El alquimista árabe

El Alquimista Árabe Ar Razí

El alquimista árabe más grande fue seguramente ar Razí (850-925), un científico persa que vivía en Baghdad. Al-Razi fue uno de los grandes pensadores del islam y de la humanidad. Destacó como médico y científico y dejó un legado precioso a la cultura universal. Escribió cientos de obras, y algunos historiadores lo destacan como el “padre de la pediatría” por haber escrito el primer tratado exclusivo sobre esta especialidad. Sus escritos sobre enfermedades infecciosos han sido reconocidos como los primeros enfoques científicos en ese campo.

Abu Bakr Muhammed Ibn Zakariya Al-Rhazi (850-925), cuyo nombre se latinizó como Rhazés y Rasís es considerado seguidor de Geber, el Alquimista Árabe 

Humanista sin fronteras

Ha sido uno de los grandes pensadores del Islam

El alquimista árabe Ar Razí fue un científico persa que vivía en Baghdad. Según cuenta Al-Biruni, Razi nació en Rayy, en la moderna provincia de Teherán, en Irán, en el año 865, y murió en la misma ciudad en 925.

Viajó mucho y prestó servicios a varios príncipes y gobernantes, especialmente en Bagdad donde tenía su laboratorio. Enseñó e investigó en la universidad de Bagdad, Bayt al Hikma (la Casa de la Sabiduría), donde atraía un gran número de estudiantes de todas las disciplinas. Se decía de él que era un hombre compasivo, amable, justo, y devoto por el servicio de sus pacientes, fueren ricos o pobres.

El persa Abū Bakr Muhammad ibn Zakarīyā al-Rāzī, conocido en Occidente como Rhazés, que vivió entre los siglos IX y X de nuestra era. Al-Rāzī era un racionalista, adelantado, en cierto modo, a su época por su fe en el poder de la razón.

Razi era un racionalista, que creía en el poder de la razón. Era considerado por sus contemporáneos y biógrafos como un hombre liberal y libre de todo prejuicio. Suele considerárselo un buen representante del movimiento filosófico y religioso mutakallimun.

Manteniendo una actitud poco frecuente en su tiempo, defendía el progreso continuo de las ciencias, mostrándose pues en desacuerdo con los seguidores de Aristóteles; se consideraba discípulo de Platón. También era inusual su aceptación de una teoría atómica de la materia.

ALQUIMISTAS ARABES

Alquimia y Medicina Arabe

Ar Razí escribió varios libros; entre ellos el más importanteimage es el Secreto de los Secretos (Kitab Sirr al Asrar).

Su influencia en la medicina y la ciencia europea fue enorme, así como un importante alquimista, incluso más preocupado que Jabir por la dimensión empírica del trabajo de laboratorio. No debe extrañar por eso que sus obras, en especial la conocida como Libro de los secretos, abunden en minuciosas descripciones sobre los aparatos y utensilios propios del arte sacro, así como en recetas, no menos meticulosas, en las que se precisan, con todo rigor, tanto los componentes como sus cantidades exactas y los procesos a los que deben ser sometidos, sin olvidar el tiempo que debe destinarse a cada una de sus operaciones.

Al  Razi  es a quien se atribuye la invención del alambique y la primera destilación del petróleo para la obtención de queroseno y otros destilados. Sus aportaciones a la alquimia son muy importantes, tanto desde el punto de vista teórico como práctico. Partiendo de la concepción jabiriana de la materia, añadió a los dos principios defendidos por Geber, el azufre y el mercurio, un tercero, la sal, al que otorgaba un papel de equilibrio entre los otros dos, adelantándose con ello medio milenio a las teorías de Paracelso.

Razi es reconocido por haber descubierto el ácido sulfúrico, verdadera «locomotora» de la Química moderna y la Química industrial; también descubrió el etanol así como su refinamiento y uso en medicina., pero lo mas importante fue la invención de emplastos para sellar huesos y diversos instrumentos y aparatos  donde realizaba sus experimentos conociéndosele como el inventor de los instrumentos del laboratorio

Las escrituras de Ar Razí representan el apogeo de la alquimia árabe. No se sabe si se dedicó a la medicina que siguió siendo independiente aunque hubo una tendencia árabe de dar mayor énfasis a los remedios minerales que a los provenientes de plantas que fueron los remedios por excelencia en la cultura griega. Ar Razí escribió un libro sobre las aguas fuertes que según los estudiosos del tema no eran mas que soluciones de sal corrosivas.

Ar Razí clasificó a los materiales usados por el alquimista en cuerpos (a los metales): piedras, vidrio, sales, etc. Y espíritus: mercurio, azufre, amoníaco, etc. Basándose probablemente en las cualidades aristotélicas de los elementos, los alquimistas árabes propusieron que todos los materiales tenían naturalezas (como calor, frialdad o sequedad) y la tarea del alquimista era conseguir esas naturalezas “puras”, determinar la proporción en la que entraban en los distintos materiales, y recombinarlas entonces en las cantidades apropiadas para conseguir los productos deseados. Así, por ejemplo, ciertos materiales orgánicos cuando se calientan producen gases, llamas, líquidos y cenizas; estos productos se asociaban a aire, fuego, agua y tierra, los elemntos que habrían compuesto el material original. Cada uno de estos productos se trataban posteriormente, cuando era posible, por destilación, para conseguir obtener la naturaleza del elemento: frialdad, calor, humedad y sequedad.

La clasificación de las sustancias que encontramos en el libro de Rasís propone, entre otras cosas, que los cuerpos metálicos son aquellas sustancias fusibles que pueden ser martilleadas. Este alquimista rechazó por completo la intervención mística en la ciencia. Sus ideales tuvieron mucha influencia en los alquimistas posteriores y sus descripciones de métodos y aparatos fueron aplicadas en la alquimia. Un importante avance en la medicina, fue el empleo por Rasís del yeso (sulfato de calcio) para inmovilizar huesos fracturados. Además se le atribuye el descubrimiento del antimonio metálico. Se puede decir que los trabajos de Rasís dieron lugar a los aspectos médicos de la alquimia, que continuaron con el persa Abu Ali Al-Hussaín Ibn Sena (Avicena, 979 – 1037).

MAS INFORMACIÓN: «ALQUIMIA» La Ciencia Árabe. 

El interés de Razi en la alquimia y su fuerte creencia en la posibilidad de la transmutación de los metales menores a plata y el oro fue confirmada medio siglo después de su muerte por Ibn an-Nadim ‘s libro ( La piedra filosofal -Lapis Philosophorum en latín). Nadim atribuye una serie de doce libros a Razi, además de otros siete, incluyendo su refutación a al-Kindi negación de la validez de la alquimia ‘s. Al-Kindi (801-873 dC) había sido nombrado por el fundador califa abasí Ma’mum de Bagdad, a ‘la casa de la sabiduría ‘ en esa ciudad, que era un filósofo y un oponente de la alquimia. Dos textos de Razi más conocidos alquímicos, que superado ampliamente sus otras anteriores: al-Asrar (الاسرار «Los Secretos»), y Sirr al-Asrar (سر الاسرار «El secreto de los secretos»), que incorpora gran parte del trabajo anterior.

El real objetivo de éstos alquimistas era el de producir oro por medio de reacciones catalíticas de ciertos elementos. Ar Razí escribió un libro sobre las aguas fuertes que según los estudiosos del tema no eran mas que soluciones de sal corrosivas.

Al parecer, los contemporáneos de Razi creían que había obtenido el secreto de convertir el hierro y el cobre en oro. El biógrafo Khosro Moetazed informa de Mohammad Zakaria Razi que cierto general Simjur enfrentó Razi en público, y preguntó si esa era la razón subyacente de su voluntad de tratar a los pacientes sin una tarifa. «Al parecer, a los presentes que Razi era reacio a contestar, miró de reojo al general y respondió»:

Entiendo alquimia y he estado trabajando en las propiedades características de los metales durante un tiempo prolongado. Sin embargo, todavía no ha resultado ser evidente para mí, cómo se puede transmutar el oro de cobre. A pesar de la investigación de los antiguos científicos realizados en los últimos siglos, no ha habido respuesta. Dudo mucho si es posible …

Igualmente, se preocupó de clasificar los trabajos de laboratorio entonces conocidos, que agrupó en cuatro grandes apartados: purificación, separación, mezcla y desecación. Se atrevió también a intentar una categorización de las sustancias en función de sus distintas propiedades, lo que le llevó a determinar cinco tipos: piedras, metales, sales, vitriolos y bórax, un compuesto que se empleaba en metalurgia para reducir la temperatura necesaria para fundir los metales.

En cuanto a sus descubrimientos, figuran en su haber el cloruro amónico (NH4 Cl), sal que obtuvo a partir de la cocción conjunta de cabellos humanos, sal y orina, y que resultó muy útil en la disolución y la tintura de los metales, y, sobre todo, el ácido sulfúrico (SO4H2), entonces conocido como aceite de vitriolo, que fabricó por medio del calentamiento a elevadas temperaturas del sulfato de hierro (SO4 Fe) y la posterior disolución en agua del óxido de hierro (SO3) resultante. También descubrió el etanol, así como su refinado y uso en medicina.

descarga (16)

Libros y artículos sobre la medicina

Las escrituras de Ar Razí representan el apogeo de la alquimia árabe. Escribió prácticamente en todos los campos de la medicina.

Al-Razi recopiló una gran enciclopedia. Escribió sobre temas muy variados. El médico y alquimista persa escribió más de ciento ochenta y cuatro libros y artículos científicos, en los que se reveló como un gran conocedor de la medicina griega, a la que realizó aportes sustanciales a partir de sus propias observaciones. De sus cerca de 200 libros y artículos científicos, más de 56 fueron sobre medicina y cirugía. Incursionó en otros campos como la filosofía, la alquimia, la música y las matemáticas, con aportes fundamentales de vigencia permanente.

Su texto Liber almansoris fue parte del currículum de todas las universidades europeas hasta el siglo XVI. La obra Continens tuvo gran influencia en la ciencia occidental; en ella se habla de cada enfermedad, se analizan sus síntomas y su posible tratamiento.

Destaca también un texto de información médica y de salud para el público en general, en especial destinado a los viajeros y para los pobres, para ser utilizado como guía de ayuda en caso de no haber un médico cerca.

Valoró la dieta y resaltó la importancia de escuchar y satisfacer los deseos de los pacientes respecto a sus gustos alimenticios, en especial en la convalecencia. Manifestó repetidamente su compasión por los médicos de príncipes, nobles y mujeres ricas, pues eran pacientes que “no obedecían las indicaciones del doctor, en especial respecto a la dieta y a tomar medicamentos”.

Dio prioridad a la relación médico-paciente. Se encargó de introducir conceptos nuevos y prácticos e ideas psicológicas. Postuló que el médico debe alentar y apoyar al paciente, inclusive con palabras esperanzadoras, por más grave que considere su situación.

Escribió el libro de Las enfermedades de los niños , el primer libro sobre pediatría como una especialidad independiente en medicina. Su maestro Ali ibn Sahl Rabban al-Tabari fue también un pionero en el estudio del desarrollo de los niños. Los primeros libros impresos sobre pediatría en el mundo occidental, escritos alrededor de 1500, estuvieron inspirados en Al-Razi y en Avicena.

Su tratado sobre viruela, sarampión y escarlatina es considerado una obra clásica en la que destaca la importancia del aislamiento para evitar una epidemia. A pesar de que la viruela ya había sido descrita antes, su enfoque tiene una visión fresca y moderna que impresiona aún hoy en día. Fue el primero en describir la etiología alérgica del asma y en escribir sobre alergia e inmunología, sobre rinitis alérgica y fiebre de heno.

Razi destaca la importancia de los valores morales y el respeto al pensamiento hipocrático:

La tarea de un médico está en hacer el bien, independientemente de quien se trata o si es amigo o enemigo. Nuestra profesión está establecida para el beneficio y bienestar de los humanos. Dios impone al médico el preparar medicamentos que no hagan daño”.

También escribió lo siguiente en la ética médica :

El objetivo del médico es hacer el bien, incluso a nuestros enemigos, tanto más a nuestros amigos, y mi profesión nos prohíbe hacer daño a nuestros parientes, ya que es instituido para el beneficio y bienestar de la raza humana, y Dios impone médicos del juramento de no componer remedios mortíferos.

Reconocido por su contribución al mundo científico y médico en particular, el estudio de su obra ha perdurado hasta la actualidad. En Irán se le dedica el Día de Razi y el moderno Instituto Razi, cerca de Teherán lleva su nombre.

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Nos leemos en el próximo post.

FUENTES:

  • Al-Rāzī (2004). La conducta virtuosa del filósofo. Traducción, introducción y notas de Emilio Tornero Poveda. Madrid: Trotta.
  • (PDF) Al-Razi: entre la Medicina, la Alquimia y la Filosofía
  • En Busca De La Piedra De La Sabiduria: Historia De La Alquimia. 2 Tomos. de HANS-WERNER SCHÜT
  • Alquimia Y Espagiria (Español)  de Joseph Cannillo
  • CRITERIUM NATURAE. EPÍTOME DE CHEMICINA Y ESPAGIRIA de Abu Omar Yabir

 

Deja un comentario