«El Viaje de los Magos»

Además de una gran fiesta para todos, la adoración de los magos es un episodio muy interesante, ya que supone un primer punto de contacto entre el cristianismo y las antiguas religiones.  Jesús acababa de nacer, aún no había empezado su anuncio, y sin embargo los representantes de la más antigua sabiduría, que lo estaban esperando, lo reconocieron y lo adoran.

El reconocimiento  y el respeto por  los sabios estaban muy difundido en las antiguas culturas. Por ello no debe sorprender que Mateo deje constancia de que los sabios Magos hayan reconocido a Jesús; es más, presenta el episodio como la revelación de la universalidad del anuncio que llevará a cabo Cristo.

Como cada 6 de enero los Reyes Magos terminaron su viaje haciendo felices a muchos niños que abren los regalos dejados durante la noche. Pero esa, es sólo una parte de la tradición que recuerda el viaje que esos mismos «Reyes» emprendieron para agasajar al Niño nacido en Belén y llamado a ser el Rey de Reyes.

El viaje de los magos es un poema de 43 líneas escrito en 1927 por TS Eliot (1888-1965). En esta pieza, el autor viaja con los tres reyes magos, en forma de testigo, en una helada travesía buscando el calor místico del belén navideño o la propia muerte.

Thomas Stearns Eliot nació en St. Louis, Missouri, el 26 de septiembre de 1888. Nacido estadounidense, se trasladó al Reino Unido en 1914, con 25 años de edad, logrando la ciudadanía británica en 1927.

Poeta, dramaturgo y crítico literario, representó una de las cumbres de la poesía en lengua inglesa del siglo XX. Fue galardonado con el Premio Nobel de literatura en 1948, «por su contribución sobresaliente y pionera a la poesía moderna.», y la Orden del Mérito del Reino Unido, el mismo año.

Murió en Londres, el 4 de enero de 1965. Sus restos fueron incinerados y, de acuerdo con sus deseos, sus cenizas reposan en East Coker, la villa desde la que sus antepasados partieron rumbo a Estados Unidos, y que da título a uno de sus grandes poemas

El viaje de los magos es un poema de 43 líneas escrito en 1927 por TS Eliot (1888-1965).  Es uno de los cinco poemas que Eliot escribió para una serie de 38 folletos de varios autores titulado Ariel Poems y publicado por el editor británico Faber y Gwyer (más tarde Faber y Faber ). «Journey of the Magi» se publicó en agosto de 1927 y fue el octavo de la serie. Fueron acompañados por ilustraciones por el nacido en Estados Unidos vanguardista artista Edward McKnight Kauffer(1890-1954).

Los poemas, incluido El viaje de los reyes, se publicaron más tarde en ambas ediciones de Los poemas completos de Eliot en 1936 y 1963. El año anterior Eliot se habia convertido al anglocatolicismo y sus poemas, comenzando por los de Ariel (1927-1931) y el Miércoles de Ceniza (1930), adquirieron un carácter decididamente religioso.

En el poema Eliot cuenta la historia de los reyes que viajaron a Palestina para visitar al recién nacido Jesús según el Evangelio de Mateo . Es una narración contada desde el punto de vista de uno de los magos, que expresa temas de alienación y sentimientos de impotencia en un mundo que ha cambiado. El monólogo dramático del poema contiene citas y alusiones literarias.sobre obras de escritores anteriores Lancelot Andrewes y Matthew Arnold

Los Poemas de Ariel  dan co­herencia a la problemática religiosa que Eliot se planteara inicialmente en «Gerontion». Los Reyes Magos vuelven a su reino removidos por la presencia del Dios-Niño. El Nacimiento ha sido para ellos como una muerte. Ya no tendrán sosiego asentados en sus viejas creencias. Es la expresión poé­tica del hombre nuevo que, según San Pablo, para existir en plenitud ha de dejar morir al hombre antiguo, al hombre viejo.

«El viaje de los magos»

“Qué helada travesía
Justo la peor época del año

Para un viaje, y un viaje tan largo:
Los caminos hondos y el aire ríspido,
Lo más recio del invierno”.
Y los camellos llagados, sus patas adoloridas, refractarios,
Tendidos en la nieve que se derretía.
A veces añorábamos
Los palacios de verano en las cuestas, las terrazas,
Y las niñas sedosas que nos servían sorbetes.
Iban los camelleros blasfemando, mascullando,
Huyendo, y pidiendo licor y mujeres,
Y las fogatas se extinguían y no había refugios,
Y las ciudades hostiles y los pueblos agresivos
Y las aldeas sucias y caras:
Cuánto tuvimos que aguantar.
Al final preferimos viajar de noche,
Dormir a ratos,
Con las voces cantando en nuestros oídos, diciendo
Que todo esto era locura.

Entonces llegamos al amanecer a un valle templado,
Húmedo, lejos de las nieves perpetuas, y olía a vegetación;
Con un arroyo y un molino de agua que golpeaba la oscuridad,
Y en el horizonte tres árboles,
Y un viejo caballo blanco se fue galopando hacia la pradera.
Luego llegamos a una taberna con hojas de parra en el dintel,
Seis manos junto a una puerta abierta
Jugaban a los dados por un poco de plata,
Y alguien pateaba los odres vacíos de vino,
Pero no había información, y seguimos
Y llegamos al anochecer, y justo a tiempo
Encontramos el lugar; era (podríamos decir) satisfactorio.

Todo esto fue hace mucho tiempo, recuerdo,
Y yo lo volvería a hacer, pero que quede
Esto claro que quede
Esto: ¿nos llevaron tan lejos
Por un Nacimiento o por una Muerte? Hubo un Nacimiento,
Teníamos pruebas y ninguna duda. Yo había visto nacer y morir,
Pero pensaba que eran distintos: este Nacimiento
Nos sometió a una dura y amarga agonía,
Como la Muerte, nuestra muerte.
Regresamos a nuestros lugares, estos Reinos,
Pero ya no estamos en paz aquí, bajo la antigua ley.
Con un pueblo extraño aferrado a sus dioses.
Cuánto gusto me daría otra muerte.

Thomas Stearns Eliot, Poemas de Ariel (1927-1954) – Traducción de Tedi López Mills

Poema original en inglés: «The Journey Of The Magi»

«A cold coming we had of it,
Just the worst time of the year
For a journey, and such a long journey:
The ways deep and the weather sharp,
The very dead of winter.»
And the camels galled, sorefooted, refractory,
Lying down in the melting snow.
There were times we regretted
The summer palaces on slopes, the terraces,
And the silken girls bringing sherbet.
Then the camel men cursing and grumbling
and running away, and wanting their liquor and women,
And the night-fires going out, and the lack of shelters,
And the cities hostile and the towns unfriendly
And the villages dirty and charging high prices:
A hard time we had of it.
At the end we preferred to travel all night,
Sleeping in snatches,
With the voices singing in our ears, saying
That this was all folly.

Then at dawn we came down to a temperate valley,
Wet, below the snow line, smelling of vegetation;
With a running stream and a water-mill beating the darkness,
And three trees on the low sky,
And an old white horse galloped away in the meadow.
Then we came to a tavern with vine-leaves over the lintel,
Six hands at an open door dicing for pieces of silver,
And feet kiking the empty wine-skins.
But there was no information, and so we continued
And arriving at evening, not a moment too soon
Finding the place; it was (you might say) satisfactory.

All this was a long time ago, I remember,
And I would do it again, but set down
This set down
This: were we led all that way for
Birth or Death? There was a Birth, certainly
We had evidence and no doubt. I had seen birth and death,
But had thought they were different; this Birth was
Hard and bitter agony for us, like Death, our death.
We returned to our places, these Kingdoms,
But no longer at ease here, in the old dispensation,
With an alien people clutching their gods.
I should be glad of another death.

T. S. Eliot

El poema es un relato del viaje desde el punto de vista de uno de los magos .

Se retoma el tema constante de Eliot de la alienación y el sentimiento de impotencia en un mundo que ha cambiado. En ese sentido, con un orador quejándose de la supervivencia de su mundo, el poema recuerda a Dover Beach de Arnold , así como a varias obras del propio Eliot.

Más que una celebración de las maravillas del viaje, el poema es en gran parte una queja sobre un viaje que fue doloroso y aburrido. Comienza con cinco líneas tomadas de un pasaje del «Sermón de la Natividad» dado por Lancelot Andrewes , el obispo de Winchester , a James I. que predicó el día de Navidad de 1622.

El texto original de Andrewes dice: «Un resfriado que tenían en esta época del año, solo la peor época del año para viajar, y especialmente un viaje largo. Los caminos son profundos, el clima agudo, los días cortos, el el sol más lejano, en Solsitio Brumali , el invierno más profundo ”.

Esta apertura representa un recordatorio del Mago que desencadena las siguientes reflexiones. El narrador dice que una voz siempre les susurraba al oído cuando decían «todo esto era una locura». El mago no parece en general impresionado por el infante y sin embargo se da cuenta de que la encarnación lo ha cambiado todo. Él pide, «… fuimos guiados hasta el final para ¿Nacimiento o muerte? «

El nacimiento de Cristo fue la muerte del mundo de la magia , la astrología y el paganismo (cf. Colosenses 2:20). El orador recuerda su viaje en la vejez y dice que después de este nacimiento su mundo murió y solo tuvo que esperar su propio final.

La portada de la primera publicación del poema, el folleto de Faber & Gwyer de 1927

Hoy día creo que el sentido original de la Epifanía se ha diluido en la vorágine consumista que nos sacude a todos. Pese a todo, la noche de Reyes es hoy el broche final de la fiesta de la Navidad, que otorga a los niños el verdadero protagonismo, más allá de las creencias religiosas.

ENCANTO PARA HOY Y MAÑANA:

¡Ningún niño sin un juguete! ¡Ningún niño sin una sonrisa!

Paz, Luz y Bendiciones

FUENTES:

  • Wikipedia
  • https://www.criticadelibros.com/drama-y-elemento-humano/poesias-thomas-stearns-eliot/
  • Imagen de OpenClipart-Vectors en Pixabay

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

About Post Author

Maria Mercedes

Cosmopolita. Soy gnostica de raíces cristianas , mi parte pagana es mi amor incondicional a la Madre Tierra. No Teista y universalista. Anti-dogmatica por naturaleza- Políticamente humanista.
Previous post LAS MOIRAS, TEJEDORAS DE DESTINOS.
Next post ¡ Las Mujeres Somos Únicas!

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: