LAS DIOSAS DE ELEUSIS

Démeter y su hija Perséfone presidían los misterios; de ahí su prestigio.

Los misterios de Eleusis están relacionados con un mito de la diosa Deméter , narrado por Homero en uno de sus himnos, datado aproximadamente en el año 650 aC. Los misterios eleusinos eran ritos de iniciación anuales al culto a las diosas Deméter y Perséfone que se celebraban en Eleusis (cerca de Atenas), en la antigua Grecia

Según el himno, a la hija de Deméter, Perséfone (también conocida como Kore , «doncella») se le asignó la tarea de pintar todas las flores de la tierra. Antes de terminar, fue capturada por Hades , el dios del inframundo , quien la llevó a su reino del inframundo

El emblema de Deméter es la amapola, una flor roja brillante que crece entre la cebada. Karl Kerényi afirmó que las amapolas estaban relacionadas con un culto cretense que finalmente se llevó a los misterios eleusinos en la Grecia clásica . En una estatuilla de arcilla de Gazi, la diosa minoica de la amapola lleva en su diadema las cápsulas de semillas, fuentes de nutrición y narcosis. Según Kerényi, «Parece probable que la Gran Diosa Madre, que llevaba los nombres Rea y Deméter, trajera la amapola de su culto cretense a Eleusis y es casi seguro que en la esfera del culto cretense el opio se preparaba a partir de amapolas». Robert Graves especuló que el significado de la representación y el uso de amapolas en los mitos grecorromanos es el simbolismo del color escarlata brillante como símbolo de la promesa de la resurrección después de la muerte

Estatua que representa a Isis-Perséfone con un sistro, hallada en el templo de los dioses egipcios de Gortina y conservada en el Museo Arqueológico de Heraclión. 180-190 d. C.

Los Misterios de Eleusis.

Los misterios eleusinos eran ritos de iniciación anuales al culto a las diosas Deméter y Perséfone -Ceres y Proserpina para los romanos- Deméter y Perséfone que se celebraban en Eleusis (cerca de Atenas), en la antigua Grecia. En tiempo inmemorial, una colonia griega llegada de Egipto había traído a la tranquila bahía de Eleusis el culto de la grande Isis, bajo el nombre de Démeter o la madre universal. Desde aquel tiempo, Eleusis había continuado siendo un centro de iniciación.

La identificación con la diosa Isis está en el hecho de que las dos deben emprender una búsqueda, su hija Perséfone en el caso de Deméter y su esposo Osiris en el caso de Isis, produciéndose en los dos casos una paralización de la vida en la naturaleza, por la llegada del invierno en un caso y por el final de la crecida del río en el otro, hasta que se produce el encuentro y la naturaleza vuelve a renacer. Posteriormente, las sacerdotisas grecorromanas de Isis debían formarse previamente en los misterios eleusinos a través del modelo de las sacerdotisas de Deméter, las canéforas.

Algunas fuentes de la antigüedad tardía sincretizaron varias figuras de «grandes diosa» en una sola deidad. El filósofo platónico Apuleyo , escribiendo a fines del siglo II, identificó a Ceres (Deméter) con Isis, y la hizo declarar:

«Yo, madre del universo, dueña de todos los elementos, primogénito de los tiempos, mayor de los dioses, reina de las sombras, primera de los que habitan en el cielo, representando en una forma a todos los dioses y diosas. Mi voluntad controla las resplandecientes alturas del cielo, los sanadores vientos marinos y los tristes silencios del infierno; el mundo entero adora a mi única divinidad en mil formas, con diversos ritos y bajo muchos nombres diferentes. nacido de la humanidad, llámame la Madre Pessinuntiana de los dioses; … los antiguos eleusinos Actaean Ceres; … y los egipcios que sobresalen en el saber antiguo, honrenme con la adoración que es verdaderamente mía y llámenme por mi verdadero nombre : Reina Isis «.

– Apuleius , traducido por EJ Kenny. El asno de oro

Su asimilación con la diosa fenicia Astarté, a través de Isis, fue facilitada por las relaciones comerciales entre el Antiguo Egipto y la ciudad fenicia de Biblos, ya que según la mitología egipcia, esta encontraría el cofre con el cadáver de su esposo en esta antigua ciudad.

A partir del siglo VII a.C. encontramos la gran evolución de los cultos eleusinos, pues durante este siglo es cuando se produce su integración al territorio ateniense y se inicia la gran fama y prestigio que tendrán con posterioridad. A finales de esta misma centuria, Pisístrato, el tirano de Atenas, realizará una reformulación de los misterios provocando que los mismos se convirtiesen en una gran festividad, además de una mayor complejidad en las ceremonias, y el control del culto pasará a manos atenienses.

Los Misterios se dividen en dos, menores y mayores. Los menores son los concernientes ahora, pues van del 17 al 23 de febrero, días que corresponden al mes Antesterión. En estos días se realizaban los ritos de iniciación a los Misterio Eleusinos y se hacían preparaciones para los mayores, que serían celebrados meses después. Se supone que todos los ritos, himnos, ceremonias y elementos del culto en Eleusis eran secretos; sin embargo, muchos escritores e historiadores griegos violaron las reglas y, para bien o para mal, gracias a ellos podemos conocer tan solo una parte de los Misterios Eleusinos. A pesar de ésto la información que se tiene no es muy clara y muchas cosas corresponden a meras conjeturas y teorías.

Los misterios eleusinos celebraban el regreso de Perséfone, pues este era también el regreso de las plantas y la vida a la tierra. Perséfone había comido semillas (símbolos de la vida) mientras estuvo en el inframundo (el subsuelo, como las semillas en invierno) y su renacimiento es, por tanto, un símbolo del renacimiento de toda la vida vegetal durante la primavera y, por extensión, de toda la vida sobre la tierra.

Las hierofántidas, salían del templo con peplos inmaculados, brazos desnudos, coronadas de narcisos. Se colocaban en línea en lo alto de la escalera y entonaban una melodía grave, al modo dórico. Decían ellas acentuando sus palabras, con solemne ademán:

“¡Oh aspirantes de los Misterios!, aquí estáis en el pórtico de Proserpina. Todo cuanto vais a ver va a sorprenderos. Sabréis que vuestra vida presente no es más que un tejido de sueños mentirosos y confusos. El sueño que os rodea de una zona de tinieblas, lleva vuestros ensueños y vuestros días en su flujo, como los restos flotantes que se desvanecen a la vista. Pero al otro lado, se extiende una zona de luz eterna. ¡Que Perséfone os sea propicia y os enseñe ella misma a franquear el río de las tinieblas y a penetrar hasta la Déméter celeste!”.

Los misterios consistieron en extensos preparativos de culto, que fueron seguidos por una procesión de hasta 3000 participantes en el camino sagrado de Atenas a Eleusis (en griego, «llegada»). Durante la procesión, se recrearon escenas que representan las historias de Demeter, Perséfone y Dionisio .

“Dionysos esperó la noche oscura, e hizo un llamamiento con estas palabras al círculo de Mene (Luna) en el cielo: ‘oh hija de Helios (Sol), Mene (Luna) de muchas formas, nodriza de todo, O Selene (la Luna), guía del coche de plata! Hécate Tu, la de muchos nombres, en la noche haces temblar tu linterna misteriosa con tu mano temblorosa, ven vagabunda nocturna, partera de niños, el sonido nocturno de los perros se apresuran a tu deleite con su gemido lastimero. “-

Nono, Dionisíacas 44,198

La Tabla de Ninnion

La Tabla de Ninnion de los misterios de Eleusis,. representa la llegada de la procesión del rito mistérico de Eleusis.

Una placa votiva conocida como la Tabla de Ninnion que representa elementos de los misterios de Eleusis, descubierta en el santuario de Eleusis (mediados del siglo IV a. C.). La Tabla de Ninnion , que se encuentra en el mismo museo, representa a Deméter, seguida de Perséfone y Iacchus, y luego la procesión de iniciados. Luego, Deméter está sentado en el kiste dentro del Telesterion, con Perséfone sosteniendo una antorcha y presentando a los iniciados. Cada uno de los iniciados tiene un bacchoi. La segunda fila de iniciados estaba dirigida por Iakchos , un sacerdote que sostenía antorchas para las ceremonias. Él está parado cerca del omphalos mientras una mujer desconocida (probablemente una sacerdotisa de Demeter) se sentó cerca en el kiste, sosteniendo un cetro y un recipiente lleno de kykeon. Pannychis también está representado.

Para los iniciados, el renacimiento de Perséfone simboliza la eternidad de la vida que fluye de generación en generación, y creían que tendrían una recompensa en la otra vida. Los ritos, así como las adoraciones y creencias del culto, eran guardados en secreto, y los ritos de iniciación unían al adorador con el dios, incluyendo promesas de poder divino y recompensas en la otra vida.

Los estudiosos señalan que Hécate, combinado con la figura de Diana, aparece en la antigüedad tardía y en el período medieval temprano como parte de un «complejo de leyenda emergente» asociado con las reuniones de mujeres, la luna y la brujería que finalmente se establecieron en el área de Norte de Italia, sur de Alemania y los Balcanes occidentales.

Otros estudiosos y devotos comparan a Perséfone, Deméter y Hécate como la misma energía representando lo triple de su naturaleza; es decir, Perséfone señora del inframundo, la magistral madre de la cosecha y reina del frío invierno Deméter y la guía de las tierras y señora de las encrucijadas, madre de la Sabiduría Hécate. De esta vertiente existen otros que la comparan con Artemisa como Diosa Virginal, Diana como la madre del mundo, en otros casos con Selene y Hécate en su aspecto anciano y sabio; ya para comprender estos aspectos queda por parte de sus hijos y sacerdotes o sacerdotisas de su culto compararla con la que más satisfaga su corazón.

Participar en los misterios era una experiencia que no se puede entender examinando únicamente su apariencia externa, ya que evocaba alteraciones en el alma del iniciado con el uso de enteógenos. Los iniciados a menudo experimentaban visiones la congruencia del principio y el final, de la vida y la muerte, la totalidad y el eterno campo generativo del ser. Tuvo que haber sido un encuentro con lo inefable, un encuentro con lo divino, y solo podía ser descrito con metáforas. Es sorprendente que la experiencia eleusina es descrita una y otra vez en antítesis: oscuridad y luz, terror y beatitud

Porque entre las muchas instituciones excelentes y ciertamente divinas que su Atenas ha creado y contribuido a la vida humana, ninguna, en mi opinión, es mejor que esos misterios. Porque por sus medios hemos sido sacados de nuestro modo de vida bárbaro y salvaje y educados y refinados a un estado de civilización; y como los ritos se llaman «iniciaciones», así en verdad hemos aprendido de ellos los comienzos de la vida y hemos ganado el poder no sólo de vivir felices, sino también de morir con una mejor esperanza.

Cicerón, Leyes II, xiv, 36

La decadencia y destrucción del culto pagano clásico.

De todos los ritos celebrados en la Antigüedad, estos eran considerados los de mayor importancia.

Los ritos, ceremonias y creencias se mantuvieron en secreto y se preservaron constantemente. Estos mitos y misterios se extendieron posteriormente al Imperio romano. La fama alcanzada por los mismos, así como su éxito dentro de la sociedad tanto helena como romana, permitió su reconocimiento y su perduración en el tiempo hasta prácticamente finales del siglo IV d.C.

Después de la época de Alejandro, las Eleusinias fueron contaminadas en cierto modo por la decadencia pagana, pero su fondo sublime subsistió y las salvó de la destrucción que sufrieron los otros templos. Por la profundidad de su doctrina sagrada, por el esplendor de su presentación, los Misterios se mantuvieron durante tres siglos frente al cristianismo creciente.

En 170 d.C., el templo de Deméter fue saqueado por los sármatas, pero fue reconstruido por Marco Aurelio. Entonces se le permitió a Aurelius convertirse en el único laico en entrar en el anaktoron. A medida que el cristianismo ganó popularidad en los siglos IV y V, el prestigio de Eleusis comenzó a desvanecerse. El último emperador pagano de Roma, Juliano , reinó del 361 al 363 después de unos cincuenta años de dominio cristiano. Juliano intentó restaurar los misterios de Eleusis y fue el último emperador que se inició en ellos.

El emperador romano Teodosio I cerró los santuarios por decreto durante la persecución de los paganos en el Imperio Romano tardío unos 30 años después, en el 392 d. C. Los últimos restos de los Misterios fueron eliminados en el 396 d.C., cuando los cristianos arrianos bajo el mando de Alarico , rey de los godos , destruyeron y profanaron los antiguos lugares sagrados. El cierre de los misterios de Eleusis en el siglo IV es informado por Eunapius , un historiador y biógrafo de los filósofos griegos. Eunapius había sido iniciado por el último Hierofante legítimo , que había sido comisionado por el emperador Juliano para restaurar los Misterios, que para entonces habían caído en decadencia. Según Eunapio, el último Hierofante fue un usurpador, «el hombre de Tespias que tenía el rango de Padre en los misterios de Mitra «.

Según el historiador Hans Kloft, a pesar de la destrucción de los misterios de Eleusis, elementos del culto sobrevivieron en el campo griego. Allí, los ritos y deberes religiosos de Deméter fueron parcialmente transferidos por campesinos y pastores a San Demetrio de Salónica , quien gradualmente se convirtió en el patrón local de la agricultura y «heredero» de la diosa madre pagana.

Hoy el santuario de la antigua Démeter ha desaparecido sin dejar huella en la bahía silenciosa de Eleusis, y la mariposa, el insecto de Psiquis que atraviesa el golfo azulado los días de primavera, recuerda que aquí en otra época la Gran Desterrada, el Alma humana, evocó a los Dioses y reconoció su eterna patria.

Henryk Siemiradzki . Phryne en Eleusus (1889).

Hay otros artículos en este blog  sobre  ⇒MITOLOGIA Y CULTURA GRIEGA⇐ (VER  CATEGORIA)

FUENTES:

BIBLIOGRAFIA:

  • Mircea Eliade : chamanes, dioses y misterios. El mundo de los antiguos griegos. Herder, Freiburg y col. 1992
  • Mircea Eliade (1989), Iniciaciones místicas. Editorial Taurus S.A., España.
  • Mircea Eliade (1998), “Ensayo de una definición del mito”, en Aspectos del mito. Editorial Paidós Ibérica, S.A., Buenos Aires,
  • Alberto Bernabé. LOS MISTERIOS DE ELEUSIS. F. Casadesús (ed.), Sectes, ritus religions del món antic. Palma de Mallorca 2002.
  • Diel, Paul (1998), El simbolismo en la mitología griega. Editorial Universitaria Idea Books, S. A., traducción de A. Díez, España
  • Karl Kerényi : Los misterios de Eleusis . Rhein-Verlag, Zúrich 1962.
  • Edouard Schuré: Los grandes iniciados»: Un estudio de la historia secreta de las religiones
  • Hans Kloft : cultos misteriosos de la antigüedad. Dioses, personas, rituales . 3ra edición revisada, CH Beck, Munich 2006,
  • Hard, R. (2008): “El gran libro de la mitología griega”. La Esfera de los Libros.
  • Graves, Robert. Los Mitos Griegos, volumen I. Alianza, Madrid. 2004
  • Diel, Paul (1998), El simbolismo en la mitología griega. Editorial Universitaria Idea Books, S. A., traducción de A. Díez, España
  • Cirlot, J.E. (1997): “Diccionario de símbolos”. Siruela.
  • Downing, Christine, LA DIOSA,  Kairós, Barcelona; 1999.
  • «Las Diosas de la Mujer Madura» de Jean Shinoda Bolen, Editorial Kairos,
  • “El mensaje curativo del alma femenina.”, de Ruediger Dahlke. Ed. Robinbook.
  • https://www.yolandabenages.com/wp-content/uploads/2015/07/NOVIEMBRE-H%C3%89CATE.pdf

Espero que este artículo  te haya gustado, y sobre todo que haya respondido a tus dudas. Si es así, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus amistades o familiares en las redes sociales. También puedes dejar un comentario con tu opinión.

Si te gusta, por favor ¡comparte!

About Post Author

Maria Mercedes

Cosmopolita. Soy gnostica de raíces cristianas , mi parte pagana es mi amor incondicional a la Madre Tierra. No Teista y universalista. Anti-dogmatica por naturaleza- Políticamente humanista.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: