SANTA BRIGIDA DE KILDARE.

1 de febrero: Santa Brígida de Kildare, patrona de Irlanda.

Santa Brígida de Kildare, llamada también Brígida de Irlanda, nació hacia el año 450 en Faughart, región de Ulster al norte de Irlanda. Junto a San Patricio, es venerada como patrona de esa nación y su culto se ha extendido a gran parte de Europa.

Al igual que sucede con otros personajes miticos de la cultura celta,, se ha producido un sincretismo entre lo que se conserva de la tradición pagana de la diosa y la monja que realmente vivió en el siglo V. Como veremos más adelante se considera que puede haber sido una druidesa de un santuario de culto a Brigid que luego fuera cristianizado.

La diosa celta Brigid fue cristianizada como Santa Brígida.

La importancia del culto de la diosa Brigid entre los celtas condujo a los evangelizadores cristianos a substituirla  por una santa: santa Brígida de Kildari.  Según la historiadora medievalista Pamela Berger, los monjes cristianos tomaron la antigua figura de la diosa madre y trasladaron su nombre y funciones en una contrapartida cristiana.

Santa Brígida de Irlanda o Brígida de Kildare, (a la que llaman María de los irlandeses) nació en 451 en Faughart cerca de Dundalk en Irlanda, y murió en 525 en Kil Dara. Es una santa de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa. Un rey pagano escocés fue el padre de Brígida y su madre era una esclava cristiana, bautizada por San Patricio.

Patrona de: niños, herreros, hijos no reconocidos, lecheros, navegantes, obstétricas, poetas, escolares, religiosas, viajantes; Irlanda. Fue canonizada el 19 de junio de 1977. Varios himnos y escritos cuentan su historia. Su fiesta también se celebra en Australia, Gales y Nueva Zelanda.

SANTA BRIGIDA DE IRLANDA.

La hija de un rey y de una esclava.

Lo que sabemos de la  vida  de la santa fue recogido en varias biografías escritas en el siglo VII en adelante. Cogitosus que vivió del 620 al 680 fue quien primero escribió sobre ella. Esta es la historia de una mujer en la que se ve perfectamente como el manto del cristianismo envuelve a una diosa pagana y la proyecta al mundo como símbolo de la nueva fe.

Santa Brígida de Irlanda o Brígida de Kildare, nació en 451 en Faughart cerca de Dundalk en Irlanda, y murió en 525 en Kil Dara. Es una santa de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa. Un rey pagano escocés fue el padre de Brígida y su madre era una esclava cristiana, bautizada por San Patricio.

Brígida nació al amanecer, mientras que su madre caminaba sobre un umbral, es decir, estando entre lugares y tiempos. En la tradición celta este es un periodo de espacio sagrado cuando las puertas entre los mundos se abren y pueden ocurrir eventos mágicos.

Cuando nació en Faughar, cerca de Dundalk, hacia el 450 d.C, le pusieron de nombre Brígida, por la diosa Brigid, y con el tiempo su padre la trajo de nuevo a la corte y la crió con cariño. Destacaba por la honestidad y sobre todo por la caridad. Estas virtudes, unidas a la extrema belleza de la muchacha, le procuraron muchos pretendientes llegada la edad de casamiento.

Su padre le pidió que eligiera a uno entre los muchos nobles que la pretendían, pero ella tenía otros planes, ya que quería mantener su virginidad y entrar en la Iglesia. Ante la insistencia en que contrajera matrimonio la niña rezó a Dios para que le afeara la cara de forma que nadie la pretendiera. Sus ruegos fueron escuchados y el Señor le deformó la cara y le secó un ojo, de forma que su padre, viendo la imposibilidad de casarla le concedió que entrara en un monasterio.

En ese momento tuvo lugar uno de los milagros asociados a la vida de la santa. Cuando entró en la iglesia, el Obispo Machila, discipulo de San Patricio, vió una columna de fuego sobre la cabeza de Brígida, y cuando ella tocó el pie del altar, hecho de un tronco seco, la madera reverdeció y su ojo quedó sano de nuevo y su rostro con la belleza extrema que tenía antes. Acababa de nacer la leyenda.

Otras tradiciones menos espirituales presentan a Brígida bastarda de un druida, que tuvo una visión según la cual estaría llamada a ser una gran diosa; o incluso como alumna aventajada de los druidas, según se recoge en otra biografía que sobre ella escribió su propio tío, personaje discutido, más que centenario, pues, dicen, llegó a vivir ciento ochenta años. Entre las muchas leyendas que tienen a Santa Brígida como protagonista hay una que la nombra como hija de “Dubthach”, un druida que la llevó desde Irlanda hasta la Isla de Iona, llamada “La Isla de los Druidas”, para que fuera educada allí.

Santa Brígida de Irlanda o Brígida de Kildare. Fuente:Wikipedia
Santa Brígida de Irlanda o Brígida de Kildare.

EL MONASTERIO DE KILDARI. 

La importancia del  culto de la diosa Brigid entre los celtas condujo a los evangelizadores cristianos a substituirla a una santa: santa Brígida de Kildari. 

Santa Brígida fundó en el bosque sagrado de Brigid, o así lo atribuye la leyenda cristiana, el Monasterio de Kildare, o Cill Dara, que no quiere decir otra cosa que Ermita de los Robles y que nos hace rememorar la conexión de la Diosa con su padre, el Dagda.

También se sabe que en el mísmo lugar había un santuario dedicado a la diosa Brigid, y que quizá la orden de hermanas allí reunidas fuera una orden sacerdotal pagana que posteriormente fue cristianizada, ya que el roble, además de un árbol sagrado para los celtas, es el nombre con el que se designa a los druidas (duir-, la raiz de druida, significa roble).

Kildare era en principio, en su origen, un santuario druídico en el que las mujeres alimentaban un fuego perpetuo dedicado a la Diosa Brigit. Kildare se convierte en un monasterio femenino de sacerdotisas vírgenes que mantenían el fuego sagrado encendido. Un fuego encendido que nos hace rememorar las historias sobre el Otro Mundo, y la Isla de las mujeres, Avalon, y el Caldero de la Iluminación que ellas mantenían con vida.

Para seguir la vida contemplativa que quería, Brígida construyó una celda bajo un roble, que fue llamada Kildare.

Santa Brigida construye una celda bajo la sombra de un gran roble alrededor de la cual varias mujeres se reúnen y la toman por madre.  A muchas mujeres les llamó la atención su forma de vida, así que le solicitaron su permiso para imitarla y de esta forma fue creciendo la comunidad religiosa conocida como el Monasterio de Kildare. Funda un convento alrededor del cual se forma la ciudad de Kildare. Adopta para su convento la regla de San Cesáreo hacia el año 513. Esta regla fue retomada por varios conventos de Irlanda. Este convento es el primer monasterio doble de Europa: agrupaba a religiosas y religiosos.

La diosa celta Briga fue romanizada como Brigantia y cristianizada como Santa Brígida. Además, cuentan que en el monasterio erigido por Brígida había un recinto rodeado por un seto donde ardía una llama sagrada perpetua, que surgía de forma natural, y donde sólo podían entrar las diecinueve monjas encargadas de su custodia. Si algún hombre osaba penetrar en el perímetro sagrado era maldecido con la locura, la muerte o la impotencia. Y por si fuera poco, la misma fecha de su muerte, la de Brígida –el 1 de febrero–, coincide sospechosamente con la celebración del antiguo festival del Imbolc u Oimelc –leche de cabra–, dos nombres que hacen referencia a la fiesta de la primavera celta, con la agitación de la nueva vida después de los meses del muerto invierno.

MITOS SOBRE LA SANTA.

Las leyendas que rodean a la que se ha llamado María de Irlanda la relacionan claramente con la diosa Brigit. Por ejemplo, se cuenta que podía ordeñar a la misma vaca cuantas veces lo necesitaba para dar de comer a los hambrientos, y nunca se agotaba la leche de las ubres del animal (se la representa con una vaca a sus pies). También cuentan que convirtió el agua en cerveza, que multiplicó el tocino para dar de comer a huéspedes inesperados y que desvió el curso de los ríos.

Hasta tal punto es considerada importante esta Santa, y por lo tanto, la diosa Brigit, en la imaginería popular que se la tiene en cuenta como la comadrona de la Virgen María en el parto de Cristo y madre adoptiva del mismo Cristo. Existe una relación entre la conversión cristiana es de Dana en Santa Ana (madre de María la Virgen) y de Brigid en madre adoptiva de Cristo. En la imagen superior vemos como dos ángeles pilotos llevan a la santa de túnica blanca a través del mar desde Irlanda hacia Palestina, obra del pintor escocés John Duncan .

En algunas obras se equipara su figura a la de la madre de Dios, lo que pone de manifiesto el sincretismo entre la gran diosa madre Brigid y la santa cristiana. En el himno de San Brocean se puede leer “Brígida madre de mi supremo rey del reino de los cielos, nació superior en todo

Como madre adoptiva de Cristo, se dice que salvó la vida del niño–dios cuando huían de la persecución de Herodes. A la manera de los antiguos cuentos de hadas, Santa Brígida logró distraer a los centuriones que habían descubierto a Jesús y se disponían a atraparlo, prendiendo fuego a su ya rojiza cabellera, signo inconfundible de su identidad irlandesa.

La cruz de Brigida

A la santa se la representa a menudo con una cruz de juncos, uno de los más antiguos símbolos cristianos de Irlanda, llamada precisamente Cruz de Santa Brígida.

La presencia de la cruz de Santa Brígida en Irlanda probablemente sea mucho más antigua que el cristianismo. Según la tradición, un día algunos cristianos la mandaron a llamar para convertir a un señor pagano (quizás su propio padre) que deliraba en su lecho de muerte. Dado que parecía imposible hacer razonar a aquél hombre, la santa se sentó a su lado y con calma inició a consolarlo. Se inclinó para recoger juncos (en aquél tiempo repartidos en el suelo de tierra de las casas irlandesas) y se puso a tejerlos pacientemente para formar una cruz. Con curiosidad, el moribundo le preguntó qué estaba haciendo. Brígida comenzó a explicarle el significado de la cruz y la muerte de Cristo por amor. Y mientras ella continuaba hablando y tejiendo, el delirio del hombre se calmó. Con creciente interés, el pagano le hizo otras preguntas sobre la salvación, hasta que se convirtió y pidió el Bautismo en punto de muerte.

La santa falleció en Kildare y fue enterrada en Downpatrick con los santos Patricio y Columba de Iona, con los que comparte el patronazgo de Irlanda.

El fallecimiento de santa Brígida de Kildare

FUENTES: 

POSDATA

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte!

About Post Author

Maria Mercedes

Cosmopolita. Soy gnostica de raíces cristianas , mi parte pagana es mi amor incondicional a la Madre Tierra. No Teista y universalista. Anti-dogmatica por naturaleza- Políticamente humanista.
Previous post LILITH, UN PELIGRO PARA LA HUMANIDAD.
Next post 1 de Febrero: Imbolc, Celebración de la Diosa Brigid.

2 comentarios en “SANTA BRIGIDA DE KILDARE

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: