A

Espagíria, la Medicina Alquímica

La Espagiria es la aplicación de la Alquimia para la producción de Medicamentos. 

Espagiria es un nombre dado a la producción de medicinas a partir de plantas utilizando procedimientos alquímicos. La Esparigia es una palabra atribuida a Paracelso («Spagyria») del griego «spaô», «extraer» y «ageirô» reunir. Fue usado como sinónimo de Química.

espagiria

La Influencia Árabe

En Al-Andalus una parte muy importante de la alquimia era la espagíria, heredera directa de la antiquísima alquimia egipcia.

La Espagiria es la hija de la vieja «al kimiya» (Alquimia), que nos ha llegado de Egipto y Oriente. Mientras que la ciencia «al-kémica» se dedica al Reino de los Metales y a la Transmutación Metálica, la Espagiria se orienta hacia la medicina.

La principal contribución de los árabes a la alkímya fue disminuir su parte mística centrándose más en la parte experimental. Esto se debió a la idea de ciencia que el árabe tenia pues para él la naturaleza era observada como una realidad de gran variedad y no como una idea filosófica. Los árabes fundaron la Farmacopea en Arabia, hecho que potenció la producción de notables avances alquímicos como la obra alquimista de Abu Musa Jabir al-Sufí (720- 812), cuyo sombre se latinizó como Geber en Occidente

La influencia árabe penetró en occidente primero por España: el califato de Córdoba alcanzó su apogeo durante los reinados de Abderramán II (912-961) y de al-Hákam II (961-976). Se crearon escuelas y bibliotecas que atrajeron a los estudiantes de todo el mundo mediterráneo.

En España se desarrolló en Al Andalus un saber Espagírico muy avanzado, con los sabios andalusíes recogiendo y desarrollando el saber Egipcio y Griego; este conocimiento fue adaptado y renovado por Paracelso en Suiza, y retomado por Felipe II en sus laboratorios de El Escorial. Así que podemos redescubrir El Escorial como espacio dedicado al hermetismo y a la búsqueda de la piedra filosofal y del elixir de la inmortalidad y en un aspecto más prosaico, como lugar de referencia de la medicina natural y holística.

Spagyric

La Espagiria,  Holística y Hermética.

La Espagiria, la rama médica de la Alquimia, era y es, el máximo exponente la salud holística y hermética.

Hasta no hace mucho, la medicina tenía una visión cósmica del hombre, siguiendo el aforismo hermético «lo que es arriba (el universo), es abajo (el hombre y la tierra)».  La Alquimia, la Teurgia y la Astrología son las tres ciencias que componían el Trivium Hermeticum creado por Hermes Trismegisto, y que están en la base de la Espagiria.

En el siglo XVI hubo un renovado interés en dos aspectos de la alquimia: el primero, más filosófico y hermético, derivado en gran parte de fuentes griegas y humanísticas; el segundo, más práctico, estrechamente relacionado con la medicina .

La espagiria tiene sus fundamentos en la aplicación de los principios y prácticas de la antigua Arte Alquímica que afirman que el hombre enferma por un desequilibrio de las fuerzas sutiles y densas. Por este motivo, hay que curar a la vez el cuerpo, la psique y el espíritu.

La espagiria es fruto principalmente de una forma de fitoterapia que además de tener en cuenta los principios de la ciencia de las plantas, añade unos conceptos propios durante las fases de preparación de estos remedios vegetales. Estos conceptos están relacionados con la alquimia medieval y con la astrología. Mediante los procesos y métodos a los que someten al vegetal desean captar un concepto de “energía vital” del vegetal como ser vivo

Entre estos procedimientos están la fermentación, destilación y la extracción de componentes minerales de las cenizas de la planta. Estos procesos estaban en uso en la alquimia medieval generalmente para la separación y purificación de metales en menas, o para separar la sal del agua u otras soluciones acuosas.

Hay que tener en cuenta que en los productos espagíricos también se emplean derivados de minerales y de gemas.

Avicenna_-_Canon_of_Medicine
Avicena y el Canon de las leyes médicas.

Basilio Valentín , alquimista de su estado y religioso de la Orden de San Benito ,  vivio en el convento de Erfurt en Alemania en la segunda mitad del XV.  Habría trabajado, entre otras cosas, en antimonio para obtener medicamentos . Podría ser el predecesor de Paracelso, aunque no mencionó su práctica. Los libros de Basile Valentin se llaman «apócrifos» . Fueron encontrados en circunstancias curiosas. Por ejemplo, un rayo habría abierto una columna del templo de Erfurt en la que estaba escondida una obra titulada Las doce claves de la filosofía.

La fabricación de medicamentos y terapia de acuerdo con las reglas ideológicas y prácticas de la alquimia se remonta a Theophrastus von Hohenheim (1493-1541), llamado Paracelso, a quien se le ha transmitido el término:

«Por lo tanto, aprender alquimia, que generalmente se llama spagyria, te enseña cómo dividir erróneamente de lo justo»

 

Paracelso vio la química como un arte espagírico capaz de descomponer compuestos para obtener transmutaciones y medicamentos más efectivos que los tradicionales, de concepción hipocrática, galénica y árabe.

Con la producción de productos farmacéuticos utilizando procesos alquímicos, Paracelso diferenciaba su sistema de curación de la medicina » galénica » que estaba muy extendida en ese momento . La aplicación terapéutica se llevó a cabo en el contexto de la filosofía alquímica y, por lo tanto, de la visión alquímica del hombre y su entorno. Esto incluía la idea del pato , los cuatro elementos , los principios filosóficos , el Astra, el concepto de Arqueo , extendido por Paracelso iatroquímicamente , el Mumia , los Virtutes y el Tartarus .

Paracelso afirmó que el verdadero propósito de la alquimia no era conseguir oro, sino más bien la producción de medicamentos. El término «Spagyria» ha sido utilizado por Paracelso en su libro «Liber Paragranum», derivado de las palabras griegas «span y ageiro’, el significado esencial de los cuales es «separar y combinar».

Paracelso dice lo siguiente:

«Darumb so lern Alchimiam, Die sonst Spagiria heibt,
Die lernt das falsch scheiden von gerechten».«…por eso aprende la Alquimia, que de otro modo es llamada Espagiria,
ella enseña a separar lo falso de lo justo».

Paracelso, Opus Paramirum

El verdadero objetivo de la espagiria es influenciar el Sahu, la estructura anímica en la cual se asienta el sulphur y mercurio del ser humano.

Los alquimistas de la época, consideraban al mundo en dos estados posibles: o diluidos o coagulados (et solve et coagula). La dualidad alquímica es muy similar a la dualidad en la medicina china y además es necesaria porque no se puede entender el frío sin compararlo con lo caliente, ni lo negro sin lo blanco, ni lo agradable sin lo desagradable. Todo en este mundo participa de esa dualidad. El espagírico recoge un vegetal en un estado líquido o coagulado, separa sus partes nobles (sulphur, mercurio y sal), retira de ellos lo grosero y vuelve a unir las partes una vez que queda en ellas todas la esencia, el espíritu y el alma de la planta.

En el interior de los medicamentos preparados según los principios espagíricos, se concentra la “quinta esencia” incorpórea espiritual, de la sustancia bruta vegetal o mineral. Esta sustancia viene fluidificada por el doble procedimiento alquímico de la separación (griego: spao = parto) y de la reunión (griego: agério = reúno) de los tres componentes que forman la sustancia misma (cuerpo, alma y espíritu).

Se pensó conseguir, el espíritu de la planta mediante la fermentación, el cuerpo por la incineración y el alma por la destilación a corriente de vapor. La Espagírica no es homeopatía, aún utilizando dosis reducidas con la dilución (la karena), tampoco es antroposofía, a pesar de que haya enlaces, sobre la impostación en materia espiritual y en la capacidad de conocimiento acerca lo ultrasensible.

La acción de las quintaesencias espagíricas es dulce y eficaz, sobre todo en el profundo y a nivel del terreno genético y ambiental. La cura precisa de tiempo, porque el remedio actúa inclusive a nivel del alma del paciente.

Paracelso (Suiza, 1493-1541)
Paracelso (Suiza, 1493-1541)

La Triada Alquímica

Según la filosofía Alquímica, existe una tríada (triple manifestación de lo existente en todas las cosas existentes): ésta encuentra su expresión en los tres principios filosóficos llamados “las tres sustancias”, consideradas las bases de cada manifestación.

Los medicamentos espagíricos se componen de tinturas principalmente vegetales obtenidas en fechas determinadas de acuerdo a las influencias astrológicas. En este punto se diferencia de la fitoterapia y de la medicina Homeopática, que no toma en cuenta estas influencias.

La espagiria más comúnmente se refiere a la tintura de la planta, a la que se ha añadido mediante un proceso también la ceniza de la planta ya calcinada. La justificación original para estas tinturas especiales a base de plantas parece haber sido que, utilizando sólo un extracto de alcohol no se puede esperar que contengan todas las propiedades medicinales de una planta viva, y lo que trata este sistema es que el componente mineral de la planta sea quemado, preparado por separado y luego vuelto a añadir para ‘potenciar’ la tintura alcohólica. Las raíces de la palabra por lo tanto primero se refieren a la extracción o separación del proceso y luego al proceso de recombinación.

Los que fabricaban estas tinturas vegetales sostienen que poseen superiores propiedades terapéuticas que las tinturas de alcohol simple. En teoría, estas tinturas espagíricas opcionalmente, también pueden incluir el material de la fermentación del material vegetal, así como cualquier componente aromático, que puede ser obtenida a través de la destilación. Al producto final de estos procesos se le denomina «esencia».

El concepto de los remedios espagíricos a su vez se basa en los tres principios fundamentales de la alquimia denominados, azufre, mercurio y sal (filosóficos).

«La base de estas materias era la trinidad de los principios alquímicos: el azufre, el mercurio y la sal. La sal era el principio de fijeza (no-acción) e incombustibilidad; el mercurio significa el principio de fusión (capacidad de fusión y de fluidez, así como de volatilidad), y el azufre era el principio de inflamabilidad.»

Las tres propiedades primordiales alquímicas y sus correspondencias en la espagiria son:

Mercurio = es Paracelso el que introdujo el término elemento agua, que representaría la esencia de la vida de la planta, el extracto de alcohol de la planta, sería el portador de la esencia de la vida.
Sal = elemento tierra, lo que representa el vegetal extraído de las cenizas de las sales del cuerpo calcinado de la planta.
Azufre = elemento fuego, cualidad de la planta, que representa la esencia de aceites volátiles del vegetal.

En el ser humano como en los otros reinos (vegetal, mineral…), el Mercurius hace referencia a la energía del Espíritu, el Sulphur a la energía del Alma y la Sal a la energía del Cuerpo. Estas escrituras coinciden en estimar que la “enfermedad” en el hombre aparece cuando hay un desequilibrio en La Triada: Cuerpo-Alma-Espíritu.

Según Paracelso la naturaleza en sí misma estaba «en bruto y sin terminar» y que el hombre tenía la tarea dada por Dios de hacer evolucionar las cosas a un nivel superior. Como por ejemplo: La planta medicinal «cruda» se ha de dividir en los componentes básicos que calificaba como «azufre» Mercurio», y «Sal» filosóficos y que luego, también hay que eliminar los componentes no esenciales. Estos tres elementos luego se recombinan apropiadamente dando como resultado el remedio espagírico.

En resumen, algunas características de la Triada Alquimica

Mercurius (Espiritu): Es el principio femenino “del todo”, el principio vital, el prãna según el Hinduismo. De él nace el olor y el color azul. En el reino vegetal el Mercurius está representado por el alcohol etílico (C2H5OH) y es común para todas las plantas. Se obtiene mediante el proceso de fermentación o muerte del cuerpo. Una vez terminada la fermentación, el alcohol puede alcanzar su máxima pureza con procesos sucesivos de destilación y rectificación, para así obtener el Mercurius en su más alta pureza.

Sulphur (Alma): Es el principio masculino “del todo” que actúa fecundando lo pasivo y femenino. De él nace el sabor y el color rojo. En el reino vegetal el Sulphur está representado por los aceites esenciales. A diferencia del Mercurius (etanol) que es común para todas las plantas, la composición del Sulphur (aceite esencial) difiere de una planta a otra. Existen varios métodos para la extracción de aceites esenciales, entre ellos tenemos el más utilizado: La destilación por arrastre de vapor. Dicho método protege la evaporación del Sulphur.

Sal (Cuerpo Ɵ): Es el principio que permite la unificación del “Macho” y de la “Hembra”. La Sal proporciona el equilibrio, la estabilización, la combinación armónica entre Alma (Sulphur) y Espíritu, (Mercurius). De él nacen la forma, el peso y el color amarillo. En el reino vegetal la Sal está representada por las sales minerales (principalmente Carbonato de potasio 90% y oligoelementos 10%, Zn, Mn, Fe, Co, Ni, Cr, F, Cu, Mo, Se, Si, Va). Estas sales son obtenidas de la calcinación de la planta, después de haber realizado la extracción del Sulphur y el Mercurius.

La Espagiria, Medicina Astrológica 

La espagiria es una medicina astrológica porque está basada en la astrología y en las asignaturas planetarias asociadas a plantas y metales. Es necesaria una mínima base astrológica para poder aplicarla, ya que no trata enfermedades sino enfermos.

A cada individuo le corresponde un tratamiento singular, ya que como bien sabemos cada ser es único. A través de la carta astral, la radiografía del alma, podemos descubrir la patología o “enfermedad crónica “del individuo. Los síntomas se trabajan a través de la revolución solar o los tránsitos del momento que se vive y se precisa.

Esta técnica medicinal astrológica utiliza los 7 planetas principales, del Sol a Saturno. ¿Por qué no toda la carta? Pues porque se utilizan los que tienen una incidencia cromática en el individuo y en el universo. Resumiendo: los que están a la vista. Cada planeta viene representado por un color y por una gema  (mineral) y tienen un efecto directo en nuestra alma. Podemos tratar los planetas más debilitados con su tratamiento correspondiente y reforzarlos o también potenciar el planeta más fuerte para contrarrestar el débil. Eso es en función de lo que el momento precise y determine el profesional en astrodiagnosis.

Las siete plantas de Paracelso, basadas en la astrología médica, están disponibles los días de la semana de acuerdo con un «calendario» fitoterapéutico asociativo diseñado de esta manera:

  • Domingo – Sol : Hypericum perforatum .
  • Lunes – Luna : álbum de Viscum .
  • Martes – Marte: Urtica dioica .
  • Miércoles – Mercurio : Sambucus nigra .
  • Jueves – Júpiter : Taraxacum officinalis .
  • Viernes – Venus : Achillea millefolium .
  • Sábado – Saturno : Equisetum arvense .

Las Preparaciones Espagíricas reúnen en sí el poder medicinal de la planta de manera integral y sinérgica. De acuerdo con el remedio que se debe preparar, se siguieron operaciones variables para «volver a mezclar» más o menos de las fracciones alcanzadas.

Como explican Paracelso y muchos otros, se trata de extraer los principios activos de una planta completa con diferentes métodos , alcanzando así diferentes fracciones que al final deben unirse nuevamente, concentrarse, purificarse y mejorarse. La preparación normalmente consistía en operaciones de «división» y luego de «reunificación».

Las operaciones «separativas» consistieron esencialmente en:

  • destilación y separación de aceites esenciales ;
  • fermentación del resto con levadura y azúcares;
  • destilación del alcohol así preparado;
  • destilación de agua ;
  • sublimación seca para extraer los alcaloides restantes;
  • destilación de alquitrán ;
  • incineración de los restos;
  • extracción de la ceniza de las sales solubles y su condensación .

En términos contemporáneos, sería la extracción de los aceites esenciales mediante evaporación, y con ese vapor se alcanzaría el «azufre». Luego, la fermentación del resto de la planta y la destilación del alcohol producido sería lo que producirá el ‘Mercurio’. La extracción de los componentes minerales de las cenizas calcinadas de la planta constituirían la ‘sal’. La dilución de los aceites esenciales en el alcohol, y después la disolución de las sales minerales es cuando se produciría la poción final.

Hay que tener en cuenta que ésta es una representación simplificada del proceso que varía fuertemente según la fuente elegida. No es posible detallar todos los pasos de preparación de una tintura vegetal espagírica ya que es un proceso muy complejo .  La idea final del proceso es recoger al máximo la “energía vital” de la planta siguiendo un sistema alquímico y dinamizar el producto espagírico final obtenido para que adquiera una “alta fuerza energética”. Sugiere la extracción de la Quintaesencia. La Quintaesencia es hallada en el interior de los cuatro elementos (Fuego, Aire, Tierra y Agua) sin ser ninguno de ellos.

Coincidencias con otras Medicinas Tradicionales

La Espagiria es la medicina sagrada occidental, con un rango similar a la China, la Ayurveda y la Tibetana. Todas ellas comparten una visión energética y espiritual del hombre, así como un enfoque de sanación a través de la naturaleza y de la recuperación de la energía y si se puede, también de la mente.

Todas tienen un origen común que comparte con la tradición Sankya, origen del Tantra y del Ayurveda, los antiguos cultos a Isis y la sabiduría egipcia cuya culminación en la Escuela de Alejandría fue motor de todo el conocimiento difundido en el Mediterráneo griego y romano, la filosofía taoista, madre de la medicina tradicional china, así como probablemente el conocimiento del que poco sabemos pero intuímos que dio origen a la cosmogonía maya y azteca y a las ricas tradiciones de los ¿primitivos? pueblos polinesios. Al respecto de la conexión Ayurveda-Espagiria es cuanto menos curiosa la similitud entre la espagiria mineral y los remedios ayurvédicos hechos a partir de metales (basmas) y de gemas.

Hay drogas todavía se fabrican ocasionalmente de acuerdo con este principio. Varios métodos de curación se resumen bajo el término spagyric. El objetivo terapéutico es influir positivamente en una » fuerza vital »  para activar los poderes de autocuración . La base teórica está formada por elementos de la filosofía natural antigua (por ejemplo, «teoría de elementos»), teoría de la firma y patología humoral .

La tintura de romero o el aceite de hipérico siguen muy especialmente este tipo de procedimientos. Empiezan con la recolección de la planta en el momento óptimo para maximizar los rendimientos en la extracción de los principios activos. Cada planta tiene su momento perfecto para su recolección. No es lo mismo hacerlo y tratarla en un momento u otro si respetamos los ciclos de la naturaleza y las influencias solares y astrales.

El aceite de hipérico, por ejemplo, tiene un óptimo momento para su recolección: justo cuando la planta florece, que suele ser por los alrededores del 24 de junio, y su recogida es mejor de media mañana al mediodía. Con esto se intenta respetar los ciclos vegetales en conexión con la botánica de cada especie.

Por mucho tiempo en la medicina moderna se ha creído que la acción farmacológica de las plantas medicinales, se debía sólo a algún principio activo que se podía aislar (y sintetizar); en estos últimos años se ha descubierto que depende sobretodo de un tipo de sinergia de factores, no todos conocidos, ni todos químicamente cuantificables.

Un remedio espagírico actúa simultáneamente mediante una acción bioquímica (ingredientes activos y oligoelementos disueltos en el remedio después de la calcinación de las cenizas) y una acción biofísica, obtenida por dinamización que ocurre con la circulación y por la energía de los rayos sol-lunares. Esto se puede rastrear analizando su espectro electromagnético.

Muchas gracias por leernos. Si te ha gustado puedes compartir

Banner No copies, respeta y comparte

FUENTES:

Una Respuesta a “Espagíria, la Medicina Alquímica”

  1. He notado que las aspirinas que uso habitualmente no surten efecto, habiéndose agotado mis existencias de estas encontré unas que había comprado con anterioridad a la pandemia, no basto más que una para detener el molesto dolor. Ahora pretendo abocarme a elaborar mis propios medicamentos. Afortunada coincidencia esta publicación que me indica que estoy en el camino correcto.
    Muy Agradecido Doña María Mercedes!

Deja un comentario