Sapo Bufo alvarius

El Poder Mágico de «la Leche» de Sapo

El Poder Mágico de «la Leche de Sapo»  ha tenido una influencia cultural ancestral; por eso mismo los sapos han sido objeto de usos mágicos y medicinales en todo el mundo. 

LA MOLÉCULA DE DIOS 

La molécula de Dios es la bufantoína, el veneno extraído del sapito de Sonora o bufo alvarius, uno de los alucinógenos más potentes de cuantos se encuentran en la naturaleza. El trance dura entre 15 y 20 minutos y tiene efectos secundarios. Algunos de ellos son las taquicardias, el desmayo y puede ocasionar la muerte según las características biológicas del consumidor. En este caso, al fotógrafo valenciano le ocasionó un infarto de miocardio tras inhalar esta sustancia.

Los sapos (Bufonidae) son una familia del orden Anura, una clase de los anfibios conocidos. Muchas de sus especies se conocen con el nombre común de sapos; no obstante, numerosas especies pertenecientes a otras familias también son comúnmente denominados sapos. Esto es así porque las características que popularmente se utilizan para distinguir a las ranas de los sapos no son las mismas que se utilizan en la clasificación científica. Según la cultura popular, se diferencian en que las ranas tienen la piel lisa y húmeda, mientras que los sapos tienen la piel áspera y seca y son más caminadores que saltadores, de ahí que sus patas sean más cortas.

El sapo es un animal poco visible, ya que por lo general se esconde durante el día. Se activa al atardecer y caza de noche los invertebrados de que se alimenta principalmente. Se mueve con un paso lento y torpe o a saltos cortos; tiene la piel de color marrón grisáceo, cubierta de protuberancias parecidas a verrugas. Los sapos también se definen como anuros ya que no tienen cola.

Hay especies de diferentes familias y en distintos lugares del mundo, En Europa también existen especies con parecidas propiedades mágicas que el sapo bufo alvarius.

  • BUFO BUFO El sapo común o sapo europeo (Bufo bufo)  es una especie de anfibio anuro de la familia Bufonidae muy habitual en toda clase de hábitats europeos, sobre todo en aguas estancadas: balsas de riego, albercas, etc, al ser más resistente a las aguas insalubres que otras especies de anfibios durante la fase de renacuajo.[cita requerida] Se distribuye por toda Europa salvo Irlanda, Islandia y algunas islas mediterráneas, además de Asia noroccidental y pequeñas partes del noreste africano. Es uno de los anfibios más conocidos, dada su distribución y requerimientos ecológicos laxos.

En particular, el sapo común (Bufo bufo) posee sobre el dorso unas glándulas que segregan un líquido, la temida bufotenina, un alcaloide que se encuentra en ciertos hongos como la matamoscas (Amanita muscaria). Esta sustancia es capaz de provocar trastornos alucinatorios y ésta es, sin duda, la razón del papel preponderante del sapo en los asuntos de brujería. Las alucinaciones provocadas por la absorción de mixturas en cuya composición entraba una buena parte de carne de sapo eran lo que podían llevar a las brujas a los sabbat.

  • BUFO SPINOSUS. El sapo común ibérico, Bufo spinosus, es una especie de anfibio anuro de la familia Bufonidae que habita toda la Península Ibérica y la parte occidental de Francia. Durante mucho tiempo fue considerado parte de la especie paneuropea Bufo bufo, como su subespecie Bufo bufo spinosus. Es el mayor de los anfibios de la Península Ibérica, superando las hembras más grandes los quince centímetros de longitud corporal. Es un anfibio que raramente presenta actividad diurna, pues durante el día se oculta en refugios como escondrijos bajo piedras o troncos, ya que se activa por la noche y caza de noche los invertebrados de los que se alimenta principalmente.

Quince de las 47 especies de ranas y sapos utilizadas en la medicina tradicional pertenecen a la familia Bufonidae. En diferentes culturas y desde épocas inmemoriales se adjudican a los sapos y las ranas una serie de propiedades curativas. Desde calderos de brujas hasta curanderas modernas, los anfibios forman parte de la «farmacia alternativa» de la cultura popular.

Se remonta a muchos siglos el prejuicio que considera maléfico y miserable al sapo. En la antigüedad naturalistas de renombre, como Plinto, afirmaban que era suficiente el efluvio que desprende uno de estos parias de la creación para provocar la muerte, y Aristóteles en su Historia Natural diferencia el sapo de la rana y haciendo un comentario desafortunado declara que el hígado de sapo presenta mal aspecto y habla sobre la mala mezcla de sustancias en su cuerpo.

Su uso sagrado desde tiempos prehispánicos queda demostrado en la iconografía de sapos en templos religiosos. La entrada al recinto más sagrado de Tenochtitlan, la majestuosa capital del imperio mexica, está flanqueada por dos ranas sonrientes esculpidas en basalto. El uso ritual de este potente enteógeno quedó sepultado tras la colonización y ha emergido en años recientes con fines terapéuticos y cientificos, pero también oscuros, peligrosos e inlegales.

Hoy en día, los chamanes seris recolectan, tratan y consumen la secreción del sapo Bufo alvarius como parte de sus rituales con cantos antiguos, como el llamado “rezo del sapo”, o el mito originario del cuacöj cuasol, el hombre amarillo, el primer habitante del desierto que les confirió el conocimiento de la tierra por medio de sus cantos y sus rezos y que está relacionado a Quetzalcoatl y Kukulkán como portadores de conocimiento.

En México algunos chamanes le otorgan propiedades curativas, mentales y físicas, para personas deshauciadas por la medicina. Incluso aseguran que puede curar la adicción a las drogas. Este chamanismo tradicional es la unica alternativa que tienen millones de personas que no pueden acceder economicamente a la medicina cientifica.

Vemos, por tanto, que existe un uso tradicional en ritos “mágico-religiosos” de drogas psicodélicas procedentes de la naturaleza tipo 5-MeO-DMT (Sapo Bufo), DMT (ayahuasca), mescalina (peyote), LSD (cornezuelo de centeno) con niveles de intoxicación limitados por códigos de uso social que tutela el chamán (hechicero, brujo, bruja) que no crean problemas en la comunidad ni en el individuo.

El SAPO  BUFO ALVARIUS

El !Sapo», es el ‘viaje’ de moda entre empresarios y vividores de experiencias fuertes

El Bufo Alvarius o sapo del río Colorado, es una de las 400 especies de ranas mexicanas, que en unas glándulas detrás de la cabeza guarda una secreción que, deshidratada y después fumada, contiene un explosivo coctel de alcaloides psicoactivos, sobre todo, el 5-MeO-DMT.

El sapo bufo alvarius del desierto de Sonora, entre California, Arizona y Nuevo México, cuya toxina se puede comprar a traficantes  por Internet posee uno de los venenos más potentes del mundo . El rito consiste en fumarlo cristalizado o inhalarlo. En la primera calada las glándulas del sapo entran directamente al cerebro. Empieza el viaje cósmico. Los efectos alucinógenos duran entre 15 y 20 minutos y tienen una fuerte intensidad. Las alucinaciones pueden volver con el sueño durante días. En el organismo puede producir taquicardia, desmayos y muerte. Es considerada el enteógeno más potente que existe.

Esta es una molécula presente en el propio cerebro humano pero en dosis bajas que al momento de suministrarlas, comienzan a circular por los receptores de la serotonina provocando breves pero agudísimos estados de alteración o rapto de la conciencia , utilizado desde la antigüedad por los chamanes de las culturas precolombinas

La llamada DMT o ‘escamas de sapo’ -así es como se conoce también a la nueva droga de moda en España- puede ser mortal. La sustancia se obtiene de la piel de una rana. La ‘molécula de dios’ se vende como medicina contra las adicciones, pero se trata en realidad de una potente droga.

La gente del campo siempre ha advertido del riesgo de acercarse a los sapos porque cuando se sienten atacados escupen el veneno que almacenan en unas grandes glándulas delante de sus ojos para defenderse.

La mayoria de  sapos secretan un veneno blanco y espeso a través de su piel. Esta «leche de sapo» o bufotenina a veces es alucinógena, y se dice que es un ingrediente en algunos ungüentos voladores antiguos. Las exudaciones de los sapos son uno de los ingredientes alucinogenos, para la grasa con que se untaban las brujas para volar al aquelarre.  Hay quien los chupa, literalmente, para colocarse (una locura suicida) El asalto masivo al sistema nervioso que produce el veneno de sapo es muy bestia y que para cualquiera que se halle fuera del mundo tradicional (chamanes, brujas, etcétera) experimentar con estas sustancias resulta «el pináculo de la estupidez».

Este mensaje tradicional contrasta con otros que se están difundiendo últimamente en nuestro entorno incitando a experimentar un “viaje espiritual”, una “experiencia mística” o un “proceso curativo” con el veneno del sapo ‘Bufo Alvarius’ del desierto de Sonora (América del Norte)

EL CASO NACHO VIDAL

El verano pasado  el exactor y director de cine porno Nacho Vidal, fue acusado del homicidio imprudente del fotógrafo de moda José Luis Abad, quien se sometió al ritual ‘el sapo bufo’ para que superar su adicción a las drogas en una especie de ritual “chamánico”.y acabó muerto con parada cardiaca tras inhalar un potente tóxico, procedente de las glándulas de ese anfibio.

El propio Vidal cuenta en un vídeo que el ritual del sapo llegó a él a través de amigos que habían cambiado ésta por otras drogodependencias. Uno de ellos le invitó a su casa en Ibiza bajo la promesa de acabar con sus adicciones:

«Me sacó una pipa con cristal, me la puso en a boca y fumé sin saber muy bien qué iba a pasar, sin saber qué esperar. Me dijeron que abriera los brazos, que mirara al sol, fumé con todas las ganas que podía y fue no acabar el humo y de repente… desconecté. Desconecté de una manera increíble. No sé adónde me fui ni el tiempo que pasó ni nada».

Últimamente los “neochamanes psicodelicos” de nuestro entorno utilizan el  relato cultural del chamanismo para vender su consumo como “viajes” o “procesos curativos” a sus clientes. Para ello se rodean de toda una parafernalia de ropajes, objetos exóticos y verborrea mágico-mística (MAGIA CAOTICA) con el fin de otorgar verosimilitud al rito chamánico y dar a inhalar el veneno cristalizado del Sapo Bufo.

El rito chamánico que supuestamente utilizó Nacho Vidal con el fotógrafo José Luis Abad y que dio como resultado su muerte por infarto, es una práctica habitual en estos grupos que utilizan diversas vías de captación para sus sesiones y proyectos espirituales. Tras todos ellos se encuentran lucrativos negocios.

Se trata de una forma de consumir el potente alucinógeno que se extrae de las glándulas cutáneas del bufo alvarius, una variedad de sapo procedente del desierto de Sonora, entre México y Estados Unidos. Esas glándulas contienen uno de los más potentes alucinógenos que existen, la 5-MeO-DMT, es decir, 5-metoxi-dimetiltriptamina, conocida popularmente como la molécula de Dios… o del Diablo.

El veneno de este sapo llamado también “molécula de Dios” o “medicina del sapo” no es más que una Triptamina al igual que el LSD. Es decir, drogas psicodélicas con efecto enteógeno. Las dos actúan neutralizando las áreas de la Corteza Cerebral que impiden que las sensaciones, emociones y percepciones provenientes del inconsciente interfieran en el normal funcionamiento de la mente.
El efecto enteógeno consiste en vivir como reales las alucinaciones visuales y auditivas provocadas por el consumo de sustancias psicodélicas como el veneno de este sapo o el LSD.

A nivel corporal sus efectos son imposibles de controlar por el “neochaman”: dilatación de las pupilas, vómitos, náuseas, sudoración, salivación, aumento de la tensión arterial. contracciones involuntarias de los músculos, agitación, rigidez muscular, dolores de cabeza, escalofríos, diarrea, fiebre e, incluso, puede causar arritmias que acaben en infarto y muerte como sucedio con el prestigioso y galardonado fotógrafo de moda, José Luis Abad,

Aunque disfrazadas de esoterismo,  sobre estas peligrosas prácticas no creo que haya muchas más cosas que comentar, aparte del grado de estupidez e ignorancia que es capaz de alcanzar el ser humano.

Hoy la ciencia investiga las pieles de estos animales para descubrir cómo pueden ayudar al organismo frente a bacterias y hongos. Durante milenios, las secreciones de su piel y de las glándulas parótidas (cerca de sus orificios auditivos), así como sus huesos y tejidos musculares, se han utilizado como remedios para infecciones, mordeduras, cáncer, trastornos cardíacos, hemorragias, alergias, inflamación y dolor. En España, por ejemplo, el extracto del sapo Bufo bufo (sapo común o europeo) se utiliza para tratar la podredumbre de los cascos en el ganado.

Los científicos sólo han examinado a una pequeña proporción de las más de 580 especies de la familia Bufonidae

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte!

Nos leemos en el próximo post.

FUENTES:

    • Wikipedia
    • DICCIONARIO DE SÍMBOLOS de Juan Eduardo Cirlot, ed. Siruela
    • DICCIONARIO DE LOS SÍMBOLOS de Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, ed. Herder
    • DICCIONARIO DE SÍMBOLOS Y MITOS de J.A. Pérez-Rioja, ed. Tecnos.
    • http://www.cervantesvirtual.com

 

3 Respuestas a “El Poder Mágico de «la Leche» de Sapo”

  1. La selección natural tiene formas insospechadas de actuación. Si no tienen descendencia quizás sean merecedores de un premio Darwin (;

  2. Las respuestas a tantas cosas están ante nuestros ojos…¡que pena tanto conocimiento que se pierde! pues como bien dices hay muchas especies sin estudiar y que se pierden a diario con nuestro trato cada vez más despectivo hacia el medioambiente. Evitar la pérdida de biodiversidad es uno de los objetivos del milenio ¿ de verdad nos preocupa lo bastante?

Deja un comentario