Thomas Stearns Eliot

IMAGEN: T. S. Eliot, fotografiado una tarde de domingo en 1923 por Lady Ottoline Morrell.

Thomas Stearns Eliot conocido como T. S. Eliot, se licenció en Filosofía en la Universidad de Harvard en la que fue profesor ayudante de esa materia. Marchó a París ampliando sus estudios de filosofía en La Sorbona, y regresó a Harvard para estudiar Filosofía India y Sánscrito. Con una beca, estudió en el Merton College de la Universidad de Oxford, y fue profesor en el Birkbeck College de la Universidad de Londres y en un colegio privado. En 1917 comenzó a trabajar en el Lloyds Bank, y años más tarde en la editorial Faber Gwyer, en la que permanecería toda su vida, llegando a ocupar el cargo de director. Adquirió la nacionalidad británica y se convirtió al anglicanismo. Entre otros muchos premios y honores, recibió el premio Nobel de Literatura en 1948

LAS FUENTES SAGRADAS Y PROFANAS DE LA POESIA.

Las fuentes a las que Eliot alude, incluyen las obras de Homero, Sófocles , Petronio , Virgilio , Ovidio , San Agustín de Hipona , Dante Alighieri , William Shakespeare , Edmund Spenser , Gérard de Nerval , Thomas Kyd , Geoffrey Chaucer , Thomas Middleton , John Webster , Joseph Conrad , John Milton , Andrew Marvell , Charles Baudelaire ,Richard Wagner , Oliver Goldsmith , Hermann Hesse , Aldous Huxley , Paul Verlaine , Walt Whitman y Bram Stoker .

Eliot también hace un amplio uso de los escritos de las Escrituras, incluyendo la Biblia, el Libro de la oración en común , el hindú Brihadaranyaka Upanishad y el Buda ‘s Fuego Sermón , y culturales y antropológicos estudios como Sir James Frazer ‘ s La rama dorada y Jessie Weston ‘s From Ritual to Romance (particularmente su estudio del motivo Wasteland en la mitología celta ).

POESIA MEDITATIVA.

Una faceta de la poesia de Eliot es, sin duda, la meditativa y religiosa. El tono trascendente y penitencial adquiere una enorme presencia a lo largo de toda su obra, y del encuentro de elementos tan dispares (la tradición y la novedad, las bromas y las veras, lo sagrado y lo profano, podríamos decir o, como veremos después, la fe y el nihilismo) emanará, en síntesis, la, para algunos, poesía mayor del siglo XX; «una intensa atracción por la belleza junto a una igualmente intensa fascinación por la fealdad, la cual contrasta con ella y acaba destruyéndola», afirmó en uno de sus ensayos. Damaso López García traza muy bien una síntesis de estos llamativos contrastes en su introducción a Inventos de la liebre de marzo, recopilación de los primeros poemas de Eliot, aparecida tras fallecer este.

Eliot, ya bien entrada la madurez, se convirtió inopinada y espectacularmente al anglicanismo; eso explica la importancia del sentimiento religioso en su vida, que de modo espontáneo trasladaría a su poesía. Dicho trasvase se plasma, de entrada, a través de la incorporación, aquí y allá, de innumerables citas tomadas de la Biblia, de obras de santos, del Dante, así como de textos sagrados orientales.

Son frecuentes asimismo las referencias a episodios o lugares con fuerte significación religiosa, como en la que muchos juzgan su obra maestra, Cuatro cuartetos (1943). Pero Eliot llegó más lejos. En un tiempo convulso, cínico y descreído como el que le tocó vivir, marcado además por dos guerras mundiales, no se abstuvo de sacar a la luz directamente un ramillete de poemas “religiosos”, casi a imitación de la clerecía medieval: Viaje de los magos (1927), Miércoles de ceniza (1930, dedicado a la Virgen María), los coros de La piedra (1934, a favor de la construcción de nuevos templos), etc.

Al igual que el español Miguel de Unamuno, Eliot revela un talante místico al menos titubeante, en el cual la fe se ha visto considerablemente atemperada o enfriada, si no sustituida, por la desengañada meditación racional, siempre a vueltas con un tema metafísico de fondo: en el caso de Eliot, el incomprensible devenir del tiempo (Cuatro cuartetos).

En efecto, observemos el inicio de uno de los poemas puramente “religiosos” ya citados, Miércoles de ceniza:

Porque no tengo esperanza de volver otra vez
Porque no tengo esperanza
Porque no tengo esperanza de volver
Sección que concluye muy canónicamente:
Ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Estos versos no se sabe si traslucen fe o desesperanza, si bien el efecto poético de contrastes como este, unido a los atrevidos recursos formales empleados, lejos de restringir la intensidad lírica, la amplifica notablemente. Sus composiciones en imágenes brindan originales resonancias, profundos e inesperados visos espirituales; una riqueza y variedad de registros rara en la poesía del pasado siglo, si obviamos a uno de sus grandes contemporáneos, el portugués Fernando Pessoa.

Otros aspectos importantes en su poesía, ya aludidos, fueron la influencia de los metafísicos (Donne, Marwell), los simbolistas franceses y la reacción contra el romanticismo. Según Andreu Jaume, «Para Eliot, el romanticismo significaba sobre todo individualismo y culto a la personalidad, justo lo contrario de lo que buscaba en su obra: sentido de la comunidad tradicional e invisibilidad personal», en referencia a su aspiración a la «huida de la personalidad», en sus propias palabras, y a su técnica del correlato objetivo.

Eliot es uno de los poetas mas adecuados para leer en actitud meditativa, en el jardín, bajo un árbol o en el claro de un bosque. Y para estas fechas que se aproximan, huyendo del frio exterior, ante el calor del hogar y su lumbre,  la chimenea, adornada la habitación por el arbol de Navidad, os recomiendo esta lectura en actitud meditativa …

Imagen de enriquelopezgarre en Pixabay

«El cultivo de los árboles de Navidad» (1950)

Existen diversas actitudes en relación con la Navidad,
y de alguna de ellas podemos hacer caso omiso:
la social, la torpe, la manifiestamente comercial,
la bulliciosa (los bares están abiertos hasta la medianoche),
y la infantil, que no es la del niño
para el cual cada vela es una estrella, y el ángel dorado
desplegando sus alas en la copa del árbol
no es solamente un adorno, sino un ángel.
El niño se maravilla ante el árbol de Navidad:
dejadlo que continúe con ese espíritu de maravilla
ante la Fiesta, como un evento aceptado, no como un pretexto;
de modo que el luminoso enajenamiento, el asombro
del primer árbol de Navidad recordado,
de modo que las sorpresas, las alegrías de las nuevas posesiones
(cada una con su inconfundible y excitante perfume)
y la espera del ganso o del pavo,
y el expectante momento de su aparición,
de modo que la reverencia y el gozo
no sean olvidados en las experiencias posteriores,
en la fastidiosa rutina, la fatiga, el tedio,
el conocimiento de la muerte, la conciencia del fracaso,
o en la piedad del converso
que pudiera teñirle de vanagloria
desagradable a Dios e irrespetuosa hacia los niños
(y aquí el recuerdo también con gratitud
a Santa Lucía, su villancico, su corona de fuego):
de modo que antes del fin, en la octogésima Navidad
(significando por «octogésima» la última, cualquiera sea),
los acumulados recuerdos de la emoción anual
puedan concentrarse en una gran alegría
semejante siempre a un gran temor, como la ocasión
en que el temor llega a cada alma:
pues el principio nos ha de recordar el fin
y la primera venida la segunda venida.

T. S. Eliot «Poemas de Ariel», versión de Alberto Girri en «Valores diarios», 1970, Obra Poética II, Ediciones Corregidor, Buenos Aires, 

Poema original en inglés: 

The Cultivation of Christmas Trees (1950)

There are several attitudes towards Christmas,
Some of which we may disregard:
The social, the torpid, the patently commercial,
The rowdy (the pubs being open till midnight),
And the childish — which is not that of the child>
For whom the candle is a star, and the gilded angel
Spreading its wings at the summit of the tree
Is not only a decoration, but an angel.

The child wonders at the Christmas Tree:
Let him continue in the spirit of wonder
At the Feast as an event not accepted as a pretext;
So that the glittering rapture, the amazement
Of the first-remembered Christmas Tree,
So that the surprises, delight in new possessions
(Each one with its peculiar and exciting smell),
The expectation of the goose or turkey
And the expected awe on its appearance,

So that the reverence and the gaiety
May not be forgotten in later experience,
In the bored habituation, the fatigue, the tedium,
The awareness of death, the consciousness of failure,
Or in the piety of the convert
Which may be tainted with a self-conceit
Displeasing to God and disrespectful to children
(And here I remember also with gratitude
St. Lucy, her carol, and her crown of fire):

So that before the end, the eightieth Christmas
(By “eightieth” meaning whichever is last)
The accumulated memories of annual emotion
May be concentrated into a great joy
Which shall be also a great fear, as on the occasion
When fear came upon every soul:
Because the beginning shall remind us of the end
And the first coming of the second coming.

Thomas Stearns Eliot, Ariel Poems 

Entre Los Poemas de Ariel encontramos también la mara­villosa letanía que dedica a la Virgen  «Dama de los silencios,/serena y dolorida,/ desgarrada e intacta,/rosa de la memoria, /rosa de la olvidanza,/exhausta y dando vida,/abrumada y tranquila./La solitaria Rosa/que existe en el Jardín/donde todo amor fine,/donde acaba el tormento/del amor no saciado…») es el preludio lírico y necesario para la exclamación salvadora del último verso: «And let my cry come unto Thee» [«Y deja que mi grito llegue a Ti»].

Pero de ello hablaremos en otro articulo sobre este autor. 

Paz, Luz y Bendiciones para estas Fiestas.

FUENTES:

Si te gusta, por favor ¡comparte! Nos leemos en el próximo post.

About Post Author

Maria Mercedes

Cosmopolita. Soy gnostica de raíces cristianas , mi parte pagana es mi amor incondicional a la Madre Tierra. No Teista y universalista. Anti-dogmatica por naturaleza- Políticamente humanista.

Un pensamiento en “T.S. Eliot – «El cultivo de los árboles de Navidad».

  1. Que post mas bello! Acabo de descubrir gracias a vos que T.S.Elliot fué nobel de literatura. Tampoco sabia que era profesor en Filosofía India y Sánscrito. Me resulta sumamente interesante.
    Gracias! Es hermoso tu blog.
    Buena semana!

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: