«EL KYBALIÓN»: 7. Principio de Generación

A_moon_above_a_queen_dressed_in_blue,_and_a_sun_above_a_king_Wellcome_V0025630
La coniunctio Solis et Lunae. La doncella de azul está de pie sobre la Luna (?). (De S. Trismosin, Splendor Solis, 1582, British Museum, Londres.) Figur

7. PRINCIPIO DE GENERACIÓN

Dice textualmente: «La generación existe por doquier. Todo tiene sus principios masculino y femenino. La generación se mantiene en todos los planos»

El Principio de Generación  y la Creatividad

Este principio obra siempre en el sentido de generar, regenerar y crear..

El Principio de Generación se refiere a la Creatividad. Lo que nos dice El Kybalión es, que para crear algo nuevo, es necesario la conjugación de dos energías: la masculina y la femenina; si esta conjugación no se da, entonces no se da la manifestación. Ninguna creación física, mental o espiritual es posible sin este principio.

Género es el impulso de la vida, que no se puede originar ni mantener sin la presencia del polo positivo y negativo. El Universo, en constante cambio, fluctúa entre ciclos de transformación y creación. A nivel físico, por ejemplo, la fuerza de atracción hace girar los electrones (negativo), alrededor del protón (positivo). Para poder tener electricidad el Universo necesita que se produzca la unión entre un polo positivo y un polo negativo. En los animales y en los seres humanos este ritual de la vida se repite: los espermatozoides son atraídos por el óvulo y cuando uno de ellos logra penetrarlo, sucede la concepción.

Como animales que somos para poder nacer hemos necesitado de la unión del órgano reproductor masculino con el órgano reproductor femenino. Para que funcione el ordenador, desde el cuál se lee este artículo, es necesario que un cable con salida macho se introduzca en una entrada hembra… y así sucesivamente. Es decir, cuando los polos opuestos se unen generan una nueva creación.

En contra de las apariencias, todo lo que existe en la naturaleza posee género; todo es masculino o femenino. Incluso el Creador aúna en sí mismo los dos sexos, fusión a la que debe su eterna perfección. Por ello, el alquimista trata de reunir ambos sexos fundiendo simbólicamente en un ente único, el andrógino o hermafrodita, ambos principios, masculino y femenino.

Todo en el Universo es generado. Todo se genera. Todo es creado. Absolutamente todo. Comúnmente en la sociedad en que vivimos se entiende el concepto género como el atributo que se le da el sexo a las personas, sexo masculino y sexo femenino. En este contexto el sexo sólo representa la apariencia física, sólo es la manifestación física de nuestro cuerpo, sólo es nuestro envoltorio.

01_Firsov-Kubla_Pleasure_Dom
No hay creación si no conjugamos correctamente nuestras energías masculinas y femeninas.

El Principio de Generación y la Polaridad

“La generación existe por doquier. Todo tiene sus principios masculino y femenino. La generación se mantiene en todos los planos».

El Principio de Generación está muy relacionado con el Principio de Polaridad porque habla de dos energías opuestas, pero se diferencia de aquél porque se refiere exclusivamente al proceso de creación. .

El Principio de Generación está enfocado sólo para el proceso creativo, ésta es la diferencia con el Principio de Polaridad. Por tanto, el Principio de Generación señala que son necesarios los dos polos opuestos para crear. Para entender el Principio de Generación sólo hay que aceptar la idea “dualidad” del Universo, la idea de que todo en el Universo tiene dos polos, los cuales son necesarios, ya que el Principio de Generación indica que cuando estos dos polos se unen crean algo nuevo.

El símbolo del Yin-Yan representa la perfecta armonía entre las energías masculina y femenina. La parte negra simboliza la energía Yin o femenina; la parte blanca es la energía Yan o masculina. De acuerdo con este símbolo, exactamente donde termina la energía femenina comienza la masculina y viceversa.  Además, observamos que dentro de la parte negra existe un círculo blanco; esto significa que en el corazón de la energía femenina existe la energía masculina y también ocurre lo mismo con la parte blanca. Cada una de ellas necesita de la otra para complementarse y lograr el equilibrio perfecto.

 El equilibrio de estas dos partes es vital para el logro de cualquier empresa.  La energía Yin o Femenina es la receptiva, creativa, imaginativa y pasiva. La energía Yan o Masculina es la dinámica, activa, agresiva y es la que regula la capacidad de dar. La responsabilidad es la energía Yang. La creatividad es la energía Yin. El miedo es la parte negativa de la energía Yin. El miedo paraliza y frustra. Por otra parte, la ira es la manifestación negativa de la energía Yang. Cuando no está bien dirigida, la ira destruye y separa.

Comparándolas, podríamos decir que la energía Yang es más positiva, aún en su manifestación negativa porque induce a iniciar la acción. De esto podemos deducir que siempre es más positivo vivir una experiencia -incluso cuando no logremos el resultado anhelado originalmente- que quedarnos inmovilizados por el miedo a equivocarnos.

Para desarrollar la energía Yin, es necesario aprender a jugar con la vida. La creatividad aumenta notablemente cuando nos dedicamos a algún pasatiempo, cuando nos relajamos y disfrutamos del presente, o cuando nos concentramos en el estudio de algo que nos interesa.

La energía Yin es la energía femenina y gobierna la parte izquierda del cuerpo. Si eres diestro, entonces es aconsejable que comiences a usar más tu mano izquierda. Quizás, al principio, te sientas torpe tomando algunos objetos con esta mano; sin embargo, con tiempo y práctica comienza a utilizar la otra mano. El utilizar ambas manos implica activar los dos hemisferios cerebrales; en otras palabras, los dos tipos de energía. A las personas que están muy acostumbradas a dar demasiado, siempre les recomiendo como ejercicio cerrar la mano derecha y mover mucho los dedos de la mano izquierda. De esta manera, se activa la energía receptiva Yin y la persona se prepara mejor para recibir.

Este principio actúa, generando de forma constante elementos nuevos en nuestra vida. En el mundo físico este principio se manifiesta como “sexo”, y en los planos superiores toma formas más elevadas, pero el principio que subsiste es siempre el mismo. El progreso espiritual también puede verse desde esta perspectiva: así se crea la conciencia, a partir del choque entre la inercia y el poder de la voluntad, dirigida por una mente despierta.

Este principio no tiene que ver con el sexo; el sexo es una de sus manifestaciones. Más allá de nuestro sexo, todos somos portadores de energías masculinas y femeninas y tenemos que lograr la perfecta conjugación de éstas para obtener éxito en la vida. El hombre que es muy machista, es decir, que se ha polarizado en el extremo de la energía masculina, tarde o temprano sufrirá por la falta de su lado receptivo, intuitivo o imaginativo. Por otra parte, la mujer muy dependiente o sumisa, polarizada en la energía femenina, también sufrirá por la falta de iniciativa y confianza en sí misma. Sin importar nuestro sexo, cada uno tiene que desarrollar tanto su parte masculina como femenina para sentirse equilibrado.

Por lo general, en la mayoría de la gente el porcentaje de la parte responsable es muy superior al de la parte creativa. Los casos más extremos llegan al 90% ó 95%, lo que reduce su parte creativa a tan sólo un 5 ó 10%. Cuando una persona tiene un porcentaje muy alto de responsabilidad, es muy probable que se sienta atrapada en una estructura muy rígida por carecer de energía opuesta. La parte creativa es la que nos da nuevas ideas y soluciones a los problemas cotidianos. Por lo tanto, cuanto más alto sea el nivel de responsabilidad, menor será el grado de libertad.
En los adolescentes, el grado de creatividad es generalmente mayor que el de la responsabilidad. Pero cuando el joven ingresa en el mundo de los adultos los porcentajes varían. Lo ideal es lograr el equilibrio entre estas dos energías igualmente importantes.

Atardecer pareja niños

Los opuestos se atraen para crear

La energía tiende a complementarse y por eso, atraemos a nuestras vidas a las personas con la polaridad que nos falta. Cuando una persona es muy tranquila, pasiva o tímida, es muy probable que atraiga a su vida a amigos más agresivos, dinámicos y extrovertidos. Por el contrario, la persona más peleadora siempre busca rodearse de gente más pacífica o sumisa. Cada uno de nosotros atrae la energía que le está faltando.

Cuando estudiamos el Principio de la Polaridad  aprendimos que los polos opuestos son iguales en naturaleza; solamente difieren en su grado de manifestación. También hemos estudiado que uno de los objetivos de nuestra vida aquí en el planeta es aprender a armonizar los opuestos. El sentido de atraer a personas o situaciones con la polaridad que nos falta es el de ayudarnos a encontrar la armonización o punto de equilibrio.

Los opuestos se atraen para generar, regenerar y crear nueva vida. Cuanto más tímida sea una persona, más extrovertido será quien le atraiga. Aunque al principio esta atracción de los opuestos puede generar cierta dependencia entre ambos, con el tiempo cada uno brindará su energía al otro para ayudarlo a encontrar su punto medio. Quien era más tímido dejará de serlo y quien era más extrovertido aprenderá a mediar más sus actos. La idea no es que cada uno se convierta en el bastón de apoyo para el otro, sino todo lo contrario. Cuando finalmente una persona encuentra su punto de equilibrio, a la vez comienza a sentir la Unidad con el Universo y verdadera Paz interior.

Esta ley, nos muestra cómo los principios masculino y femenino están siempre en acción en la Naturaleza. En cada uno de los planos, la energía femenina busca su unión con lo masculino, absorbe de éste lo activo y produce una fuerza nueva. Lo masculino es lo generador y lo femenino lo concebidor. La generación se manifiesta en todo y siempre están en acción los principios masculino y femenino; no solo en el plano físico, sino también en el mental y en el espiritual.

Este principio se refiere exclusivamente a una función de generar diversas manifestaciones visibles a través de la unión de los principios femeninos y masculinos en cualquiera de los planos ya mencionados. Debemos recordar que para que exista la electricidad tiene que haber dos polos: el positivo y el negativo. Solamente la combinación de ambos produce la electricidad. Los problemas de la vida, por ejemplo, constituyen el polo negativo, fuerza que al ser fecundada por una energía positiva y generadora, permite lograr lo que se desea.

El proceso en sí es el siguiente: el principio femenino utiliza la energía que le envía el principio masculino para realizar una creación, de manera que ninguno de los dos principios es capaz de actuar por sí sólo, se necesitan imperiosamente el uno al otro. Si bien es cierto que en la mayoría de las creaciones el principio masculino y el femenino existen por separado, hay también formas de vida que poseen ambas combinándose en un sólo organismo.

dali-nic3b1o-geopolc3adtico-observando-nacimiento-del-hombre-nuevo-1943
Pintura al óleo “Niño geopolítico observando nacimiento del hombre nuevo” (1943) de Salvador Dali

La Generación se manifiesta en todos los planos.

Esto quiere decir que tanto a nivel físico, como mental, emocional y espiritual

Esta ley dice que “Todo se genera”. Todo en el Universo es creado. El estudio del Principio de Generación nos recuerda nuestra naturaleza creadora y la importancia de desarrollarla para la expresión del Espíritu. Fuimos creados a “imagen y semejanza” de nuestro Padre. Dios creó el Universo; por tanto, nosotros tenemos la habilidad para crear nuestro propio Universo también.

La originalidad no existe. Todo ya ha sido creado. Lo que llamamos creatividad no es más que la tarea de reciclar la información que ya poseemos. Siempre nos basamos en los elementos conocidos. Toda la información que adquirimos converge en un solo punto o instante en el tiempo donde se manifiesta la creatividad. Utilizamos todos los elementos que nuestra conciencia posee y les damos la forma que deseamos en ese momento. Ese instante en el tiempo es el de las posibilidades infinitas.

Al igual que un bebé se genera de la unión de un hombre y un mujer, así generamos nuestra vida. Si en nuestro alrededor continuamente estamos generando el mal, la discordia, la crítica, etc., estaremos continuamente generando causas negativas, no podremos generar positividad en nuestra vida, y por eso creeremos que todo nos sale mal.

No hay creación si no conjugamos correctamente nuestras energías masculinas y femeninas. En nuestra sociedad está muy valorizada la energía Yan o masculina, la que nos inclina a asumir responsabilidades y funcionar dentro de una estructura organizada. Pero cuanto más nos introducimos en esa estructura, más limitamos nuestra capacidad creativa.

De ahí que se diga que todos somos creadores o dioses en potencia, pues si fuéramos capaces de poner en práctica ambos principios sin duda haríamos «grandes milagros». La mayoría de la gente vive sin usar su principio masculino, es decir, piensa, siente, intuye… pero no dota a esas ideas o pensamientos de la energía necesaria para que puedan suceder.

Taoismo34

Principio de Generación a través de la Ciencia

¿Cómo conecta este principio mental con algunas teorías científicas actuales?

En cosmología, además de los agujeros negros de los que habló Stephen Hawking, se han descubierto las llamadas fontanas blancas. Así, un agujero negro es un lugar donde la materia se ha condensado en un espacio tan reducido que la gravedad que emite es tan fuerte que ni la luz puede salir de ahí. Los agujeros negros serían como los «comedores de materia», destructores del universo, mientras que las fontanas blancas son lugares donde la luz es repelida y toda la materia es sacada hacia afuera como si fuese una fuente de luz, son los lugares de creación del universo. Estos agujeros negros y fontanas blancas se cree que están conectados por agujeros de gusano, pero esto todavía no ha sido evidenciado.

En psicología, se habla de los dos hemisferios cerebrales. El hemisferio izquierdo es el racional y potencia las matemáticas, la lógica, el habla, mientras que el hemisferio derecho es creativo, se desarrolla con el arte, la música, con las actividades intuitivas.

En química, la formación de los enlaces químicos se produce porque los átomos no son estables. Tienen más electrones que protones, o más protones que electrones, lo que hace que busquen emparejarse con otros átomos formando moléculas.

¿Cómo llegaron a formularse estas leyes del Kybalión? ¿Qué métodos utilizaron para descubrirlas? No lo sabemos, es un enigma. Y un enigma es una pregunta sin respuesta o con una respuesta controvertida. Sea como fuere, parece que estos axiomas, si los demuestran los científicos actuales, fueran más verdad que si los exponen los filósofos místicos y herméticos de la Antigüedad.

hermes-caduceo-e1335958907525

FUENTES:

Si te gusta, por favor ¡comparte!

2 Respuestas a “«EL KYBALIÓN»: 7. Principio de Generación”

  1. Es verdad, en esta parte del mundo se está perdiendo el conocimiento de una parte de nosotros… quizás porque nuestra cultura nos la muestra como magufa y que como no se puede probar no puede ser cierta… la ciencia, aunque es muy importante, nos demuestra también que se equivoca y que llega unos miles de años tarde en partes de conocimiento que en Oriente y en otros lugares ya se tenían.
    Es quizás por esto, por confiar solo en lo tangible, en lo que se puede probar desde el punto de vista material que esta sociedad no está sana, la salud colectiva y la salud individual son un compendio de salud física y salud del alma….para mi el alma de la sociedad está muy enferma y no hemos descubierto aún, o quizás no interesa enseñar, cómo sanarla.
    ¿Cómo muestras a los demás lo que no quieren o no pueden ver, cuando ni tu misma sabes qué es lo que hay que ver, ni siquiera si puedo yo verlo? Sin embargo, siento muy adentro que hay mucho que aprender y mucho que enseñar y que el tiempo individual es demasiado corto.

    Un abrazo (;

Deja un comentario