza es un elemento muy importante para aumentar nuestra vibración. Los árboles, y todo el ecosistema que se crea a su alrededor, poseen un influjo positivo sobre todos los seres humanos que, incluso, ha sido demostrado científicamente.

Un buen paseo por el bosque es una de las mejores practicas que existen. Respirar aire fresco, escuchar con atención los sonidos del bosque, empaparte de la esencia de estos lugares mágicos y ser consciente de sus beneficios nos ayudará plenamente.

También abrazar a los árboles aumenta nuestra frecuencia, cuando estamos en contacto con un árbol, su patrón vibratorio influye en el comportamiento biológico del cuerpo humano y lo dirige hacia la curación.

Lo mismo sucede cuando caminamos descalzos, nos bañamos en un rio, en un lago o en el mar, o cuando olemos una flor, o nos maravillamos por la belleza de un espacio natural, en esos momentos es cuando estamos en una conexión profunda con la madre tierra que nos ayuda a elevar nuestra frecuencia.

Otra práctica muy importante son los baños de sol, aunque nos han intentado ocultar los beneficios que este nos proporciona, lo cierto es, que tomar el sol entre 30 y 45 min al día, en las horas de menor incidencia, hace que todas las células de nuestro cuerpo vibren al máximo.

EL SONIDO “OHM”

La repetición de “mantras” o palabras de poder, por lo general de origen sánscrito, ayudan a cambiar la vibración de cualquier situación.
El mantra más simple y efectivo es el del sonido “Ohm” o sonido del Universo. Debes respirar hondo y, al exhalar, pronunciar lentamente “Ohm” haciendo hincapié primero en la vocal y luego en la consonante.
La vibración de este sonido te unifica con el Universo y es muy útil para disolver cualquier emoción o situación negativa. Debes repetirlo, por lo menos, durante quince minutos. Recuerda el autor que cuando tuvo su última crisis emocional entraba en meditación repitiendo este mantra y así logró disolver las emociones negativas, miedos y angustias. En ese momento lo hacía tres o cuatro veces por día. El sonido “Ohm” le ayudó a recobrar su eje y a elevar su energía personal a un nivel muy alto.
Cuando uno comienza a repetir “Ohm”, lo primero que viene a la mente son todos los problemas y pensamientos que se quieren evitar. Lejos de alcanzar más paz, uno se siente abrumado. Pero, al continuar repitiéndolo, dichos pensamientos comienzan a diluirse poco a poco. La sensación de paz y bienestar se hace inevitable después de unos minutos de práctica.

CUIDAR LA PALABRA

Para generar una mejor vibración personal, en primer lugar deberás ser muy cuidadoso con lo que pronuncias. Evita usar las “malas palabras”; ellas tienen una vibración muy baja y afectan tanto al ambiente como a las personas. Puedes utilizar las malas palabras una vez como descarga de tu enojo y eso es válido; el problema se presenta cuando se convierten en vocabulario habitual.
Otras palabras que tienen vibración muy baja son aquellas que pronuncian cuando uno se queja o critica a alguien. La Palabra tiene poder Creador.
Cuando nos quejamos de algo sólo estamos afirmando más el problema. Por otra parte, cuando criticamos a alguien estamos dándole más lugar a la percepción de nuestro ego que a la de nuestro Espíritu. El ego siempre marca las diferencias y nos aleja de estar en paz unos con otros. El Espíritu nos recuerda que “Todos somos Hijos de Dios y que ÉL nos ama a todos por igual.
La crítica hace que veas en el otro lo que no ves en ti mismo. Si la tomas de esta manera, puedes llegar a convertirse en una herramienta muy útil para tu conocimiento personal. Una vez que resuelvas tus propios problemas internos, dejarás de criticar a los demás.
Evita participar en discusiones o en reuniones donde sólo se hable vanamente. Cuida tu energía verbal y resérvala para decretar aquello que sea importante para ti

EL AGRADECIMIENTO

Algo que no debemos olvidar es dar las gracias y decir te amo, son palabras muy poderosas, que hacen subir las vibraciones no solo de las personas que las pronuncian, sino de todo aquel, o aquello, a quién van dirigidas.

Dar las “GRACIAS”, y decir “TE AMO”, al agua que bebemos, al aire que respiramos, a la comida que nos alimenta, al sol, a la tierra, y al universo, hará que nuestras frecuencias suban de forma notable, haciéndonos sentir realmente bien.

No debemos olvidar la importancia de los alimentos, estos pueden elevar nuestra vibración, o bajarla. Comer alimentos procedentes, directamente de la Tierra, como son las frutas o las verduras, eleva nuestras frecuencias porque, a través de ellos, no solo recibimos la energía de la Tierra, también la del Sol. Sin embargo, los alimentos muertos, carecen de luz, apenas tienen fotones, y pueden llegar a bajar nuestra frecuencia.

MEJORAR LA POSTURA PERSONAL

Cuando una persona está cansada, los hombros permanecen bajos y la columna se encorva. Si ésta es tu postura habitual, tu vibración personal será siempre muy baja.
Tienes que enderezar tu columna, mantener la frente alta, los brazos firmes y las piernas listas para la acción. De esta manera, la energía vital recorrerá con facilidad todo tu Ser.
Para eliminar la depresión o cualquier angustia, sólo tienes que dar palmadas en tu pecho, al estilo Tarzán. Si gritas, mejor aún. Pruébalo ahora mismo y notará el gran cambio de vibración.

CONCLUSIÓN

Todo esto son solo algunas de las formas que pueden ayudarnos a elevar nuestra vibración, pero existen otras muchas como realizar todo aquello que nos haga sentir plenos y que nos inspire… pero, lo que más nos va a ayudar, es el amor hacia nosotros mismos y a todo lo que existe, y sobre todo, creer en nuestro poder, capaz de crear nuestra realidad, sea la que sea.

Recordemos que creamos todo aquello que creemos, si creemos que en nuestra vida solo hay cosas positivas, eso tendremos, y si creemos que estamos negativos y todo nos va mal, eso tendremos también.

Apliquemos el viejo dicho “al mal tiempo buena cara” no podemos evitar que sucedan ciertas cosas pero si podemos elegir cómo afrontarlas. Nuestra actitud ante la vida condiciona nuestra vibración.

No olvidemos que cuando nuestra vibración es baja atraemos energías perjudiciales y si es alta todo lo contrario. Lo importante es ser conscientes de que es nuestra decisión ser felices o desdichados sólo así podremos tomar las riendas de nuestra vida.

Los humanos que más altos están en nivel vibratorio son los llamados iluminados o en nuestra cultura católica tradicional los santos. Su nivel ¿les solucionaba materialmente su existencia? Quizá no pero estaban en un nivel que ni el ataque a su cuerpo les afectaba. Estaban tan por encima de la vibración del cuerpo denso que San Lorenzo fue capaz de decir a su verdugo: “ya estoy asado de un lado. Ahora denme vuelta para que termine de asarme por el otro.” Y efectivamente fue volteado.

Los grandes avatares que han visitado este plano denso, de elevados niveles y altas vibraciones espirituales, por medio de la transmutación mental, realizaron actos en los que dominaron las leyes de la naturaleza e hicieron que les obedeciera, y a los resultados de estos actos los llamamos milagros.

Quizá no todos podamos llegar a este nivel que supera el propio cuerpo y su dolor pero vale la pena subir nuestro nivel vibratorio para vivir mejor.

UNIFICA TU FRECUENCIA, ELEVALA.

 MAS INFORMACIÓN:

LOS 7 PRINCIPIOS DEL #KYBALION,  LA FILOSOFÍA  HERMETICA:

1. El Principio del Mentalismo
2. El Principio de Correspondencia
3. El Principio de Vibración
4. El Principio de Polaridad
5. El Principio del Ritmo
6. El Principio de Causa y Efecto
7. El Principio de Generación

hermes-caduceo-e1335958907525Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte!

Un abrazo y nos vemos en la siguiente entrada 

FUENTES:

Una Respuesta a “«EL KYBALIÓN»: 3. Principio de Vibración”

Deja un comentario