Creer o no creer, he ahí la cuestión.

Lee, Informate e ¡Investiga! 

Creer o no creer, he ahí la cuestión. Investiga, busca, lee e infórmate por otros medios para corroborar la información recibida. Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no.

No importa dónde lo leáis, o quién lo haya dicho; aunque lo haya dicho yo, a menos que concuerde con vuestra propia razón y vuestro sentido común. Cuando hayáis experimentado y reflexionado por vosotros mismos que una practica espiritual es buena, que la comprendéis, que no daña y que trae beneficio y felicidad, se sincretiza y adopta de manera habitual sin esfuerzo porque es autentico.

¡Verdad es gran palabra! se refiere a lo verdadero, es decir, lo que corresponde a la realidad tal como es. Pero, a partir de Descartes, ¿quién puede decir cuál es la realidad “verdadera”? Después de muchos siglos de reflexiones que nos han brindado verdaderos tesoros de sabiduría (como el criticismo de Kant, por ejemplo) podemos simplemente decir, con el beneficio de la duda, que la realidad es nuestra interpretación de las cosas y de las personas. Ninguna de estas interpretaciones agota, en una visión unitaria, la “realidad” compleja de Todo lo infinito y eterno

Soy una buscadora de la Verdad Absoluta, aunque se que nunca la hallare, porque mi pensamiento es imperfecto y mis conocimientos limitados. Pero la Verdad Absoluta puede vislumbrarse a través de muchas verdades relativas: las coincidencias de la historia humana, de sus religiones, de sus tradiciones ancestrales que aun perduran, esto es lo que hallareis en los artículos del blog. También algunas practicas donde he percibido la magia de la naturaleza con los dedos. Resúmenes de mis estudios, reflexiones y practicas pero nunca conclusiones definitivas, porque estoy en constante aprendizaje.

La coherencia no es un valor que concierne al conocimiento. Puedo equivocarme: es un derecho del conocimiento y puedo cambiar de opinión desafiando lo que creía antes. Y luego: ¿es más importante la coherencia y la supuesta infalibilidad o un conocimiento más profundo que te convence más que el anterior?

MAS INFORMACIÓN: La Verdad Absoluta

CREER ES CREAR

Ni la evidencia es razón suficiente ni la falta de evidencia implica necesariamente que algo no exista. Y el que quiera creer, que crea.

Se llama «Libre Albedrío» a la capacidad que tenemos de elegir nuestros propios pensamientos. De acuerdo con nuestro libre albedrío, nosotros podemos elegir el «cielo» o el «infierno» según lo que aceptemos como verdadero en nuestra conciencia. Muchas personas creen que el libre albedrio significa escaparle al Karma o hacer lo que se les da la gana, pero esto no es así. Es solamente nuestra libertad de elegir lo que queremos pensar. Tú puedes elegir pensar que tienes una vida «miserable» o una vida «feliz»; aquello que elijas voluntariamente se depositará en tu mente inconsciente o «alma», y desde allí se manifestará en el mundo físico.

La creencia es el estado de la mente cuando consideramos que algo es verdadero, aunque no estemos 100% seguros o seamos capaces de demostrarlo. Cuando se objetiva, el contenido de la creencia presenta una proposición lógica, y puede expresarse mediante un enunciado lingüístico como afirmación. Básicamente creer significa «dar por cierto algo, sin poseer evidencias de ello».

«Todo lo que imagines puede ser real»  decía Pablo Picasso.

Tienes el poder de crear. Tu poder es tan fuerte que cualquier cosa que decidas creer se convierte en realidad. Te creas a ti mismo, sea lo que sea que creas que eres. Eres como eres porque eso es lo que crees sobre ti mismo. Toda tu realidad, todo lo que crees, es fruto de tu propia creación. Tienes el mismo poder que cualquier otro ser humano en el mundo. La principal diferencia entre otra persona y tú estriba en la manera en que aplicas tu poder y en lo que creas con él.

Si buscamos entre las siete leyes universales atribuidas a Hermes, el tres veces grande, y a la filosofía védica, resulta que la primera de las leyes es precisamente la ley del mentalismo, que viene a decir que todo es mental, es decir, todo lo que existe, primero ha sido pensado.

Si subimos a nivel cósmico, todo es creación de la mente del Uno, o del Creador. Si bajamos a nivel individual, todo lo que somos es producto de lo que pensamos. Asi pues, PRUDENCIA en lo que crees, en lo que piensas, en lo que creas

No des nada por cierto.

“La prudencia es la madre de la ciencia”, suelen decir nuestros mayores cuando el arrebato juvenil quiere desmontarlo todo y cambiar lo establecido, sea bueno, malo o regular.

Siempre aconsejo que lo que escribo en  el Santuario del Alba no debe ser asimilado como verdad , si no pasar por los propios filtros personales de cada uno. Meditar cada texto y extraer sus propias conclusiones a través de la reflexión. La opinión de alguien no es superior a la de otra persona.  Quien está seguro de sus convicciones no tiene necesidad de imponerse, de forzar al otro: sabe que la verdad tiene su propia fuerza de irradiación.

“Ser o no ser, ¡he aquí el problema!”, decía Hamlet

Observa no te quedes en las apariencias y busca lo oculto, lo que se esconde tras la fachada del ego. Observa y aprende, pero no juzgues; solo intenta entender.

«¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son», decía Pedro Calderón de la Barca

Quizá ya conocéis la historia de los monjes que vivían con el maestro en un templo. El maestro insistía en la práctica, zazen, samu. Había algo que sorprendía enormemente a sus discípulos. En el momento del samu de la tarde el maestro se iba a echarse la siesta, se dormía. Así que un día en un *mondo un discípulo se acercó y le dijo: «Por favor, maestro, me gustaría hacerle una pregunta. ¿Por qué va durante el samu a echarse la siesta?» El maestro contesta: «No voy a echarme la siesta. Sólo me acuesto y luego me voy en sueños a ver a los grandes maestros de los tiempos pasados para hablar de la Vía». Los discípulos quedaron totalmente impresionados. Nadie le volvió a plantear la cuestión.

Meses más tarde el maestro se levanta de la siesta y ve que el discípulo que había planteado la pregunta no estaba en el samu y manda a buscarlo. Estaba echándose la siesta. El maestro se enfada: «¿Por qué no estabas haciendo samu? No es el momento de echar la siesta». El discípulo rápidamente contesta: «No estaba echándome la siesta. Estaba acostado para ver a los Maestros de los tiempos pasados». El maestro dice: «¿Les has visto?». Sí, dice el discípulo. Y ¿qué te han dicho? -Que nunca le han visto a usted».

Las personas fingimos ser muy importantes, pero, a la vez, creemos que no somos nada. Ponemos mucho empeño en ser alguien en el sueño de esa sociedad, en ganar reconocimiento y en recibir la aprobación de los demás. Hacemos un gran esfuerzo para ser importantes, para triunfar, para ser poderosos, ricos, famosos, para expresar nuestro sueño personal e imponer nuestro sueño a las personas que nos rodean. ¿Por qué? Pues porque creemos que el sueño es real y nos lo tomamos muy en serio.

Todos somos maestros de nosotros mismos.

Aprende de todos, pero sé tú mismo
Nadie puede recorrer el camino por ti,
Nadie puede tomar la absolución por otro,
Nadie puede hacerte ver la luz si tu te empeñas en tener los ojos cerrados.
Tú eres tu discípulo, tú eres tu maestro.
Dentro de ti está la lámpara; enciéndela.
Dentro de ti están Oriente y Occidente.
Dentro de ti están todos los templos; frecuéntalos, y toma lo mejor de cada uno de ellos.
No te pases la vida buscando ó esperando al maestro. Sé tu propio maestro.
Tú y sólo tú eres el mejor maestro. Elige tu propio camino

No quieras encontrar a alguien que haga el trabajo por ti y sobre quién descargar tu responsabilidad ó para que te indique atajos para llegar a tu paraíso interior. Si te lo dice tu alma , tu corazón, no es necesario que te lo diga alguien más

Aprende a dudar o no cerrar la puerta a nuevas interpretaciones, incluso si provienen de la escuela opuesta, es decir, desde un ángulo opuesto que, justamente por esta oposición, puede enriquecer tu espiritu

Y para finalizar una cita que resume el objetivo de este articulo:

“Si enseñas, también enseña a dudar de lo que enseñas”, decía Josè Ortega y Gasset 

Si te gusta, por favor ¡comparte!

Ahora más que nunca, agradecemos a las personas que nos apoyáis con palabras de ánimo, las que escribís comentarios , las que nos leéis, las que difundís…. Ahora más que nunca, os necesitamos.

PAZ

images cor

3 Respuestas a “Creer o no creer, he ahí la cuestión.”

    1. Gracias Natalia… Queda aun mucho trabajo por delante, ahora mismo estamos peleando con las CATEGORIAS, para que la Biblioteca sea de muy facil acceso y comprension, Además de actualizar cada articulo, uno por uno, que voy haciendo con paciencia… Tardare meses.
      Pero creo que cuando superemos estas reformas, la calidad y orden del blog sera inmejorable y permitira ofrecer nuevas publicaciones en forma de PDF – postcast y videos.

      Feliz fin de semana

Deja un comentario