Superar Miedos

Superar los Miedos de la Vida

Vivir sin miedo no es posible, el miedo es necesario, pero superar el miedo que nos impide avanzar, el que nos bloquea, es una de las mejores formas de crecer como personas y de alcanzar una vida más plena.

¿De qué materia está hecho tu caparazón?, pregunté a la tortuga. De miedos acumulados. No hay nada más duro en el mundo.

Vida y destino. Vasili Grossmann.

LA SABIDURIA TOLTECA

La sabiduría Tolteca nos trae los mágicos resquicios de una civilización que nos sigue inspirando. Su cosmovisión, su mitología y leyendas continúan atrayendo ese interés ya imperecedero hacia el pueblo náhuatl y sus secretos, ahí donde de forma regular aparecen nuevos libros, como “Los cuatro acuerdos”, que nos acercan un poco más hacia ese pasado rico en conocimientos.

La sabiduría tolteca nos señala 4 miedos a los que nos enfrentamos a lo largo de la vida, que nos paralizan, nos separan de nuestra esencia, nos empequeñecen y nos conducen a la toma de decisiones basadas en el propio miedo que suponen una huida absurda que nos encadena más a ellos.

Reconocerlos, aceptar la falsedad que representan, y soltarlos supone trascenderlos, supone utilizarlos para alcanzar la plenitud que merecemos.

Se escoge sólo una vez. Elegimos ser guerreros o ser hombres corrientes. No existe una segunda oportunidad. No sobre esta Tierra”

-El camino del Tolteca-

EL MIEDO A LA SOLEDAD

Hay dos opciones que se pueden considerar:
La primera es que el ego trabaja en su banal causa de hacerte creer que realmente estás solo, que tu estás unido a los demás, con el fin de sentirte protagonista de la vida y encontrar el reconocimiento, en todos los niveles que te imagines, en la familia, en la pareja, en el grupo de amistades, en el trabajo y en la sociedad.

La segunda opción es que el espíritu desea que recuerdes que eres parte de una Totalidad. Que tú siempre estás unido a la energía integradora de Dios, que se manifiesta en una llama interior que tú posees, una luz que debes expandir. Cuando le das fuerza a esa luz interior, comienzas a mirar con los ojos de tu corazón y empiezas a ser consciente de que siempre tienes compañía. Es la compañía con tu ser interior y con tu Creador Supremo. Llegarás a comprender que la soledad es una maravillosa oportunidad de la vida para compartir contigo mismo; y justamente en este momento, empezarán a aparecer aquellas personas que vibrarán con tu misma sintonía e intensidad.

EL MIEDO A LA ESCASEZ

Superar el miedo a estar escaso, sin dinero u oportunidades para ser cada vez más abundante requiere de un trabajo contigo mismo. Debes darte la oportunidad para considerar que tus emociones sientan ese “deseo de merecer lo mejor para tu vida”. El sentimiento de víctima, es una señal de que el fantasma del miedo esta invadiéndote.
Hay una palabra de siete letras que, cuando la repites, empieza a dar claridad al estado de abundancia que hoy tienes. Esta palabra es “GRACIAS”.
 Cuando agradeces por todo cuanto tienes en este momento y por lo que llegará a ti, comienzas a ser perceptible de todas las cosas que Dios te ofrece cada día.
Gracias Dios por abrir los ojos este día de hoy, por poder respirar un día más.
Gracias por la cama donde duermo, por las situaciones que parecen adversas, pero me dejan sabiduría.
Gracias Dios, por la sonrisa que me regalo esa persona que no conozco.
Gracias Dios, por Tener trabajo, por la comida caliente, por la taza de café.
Agradece y, en poco tiempo, todos tus deseos comenzaran a materializarse.

EL MIEDO A LA ENFERMEDAD

La enfermedad es un desequilibrio de tu estado de conciencia.
Cuando empiezas a sentirte débil, está claro que perdiste tu fortaleza interior.
“Enfermedad”, es una palabra compuesta del latín “in-firmus”, que significa “sin firmeza”.
Si comienzas a erradicar las auto-culpas, estarás dejando las cárceles del saboteo mental y te liberarás de estas ataduras.
El filosofo Platón dijo: “Mente sana en cuerpo sano”.
Piensa positivo respecto de ti mismo.
La enfermedad se contagia, perjudicando a otro ser, como se puede contagiar la salud.
Reconcíliate con el pasado, perdona íntimamente en tu alma todos los sucesos de dolor y llena tu corazón de alegría, perdón y paz.
Permanece también en silencio, porque Dios te hablará en este espacio de meditación.
El remedio para la enfermedad es el amor. Te darás cuenta que, de todos los medicamentos, el amor también crea adicción.
Conviértete en un “adicto al amor”, llénate de amor, ya que nadie puede otorgar lo que no tiene, da amor y recibirás a cambio amor.
Estarás cada vez mas sano y lleno de vitalidad.
El mundo necesita que estés saludable, para poder cumplir tu rol de ser un gestor de cambios en este planeta, que necesita curar su alma.
Si hay algo de lo que podemos estar seguros es que, cuando Dios lo disponga, partiremos de esta vida, no antes, ni después. Cuando el médico nos da la primera palmada para que comencemos a respirar, se activa la cuenta regresiva, ese tic-tac que nos indica que vamos yendo hacia el día en el que debamos parar.
Es por eso que la vida es un constante pre-parar, es decir, una invitación a trascender en cada instante vivido, hasta que llegue tu turno de parar.

EL MIEDO A LA MUERTE

El miedo a la muerte se supera, cuando tu meta es proyectarte en la Trascendencia de tu entrega, bondad, generosidad, desprendimiento, altruismo, amor al prójimo, capacidad de despojarte, sin condiciones, sin esperar retribuciones.
Que vivirá en la memoria y los corazones de quienes hiciste contacto en la vida he hiciste felices.
El miedo a la muerte se supera cuando tienes conciencia que tu alma es inmortal y tu espiritu seguira viviendo y evolucionando en otra dimención.

Y existe un quinto miedo, mas oculto en nuestro inconsciente, mas vergonzoso en nuestra Alma:

El Miedo a abrir la puerta.

EL MIEDO A LA LIBERTAD

Para comprenderlo explicare una historia con metafora

En una tierra en guerra, había un rey que causaba espanto:

A sus prisioneros no los mataba… los llevaba a una sala donde había un grupo de arqueros de un lado y una inmensa puerta de hierro del otro, sobre la cual se veían grabadas figuras de calaveras cubiertas de sangre…
En esta sala, les hacía formar un círculo y les decía:

«Ustedes pueden elegir entre morir a flechazos por mis arqueros o pasar por aquella puerta…»

Casi todos elegían ser muertos por los arqueros…

Al terminar la guerra, un soldado que por mucho tiempo había servido al rey, se dirigió al soberano:

«Señor, ¿Puedo hacerle una pregunta?»

«Dime, soldado»

«Señor, ¿Qué hay detrás de la puerta?

El rey respondió:

«Ve y averígualo tú mismo»

El soldado abrió, temerosamente, la puerta y, a medida que lo hacía, rayos de sol entraban…
Y, finalmente, sorprendido descubrió que la puerta se abría sobre un camino que conducía hacia ¡LA LIBERTAD!

Soldados soviéticos esperando el ataque alemán, en Stalingrado, escenario de gran parte de la novela «Vida y destino.» de Vasili Grossmann.

Reconocer los miedos, aceptar la falsedad que representan y soltarlos suponen trascenderlos.

Aunque no podemos (ni debemos) eliminar el miedo de nuestra vida, sí podemos aprender a convivir con el miedo, a manejarlo y a evitar que bloquee nuestra vida o nos paralice.

También es importante que, en vez de luchar contra el miedo, aprendas a aceptarlo. Tus temores son una reacción ante algo que crees amenazante y es normal que te sientas asustado, mientras más intentes combatir este sentimiento, más fuerte será. Superar el miedo implica conocer exactamente qué te causa temor y ser consciente de tus reacciones emocionales y fisiológicas. Una herramienta muy útil en este sentido es la #MEDITACIÓN

Ámate a tí mismo: Cambiarás tu vida. Saludos y bendiciones

FUENTES:

NOTA: Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte! Nos leemos en el próximo post.

Deja un comentario